MILAN-TURIN 2019

Este miércoles 9 de octubre, en plena semana de clásicas italianas, que concluirá el próximo sábado con el Giro de Lombardía, se celebra la 100ª edición de la “Milano-Torino”, prueba de la categoría 1.HC del circuito europeo de la UCI y una de las carreras más veteranas de todo el calendario ciclista, siendo de hecho la más antigua que se disputa en suelo italiano, con una gran participación y repitiendo este año el final de las últimas ediciones, con doble paso por Superga, si bien con una parte central de la ruta distinta, teniendo menos kilometraje.

La edición inaugural de esta semiclásica tuvo lugar en 1876, con victoria para Paolo Magretti, aunque durante los primeros años la prueba tuvo muchas interrupciones, siendo especialmente llamativo que la 2ª edición no se celebrara hasta 1894, sin que hubiera 2 años seguidos disputándose la prueba hasta 1913-1914, cuando ya sí consiguió algo de estabilidad, aunque volvería a tener un parón de 5 años en la segunda mitad de la década de los 20 y otro de 2 años a principios de los 40, en este último caso debido a la 2ª Guerra Mundial.

Esto ha repercutido en las fechas de la carrera, cambiando en múltiples ocasiones aunque predominando los meses de marzo y abril, de tal modo que durante gran parte de su historia fue la antesala de la Milán-San Remo. Sin embargo, en 1987 se retrasó al otoño, celebrándose junto a las otras 3 clásicas italianas más antiguas: Giro de Lombardía, Gran Piamonte, que el año pasado como Campeonato de Italia, y Giro de Emilia. En 2005, tras otro cambio de fechas, la Milán-Turín volvió a celebrarse en marzo, aunque sólo durante 3 años y no llegando a disputarse la edición de 2008, cuando se había previsto el regreso a octubre. Afortunadamente, la prueba resurgió en 2012.

Los grandes dominadores son los corredores locales, con 73 victorias, destacando Constante Girardengo, que con 5 triunfos entre 1914 y 1923 es el más laureado de la prueba, y Pierino Favalli, con 3 victorias (1938, 39 y 40). En general, el palmarés está repleto de grandes nombres, como los también italianos Fiorenzo Magni, Franco Balmanion, Giovanni Battaglin, Francesco Moser, Giuseppe Saronni, Gianni Bugno y Michele Bartoli; el belga Roger De Vlaeminck, ganador por partida doble; los españoles Miguel Poblet y Alberto Contador; los suizos Ferdi Kubler y Tony Rominger (este último sin victorias pero con 4 podios); el francés Laurent Jalabert o el australiano Phil Anderson.

El año pasado la victoria fue para el francés Thibaut Pinot (Groupama), que llegó a final de temporada en una gran forma, ganando también Lombardía, si bien en el caso de la Milán-Turín fue clave el involuntario choque entre su compañero de equipo David Gaudu y Miguel Ángel López (Astana) a 1,3 km de la llegada, con el colombiano terminando 2º pese a la caida, a sólo 10 de Pinot, completando el podio el español Alejandro Valverde, que fue uno de los grandes animadores de la prueba, atacando y seleccionando el grupo en el primer paso por Superga.

El podio de 2018, con Pinot, López y Valverde. Foto de Getty Images, galería en Cyclingnews

– – – – –

Recorridos

A nivel de recorrido, la principal seña de identidad histórica de la prueba es sin duda el Colle di Superga, una ascensión de dificultad media (aunque con diferentes características según la vertiente) que tradicionalmente ha sido el punto decisivo de la carrera, con la llegada situada en la cercana localidad de Turín tras el descenso del puerto, tristemente famoso por el atropello de Marco Pantani en 1995, y un pequeño tramo llano hasta meta, como en la edición de 2007, la última que se disputó antes del parón de 4 años sufrido por la carrera.

