Previo GIRO DE ITALIA 2015

logo Giro Italia

Editamos: el análisis completo, ya con el recorrido definitivo, historia y participación, puede verse en esta otra entrada -> Giro de Italia 2015

———————————-

Este pasado lunes tuvo lugar en Milán la presentación oficial del Giro de Italia 2015, la edición nº 98 de la “corsa rosa”, que con salida desde San Lorenzo al Mare, en la región de Liguria, el sábado 9 de mayo y llegada en el propio Milán, capital de la Lombardía, el día 31 del mismo mes, recorrerá Italia en el sentido contrario a las agujas del reloj, con un total de 21 etapas y 3481 km (aunque esta última cifra no es definitiva), incluyendo entre ellas 2 etapas cronometradas y 5 jornadas de alta montaña, con el Passo del Mortirolo como “Montagna Pantani” y el Colle Finestre como “Cima Coppi” de esta edición.

Giro 2015_ mapa general y etapas

Vídeo presentación del recorrido

Giro2015_generale_alt

Después de la deriva de los últimos años, donde los organizadores habían apostado por un modelo basado en los finales en alto duros y escasez de km de CRI llanos, con trazados muy desequilibrados, algo que llevaron hasta el extremo en la pasada edición, donde además había muy poca media montaña, el recorrido del Giro 2015 supone una auténtica vuelta de tuerca, reduciendo la cantidad y sobre todo la dureza de los finales en alto, programando una crono individual de 60 km (algo que no se veía desde el Giro 2009, aunque aquella era mixta) y recuperando la media montaña, con multitud de etapas quebradas.

Pero aunque hoy en día resulta muy atrevido, al ir contracorriente, este tipo de recorrido no es en realidad algo novedoso para el Giro, sino que con algunos matices pero se trata de un regreso a la tradición de la prueba, donde salvo excepciones el mayor protagonismo lo han tenido habitualmente los puertos de paso, tantos los grandes colosos como las pequeñas cotas cerca de meta. En ese sentido, este Giro se podría considerar una mezcla de las ediciones de 1994 y 2005, tanto por los puertos estrella y su colocación como por no haber ninguna llegada realmente dura, si bien aquellas ediciones tenían menos finales en alto, además de una 2ª CRI larga.

No obstante, hay algunas características de los últimos años que si se repiten, como la concentración de casi toda la alta montaña en la última semana (aunque no de un modo tan exagerado como en 2014), y la falta de un auténtico “taponne”, habiendo varias etapas muy duras pero sin que ninguna de ellas se acerque a los 5000 m de desnivel acumulado, algo que curiosamente comparte con el último Tour.

PRIMERA SEMANA

Así pues, el Giro 2015 se iniciará en la región de Liguria con la mencionada contrarreloj por equipos entre San Lorenzo al Mare y San Remo, localidad famosa por ser el final de la “Classicissima”. Señalar que esta CRE, de casi 18 km y completamente llana, se realizará íntegramente en una pista ciclable, la “Riviera dei Fiori”, algo que no había sucedido nunca en una carrera profesional. La 1ª etapa en línea, básicamente llana a excepción de un inicio complicado y un puerto a 50 km de meta, es a priori muy favorable para los sprinters, incluyendo un circuito final en torno a Génova al que los ciclistas tendrán que dar 2 vueltas y media.

En la 3ª jornada llega la media montaña, con una etapa muy corta entre Rapallo y Sestri Levante pero que durante sus primeros 100 km no ofrece apenas respiro, destacando la subida a Barbagelata, con 5,5 km al 8% (sin contar el falso llano final). Sin embargo, después de su largo descenso, en general por buena carretera pero con tramos muy revirados, hay 25 km llanos hasta alcanzar la meta, pudiendo decidirse mediante una escapada o con un sprint reducido en el pelotón. En la etapa siguiente continúa la media montaña pero ya con un recorrido más selectivo, incluyendo Colle di Velva y el Passo del Bracco antes del Passo del Termine, con 6 km centrales al 7,3%, y tras un primer paso por la línea de meta la explosiva cota de Biassa, con 3 km finales al 9% y coronándose a sólo 10 km de meta, la mayoría de descenso. Una jornada muy interesante y donde puede haber cortes de tiempo entre los favoritos. Señalar que parte de la ruta, que atraviesa la preciosa zona de Cinque Terre, ya se hizo en la CRI de 2009 -> clasificación, con triunfo para Menchov, a la postre ganador de la carrera.

