TIRRENO ADRIATICO 2010

Cuando aún no ha terminado la París-Niza, da comienzo otra de las grandes carreras de inicio de temporada: la Tirreno-Adriático. Esta prueba también  es conocida como “la carrera de los dos mares”, debido a que empieza a las orillas del mar Tirreno y termina en  la localidad de San Benedetto del Tronto, junto al mar Adriático, atravesando Italia de oeste a este a lo largo de su recorrido.

La coincidencia de fechas con la carrera francesa hace que las grandes figuras se repartan entre las dos pruebas, lo que no es óbice para que en la Tirreno-Adriatico suela haber también una gran participación, especialmente de correderos italianos y “clasicómanos”. Es precisamente uno de los mejores clasicómanos de la historia, Roger de Vlaeminck, el gran dominador en el palmarés de esta prueba, con nada menos que 6 triunfos consecutivos (1972 a 1977)

A nivel de recorridos, destacan especialmente los finales en repecho o con pequeños puertos cerca de meta, estilo clásica, y en muchas ocasiones con circuitos finales. Esto hace que sea una de las carreras favoritas para los especialistas en ese tipo de pruebas, tanto por la posibilidad de ganar etapas (e incluso la general) como de cara a su preparación para las clásicas de primavera, sobre todo la Milan San Remo, el primero de los cinco “monumentos ciclistas” (Milan San Remo, Tour de Flandes, Paris-Roubaix, Lieja-Bastogne-Lieja y Giro de Lombardia) y que se disputa muy poco después del final de la Tirreno-Adriático.

Lo que ha variado mucho a lo largo de los años es la presencia o no de una crono individual, yendo completamente a rachas. Analizándolo a partir de la década de los 80: de 1980 a 1992 hubo C.R.I. ininterrupidamente todos los años (y casi siempre dos etapas: prólogo y crono más larga en los últimos días). Sin embargo, de 1993 a 1999 sólo hubo C.R.I. larga en una edición, 1996 (y prólogo en otra). Volvió a incluirse de un modo ininterrumpido de 2000 a 2002 y de 2006 a 2009, quedándose fuera de 2003 a 2005. Esta curiosa circunstancia ha influido bastante en el tipo de ganador de la carrera, alternando clasicómanos y especialistas contra el crono.

Respecto a la montaña, no es habitual ver grandes puertos debido a diferentes motivos. Por una lado, las tempranas fechas en que se disputa la carrera condicionan mucho su inclusión por  el alto riesgo de nevadas. Pero teniendo en cuenta que en la zona que cruza la carrera hay puertos duros no muy altos, y rara vez entran en el recorrido, parece  una decisión voluntaria por parte de los organizadores.

Sin embargo, en los últimos años si ha habido varias ediciones que han contado con etapas de montaña bastante duras. En 2007,  la organización incluyó en el recorrido una etapa con final en el puerto de San Giacomo, que fue decisiva para la clasificación general. Como curiosidad, en 2006 ya estaba prevista la misma etapa pero tuvo que modificarse por el mal tiempo, terminando en Torricella Sicura después de un circuito.

Después del paréntesis de 2008, donde no hubo grandes jornadas de montaña (aunque si se estrenó un repecho durísimo: Montelupone), en la edición del 2009 volvió  a incluirse un puerto muy serio, de hecho bastante más duro que San Giacomo y rozando la categoría especial:  Sasso Tetto/Válico di S.M.Maddalena. El recorrido de la etapa era muy exigente, con 235 km de longitud y multitud de repechos acompañando a Sasso Tetto, colocado además en un lugar perfecto para romper la carrera. Eso, unido a la actitud ofensiva de los corredores, dio como resultado una jornada espectacular.

Etapa reina de la pasada edición de la Tirreno Adriatico.

En nuestra opinión, el recorrido global de la Tirreno Adriático 2009 fue realmente bueno, con etapas para todo tipo de corredores. Y además las jornadas clave estaban colocadas de un modo perfecto para favorecer el espectáculo: final duro (repitiendo Montelupone … y su vencedor, el español Joaquín Rodríquez), crono individual y etapa reina sin final en alto. La carrera se había convertido en un test no sólo para las clásicas, sino también para el propio Giro de Italia.

