TOUR DE FRANCIA 2013

Banner Tour 2013

Al igual que en las demás carreras de 3 semanas, el análisis de la prueba estará dividido en varias partes, para facilitar la búsqueda de la información y que no quede una entrada excesivamente larga.

En esta 1ª parte: introducción e historia, análisis general del recorrido y participación.

Las demás entradas sobre el Tour de Francia 2013:

  • Previo (en octubre 2012, con análisis global, etapas importantes y enlaces a puertos)
  • Alpe d´Huez (altimetrías, subidas anteriores, momentos míticos, etapa 2013)
  • 2ª semana (análisis de las etapas 10ª a 15ª)
  • 3ª semana (análisis de las etapas 16ª a 21ª)

Por otro lado, ya está disponible el especial sobre el Tour de la revista “Desde la Cuneta”, así como la guía de Javi Fuertes:

– – – – –

Introducción e historia

Este sábado 29 de junio dará comienzo el Tour de Francia 2013, una carrera muy especial ya que se cumple la edición nº 100 en la historia de la prueba, un tiempo en el que se ha convertido en la vuelta por etapas más prestigiosa de la temporada, así como la más esperada por la gran mayoría de los aficionados al ciclismo profesional, siendo el tercer acontecimiento deportivo más seguido después de los Mundiales de fútbol y las Olimpiadas, con la ventaja de disputarse cada año.

El origen del Tour data de inicios del siglo pasado, cuando Geo Lefevre, un redactor del periódico L´Auto (actualmente L´Equipe), le propuso a su director, Henry Desgranges, la celebración de una carrera ciclista que uniera las principales ciudades francesas, para conseguir aumentar las ventas del periódico y superar al diario Le Velo. De este modo, en julio de 1903 y no sin dificultades, incluyendo un cambio de fechas respecto a lo que estaba previsto, se disputó la 1ª edición del Tour de Francia -> mapa, con 2.428 km divididos en 6 larguísimas etapas y victoria final para Maurice Guerin, con casi 3 horas de ventaja sobre el 2º y a una velocidad media de 25,7 km/h.

El final de la 1ª edición, con M.Guerin y L.Georget. Foto de Nationaal Archief

Durante los primeros años los organizadores tuvieron muchos problemas para sacar la carrera adelante, lo que les llevó a buscar nuevos alicientes.  De este modo, en 1905 la general se hizo por puntos (sumando la posición en cada etapa, era 1º el que acumulara menos puntos) en lugar de por tiempos, aunque volvería a calcularse de ese modo en 1913. Además, aumentó el nº de etapas de 6 a 11, sustituyendo el Col de la Republique, única dificultad montañosa de las primeras ediciones, por Ballon d´Alsace en los Vosgos y Bayard y Laffrey en los Alpes.

Esto reactivó la prueba, pero cuando en 1909 Francois Faber, un corredor de casi 90 kilos, fue capaz de ganar 6 etapas y la general final, los organizadores decidieron dar una vuelta de tuerca más, estrenando los Pirineos en 1910 con 2 etapas brutales, sobre todo por el kilometraje y las condiciones de la época: Perpiñán – Luchon (289 km) con Port, Portet d´Aspet y Ares, y Luchon – Bayona (326 km) con Peyresourde, Aspin, Tourmalet, Aubisque y Osquich. Durante esta 2ª etapa, al coronar el Aubisque, se produjo el famoso grito de Octave Lapize en contra de los organizadores: “¡Asesinos!”. En el artículo Memoria de un asesinato se puede rememorar la gestación y desarrollo de esta mítica etapa.

A pesar de las quejas de los corredores, el gran éxito deportivo y mediático hizo que en 1911 los organizadores no sólo repitieran las jornadas pirenaicas sino que se atrevieran con el más difícil todavía: una etapa en el corazón de lo Alpes, Chamonix – Grenoble (366 km), en la que se estrenó el imponente Galibier (hasta la cota 2.556 m, atravesando la parte final por el túnel). El ciclista que pasó 1ª la cima fue Émile Georget, que tras 2h y 38′ de ascensión sin poner pie a tierra exclamó ante los aficionados: “¡Os he dejado pasmados”!. El impacto del Galibier fue tal que el propio Desgranges abrió el periódico L´Auto al día siguiente con un “acta de adoración” a la grandiosidad del puerto y el esfuerzo de los corredores para superarlo.

Ya con Pirineos y Alpes consolidados en el recorrido, el Tour fue creciendo en importancia, así como en kilometraje y nº de etapas, alcanzando los records de 5.745 km en 1926 y 31 etapas en 1937 (12 normales, 5 con doble sector y 3 con triple). La carrera sólo dejó de disputarse durante las 2 Guerras Mundiales, de 1915 a 1918 y de 1940 a 1946. Y fue justo tras el 1º de estos conflictos, en 1919, cuando el Tour estrenó una de sus señas de identidad: el maillot amarillo para distinguir al líder de la clasificación general. El resto de maillots fueron introducidos mucho más tarde, con el maillot verde de la regularidad y el blanco con puntos rojos de la montaña estrenándose en 1953 y 1975 respectivamente.