T04_Spezia_alt_

En la 5ª jornada, que de nuevo ronda los 150 km, será el turno para primer final en alto, con una llegada en la estación de esquí de Abetone -> perfil oficial, que irá precedida por el Passo Carpinelli, con 12 km a casi el 5%, la suave ascensión a Barga y el repecho de Poligno, aunque con largos falsos llanos intercalados. Respecto a Abetone, se trata de una subida de más de 17 km al 5,4%, destacando la parte central, con 8 km a más del 7%, aunque si los favoritos dejan la batalla para los km finales, ya muy tendidos, será difícil que haya diferencias. La última llegada en Abetone (subiendo por la vertiente contraria) se produjo hace 14 años, en una de las mejores etapas del año 2000 gracias al ataque de Casagrande en San Pellegrino in Alpe, un puerto que se podría haber incluído perfectamente en esta jornada, aunque quizás los organizadores han pensado que era demasiado pronto para una subida tan dura.

T05_Abetone_alt_

Superado este tríptico de media montaña será el turno para una jornada a priori más sencilla entre Montecatini Terme y Castiglione, aunque con una parte central “pestosa”, incluyendo múltiples repechos. De todos modos, salvo gran sorpresa la etapa debería decidirse al sprint, ya que los últimos 40 km son casi totalmente llanos. Al día siguiente los ciclistas tendrán que afrontar la etapa más larga de esta edición, con nada menos que 263 km entre Grosetto y Fiuggi, sin puertos pero con un terreno quebrado durante gran parte de la ruta y la propia llegada picando hacia arriba, siendo una jornada propicia para los clasicómanos. Este final, aunque en una etapa más corta, ya se vió en el Giro 2011 -> perfil / clasificación, llevándose el triunfo Ventoso por delante de Petacchi.

El fin de semana regresa la montaña con una etapa de casi 190 km entre Fiuggi y Campitello Matese, en los Apeninos del sur, incluyendo el interminable Forca d´Acero, sin grandes rampas pero con casi 30 km de ascensión, y el corto pero duro Válico de Macerone, con 2 km iniciales al 9%, antes de la subida final a la estación de esquí, que con 13 km al 7% puede hacer daño si el ritmo es elevado, aunque dependerá mucho de la actitud de los favoritos. Será la 7ª ocasión en que el Giro acabe aquí una etapa, con los últimos antecedentes de 2002, en una etapa unipuerto con triunfo para Simoni -> vídeo, el cual ese mismo día fue expulsado de la carrera por un positivo por cocaína que luego resultó ser falso; y 1994, con victoria para Berzin -> vídeo, que de este modo se hacía con un liderato que ya no abandonaría hasta el final de la prueba.

T08_CampitelloM_alt_

Al día siguiente, en vísperas de la jornada de descanso, larga etapa de media montaña entre Benevento y San Giorgio del Sannio, con un sube y baja durante casi toda la ruta pero destacando por su dureza la parte central, con el encadenado de Monte Terminio, sin grandes rampas pero muy largo, y el Colle Molella, con 3 km centrales al 10%, siendo más conocido como Lago Laceno debido a los finales de etapa, con triunfos para De Vlaeminck (1976), Zulle (1998) y Pozzovivo (2012) respectivamente. Ya en la parte final los corredores tendrán que superar el “muro” del Passo Serra, con alrededor de 2 km al 10% y la cima a solo 12 km de meta. Una etapa exigente y a priori muy favorable para las escapadas, incluso con posibilidades de fuga-bidón si ningún equipo puede o quiere controlar.