RECORRIDO TIRRENO ADRIÁTICO 2010

El recorrido de este año es, sobre el papel, uno de los más duros de la historia de esta carrera. Y es que no hay prácticamente respiro, con terreno muy rompepiernas y puertos cerca de meta en todas las jornadas (salvo la última). Además dos de las etapas, 4ª y 5ª son auténticos maratones tanto de kilometraje como de puertos … y varios de ellos bastante duros, sobre todo en la 5ª etapa, la reina de la carrera y con meta en Colmurano.

Además, en general las etapas están muy trabajadas, con puertos novedosos (etapa de Colmurano) o circuitos finales muy interesantes. No se han limitado a hacer un “corta y pega”, lo que es de agradecer.

Lo malo es que los km finales son bastante similares de una etapa a otra, quedando un recorrido final un poco repetitivo: 3 jornadas con puertecillo, descenso y llegada tras varios km de llano, y otras tres con “muro” final y tras un corto falso llano la meta. Se echa de menos un puerto de paso duro en los últimos 50 km de alguna de las etapas, como tenía el recorrido del año pasado con Sasso Tetto. Aunque  se suple relativamente bien gracias al magnífico encadenado de puertos pequeños en varias de las etapas.

A nuestro juicio, el mayor problema del recorrido es la ausencia de una crono. Es cierto que esta prueba no siempre ha tenido crono  y hay gente que lo prefiere así (incluso dentro de la propia plataforma hay diversidad de opiniones), pero creemos que en un recorrido tan duro como el de este año habría sido muy beneficioso su inclusión, dando una mayor variedad a la carrera y opciones a corredores de diferentes características, equilibrando la prueba … aparte de “motivar” a que los escaladores sean más ofensivos.

Y opciones había de sobra para meter una crono, ya que en muchas de las etapas la salida y la llegada están realmente cerca, de hecho salvo las dos etapas centrales y el traslado previo, este año recorren muy poco terreno. Puesta antes de la montaña y de cara a que los favoritos estuvieran colocados, lo mejor habría sido justo el primer día.

De todos modos, sopesando los pros y los contras, pensamos que es un recorrido interesante y con  terreno más que suficiente para que se vea un buen espectáculo si los corredores ponen de su parte.

Respecto a la consideración de los puertos, la verdad es que el cachondeo de los organizadores es importante, haciendo cosas como subir varias veces un puerto y puntuarlo sólo en alguno de los pasos, como sucede con Rosignano Maritimo (1ª etapa), Vico (2ª etapa) y Macerata (3ª). Aparte de que dejan varias subidas muy duras sin puntuar, marcando en otras ocasiones algunas más blandas. No estamos de acuerdo con ello … pero, al contrario de lo que sucede en la París-Niza (y otras carreras), no parece que los organizadores tengan mala intención en absoluto, ya que no han inflado los puertos de un modo general intentando engañar a los espectadores sobre la dureza real … más bien lo contrario. De hecho ni siquiera han puesto diferentes categorias.

Además, los perfiles, como es habitual en todas las pruebas que presenta la Gazzetta, son estupendos y muy fiables. Y no solo los perfiles de las etapas: mapas, rutómetros, perfiles concretos de los puertos, etc, todos ello realizado con buen gusto y profesionalidad … lo que lamentablemente no se puede decir de otras carreras y organizadores.

Análisis etapa por etapa


1ª ETAPA (Miércoles 10 Marzo):  LIVORNO – ROSIGNANO SOLVAY  (148 km).  Rutómetro / Tramo final

Dificultades montañosas:

  • Rosignano Maritimo (km 79,5):  146 m – 1,25 km – 5,6 %  (antes y después pica hacia arriba)
  • Nibbiana (km 98,6):  271 m – 6,9 km – 2,9 %
  • Rosignano Maritimo, np -doble paso- (km 129,9 – 141)

La Tirreno-Adriatico 2010 comienza con una etapa en línea de 148 km  entre Livorno y  Rosignano Solvay. En los últimos km se hará un doble paso paso por la línea de meta, con un circuito de 11,1 km que incluye la cota de Rosignano Maritimo. Esta subida se pasará en 2 ocasiones en los 20 km finales, la última a 7 km de meta (sigue subiendo ligeramente hasta sólo 5 km) y desde el final del descenso a meta hay apenas 2 km, así que será una llegada muy difícil de controlar por parte del pelotón.

