Tour de Francia 1973 – Ocaña gana a lo campeón

Jesús Luis Ocaña Pernía, nacido en Priego, en la provincia de Cuenca, el 9 de junio de 1945 y fallecido en Mont de Marsan, el 19 de mayo de 1994, será uno de los personajes recordados en el llamado Tour del Centenario, que comienza dentro de sólo unos días. Y es que se cumplirán 40 años del triunfo de este fabuloso corredor en la “Grande Boucle”.

Gran rival de Merckx, aliado de la desgracia, cabezón indomable, es uno de los ciclistas españoles de más clase de siempre. Y es por eso que ahora, que nos acercamos al 40º aniversario de su victoria en el Tour, habiéndose cumplido hace pocas semanas 19 años de su muerte, no podemos sino recordarle y darle un merecido homenaje.

Les Orres 1973. El triunfo del corazón.

Ocaña en la portada de la revista Miroir

Tras su grave caída en el Col de Mente en 1971, mientras llevaba el amarillo gracias a su espectacular victoria unos días antes en Orcieres Merlette, Ocaña y Merckx tenían una deuda pendiente. Y aunque hubo algún duelo interesante esa temporada, como el del Giro de Lombardía, en el que Ocaña fue el único que puso en apuros a Merckx (si bien terminó abandonando una vez escapado el belga ante la parsimonia de unos rivales rendidos de antemano), la prensa esperaba a un nuevo Tour, el de 1972. Pero Ocaña, 2º durante la primera mitad de la prueba, sucumbía y abandonaba en los Alpes debido a las consecuencias de una caída en Pirineos, y por que no decirlo, tras sufrir la superioridad de Merckx desde las primeras etapas.

Así pues, el gran duelo iba a hacerse esperar como mínimo hasta la temporada 1973. Pero el belga, harto de críticas en Francia, cambiaba su “planning” y hacía Vuelta y Giro. De este modo, el duelo se vería en España. Sin embargo, a pesar de las ganas de un Ocaña en buena forma, Merckx vencía con facilidad en un recorrido hecho por y para el belga, en el que la montaña brillaba por su ausencia. El podium lo completaba Thevenet, siendo quizás el “cajón” de más lustre en la historia de la Vuelta.

Para el Giro, Merckx contaba con otro español como rival, Jose Manuel Fuente, además de los italiano Gimondi y Battaglin … pero “el caníbal” arrolló igualmente, consiguiendo 6 victorias de etapa y la general. No obstante, el gran objetivo de Fuente esa temporada no era el Giro, en el que había sido 2º en 1972, sino el Tour, de tal modo que el duelo en la carrera francesa no sería Merckx-Ocaña, sino Ocaña-Fuente. Y con un invitado de lujo, el joven y brillante francés Thevenet, que volvía a demostrar en Dauphine, donde acabó 2º tras Ocaña, que sería un rival de cuidado. También partían como favoritos el holandés Zoetemelk, 2º en los Tours de 1970 y 1971; el belga Van Impe, 3º y 4º en las 2 ediciones anteriores, en las que además había ganado la clasificación de la montaña; y el francés Poulidor, que tras su tercer puesto de 1972 ya llevaba 6 podios en el Tour.

Ocaña y Thevenet en la portada de L´Equipe

Así pues, al empezar el Tour de 1973 una cosa estaba clara: habría un nuevo vencedor del Tour. Y un vencedor completo, ya que habría de superar un Tour realmente duro, con mucha montaña y 5 contrarrelojes, si bien de corto kilometraje debido a que la organización había querido limitar las ganancias de Merckx en esta disciplina, aunque finalmente con la renuncia del corredor belga esa medida había sido innecesaria.