T09_SanGiorgioDS_alt_

SEGUNDA SEMANA

Después del descanso y el traslado hasta Civitanova Marche, la prueba se reanuda con una etapa llana de casi 200 km con meta en Forli, circulando la mayor parte de la ruta en paralelo al Adriático y con cierto riesgo de abanicos, aunque de todos modos es muy favorable para los sprinters. En cambio el inicio de la etapa siguiente es un auténtico “serrucho”, con Passo Trebbio, Monte Casale, La Valletta, Monte Albano y Valico del Prugno, los 4 primeros conocidos por las etapas de Faenza 2003-09 (aunque en sentido contrario). Tras el descenso de Prugno hay 20 km llanos hasta Imola, comenzando ahí un circuito de 17 km con la cota de Tre Monti, la subida estrella del Mundial 1968 (con triunfo para Adorni), y al que los ciclistas tendrán que dar 3 vueltas. Una etapa imprevisible, con terreno inicial para fugas y una parte final favorable para los clasicómanos. En la anterior llegada en Ímola, en 1992, se impuso Paganin, con exhibición de Chioccioli que puso en jaque al Banesto.

T11_Imola_alt_

La 12ª etapa, entre Ímola y Vincenza, también es de media montaña pero con una estructura distinta, con 125 km iniciales muy llanos y la dureza concentrada en el tercio final, destacando Crosara (2,5 km centrales a más del 10%) y con meta en el duro repecho del Monte Berico, siendo una jornada favorable para los “up-hill finishers”. Indicar que Vincenza ya acogió una etapa hace apenas 2 ediciones. Y tambien con paso previo por Crosara, aunque se subía por otra vertiente y como único puerto -> perfil / clasificación, llevándose el triunfo Giovanni Visconti. La jornada siguiente, con final en Jesolo, es totalmente llana … y no es una manera de hablar, sino que literalmente no hay ni un repecho, con el paso junto a la Laguna de Venecia como aspecto más destacable, por lo que salvo abanicos el sprint masivo parece cantado.

El fin de semana llega una etapa clave y que puede marcar el desarrollo de la prueba: una crono individual de 59 km entre las localidades de Treviso y Valdobbiane, con una 1ª mitad muy llana y de trazado rectilíneo, perfecta para los rodadores, y una 2ª parte más revirada y con las cotas de San Pietro Feletto y Santo Stefano, sin grandes rampas pero que en el caso de S. Stefano, ya en los km finales, puede hacer daño a los corredores que no hayan sabido regular. Una crono muy exigente, de como mínimo 1h 15′ de duración (los mejores y siempre que no haya viento en contra), y pudiendo provocar grandes diferencias. Para encontrar una CRI así habría que remontarse a 2009, si bien la de Saltara 2013, con 55 km y triunfo para Dowsett, se acercaba bastante, aunque siendo más quebrada (debido a la escala el perfil de 2013 resulta engañosamente blando).

T14_Valdobbiadene_alt_

Después de la crono no hay respiro, ya que al día siguiente le toca el turno a la jornada de Madonna di Campiglio, que este año ha sido la etapa que los organizadores han desvelado antes de la presentación, sirviendo como gancho. Y aunque no es una de las 2 más duras, si que tiene un recorrido exigente y que puede dar mucho juego en caso de que los corredores se muestren combativos, con los puertos de La Fricca (hasta el cruce del km 3,5), con 10 km al 5,5%; Cadine, con 4 km al 7%; y el Passo Daone -> perfil oficial, con 8 km al 9,4%, antes de la subida a la estación -> otro perfil y fotos (el último tramo es distinto), con casi 10 km muy constantes al 6-7% y tras un descansillo un añadido final de 3 km hasta alcanzar el refugio de Patascoss, con rampas de hasta el 12%.

T15_MadonnaDC_alt_

Como decíamos en el avance, el único final de Campiglio en el Giro data de 1999 -> perfil / vídeo, cuando Marco Pantani, líder tras sus victorias en Oropa y Pampeago, atacó a mitad de la subida para acabar imponiéndose con más de un minuto de ventaja. Pero cuando todo el mundo esperaba una nueva exhibición camino de Aprica, saltó la noticia de que había superado el máximo de hematocrito permitido, siendo expulsado de la carrera. De todos modos, ya más recientemente ha habido una llegada del Giro del Trentino en 2011, con triunfo para Kreuziguer -> vídeo; y otra del Tour de Polonia en 2013, con victoria para Ulissi.