El resto del recorrido es más sencillo, aunque se pasará otra vez por Rosignano Maritimo y por otro puertecillo, Nibbiana.

La etapa pasará 3 veces por la cota de Rosignano Maritimo, la última dentro de los 10 km de la llegada.

En principio, una jornada donde  tanto los sprinters como los corredores que intenten sorprender en los ultimos km tienen su oportunidad. De hecho, el  tramo final es parecido al de la Milan San Remo, aunque con menos llano entre las dos últimas subidas y hasta meta.

Para ser la primera etapa no está nada mal, pero teniendo en cuenta la cercanía entre la salida y llegada (unos 20 km) y que no hay ninguna crono en toda la carrera, podrían haber empezado perfectamente con una crono individual.

- – - – -

2ª ETAPA (Jueves 11 Marzo):  MONTECATINI TERME – MONTECATINI TERME  (165 km).  Rutómetro / Tramo final

Dificultades montañosas:

  • Massa a Cozzile, np (km 56,2):  216 m – 3,8 km – 4,9 %
  • Goraiolo (km 83,2):  763 m – 12,6 km – 5,1 %
  • Vico -4 pasos- (km 109,4 – 124,1 – 138,8 – 153,5):  211 m – 3,2 km – 5 %.  *sólo puntúa en el último paso

La segunda etapa tiene una estructutura bastante parecida a la del primer día, con un circuito final de 14,7 km (al que se darán 4 pasos) con puertecillo incluído: Vico. Eso sí, desde el final del descenso hasta meta hay mayor distancia, casi 10 km llanos, así que los equipos de los sprinters tienen tiempo suficiente para poder organizarse.

En la parte central de la etapa se sube el primer puerto serio de la carrera, Goraiolo, aunque está demasiado lejos como para resultar significativo.

Goraiolo, el puerto más duro de la jornada pero a más de 80 km de meta.

Se darán 4 vueltas al circuito final, que incluye la cota de Vico a 11,5 km de la llegada

Al igual que en la primera etapa (y en las jornadas 3-6-7), cabía la posibilidad de haber hecho una crono. Un trazado muy atractivo habría sido precisamente el del circuito final: en torno a 15 km y con puerto tendido para corredores de fuerza.

- – - – -

3ª ETAPA (Viernes 12 Marzo):  SAN MINIATO – MONSUMMANO TERME  (159 km).  Rutómetro / Tramo final

Dificultades montañosas:

  • San Miniato, np (km 11,7):  143 m – 3 km – 3,8 %
  • San Baronto, np (km 68,3):  340 m – 11,3 km – 2,4 %
  • Montecarlo (km 102,8):  163 m – 1,9 km – 6,9 %
  • I Papi (km 131,3):  283 m – 5,2 km – 4,5 %
  • San Baronto, np (km 143,5):  340 m – 7,1 km – 4,1 %

La tercera etapa vuelve a ser muy similar a las anteriores (incluso recorre la misma zona que la jornada previa: alrededores de Montecatini), pero tiene dos puertos finales de algo más dificultad: I Papi y San Baronto, aunque también más llano hasta meta. I Papi es muy irregular pero tiene un km central bastante duro, cercano al 10% (y con rampas del 14%). San Baronto es más largo y tendido, coronándose a 15,5 km de meta. A priori, una jornada  bastante favorable para un sprint reducido.

Los últimos 35 km de la etapa son bastante complicados, con los puertos de Papi y San Baronto.

Tan importantes como las subidas pueden resultar las bajadas (sobre todo si llueve), reviradas y con mucha pendiente: descenso I Papi (aunque no coinciden las altitudes)  / descenso San Baronto. De hecho, la mejor opción para hacer una etapa más selectiva habría sido recorrer el circuito justo al revés, ya que aparte de la mayor dureza de las subidas se reduciría mucho el llano hasta meta.