A lo largo de la historia hay 4 corredores que destacan claramente en el palmarés del Tour, habiendo obtenido 5 victorias en la general de la prueba: Jacques Anquetil (1957, 61, 62, 63 y 64), Eddy Merckx (1969, 70, 71, 72 y 74), Bernard Hinault (1978, 79, 81, 82 y 85) y Miguel Indurain (de 1991 a 1995), teniendo Merckx el record de victorias de etapa y días de amarillo con 34 y 96 respectivamente. Cabe señalar que hasta el año pasado figuraba en cabeza del palmarés Lance Armstrong, con 7 triunfos consecutivos (de 1999 a 2005), pero su sanción por dopaje ha hecho que todos sus resultados en esa época sean eliminados, quedando la victoria vacante debido a “la nube de sospechas que permanece desde ese periodo oscuro”, según palabras del comunicado que publicó la UCI.

Mención especial para Philippe Thijs y Gino Bartali, con 3 y 2 victorias respectivamente pero que sin los parones provocados por las guerras mundiales podrían haber alcanzado un palmarés mayor. De hecho, fueron capaces de ganar antes y después, con 10 años de diferencia en el caso de Bartali: de 1938 a 1948. Otros ciclistas con resultados de mucho mérito son Raymond Poulidor, con 8 podios, y Joop Zoetemelk, con 7 (incluída una victoria), ambos con carreras muy largas pero perjudicados al haber coincidido con grandes dominadores: Anquetil y Merckx en el caso de “Pou Pou”, y el propio Merckx e Hinault en el de Zoetemelk.

Respecto a los corredores españoles, si bien hasta finales de los 50 sólo Bernardo Ruiz acabó en el podio, 3º en 1952, desde entonces se han convertido en grandes protagonistas, destacando las victorias de F. M. Bahamontes en la edición de 1959 (más otros 2 podios y nada menos que 6 clasificaciones de la montaña), Luis Ocaña en 1973, Pedro Delgado en 1988 (más otros 2 podios), el “repóker” de Miguel Indurain en la década de los 90, Oscar Pereiro en 2006 (tras el positivo de Landis), Carlos Sastre en 2008 y Alberto Contador en 2007 y 09 (también acabó 1º en 2010 pero fue sancionado posteriormente), colocándose como el tercer país con más triunfos en la general después de Francia y Bélgica, que dominan el palmarés con 36 y 18 victorias respectivamente.

En el resto de categorías, Richard Virenque tiene el mayor nº de victorias en la clasificación de la montaña, con 7 triunfos (1994, 95, 96, 97 , 99, 03 y 04) superando las 6 victorias que consiguieron 2 de los mejores escaladores de la historia, el mencionado Bahamontes y Lucien Van Impe. Eric Zabel domina  la clasificación de la regularidad, con 6 triunfos consecutivos entre 1996 y 2001, seguido por los 4 maillots verdes de Sean Kelly; mientras que Jan Ullrich y Andy Shleck empatan a 3 victorias en la clasificación de los jóvenes.

El año pasado la victoria en la general fue para Bradley Wiggins, que tras hacerse con el liderato en el primer final en alto (7ª etapa), y apoyado por su superioridad en las cronos y el dominio del equipo Sky en casi todo tipo de terrenos, ya no abandonó el amarillo hasta el final de la prueba, quedando 2º su compañero de equipo Chris Froome, el más fuerte en las etapas de montaña, y 3º Vincenzo Nibali, el gran animador de la prueba pero que no pudo con la tiranía de Sky. El primer español en la general fue Haimar Zubeldia, 6º, aunque también cabe destacar las victorias de etapa de Luis León Sánchez y Alejandro Valverde.

  1. Bradley Wiggins (Sky) 87h 34′ 47”
  2. Christopher Froome (Sky) a 3′ 21”
  3. Vincenzo Nibali (Liquigas) a 6′ 19”
  4. Jurgen Van Den Broeck (Lotto) a 10′ 15”
  5. Tejay van Garderen (BMC ) a 11′ 04”
  6. Haimar Zubeldia (RadioShack) a 15′ 41”
  7. Cadel Evans (BMC) a 15′ 49”
  8. Pierre Rolland (Europcar) a 16′ 26”
  9. Janez Brajkovic (Astana) a 16′ 33”
  10. Thibaut Pinot (FDJ) a 17′ 17”

El podio final de 2012, con Wiggins flanqueado por Froome y Nibali. Foto © A.S.O.