El mapa del Tour 1973. Imagen de bikeraceinfo.com

Después de una victoria en el prólogo de uno de los favoritos, el holandés Zoetemelk, y tras un susto de Ocaña, que sufría una caída en la 1ª etapa, llegando a pensarse incluso en su retirada por parte de la prensa, se acercaban las piedras, el temible pavé. Y era ahí donde los Bic de Ocaña daban la primera estocada del Tour, dejando fuera de combate a Fuente (cedía más de 7 minutos) y dando un serio palo a las opciones de Zoetemelk, Van Impe y Thevenet, que perdían en meta 2’34”. La etapa la ganaba Guimard y el Tour escribía su 1ª página importante sin haber llegado siquiera a la montaña.

Ocaña y Guimard tirando del grupo camino de Reims. Foto de Valetti

Tras varias etapas de transición, en las que el compañero de Ocaña, José Catieu, portó el amarillo, llegaba el turno de los Alpes, con 4 etapas de montaña seguidas: final en Gaillard previo paso por Saleve y llegada en alto en Meribel les Allues, en una jornada de doble sector; brutal etapa con final en les Orres tras paso por el Galibier, entre otros colosos; y como final de bloque larga y dura etapa camino de Niza.

Y Ocaña no iba a esperar, mostrando una vez más su ambición y carácter combativo: demarraba en el muro del Mount Salève, tras varios ataques de Fuente (que dejaba claro que en la montaña habría que contar con él y que no había renunciado aún al Tour), y se presentaba en solitario en Gaillard con casi un minuto de ventaja sobre sus perseguidores, consiguiendo el amarillo y la etapa -> clasificación. Fuente reconocía en meta que no había querido perseguir a su compatriota para que nadie viera una guerra donde sólo había lucha deportiva.

Esa misma tarde, llegada en la estación de esquí de Meribel, con 19 km finales al 6,3% de media pero sin grandes dificultades previas -> perfil de la etapa … aunque con el desgaste de la etapa matutina. Y de nuevo Fuente atacaba en múltiples ocasiones, con Ocaña haciendo de secante en una etapa que finalmente ganaba Thevenet, aunque con escasas diferencias entre los favoritos. Ocaña mantenía el amarillo y Fuente estallaba: “Ahora sí puedo decir que hay rivalidad entre nosotros, parecía importarle sólo mi rueda y no la de los demás … pues que sepa Ocaña, que el Tour todavía no ha terminado”.

Así quedaba la general :

  1. Luis Ocaña: 40h 12′ 29”
  2. Joop Zoetemelk a 2′ 51”
  3. Herman Van Springel a 2′ 55”
  4. Bernard Thévenet a 3′ 17”
  5. Lucien van Impe a 3′ 19”
  6. Leif Mortensen a 6′ 14”
  7. Raymond Poulidor a 6′ 24”
  8. Raymond Delisle a 6′ 38”
  9. José Catieau a 7′ 04”
  10. Michel Périn a 7′ 24′

Y llegábamos a la denominada etapa reina de esta 60ª edición del Tour: 9 de julio de 1973, 8ª etapa, 237,5 kilómetros entre Meribel les Allues (aunque la salida auténtica era Moutiers) y la estación de esquí de Les Orres. Sobre el papel, una de las etapas más duras de la historia, con casi 6000 m de desnivel acumulado. Y a la hora de la verdad, no iba a decepcionar …

La mítica etapa de Les Orres. *Las categorías de los puertos son las originales, sin HC

Los colosos alpinos de Madeleine, marcado incomprensiblemente de 2ª, Telegraphe + Galibier (hasta el túnel), la primera subida francesa en el ranking de puertos superados en carrera, Izoard y la subida final a la estación de esquí de Les Orres (hasta el km 2) iban a ser testigos de una etapa para la leyenda, de una obra de coleccionista que sólo grandes como Coppi o Merckx habían realizado, con un sabor a viñedos, a España y a Francia, como sólo un corajudo conquense de Mont de Marsan y un ” loco asturiano” eran capaces de realizar …

No obstante, la etapa comenzaba sin grandes movimientos, con un paso tranquilo por el Col de la Madeleine y el pelotón guardando fuerzas en vista de lo que se le avecinaba. Pero al empezar la subida al siguiente puerto de la jornada, el Col del Telegraphe, el panorama cambió por completo: Fuente empezaba un recital de ataques, al que sólo Ocaña y unos pocos elegidos eran capaces de aguantar. Quedaban 150 km a meta y la carrera saltaba por los aires.