Sin embargo, para el regreso de la prueba, en 2012, los organizadores escogieron un final más duro y mediático, realizando un doble paso por la vertiente más dura de Superga, acabando en alto junto a la Basílica -> fotos. Un trazado sin mucha dureza global pero con 25 km finales atractivos, encadenando 2 subidas exigentes sin apenas llano intermedio. Quizás lo más discutible del recorrido, que ha mantenido sus características desde entonces (aunque desde 2015 la salida es distinta, así como la vertiente de bajada de Superga), sea el final en alto, rompiendo con la tradición de la prueba y pudiendo provocar actitudes conservadoras entre los favoritos, pero en el lado positivo está el haber añadido un paso previo, dando más opciones para mover la carrera desde lejos que si hubiera sólo una subida.

Recorrido Milán-Turín 2019

Dificultades montañosas:

  • Colle di Superga (km 159,4):  616 m – 4,3 km – 9,1 %
  • Basílica di Superga (Meta):  669 m – 4,9 km – 9,1 %

El trazado de este año mantiene la parte final de la ruta ya habitual, con doble paso por Superga y meta junto a la básilica homónima, mientras que el recorrido previo, aunque no tiene grandes cambios, es una combinación de las últimas ediciones, repitiendo los primeros 75 km ya vistos en 2018, con salida desde Magenta, y el tramo central de años anteriores, con el avituallamiento situado en la localidad de Pozo Sant Evaso antes de un breve repecho, casi el único previo a las subidas finales.

De este modo, la prueba comenzará en la mencionada localidad de Magenta, con una población de casi 25.000 habitantes y situada en las cercanías de la capital lombarda, dirigiéndose primero hacia el sur y luego hacia el oeste, atravesando la llanura del Po, así como las provincias de Milán, Pavia y Alessandria antes de la entrada en Turín, estas dos últimas dentro ya de la región del Piamonte, en el extremo oeste del país, circulando por un terreno muy llano,

Será en el km 155, después de la travesía junto a la ciudad, cuando comience la parte decisiva, con el inicio de la 1ª ascensión al Colle di Superga, con 4,3 km al 9,1% de media, incluyendo largos tramos por encima del 10% y puntas del 14%. Al llegar al cruce de la cota 616 m, en lugar de desviarse hacia el sur, como en 2014 y ediciones previas, se seguirá dirección oeste y después norte hacia Rivodora y San Mauro Torinese, afrontando un descenso con zona intermedia de mucha pendiente y trazado revirado, aunque por buena carretera.

Superga, con 2 pasos en parte final (el 1º hasta cota 616 m)

Acabado el descenso, a unos 10 km de meta, habrá un tramo llano por buena carretera y bastante rectilíneo antes de la afrontar la subida definitiva a Superga, por la misma vertiente del primer paso pero con 600 m más de subida hasta alcanzar la Basílica, donde estará de nuevo situada la meta tras medio km al 8%, para unas cifras totales de 4,9 km al 9,1% de media, pudiendo hacer bastante daño si se sube a tope desde abajo, aunque si hay mucha vigilancia entre los favoritos, como ha ocurrido en algunas ediciones, es probable es que las diferencias en meta sean relativamente pequeñas entre los primeros.

Plano de los últimos 30 km, con el doble paso por Superga

En definitiva, un trazado sin mucha dureza global, más corto que en 2018 y siendo bastante llano desde la salida hasta llegar a las cercanías de Turín, si bien con 25 km finales muy llamativos gracias a las dos subidas encadenadas a Superga, con poco respiro intermedio (aunque algo superior al de las ediciones de 2012 a 2014, al haber más llano entre el final del descenso y el inicio de la subida final) y pudiendo verse bonitas persecuciones y alternativas durante todo el último tramo.

Sin embargo, creemos que seria mejor mantener el doble paso pero acabando en Turín, tras el descenso, ya que de ese modo a los escaladores más fuertes no les valdría sólo con moverse al final de la última subida, sino que tendrían que abrir hueco para mantener la distancia durante la bajada hasta meta, favoreciendo que hubiera más tiempo de lucha y en diferentes terrenos, diversificando el abanico de corredores con opciones y recuperando la llegada clásica de la prueba. Es cierto que sería un cambio polémico, pero era el año perfecto para hacerlo, aprovechando que en Gran Piamonte, que se disputa el jueves, ya habrá una llegada en alto en Oropa.