TERCERA SEMANA

Tras la última jornada de descanso, la prueba continúa con la etapa reina. Y precisamente con llegada en Aprica, teniendo que superar de inicio Campo Carlo Magno, 13,2 km al 6,5% y que salvo el final coincide con Madonna di Campiglio, y el Passo del Tonale, con 12,5 km al 6,6% (sin contar el falso llano de la cima) antes de una larga bajada hacia Edolo, afrontando un circuito que incluye Aprica por Santicolo, vertiente estrenada en 2010 y que cuenta con un km inicial al 12%, y tras su descenso, muy técnico en su 2ª mitad, y el paso por Tirano el Mortirolo por Mazzo -> perfil cada 500 m, el puerto más decisivo del Giro en las últimas décadas y que con 12 km al 10,8% de media y un coef. APM de 480 está en el top-10 de los puertos más duros en carrera. Terminado el descenso, que como como ya se vió en 2010 también puede resultar clave, aún faltará un 2º paso por Aprica, una subida que colocada tras el Mortirolo hace mucho daño debido al desgaste previo, provocando que las diferencias se disparen.

T16_Aprica_alt

Incluyendo su estreno en 1991 -> clasificación, esta vertiente del Mortirolo se ha subido en 9 ocasiones, 6 de ellas con llegada en Aprica (la mitad con final directo y la otra mitad intercalando Santa Cristina). Y casi siempre se vio un fabuloso espectáculo, con la carrera rota y bonitas persecuciones hasta meta: 1994 -> crónica detallada, con la lucha entre Pantani, Indurain y Berzin; 1996 -> clasificación / vídeo, con un trazado brutal, siendo por recorrido una de las etapas más duras de la historia, y donde se vió una gran pelea por el podio; 1999 -> clasificación / vídeo, de nuevo decisiva, con un vuelco en la general; 2006 -> clasificación / vídeo, sin grandes cambios pero con diferencias enormes en meta; y 2010 -> clasificación / vídeo, siendo el colofón a un Giro espectacular y donde Arroyo, pese a su gran remontada en el descenso, acabó perdiendo el liderato frente al ataque de los Liquigas.

Volviendo al recorrido del próximo año, la etapa 17ª será a priori de transición, con apenas 136 km entre Tirano y la ciudad suiza de Lugano, incluyendo Teglio de salida y 2 cotas en los últimos 30 km (la 1ª de ellas con 3 km al 6,2%), dando oportunidades tanto a los “aventureros” como a los sprinters, aunque con ventaja para estos últimos. Al día siguiente hay una etapa trampa, con sólo un puerto pero muy duro, el inédito Monte Ologno (Alpe Colle), con 10,6 km iniciales a casi el 9% y la meta situada tras su largo descenso, que cuenta con varios repechos, pudiendo dar mucho juego. Indicar que esta bajada sí se ha hecho en el Giro, al coincidir con la de Alpe Segletta, el puerto estrella de la antepenúltima etapa del Giro 1992, con triunfo para Chioccioli -> vídeo.

T18_Verbania_alt_

Tras la jornada de Verbania será el turno para una de las etapas más duras de esta edición, con casi 236 km y el espectacular encadenado final de Saint Barthelemy -> perfil oficial, con 1100 m de desnivel; Saint Pantaleon -> perfil oficial, con 16,5 km al 7,2%; y Cervinia (desde la cota 1040 m), con un tramo de 8,5 km al 7% antes del falso llano de la cima. A poco que los corredores se muestren combativos, sobre todo si hay buen ritmo y ataques en Saint Pantaleon, se podrá ver una etapa fantástica, como ya sucedió en 1997, con un recorrido similar (aunque sin Serra y con Champremiere en vez de Barthelemy) en el que Gotti dio un vuelco a la general. Ya más recientemente Cervinia fue final de etapa en 2012, con Joux como puerto previo y triunfo para Amador gracias a una escapada -> clasificación / vídeo, aunque entre los favoritos no hubo grandes diferencias.

T19_Cervinia_alt_

Y como última etapa de montaña, un encadenado ya clásico en los últimos años: el impresionante Colle delle Finestre -> galería de fotos, con 18,5 km al 9,2% de media y los últimos 8 km de “sterrato” (aunque en buen estado); y tras su rápido descenso el Colle Sestriere, en general tendido y por una carretera muy ancha pero con un tramo de 5,5 km al 6,3% cerca de la cima. Una parte final de etapa fantástica, con Finestre para romper el grupo y Sestriere para terminar de decidir, si bien quizás se echa de menos algo de desgaste previo, como si tenía la etapa de 2005, cuando se estrenó Finestre con gran éxito deportivo y de público. Más similar a la ruta de 2015, al no incluir otros puertos antes del dúo final (aunque con mayor kilometraje), fue la etapa de 2011, con victoria para Vasil Kiryienka tras una cabalgada espectacular -> clasificación / vídeo.

T20_Sestriere_alt_

Después de la jornada de Sestriere ya solo restará la etapa de Milán, históricamente el final más habitual de la carrera pero que no acogía la llegada desde 2012, cuando cerró la prueba con una contrarreloj (al igual que en 2008 y 2011), teniendo que remontarse hasta 2007 para encontrar la última etapa en línea con llegada en Milán como final del Giro. En esta ocasión la ruta unirá la ciudad de Turín con la capital de la Lombardía, con un trazado muy llano y que incluye un circuito final de 6,4 km al que los corredores tendrán que dar 7 vueltas completas, siendo una jornada muy favorable para los sprinters y que servirá de homenaje a todos los ciclistas que hayan logrado aguantar las 3 semanas de carrera.

– – – – –

Globalmente, un recorrido variado y mucho más equilibrado de lo habitual en los últimos años (y no sólo en el caso del Giro, sino también comparado con las otras dos GV), con etapas para todo tipo de corredores, tanto por su perfil como por kilometraje, y donde los que quieran luchar por la general tendrán que ser capaces de rendir bien en todos los terrenos. Y aunque se está vendiendo a la baja, principalmente por la reducción en la dureza de los finales en alto, no habiendo ninguna llegada de categoría Especial, lo cierto es que es un trazado muy exigente, con nada menos que 15 puertos que se pueden considerar de Es o 1ª, además de multitud de puertos de 2ª y pequeñas ascensiones gracias a la abundante media montaña. De hecho, de acuerdo a los propios organizadores el desnivel acumulado total es de 43.000 m, una cifra impresionante. Y además hay que tener en cuenta la crono de Valdobbiane, que con una hora larga de esfuerzo individual será una etapa durísima.

Sí que es verdad que el “top-15” de grandes puertos suma menos coeficiente que en los últimos Giros, rondando los 3500 APM, pero creemos que en general están bastante mejor colocados que en ediciones recientes, favoreciendo que las etapas se puedan romper desde lejos y haya más tiempo de lucha entre los favoritos, sin que todo quede para los últimos km del final en alto de turno. En ese sentido, destacan las etapas de Aprica, Verbania, Cervinia y Sestriere, con grandes puertos como el Mortirolo, Ologno-Alpe Colle, Saint Pantaleon y Finestre a unos 30-40 km de meta y sin subidas posteriores que a priori deban condicionar demasiado. Y ojo también a la de Madonna di Campiglio, que gracias a su situación, justo después de la crono, no sería raro que hubiera ya una buena selección en Daone. En cuanto a la media montaña, sobresalen las jornadas de La Spezia, San Giorgio del Sannio, Imola (aunque su diseño es algo extraño) y Vincenza.