Fuente al ataque. Imagen del comercio.es

Fuente seguía forzando y al paso por la cima del Telegraphe era 1º, con Ocaña a 5″, Thevenet a casi medio minuto, Zoetemelk a 45″ y un grupo de 6 unidades a 1 minuto (Torres, Ovion, Perrin, López Carril y Mariano Martínez). El resto ya no contaban. En el descenso y primeras rampas del Galibier hubo reagrupamiento de los 9 de cabeza, con Ocaña colocándose en 1ª posición para calmar ánimos … pero el Tarangu volvía a intentarlo con un nuevo demarraje. Y en ese momento, cuando quedaban unos 8 kilómetros para la cima, Ocaña decidía que era él quién debía ser protagonista de una etapa para la historia: restando aún más de 130 kilómetros a meta lanzaba un furibundo ataque que sólo Fuente podía seguir, y a duras penas, mientras que por detrás Thevenet cedía poco a poco y Zoetemelk explotaba …

Ocaña desatado. Imagen del blog “Cycling Art”

El conquense, con la mirada perdida, solo sabía tirar, mientras que Fuente no podía ni darle relevo. Finalmente ambos coronaban el imponente Galibier, con Ocaña en 1ª posición y Fuente unos metros atrás, mientras que Thevenet perdía ya más de un minuto. Y aunque con algunos corredores intercalados, Zoetemelk cedía ya casi 4 minutos respecto al dúo de cabeza, diciendo adiós al Tour.

Los españoles en cabeza. Foto de “memorias de un isole”

Tras el descenso y el paso por Briancon era el turno de afrontar otro mito, el Col d´Izoard. Durante la subida Ocaña seguía haciendo todo el gasto, con un Fuente que no daba ningún relevo y provocaba las iras del conquense, que entre tirones y aceleraciones insultaba al asturiano por no querer colaborar. Por detrás solo Thevenet y Martinez aguantaban el tipo, aunque ya a unos 2 minuto del dúo de cabeza.

Ocaña siempre en cabeza. Foto bikeraceinfo.com

En la cima del Izoard, un Fuente que maquinaba poner nervioso a Ocaña para después rematarle en Les Orres, completaba su plan esprintando para pasar 1º, tras no haber dado un solo relevo en toda la subida. Pero el destino a veces juega malas pasadas. Y un inoportuno pinchazo de Fuente al acabar el descenso del Izoard, en Guillestre, hacía que Ocaña se vengara, tirando hacia meta como un poseso sin esperarle (algo que sí hubiera hecho, según declaraciones posteriores, en caso de que Fuente hubiera colaborado con él). Para mas inri, Levitan frenaba el cambio de bicicleta por irregularidad. Fuente veía como sus opciones de atacar en la última subida y ganar la etapa se desvanecían.

Ahora sí, Ocaña sabía que el triunfo estaba en sus manos, que esta mítica etapa sería suya como había sido la de Mourenx de Merckx en el 69 o la de Pinerolo para Coppi en el 49. Estaba haciendo historia y no iba a escatimar esfuerzos. Además por detrás las diferencias eran tremendas, con Thevenet y Martínez a casi 5 minutos, y Zoetemelk, Poulidor o Van Impe a más de 12. Al empezar la subida al último puerto de la jornada, Fuente ya cede 1 minuto y por detrás nadie más cuenta. El conquense se exprime, da todo, sufre y engrandece el Tour, un Tour sin “el caníbal” Merckx pero que aún así está viviendo una gesta “Merckxiana”.