- – - – -

4ª ETAPA (Sábado 13 Marzo):  SAN GEMINI – CHIETI  (243 km).  Rutómetro / Tramo final

Dificultades montañosas:

  • Marmore, np (km 20,4):  377 m – 7,9 km – 3,2 %
  • Sella di Corno (km 86,2):  990 m – 13,9 km – 3,6 %
  • Barisciano -primeros 9 km-, np (km 125,5):  890 m – 8,1 km – 3,8 %
  • Lettomanopello, np (km 180,3):  276 m – 4,1 km – 4,2 %
  • Cota de Serramonacesca, np (km 185,7):  313 m – 3,3 km – 4 %
  • Pretoro -incluye repechos anteriores- (km 201,2):  725 m – 10,1 km – 4,4 %
  • Colle Selva (km 213,2):  350 m – 2,2 km – 5,8 %
  • Bucchianico (km 220,7):  366 m – 1,6 km – 7,5 %
  • Chieti (via Spatocco/Maiella) -del km 2,2 al 4,5-, np (km 228,9):  281 m – 2,3 km – 8,1 %
  • Chieti -via de Turre/Madonna degli Angeli – (km 239,7):  309 m – 3,9 km – 6,8 % (sigue subiendo durante o,6 km – 4,3 %)

Primera de las dos “etapas maratón” consecutivas que tendrán que superar los ciclistas. El recorrido va de San Gemini hasta Chieti, atravesando los Apeninos centrales de oeste a este, y aunque no se tocarán grandes puertos es un sube y baja constante (especialmente los 60 km finales). Ese terreno de media montaña, unido al largo kilometraje, hará daño seguro.

Los primeros 70 km son los más sencillos, pero a partir de ahí se afrontan los puertos de Sella di Corno y Barisciano (np). Entremedias de ambos se pasará por la localidad de L´Aquila, capital de los Abruzzos y muy afectada por un terremoto en abril de 2009. Como homenaje, el próximo Giro de Italia acabará una etapa en esta localidad.

Volviendo al recorrido, después de Barisciano hay unos 25 km casi llanos por la meseta de Navelli hasta que empiece el auteténtico descenso hasta la localidad de Popoli, en el valle del río Pescara.  20 km llanos y al pasar por la localidad de Stafa se entra en la parte decisiva de la etapa: 60 km finales sin apenas descansos

Los últimos 60 km de la etapa están repletos de pequeños puertos y repechos.

La ascensión a Pretoro no es demasiado dura (salvo el último km, al 9% aprox.), pero si se cuentan los dos repechos anteriores, Lettomanopello y Serramonacesca, son nada menos que 25 km de puerto aunque muy irregulares. Una vez coronado, descenso hasta la localidad de Fara Filiorum Petri donde empieza un tramo “pestoso” con 2 cotas de apreciable dureza (aunque cortitas) y otro repecho intermedio. Después de Bucchianico, fuerte descenso antes de comenzar la primera subida a Chieti (del km 2,2 al 4,5 del perfil): 2,3 km al 8,1 %.

En vez de terminar directamente en el primer paso, los corredores tendrán que descender hasta Scalo para subir otra vez a Chieti por una vertiente distinta … y con “regalito” final de 250 m a casi el 15%. Ya en la ciudad se da un pequeño rodeo de unos 3 km hasta la línea de meta, incluyendo un repecho con rampas de hasta el 15% muy cerca de meta

Los últimos km, con la subida a Chieti (rampas del 19%) y el trayecto por la ciudad

Sin lugar a dudas, una etapa muy exigente y que a poco que los ciclistas tengan ganas de batalla puede deparar un buen espectáculo, sobre todo en los últimos 60 km, muy difíciles de controlar por parte de un pelotón. Y aunque no haya batalla previa, las 2 últimas subidas tienen suficiente dureza como seleccionar el grupo.

Sin embargo, han desaprovechado una oportunidad magnífica para poner un gran puerto de paso cerca de meta. Y es que  la etapa  pasa justo al inicio del Passo Lanciano (3/4 partes del Blockhaus) … y da un rodeo para evitar subirlo. De hecho, la inclusión del Passo Lanciano no hubiera aumentado el kilometraje, ya que después se bajaría por donde  se subió en la etapa del Blockhaus del Giro 2009 (aunque directamente, sin el desvio por Rapino que hubo entonces)

Así quedaría la misma etapa pero subiendo Passo Lanciano en vez de Pretoro (en el perfil faltan los km iniciales, desde San Gemini hasta Rieti)

Sería una etapa  durísima (parecida a la jornada reina del año pasado), pero si se quiere reducir un poco la dureza bastaría con terminar en el primer paso por Chieti, quedando una etapa de 230 km aproximadamente. Incluso mejor, ya que así Lanciano estaría más cerca de meta.