No obstante, aunque a nivel global creemos que es un recorrido de notable, con los organizadores volviendo a programar los clásicos encadenados grande + pequeño y abandonando la obsesión por el muro final, además de haber incluído una fantástica crono, hay algunos detalles que si nos parecen mejorables, como la ausencia de un verdadero “taponne”, que podría haber sido la etapa del Mortirolo con otra ruta previa; la falta de desgaste antes de Finestre (aunque se compensa con la jornada anterior); el poco atrevimiento en la etapa de Abetone, donde encajaba perfecto San Pellegrino in Alpe o el más tendido Radici, lo que habría hecho que la subida final no fuera tan similar a Campitello Matese, al cambiar la vertiente; y la falta de una 2ª CRI, que se podría haber hecho en lugar de la CRE o el último día. Sobre la colocación de la etapa de Verbania, a priori no es la más acertada, pero dada la dureza del puerto y su cercanía a meta no debería importar.

En cualquier caso, como siempre la última palabra será de los corredores. Ójala muestren una actitud combativa y ambiciosa, aprovechando las bondades del recorrido para ofrecer un gran espectáculo a los aficionados. Por otro lado, esperemos que si hay cambios en el trazado antes del inicio de la prueba, algo muy habitual casi todos los años, éstos no sean a peor.

Anuncios

8 comentarios en “Previo GIRO DE ITALIA 2015

  1. Gran artículo y excelente análisis, como siempre. Así da gusto.
    Por si queréis corregirlo: “La 13ª etapa, entre Ímola y Vincenza….” en realidad esa es la etapa 12.
    Y en el foroapm han subido un perfil más detallado de la subida del circuito de esa etapa precisamente:

    Saludos!

  2. Sólo añadir que en vez de poner San Pellegrino delante de Abetone , lo que creo que deberían hacer es quitar el final en alto y poner para ese día una etapa de media montaña o quebrada , y dejar el primer final en alto para Campitello Matese

    Considero que poner a esas alturas una etapa con San Pellegrino y Abetone no procede . De esta forma queda un final en alto menos , el número global de finales de ese estilo pasa a ser 6 ( que son bastantes pero tampoco demasiados ) y queda un recorrido más variado especialmente en esa semana inicial

  3. Anonimo; gracias por el aviso sobre el enlace. De todos modos, el perfil de la 4ª etapa ya estaba puesto directamente en la entrada, no siendo necesario utilizar el enlace para verlo.

    Daniel; la opción que comentas es interesante, tanto para reducir el nº de finales en alto como para darle mayor variedad a la 1ª semana, al evitar que hubiera 2 llegadas tan similares como Abetone S y Campitello Matese. Pero esto último tambien se consigue con San Pellegrino in Alpe, ya que se subiría Abetone por la vertiente norte, con características distintas.

    Y si el problema es la gran dureza de SPIA, se puede incluir en su lugar Radici, largo pero en general tendido. Asi quedaria la etapa: http://tracks4bikers.com/beta_tracks/show/217562 (el kilometraje se puede aumentar dando un rodeo al inicio). Otra posibilidad sería encadenar SPIA o Radici con Abetone pero terminando tras el descenso de este último, en San Marcello Pistoiese (7000 hab.)

    Saludos.

  4. Ya se conoce el recorrido definitivo de todas las etapas. Y al contrario que en años anteriores, no hay casi cambios importantes respecto a la anunciado en la presentación, aunque si bastantes ajustes en el tema de los kilometrajes.

    El cambio más significativo es la reducción en el llano intermedio de la etapa de Imola, añadiéndose un paso más a la cota de Tre Monti, que se tendrá que superar en 4 ocasiones -> perfil definitivo Imola (11ª), quedando una jornada con mayor continuidad y dureza. En la parte negativa, se suprime el ascenso al Valico di Macerone en la etapa de Campitello Matesse (8ª), mientras que en la jornada de Verbania (18ª) se añade un pequeño llano final, alargando la distancia de Ologno a meta en 3 km.

    En cualquier caso, se pueden ver todos perfiles y mapas defintivos haciendo click en los enlaces que hay en los listados de etapas de cada semana, ya que llevan a la web oficial.

    Por otro lado, la catalogación final de los puertos deja mucho que desear, sobre todo por no mantener un baremo constante, si bien al contrario que en la mayoría de carreras no está inflada sino rebajada, dejando sin puntuar subidas de cierta dureza.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s