El conquense en la subida final. Imagen de Memoire du Cyclisme

La gesta está a punto de cumplirse, pero al final de la subida Ocaña empieza a mostrar que es humano, cediendo parte de la ventaja que ha llegado a tener con Fuente, casi 2 minutos, para estar en torno al minuto de diferencia. Finalmente Ocaña cruza la meta, ganando a lo campeón. Nada ni nadie le ha regalado nada, no lo necesitaba para vencer el Tour … pero sí para demostrar que él es un grande: no quiere excusas, Merckx no está, pero él habría ganado igualmente con el belga en carrera, parece transmitir. La llegada a meta, dantesca …

El “español de Mont Marsan” cruzando la línea de meta

Tras 7 horas 55 minutos y 47 segundos de ciclismo, de épica, de leyenda, las palabras de Ocaña no pueden ser más gráficas: “Dejadme, estoy cansado. Ya lo veis, nunca había sufrido tanto encima de una bicicleta”. 58 segundos después llegaba Fuente, también exhausto tras el esfuerzo realizado. Y a partir de ahí, el abismo, con diferencias brutales en meta, probablemente las mayores que se habían visto en una gran vuelta desde las míticas cabalgadas de Coppi en 1949 en Giro y Tour: Martínez y Thevenet cedían casi 7 minutos, Perin 12’33”, y el 6º clasificado, un hundido y humillado Zoetemelk, 20’24”, dando tiempo a un pequeño grupo de elegidos. Poulidor, 15º, cedería mas de 22 minutos en meta -> clasificación completa de la etapa.

La clasificación general quedaba prácticamente sentenciada:

  1. Luis Ocaña: 48h 8′ 16”
  2. José Manuel Fuente a 9′ 08”
  3. Bernard Thévenet a 10′ 16”
  4. Michel Périn a 19′ 57”
  5. Joop zoetemelk a 23′ 15”
  6. Herman Van Springel a 23′ 20”
  7. Lucien van Impe a 23′ 44”
  8. Leif Mortensen a 26′ 39”
  9. Raymond Poulidor a 26′ 55”
  10. Raymond Delisle a 27′ 03”

Aún restaba más de medio Tour, pero sin embargo sólo el podio iba a tener emoción. Únicamente una desgracia del calibre de la de Mente 71 podía apartar a Ocaña de la victoria, de un momento de gloria que merecía como nadie y que la ausencia de Merckx ya no iba a empañar. Lo que sí tendría consecuencias sería la negativa de Fuente a colaborar, lo que haría que tuviera a todo el equipo BIC en contra lo que quedaba de carrera, dificultándole puntuar en los altos de montaña y perjudicándole en la lucha por el 2º puesto.

En la etapa siguiente, con llegada en Niza tras un duro recorrido con Cayolle, Valberg, Saint Martin, Turini, Saint Roch (desde Luzeram) y Chateanuef, aunque con los grandes puertos muy lejos de meta, se imponía en solitario López Carril, con casi 9 minutos de ventaja sobre sus perseguidores. De cara a la general la etapa resultó intranscendente, ya que los favoritos, a excepción de un ataque de Perin (4º) en el descenso de Saint Martin, neutralizado por Fuente, Poulidor, Ocaña y Carril en el ascenso a Turini, se tomaron un “descanso” tras la batalla de la jornada previa, llegando a Niza un grupo de unas 30 unidades.

Después de 2 jornadas de transición llegaron los Pirineos, con un doble sector que incluía una crono corta en Perpignan, con victoria para Ocaña, y un final en alto en la tendida ascensión a Pyrénées 2000 (hasta el km 7, falta el tramo final), con triunfo en solitario para Van Impe tras varios intentos previos de Fuente. Al día siguiente, 15 de Julio, se llegaba a Luchon con una larga etapa que incluía los puertos de Puymorens, Aspet, Mente y Portillon (también estaban previstos Port y Peguere -> perfil original, pero las quejas por el descenso de este último provocaron un cambio de ruta). Sí, había que superar de nuevo el fatídico Col de Mente, cuyos recuerdos llevaban a todos 2 años antes, al 12 de Julio de 1971 …

La grave caída de Ocaña en 1971 en el descenso de Mente. Foto de Abc.es (AP)

Aquel día 2 corredores perdían el Tour, Ocaña con su caída y Merckx. El belga estuvo a punto de abandonar sintiendo que ese Tour no era suyo, y aún siendo convencido para continuar rehusaba vestir la prenda amarilla. Ante la pregunta de los periodistas contestaba que ese día no había ganado el Tour, que lo había perdido para siempre …

Sin embargo, esta vez todo iba a ser distinto. Tras mantenerse a la expectativa en Mente, donde atacó Fuente pero fue neutralizado en la bajada, Ocaña se lanzaba a por la victoria en el Portillón junto a Zoetemelk, al que dejaba a 3 km para coronar marchándose hacia la victoria. Entraba en solitario en Luchon, como los campeones, en lo que era su 4ª triunfo de aquel Tour. No conseguía borrar el drama del 71 pero al menos lograba una emotiva victoria, resarciéndose de su caída 2 años atrás y dejando otra impronta más en una carrera que estaba ganando a lo Merckx.

Ocaña en Portillon. Foto de bowmanpoole.wordpress.com

Si no lo estaba ya antes, la victoria en la general quedaba decidida, con Ocaña aumentando su ventaja hasta casi los 15 minutos sobre su inmediato perseguidor, un Fuente que acusaba el desgaste de tantos ataques y de su lucha en solitario contra los Bic, perdiendo en meta más de 4 minutos con Ocaña y 33 segundos con Thevenet -> clasificación completa, que poco a poco iba recortando tiempo respecto al bravo corredor asturiano, acercándose al 2º puesto de la general:

  1. Luis Ocaña: 81h 48′ 39”
  2. José-Manuel Fuente a 14′ 56”
  3. Bernard Thévenet a 15′ 32”
  4. Joop Zoetemelk a 24′ 57”
  5. Herman Van Springel a 28′ 53”
  6. Michel Périn a 29′ 08”
  7. Lucien van Impe a 29′ 14”
  8. Vicente López-Carril a 32′ 03”
  9. Joaquimn Agostinho a 34′ 18”
  10. Raymond Delisle a 34′ 56”

La última etapa pirenaica, con los puertos de Aspin, el mítico Tourmalet (desde St. Marie de Campan) y Soulor, aunque muy lejos de la llegada en Pau, fue un quiero y no puedo de Fuente, con ataques en Aspin y Tourmalet en los que no pudo dejar a Thevenet y Ocaña (si al resto del pelotón, aunque con reagrupamientos en el descenso de ambos puertos). La victoria fue para Pedro Torres, que tras un ataque en la parte final del Soulor llegó a Pau con más de 1 minuto de ventaja sobre sus perseguidores y 3′ sobre el grupo de favoritos.

Dos jornadas después, en la CRI de Burdeos, Thevenet adelantaba a Fuente en la general merced a su 2º puesto en la etapa (sólo superado por Agostinho), aunque con apenas 1 segundo de ventaja, por lo que el Tarangu aún confíaba en recuperar el 2º puesto en la última gran subida de aquel Tour: el Puy de Dôme. Sin embargo, pese a un fuerte ataque a 4 km de la cima con el que inicialmente soltó a todos sus rivales, se hundió en la parte final de la subida, llegando 4º a meta tras Ocaña (que después acabar la etapa necesitó asistencia médica debido al esfuerzo), Van Impe y Thevenet. Era la 2ª victoria de Ocaña en el Puy de Dôme, tras la de 1971, un doblete que sólo Zoetemelk, con victorias en 1976 y 78, pudo igualar posteriormente.

Pero el conquense, que ya llevaba 5 victorias en aquel Tour, quería más. Y lo conseguiría en el primer sector de la última jornada, haciéndose con su 6º triunfo al vencer en la contrarreloj de Versalles, completando una actuación magistral. La victoria en el 2º sector fue para Thevenet, que rubricaba su 2º puesto en la general, mientras que Fuente, que en la CRI había perdido casi un minuto con el francés, tenia que conformarse con el tercer puesto, sin tener tampoco el consuelo de la montaña ya que esta clasificación sería para Pedro Torres.

Ocaña en el podio, con Thevenet a la izquierda, y Van Springel, vencedor de la regularidad, a la derecha. Imagen de cyclinghalloffame.com

La clasificación final no dejaba lugar a la duda:

  1. Luis Ocaña (Bic): 122h 25′ 34”
  2. Bernard Thévenet (Peugeot-BP), a 15′ 51”
  3. José-Manuel Fuente (KAS), a 17′ 15”
  4. Joop Zoetemelk (Gitane-Frigécrème), a 26′ 22”
  5. Lucien van Impe (Sonolor), a 30′ 20”
  6. Herman Van Springel (Rokado), a 32′ 01”
  7. Michel Périn (Gan-Mercier), a 33′ 02”
  8. Joaquim Agostinho (Bic), a 35′ 51”
  9. Vicente López-Carril (KAS), a 36′ 18”
  10. Régis Ovion (Peugeot-BP), a 36′ 59”

Ocaña había ganado como un gran campeón, a lo Merckx, a lo Coppi. Su tortuosa relación con el Tour, con graves caídas en años anteriores, se transformaba en romance. Una bella historia, un gran triunfo. Aún dejaría alguna pincelada más por carreteras francesas, pero sin embargo ya nunca más ganaría una etapa ni vestiría el amarillo. Este Tour de 1973 había sido sin duda su momento, y por fin lo había aprovechado

– – – – –

A modo de epílogo y al igual que en otras entradas similares, como en el recuerdo de la etapa de Bormio 1988, queremos mostrar que, aunque no se suelen ver en La Vuelta, en España es totalmente factible hacer recorridos similares a los de las grandes etapas de Giro y Tour, en este caso la brutal jornada de Les Orres 1973, que incluía los puertos de Madeleine, Telegraphe, Galibier (hasta el túnel), Izoard y la subida final a la estación de esquí.

meribel - les orres

Ciertamente, copiar las características de este recorrido no garantizaría que el espectáculo fuera a ser mínimamente parecido al de la etapa de 1973, donde además de la gran dureza la clave estuvo en la valentía y fuerza de Luis Ocaña y Jose Manuel Fuente, que destrozaron la carrera a más de 130 km de meta. Además de que, tal y como se corre hoy en día, una zona tan larga de falsos llanos antes de la última subida podría ser “matadora” para los ataques lejanos (aunque dependería de la composición de los grupos).

Pero al menos la inclusión de grandes puertos de paso y un fuerte desnivel acumulado si facilitaría que hubiera más batalla desde lejos y diferencias en meta que en las habituales etapas de alta montaña de la Vuelta, donde la única subida de categoría Especial suele ser la llegada, abusándose de los finales en alto duros. Y es que el principal déficit histórico de la ronda española respecto a Giro y Tour es sin duda la ausencia de grandes puertos de paso -> puertos de las GV desde 1979. Y no porque no los haya, sino porque la mayoría de ellos siguen inéditos o están muy infrautilizados.

Este es precisamente el caso de los Especiales de paso que hemos elegido para hacer el papel de Madeleine, Galibier por Telegraphe e Izoard: Cabeza de Manzaneda, incluído sólo una vez en La Vuelta y como llegada; Fonte da Cova, un coloso de 1500 m de desnivel completamente inédito; y Llano de las Ovejas, también inédito (salvo en la Vuelta a León), aunque subido en 2 ocasiones hasta el Morredero. Hay que decir que tanto Cabeza de Manzaneda como Fonte da Cova, a pesar de su dureza, no son tan exigentes como Madeleine y Galibier, pero se podría compensar con un doble paso por Ermida (el 2º por la vert. oeste) y terminando en Foncebadón, que al subirse por Molinaseca sería más duro que Les Orres. Con inicio en A Rua y una travesía por Ponferrada antes de la subida final el kilometraje sería casi idéntico, así como el desnivel -> cuadro comparativo.

aruapetin-foncebadon_ponferrada

Sin embargo, tendría el inconveniente de los 15 km llanos entre el final del descenso del Llano de las Ovejas y el repecho previo a Foncebadón, muy perjudiciales para los corredores en solitario … algo que se podría evitar eliminando el rodeo por Ponferrada, ya fuera suprimiéndolo entero, sin llegar a cruzar el río Boeza, o circulando sólo por la zona sur de la localidad (Av. el Castillo y Av. de Molinaseca) antes de dirigirse hacia Foncebadón. En cualquier caso, quedaría una etapa más corta pero con mejor continuidad entre los puertos, favoreciendo a priori los ataques lejanos. Tenemos que aclarar que en en ambos perfiles las categorías de las ascensiones no son las “reales”, sino las que se ajustan al modo en que estaban marcados los puertos en la etapa de Les Orres.

aruapetin-foncebadon_directo

Y aún habría otra opción para el tramo entre el final del descenso del Llano de las Ovejas y el inicio de Foncebadón: el Alto de Lombillo, una subida estrenada en la Vuelta en 2008 (aunque en sentido contrario) y con 2 km iniciales al 10%, que con el desgaste acumulado y las piernas frías tras el descenso podría hacer mucho daño. Tiene la pega de la peligrosidad de la bajada hacia Molinaseca, estrecha y con fuerte pendiente (aunque creemos que completamente factible), aparte de que supondría una pequeña trampa respecto a la etapa de Les Orres … pero serviría para “clavar” el coeficiente de los puertos -> cuadro comparativo, además de ser la opción más interesante a nivel deportivo.

aruapetin-foncebadon_lombillo_

– – – – –

Anuncios

6 comentarios en “Tour de Francia 1973 – Ocaña gana a lo campeón

  1. Una muy parecida también, aunque cambia un poco el orden de los puertos es la que se publicó en revista Desde La Cuneta con La Cabra, Monachil, Hazas LLanas y Alguacil, haciendo La Cabra el papel de Madeleine, Monachil de Izoard, Hazas Llanas de Telegraphe+Galibier (con descenso intermedio incluido también como en el caso francés) y Alguacil haciendo de Les Orres. En los dos primeros casos se pierde con los franceses en dureza (al menos haciendo caso al coeficiente), en el tercero se puede considerar similar y en el último caso creo que es más duro el español. Con esto se demuestra que si se quiere se puede y que por falta de terreno no es. No estoy seguro pero el desnivel acumulado debe rondar los 5500 metros a ojimetro.

  2. Hola Kiddo.

    La etapa que mencionas es impresionante, con desgaste, un coloso de paso como Sierra Nevada por Haza Llana y una subida final durísima.

    Pero salvo porque en ambos casos hay 4 grandes subidas, sus características son diferentes a la etapa de Les Orres, con puertos más rompedores pero con un kilometraje total inferior, aunque a cambio también hay menos llano. Además Alguacil es una llegada mucho más dura que Les Orres.

    En cualquier caso, ojalá se haga alguna vez algo parecido. Y si se asfaltara el descenso de Alguacil, como se anunció hace unos años, las posibilidades serían aún mejores, pudiendo acabar en Granada capital o en Guadix.

    Un saludo.

  3. Pingback: Los 75 mejores deportistas españoles (olvidados) | Deporte.flv

  4. Pingback: El caníbal del ciclismo | Revista Idaraya

  5. Ocaña gana a lo campeon? Ocaña gano a lo maricon ,ponerse a tirar y no esperar a fuente cuandpo pincho ,ay demostro ser mala persona y muy mal deportista

    • Hola Alex.

      Te agradecemos que hayas dejado un comentario, pero no que lo hagas con insultos. Se puede decir lo mismo con un lenguaje más respetuoso, sin necesidad de insultar a ningún corredor.

      Entrando en materia, el título de la entrada no es sólo por la etapa de Les Orres, sino por el Tour en general, que acabó ganando con más de 15 minutos de ventaja sobre el 2º. Respecto a esa jornada, tanto Ocaña como Fuente hicieron un etapón. Cada uno luchó con sus armas, e igual que Fuente no estaba obligado a colaborar con Ocaña, éste tampoco tenía por qué esperarle después de un pinchazo. Las averías y caídas, siempre que no sean provocadas, son parte de la carrera.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s