Por otro lado, es cierto que con 1.300 m de altitud el Passo Lanciano puede ser muy problemático a estas alturas de temporada … pero la propia organización se atrevió con Sasso Tetto el año pasado o con Forca Di Presta-Castelluccio-Passo di Gualdo en este, todos superando los 1.400 m. Ademas, en el caso de Passo Lanciano, sería muy fácil modificar el recorrido si hubiera nevadas.

Como curiosidad, durante el transcurso de la etapa (tanto la original como la alternativa) se pasa  justo a los pies de las cadenas montañosas más altas de los Apeninos: Gran Sasso (2.912 m – Corno Grande) y la Majella (2.795 m  – Monte Amaro), ambas ubicadas en sendos parques nacionales del mismo nombre.

- – - – -

*EDITAMOS – Los organizadores han comunicado que debido al mal tiempo se ven obligados a modificar la parte central de la 5ª etapa, cambiando el kilometraje y varios de los puertos. Esta es la etapa que se hará finalmente (si no hay más problemas):

5ª ETAPA (Domingo 14 Marzo): CHIETI – COLMURANO (216 km). Rutómetro / Tramo final

Dificultades montañosas:

  • Castignano (km 104,8):  458 m – 14,7 km – 2,4 %
  • Valico di Croce Rossa, np (km 110,3):  452 m – 2,2 km – 4,9 %
  • Rustici, np (km 139,5):  628 m – 2 km – 5,9 %
  • Sassotetto/Valico di S.M.Maddalena (km 161,4):  1.455 m – 13,15 km – 7,1 %
  • Cota de Monastero -el repecho intermedio al revés-, np (km 183,6):  785 m – 2,7 km – 5 %
  • San Ginesio, np (km, 201,7):  638 m – 5,3 km – 3,9 %
  • Colmurano, np (km 214,7):  398 m – 1 km – 13 %

Lo temíamos y al final se ha cumplido:  las malas condiciones meteorólogicas van  a impedir que se puede pasar por los puertos centrales de la etapa. Pero la organización ha reaccionado con rápidez presentando esta etapa alternativa,  que si bien reduce bastante la dureza respecto a la planeada, sigue siendo muy interesante y a priori decisiva para la clasificación general gracias a la inclusión del gran (re) descubrimiento de la pasada Tirreno-Adriático: Sasso Tetto (se subió también en los Giros de 1987 y 1990, aunque muy lejos de meta).

No estaba incluído originalmente en el recorrido, pero el duro puerto de Sassotetto (13,15 km al 7,3%) volverá a ser protagonista en la Tirreno ... si el tiempo lo permite.

Desde la salida hasta San Marino del Tronto (km 88) se mantiene el mismo recorrido que estaba planeado pero a partir de ahí, en vez de dirigirse hacia el puerto de Forca di Presta, intransitable por la nieve, los corredores tendrán que ir hacia el norte, afrontando el tendido puerto de Castignano (sin contar el falso llano final: 11 km al 3%) y los repechos de Croce Rossa y Rustici. Después del descenso de este último y el paso por la localidad de Sarnano, comienza el duro ascenso a Sasso Tetto:  más de 13 km por encima del 7% de media, con un tramo central de 6 km al 8,5% (y rampas del 12%).

Una vez coronado (a 55 km de meta), larga aunque irregular bajada hasta San Lorenzo al Lago, donde se vuelve al recorrido  previsto inicialmente por la organización, con paso por el repecho de Monastero antes de llegar a la localidad de S.María di Pieca. De ahí hasta meta, San Ginesio y la “pared” final de Colmurano.

El trayecto desde Sassotetto/Maddalena hasta S.Maria del Pieca (de derecha a izquierda)

Sin tanto desgaste previo como en la etapa planeada, pero el terrible km de Colmurano (13% y rampas máximas del 20%) hará daño seguro.

Buena etapa, con Sasso Tetto como subida rompedora y un terreno muy pestoso hasta meta. Sin embargo, y pese a compartir puerto “estrella” y un kilometraje parecido, no llega al nivel de la jornada reina de 2009 ya que el recorrido previo es mucho más blando y la distancia a meta superior.

Comparándola con la planeada inicialmente para este año, creemos que la etapa final tiene  ventajas e inconvenientes. Desde el punto de vista negativo, mucha menos dureza global y similar distancia a meta desde Sasso Tetto que desde el final del espectacular tríptico Forca di Presta-Frontignano-Le Arette, que además se estrenaban en esta carrera. Pero también es cierto que Sasso Tetto es claramente “más puerto” que Le Arette, y si los corredores lo afrontan con ganas romperá la carrera seguro, pudiéndose ver grandes persecuciones hasta meta como sucedió el año pasado.

De lo que no cabe ninguna duda es de la gran respuesta de la organización ante esta situación. En vez de tirar por lo fácil, quitando los puertos problemáticos sin más, han diseñado una alternativa  que daría mil vueltas a la mejor etapa de unas cuantas pruebas similares.

Eso si, esperemos que las adversas condiciones meteorológicas den un repiro, porque Sasso Tetto tiene prácticamente la misma altura  que Forca di Presta y no sería raro que tampoco pueda subirse.  En ese caso la etapa sería casi imposible de arreglar.

*ESTE ES EL ANALISIS QUE HABIAMOS PUBLICADO SOBRE LA ETAPA PREVISTA INICIALMENTE, LO HEMOS MANTENIDO TAL CUAL :

CHIETI – COLMURANO  (234 km).  Rutómetro / Tramo final

Dificultades montañosas:

La etapa reina, al  menos por dureza acumulada. Y es que al larguísimo kilometraje hay que añadir el paso por los 3 puertos más duros de toda la carrera, Forca di Presta – Frontignano – Le Arette, y otras pequeñas subidas.

Los primeros 110 km no tienen prácticamente dificultades, pero a partir de ahí cambia completamente la etapa, con el inicio de la larga ascensión a Forca di Presta. Sin ser un coloso, este puerto tiene números bastante serios: más de 12 km rondando el 7% (con 3 km cerca del final al 8,6%) , a los que habría que añadir un largo tramo previo picando ya hacia arriba. El puerto más exigente de toda la Tirreno Adriatico 2010 … aparte del más alto.

El puerto más duro de toda la carrera, Forca di Presta: 12,35 km al 6,9%.

Desde la cima, suave descenso antes de afrontar dos puertos muy cortos completamente seguidos: Castelluccio + Passo di Gualdo. Una vez coronado este último, fuerte descenso en busca de la siguiente ascensión de la jornada, Frontignano: casi 6 km al 8,4 % y con un tramo central durísimo (2,5 km al 10%). Si el ritmo es alto y teniendo en cuenta el desgaste previo, puede romper completamente la carrera … aunque habrá que ver si los ciclistas tienen ganas de batalla desde tan lejos.

Frontignano es corto pero bastante duro, con 5,8 km al 8,4%

Y sigue la “fiesta”, porque justo después del descenso de Frontignano y sin nada de llano empieza la subida de Le Arette, con casi 5 km finales cercanos al 8% y rampas máximas del 12%.

Al igual que Frontignano, Le Arette es corto pero duro.

Después de este puerto cambia el terreno, entrando en una zona rompepiernas, sin grandes puertos pero tampoco casi llano. Eso si, con tendencia descendente, siendo las bajadas más largas y pronunciadas que los ascensos. Los puertecillos a superar en este tramo son la cota de Monastero (el perfil al reves desde el cruce de San Lorenzo al Lago) y San Ginesio. Al terminar el descenso de este último  hay unos 3 km llano previos a la “pared” de Colmurano: apenas un km de subida … pero al 13% y con rampas máximas del 20%. Es un postre brutal a la etapa, de hecho entra en la lista de km más duros y rampas máximas superadas en competición. Del final de la ascensión hasta meta hay sólo 1,25 km.