En cualquier caso, como siempre la última palabra será de los corredores. Y en el trazado previsto hay terreno para que se vea un buen espectáculo durante los últimos 25 km, sobre todo si hay ataques importantes y buen ritmo ya desde el primer paso por Superga, como sucedió el año pasado, sin esperar a la subida final.

– – – – –

Participación

Al igual que en ediciones anteriores, la participación es a priori estupenda, incluyendo a varios de los mejores corredores del pelotón, tanto vueltómanos como clasicómanos, si bien también algunas ausencias importantes, como la de los dos primeros del año pasado, Thibaut Pinot y Miguel A.López, asi como la del ciclista que ha llegado en mejor forma al final de año, Primoz Roglic, que tras ganar Emilia y Tre Valli Varesine ha preferido reservarse para Lombardía. En total, serán de la partida 21 equipos, 16 de ellos de categoría World Tour y 5 Continentales Profesionales, completando un pelotón de 146 corredores, idéntico número al de la pasada edición,

A priori, los favoritos son Alejandro Valverde (Movistar), podio el año pasado, al igual que en las recientes Vuelta a España y GP Beghelli, además de 5º en el Giro de Emilia; Egan Bernal (Ineos), ganador del Tour, Niza y Suiza, con Lombardía como objetivo; Adam Yates (Mitchelton), reciente vencedor del Tour de Croacia; Jakob Fuglsang (Astana), en la mejor temporada de su carrera, ganando Lieja, Dauphiné y Vuelta a Andalucía, además de múltiples podios; la dupla del equipo Education First, Michael Woods, 2º en 2016, al igual que en el reciente Giro de Emilia, y Sergio Higuita, una de las revelaciones del año y top-5 en sus 3 últimas carreras; Bauke Mollema (Trek), entre los primeros en Emilia y GP Beghelli; y Rafal Majka (Bora), 2º en las ediciones de 2013 y 2015.

Otros corredores importantes: David Gaudu, clave en la victoria de Pinot el año pasado y top-5 en 2017, al igual que en el reciente GP Beghelli, y Rudy Molard (Groupama); Wilco Kelderman, 6º el año pasado, y el joven Marc Hirschi (Sunweb); Emanuel Buchman, podio en País Vasco y Dauphiné, rozándolo en el Tour de Francia, y Davide Formolo, campeón de Italia y 2º en la Lieja (Bora); Mikel Landa, entre los primeros en Giro y Tour, y Carlos Betancur (Movistar); Enric Mas, Philippe Gilbert, ganador Roubaix, y Bob Jungels (Deceuninck); Tim Wellens, podio en varias clásicas de inicio de temporada y 4º en Quebec, y Tiesj Benoot, 2º en la Bretagne Classic (Lotto Soudal); Tao Hart, 2º en Tour de los Alpes, Diego Rosa, ganador en 2015 y 2º Memorial Pantani, Ivan Sosa, vencedor Burgos y 2º en Occitania (Ineos); los hermanos Izagirre (Astana), Ion vencedor de la Itzulia y Gorka top-10 en el Mundial; Jack Haig, podio en Bretagne Classic y el reciente GP Beghelli, y Mikel Nieve, top-10 en la Vuelta (Mitchelton); Gianluca Brambilla y Giulio Ciccone, ganador etapa y montaña en el Giro (Trek Segafredo); Ilnur Zakarin, aunque no lleva buen año, y Dani Navarro (Katusha); Warrel Barguil (Arkea), campeón de Francia y 2º en la Artic Race; Fausto Masnada y Mattia Cattaneo (Androni); Victor de la Parte (CCC), podio en Croacia; Rui Costa (UAE), 2º en Romandía;

– – – – –

En cuanto a la retransmisión televisiva, la carrera se podrá ver en directo en España a través de Eurosport, así como en diversas páginas de streaming -> enlaces en steephill.tv, con la llegada prevista en torno a las 16.30 h según el horario intermedio.

– – – – –

Un comentario en “MILAN-TURIN 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .