Presentado el Giro de Italia 2019

El pasado miércoles tuvo lugar la presentación oficial del Giro de Italia 2019, la edición nº 102 de la prueba, que comenzará en la ciudad de Bologna el día 11 de mayo y terminará en Verona el 2 de junio, confirmándose las salidas y llegadas respecto al trazado que se venía rumoreando desde hace semanas, pero con varios sorpresas en los recorridos intermedios de las etapas. Enlazamos a continuación los perfiles y mapas de todas las jornadas:

Después de la CRI inicial en Bologna, de 8 km y con meta en el Santuario de San Luca, final del Giro de Emilia, la carrera se dirigirá hacia el sur, con varias etapas largas pero sin grandes dificultades orográficas, siendo favorables para los velocistas, aunque con un puerto de 2ª a 45 km de la meta en Fucecchio y la llegada en Frascati tras 5 km al 4,5%. En la 6ª jornada la ruta virará hacia el este, con una etapa de más de 230 km acabando en San Giovanni Rotondo tras Coppa Cassarinelli, puerto largo pero muy tendido, con 16 km al 4%, y un repecho a 8 de meta, para en los días siguiente dirigirse hacia el norte con 2 etapas quebradas: L’Aquila, destacando Capo di Valle (Svolte di Popoli) y el doble repecho final, en una jornada en la que se conmemorará el 10º aniversario del terremoto de 2009; y Pessaro, con 235 km, circulando junto al Adriático y con un tercio final de la ruta muy ondulado, aunque sin grandes subidas. Y cerrando la 1ª semana, crono individual de 35 km entre Riccione y San Marino, con los primeros 22,5 km muy llanos pero los últimos 12 de irregular subida hasta meta, con tramos duros separados por descansillos e incluso pequeñas bajadas, siendo una contrarreloj para ciclistas completos.

La contrarreloj de San Marino en la 9ª jornada, con 2/3 llanos pero el final en subida

Después del descanso, la prueba se reanudará con 2 etapas completamente llanas, con finales en Modena y Novi Ligure respectivamente, dando paso a un durísimo bloque alpino, con una 1ª jornada entre Cuneo y Pinerolo en la que se homenajeará a Coppi, si bien con un trazado muy distinto al del mítico Giro de 1949, destacando en esta ocasión el inédito Montoso, con 8 km finales al 10%, y tras su fuerte descenso y una zona llana el muro de San Maurizio, con 500 m a más del 13% y la superficie adoquinada, coronándose a sólo 2 km de meta. La jornada siguiente es la más novedosa de esta edición, al menos en lo relativo a los puertos, afrontando Lys por su vertiente sur, que sólo se había utilizado como bajada, y estrenando Pian del Lupo, con un tramo de 9 km a casi el 9%, y el espectacular Colle del Nivolet, aunque sin llegar hasta arriba, con la meta junto al Lago Serrù, cota 2250 m -> perfil oficial, tras una subida irregular pero muy larga, incluso no haciéndose entera, con zonas muy exigentes entre Noasca y Ceresole Reale, yendo por la carretera antigua, que se está arreglando para evitar el túnel, y la parte final, con 5 km a más del 9%, lo que unido al desgaste previo puede hacer mucho daño.

La 13ª etapa, con el estreno del Nivolet (hasta Lago Serru) y alrededor de 4500 m de desnivel

En la jornada siguiente, nueva etapa de alta montaña, con poco más de 130 km pero teniendo un durísimo recorrido que incluye Verrayes, con casi 7 km al 8%; Verrogne, irregular pero muy exigente, con 1000 m de desnivel; Combes, 8 km al 7%; y San Carlo, una “pared” de 10,5 km a casi el 10% de media, sin rampas exageradas pero tampoco ningún descansillo, antes del ascenso a Courmayeur y el repecho final de Monte Bianco. A priori, una jornada preciosa, muy difícil de controlar y con San Carlo, que se recupera 13 años después de su última inclusión, en el punto justo para terminar de romper el grupo y verse bonitas persecuciones hasta meta. Acabando la 2ª semana, turno para la etapa más larga, con casi 240 km entre las localidades de Ivrea y Como, replicando en el último tercio la parte final del Giro de Lombardía 2015-17, incluyendo los puertos de Madon. del Ghisallo; Colma de Sormano, aunque subiendo por la vía principal, no por el muro; Civiglio, con 4 km constantes al 10%; y San Fermo, terminadas ya las obras que impidieron su paso este año, con un gran triunfo de Pinot y Nibali 2º, quien se había impuesto en las 2 ediciones mencionadas.