El muro de Colmurano, a sólo 1,3 km de meta, será clave en la resolución de la etapa

Una etapa preciosa y muy currada por parte de la organización, con 120 km finales durísimos y por carreteras muy secundarias en su mayor parte. Especialmente interesante es el tramo central, desde que se empieza a subir Forca di Presta hasta que se corona Le Arette, con puertos muy novedodos y que se encadenan de un modo perfecto. De lo mejor del año a nivel de recorridos.

Sin embargo, tiene algunos problemas. Los tres puertos duros están muy lejos de meta (a más de 55 km el más cercano) y teniendo en cuenta que todavía queda una jornada importante de cara a la clasificación general y encima con final en alto (etapa de Macerata), puede pasar que los corredores eviten la batalla en el central, dejándolo todo para los km finales y el muro de Colmurano. Sobre todo porque en el recorrido global de la carrera no hay una crono que haga perder tiempo a los escaladores y les fuerce a salir en la montaña con “el cuchillo entre los dientes”, necesitando atacar desde lejos para abrir diferencias. Quizás la mejor solución concreta para esta etapa habría sido acercar la meta, poniendola en Fiastra o Sarnano (este último es más grande que el propio Colmurano).

Otro tema es la elevada altitud a la que transcurre gran parte de la etapa,  con 5 puertos en el tramo central de la etapa por encima de 1.100 m de altitud (y casi 20 km seguidos superando los 1.300 m),  todo ello por carreteras muy secundarias. No es una crítica a la organización, de hecho nos alegra enormemente que se hayan atrevido a  incluir estos puertos y carreteras, pero está claro que en el mes de marzo, y especialmente en un invierno tan duro como este, es un gran riesgo y no sería nada raro que hubiera que modificar la etapa por las condiciones meteorológicas.

En cualquier caso, si al final puede disputarse la etapa tal y como está programada, hay terreno de sobra  para que se vea un gran espectáculo a poco que haya combatividad entre los ciclistas.

- – - – -

6ª ETAPA (Lunes 15 Marzo):  MONTECOSARO – MACERATA  (134 km).  Rutómetro / Tramo final

Dificultades montañosas:

  • Recanati/Colle dell´Infinito, np (km 14,2):  278 m – 4,4 km – 5,5 %
  • Santa María del Monte -cuatro pasos-, np (km 70,5 – 89,5 -  108,6 – 127,7):  211 m – 1,5 km – 9,4 %
  • Macerata -cuatro pasos (km 76,6 – 95,6 – 114,7 – Meta): 296 m – 2,8 km – 5,9 %.  *sólo puntúa en el primer y tercer paso.

Después de dos larguísimas etapas llega una jornada de apenas 134 km … pero 4 pasos por un circuito bastante duro, que incluye la doble ascensión a Santa María del Monte + Macerata.

Santa María del Monte, aunque corto, tiene una pendiente media muy elevada (cercana al 10% y con y rampas de hasta el 16%). Macerata es más largo y globalmente tendido (2,8 km al 5,9%) pero tiene un tramo final durisimo: casi medio km por encima del 11% (y rampas del 18%). Lo mejor es que ambas ascensiones están completamente encadenadas, facilitando que los ataques que se produzcan tengan éxito.

El duro circuito de Macerata se hará en 4 ocasiones.

Una jornada explosiva, y que se plantea muy interesante tanto para la lucha por la victoria de etapa como de cara a la general. Eso si, esperemos que este final en alto no provoque una actitud más conservadora de los corredores en las etapas previas.

- – - – -

7ª ETAPA (Martes 16 Marzo):  CIVITANOVA MARCHE – SAN BENEDETTO DEL TRONTO  (148 km).  Rutómetro / Tramo final

Dificultades montañosas:

  • Monte Gibberto (km 36,8):  308 m – 3,4 km – 6,6 %
  • Carassai, np (km 47,8):  313 m – 3,7 km – 4,9 %
  • Cossignano (km 57,2):  358 m
  • Ripatransone, np (km 68):  486 m

La última etapa es la más sencilla del recorrido, con el tradicional circuito final conpletamente llano en San Benedetto del Tronto, al que se darán 8 vueltas (9 pasos por la línea de meta). En la primera parte de la etapa se superan 4 puertos, pero no son muy duros y están demasiado lejos de meta como para hacer daño.

En principio, una jornada muy favorable para que los equipos de los sprinters impongan su ley.

- – - – -


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s