La explosiva jornada de Courmayeur (14ª), con San Carlo a menos de 30 km de meta

Y aunque parezca mentira, ninguna de esas etapas son a priori la reina, honor que recae en la 16ª jornada, tras el último día de descanso, con 226 km entre Lovere y Ponte di Legno, incluyendo de salida el encadenado de Presolana + Croce di Salven, dando paso a un largo falso llano ascendente en busca de un primer paso por meta y el Passo di Gavia, con 16,5 km al 8% y coronándose a más de 2600 m de altitud, siendo la Cima Coppi de esta edición, para tras su larguísimo descenso afrontar el Passo Mortirolo por Mazzo, uno de los puertos más duros vistos en carrera y el más determinante del Giro en las últimas décadas, aunque tras su descenso y en lugar de Aprica, cuyo último final fue en 2015 con triunfo de Landa, la etapa terminará en Ponte di Legno, si bien sus características son similares: escasa pendiente pero que con la carrera rota y el desgaste previo puede hacer mucho daño, ampliando diferencias. En la jornada siguiente, más montaña, con los puertos de Mendola, aunque por vertiente suave, Natz y Terento, con un tramo de 5 km al 8-9%, antes de la inédita subida final al centro de biatlón de Anterselva, junto al lago homónimo y en pleno Passo Stalle, con 4 km al 8,5% antes de meta, pudiendo haber algún favorito que pague el esfuerzo de la etapa previa.

La etapa reina (16ª), con los míticos Gavia y Mortirolo, rondado los 5700 m de desnivel

La 18ª jornada, con 220 km entre Valdaora y Santa Maria di Sala, en las cercanías de Pádova, será la única llana de los últimos 10 días, con sólo Pieve d’Alpago como subida puntuable y los 60 km finales totalmente planos, siendo un día para los velocistas, mientras que los candidatos a la general tendrán ya la mente puesta en el bloque final, con la jornada de media montaña de San Martino di Castrozza, subida que tiene casi 12 km al 6% (sin contar falso llano inicial), en la vertiente sur del Passo Rolle, aunque no será fácil que se abran huecos entre los favoritos, como ya se vio en la jornada de 2009, precediendo a la durísima etapa dolomítica de Feltre, que excepto por una llegada diferente calcará la ruta de la marcha GF Sportful, teniendo que superar Cima di Campo, con 17,5 km al 6,3% antes del falso llano de la cima; el colosal Passo Manghen (si arreglan los daños causados por las últimas lluvias) -> perfil completo, con más de 1600 m de desnivel y los 6,5 km finales al 10% de media; Passo Rolle, con dos largos tramos al 6-7% separados por un llano intermedio; y el Monte Avena, prolongación de Croce d’Aune y que cuenta con 6,5 km finales a casi el 9%, lo que unido al desgaste previo, en una etapa que acumula más de 5000 m de desnivel, se hará notar.

La última jornada de montaña (20ª), con 3 grandes puertos antes de la subida final

Y como cierre del Giro de Italia 2019, una crono final de 15,6 km en torno a Verona, incluyendo a mitad de la ruta el suave ascenso a Torricelle, con 4,5 km al 4-5% de media, de la ruta, y  con la meta situada en el Arena de Verona, teniendo un recorrido casi idéntico al de la contrarreloj de 2010, también el último día e imponiéndose Larson, mientras que en la clasificación general no hubo cambios entre los 3 primeros, con Basso, Arroyo y Nibali como podio final de esa magnífica edición.

El perfil general de la prueba, con la alta montaña concentrada en la 2ª mitad

Globalmente, y a pesar de una 1ª mitad más floja de lo habitual,  un recorrido muy exigente y de gran fondo, tanto por los  kilometrajes, con 7 jornadas rondando o superando los 220 km, habiendo únicamente 5 etapas en línea por debajo de 180 km, como por la dureza de los últimos 10 días, repletos de montaña, destacando las jornadas de Ponte di Legno, Courmayeur, Lago Serru y Monte Avena, pudiendo dar también mucho juego Como y Pinerolo, aunque esta última con trazado mejorable. En el lado negativo, se echa en falta alguna etapa más rompedora en la 1ª semana, habiendo varias jornadas quebradas pero a priori poco selectivas, así como más km de contrarreloj llana para equilibrar la prueba, resultando excesivo que las 3 cronos tengan un recorrido mixto, algo que se podría solucionar quitando Torricelle en la de Verona y/o alargando el tramo plano en la de San Marino.

En las próximas semanas realizaremos un análisis más detallado, incluyendo enlaces a todos los puertos, parte final de las etapas, resultados de años anteriores, alternativas y una valoración crítica más completa.

Anuncios

2 comentarios en “Presentado el Giro de Italia 2019

  1. Impresionante recorrido,el giro nunca defrauda,etapones de gran fondo ,etapas llanas,tres cronos duras,dudo mucho que nadie se atreva a hacer un giro y después afrontar el tour,la etapa del gavia y mortirolo terrible,la penúltima colosal,pero es que hay más etapas duras ,la de Como,la del Nivolet,Courmayeur,un giro histórico en cuanto a dureza

  2. Con muchas ganas de ver este Giro. Más contrarreloj que en el Tour y no sería de extrañar que grandes corredores opten por acudir a la vuelta italiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.