– – – – –

Recorridos

Una de las señas de identidad de la prueba han sido una serie de grandes puertos de paso que por su dureza (sin rampas exageradas pero largos y con mucho desnivel) y habitual presencia en carrera han sido claves en muchas ediciones, convirtiéndose en míticos. En ese sentido destacan, aparte de los ya mencionados Tourmalet, Aubisque, Peyresourde y Galibier, los puertos alpinos del Izoard y Vars (estrenados en 1922); Glandon / Croix de Fer (1947); Mont Ventoux (1951), aunque después ha sido final de etapa en bastantes ocasiones; Madeleine (1969), si bien hasta 1975 no se subió por esta vertiente; y Joux Plane (1978), más corto que los anteriores pero con mayor pendiente media.

En 1952 se produjo una novedad fundamental: los primeros finales en alto, con el estreno de Alpe d´Huez, “la montaña de los holandeses”, Sestriere, en territorio italiano, y Puy de Dôme, un muro en el Macizo Central. Lo curioso es que estas llegadas, que hoy en día abundan en las carreras, no gustaron en su momento, ya que la lucha podía quedar reducida a la subida final. “Nada incita a militar por llegadas en alto”, declaró J. Goddet (jefe de la sección de ciclismo en L´Equipe) después de la etapa de Huez. Esto provocó que salvo cronoescaladas, Ventoux 1958 y Puy de Dôme 1959, no hubiera más finales en alto hasta 1961, y sólo 1 ó 2 en ediciones posteriores. Sería en la década de los 70 cuando empezaron a ganar protagonismo, incluyendo el retorno de Alpe d´Huez en 1976, siendo desde entonces la subida más icónica de la prueba, con 27 llegadas.

El lado negativo de repetir tanto ciertas subidas es que han dejado de lado otras igual o incluso más interesantes, con grandes puertos inéditos u olvidados desde hace años por los organizadores. Destaca el potencial de varias regiones poco transitadas por el Tour, como los Pirineos Atlánticos (Issarbe, Arthaburu, Ahusquy, etc), Alpes de Sur (Cayolle, Champs, Couillole, Turini, etc) y la zona entre Bellegarde y Grenoble (Biche, Chat, Coq, Luitel, etc); así como las “caras b” de algunos puertos clásicos que siguen inéditas (salvo en los tramos compartidos con la vertiente tradicional), como Madeleine SOViscos (Luz Ardiden N), Signal du Bisanne (Saisies SO), Col du Pre -falta el final- (Cormet de Roselend O). Un caso peculiar es el del Iseran S, bajado en varias ocasiones pero ignorado como subida desde 1963.

Es cierto que en los últimos años han dado pasos positivos en este aspecto, como el estreno de Romme en 2009; Hourquette d´Ancizan en 2011; Grand Colombier y Col de Peguere en la edición de 2012; y Chatillón-Semmoz y la otra cara de Alpe d´Huez, Sarenne (aunque utilizado como descenso) este año, pero aún quedan muchas otras grandes ascensiones por descubrir o recuperar, tanto en los Alpes y Pirineos como en el Jura, Macizo Central y los Vosgos.

La etapa más mediática de esta edicion, con la tradición de Alpe d´Huez y la novedad de Sarenne

Otra característica habitual ha sido la gran cantidad de km contrarreloj, con largas cronos individuales y por equipos. Esto, unido a la dureza de la montaña, hacía que para alcanzar el podio los corredores tuvieran que ser muy completos, subiendo bien y a la vez siendo grandes rodadores y bajadores (o muy superiores en alguno de los aspectos), con el nivel del equipo como otro factor clave cuando había CRE. Sin embargo, desde 2008 se han producido “bandazos” en este aspecto, con un claro descenso en el nº y longitud de las cronos durante varias ediciones, llegándose a batir records negativos en 2011, y recuperando las 2 cronos individuales largas en 2012, superando los 100 km de CRI.

En cuanto a la estructura, durante mucho tiempo el esquema del recorrido fue similar año tras año (con excepciones), algo provocado por las características orográficas del país pero también por el inmovilismo de los organizadores una vez que dieron con su recorrido ideal. Desde mediados de los 60 hasta hace pocos años lo habitual era empezar con un prólogo, seguido por una 1ª semana de etapas llanas (y hasta los 80 con alguna jornada de pavé) e incluyendo una crono individual y otra por equipos, para a continuación afrontar la alta montaña, ya fueran Alpes o Pirineos (normalmente rotando de una edición a otra), seguido por varias etapas de enlace antes de encarar el 2ª bloque montañoso y las jornadas de aproximación a París, con una CRI en los últimos días.

Sin embargo en las últimas ediciones, con Christian Prudhomme al mando desde 2007 en sustituicion de Jean Marie Leblanc, se han producido bastantes cambios respecto a la tradición, tanto para bien, con menos etapas llanas en la 1ª semana y más media montaña, como para mal, con la mencionada reduccción de km contra el crono y la menor dureza de la alta montaña (en general), haciendo además que la última gran etapa acabe en un HC. Así, después del gran recorrido de 2007, con exigente y variada alta montaña y buenas cronos, faltando sólo algo más de media montaña para el sobresaliente, llegó un Tour 2008 novedoso y con una 1ª semana muy atractiva, pero que después resultaba decepcionante al haber sólo una jornada con 3 grandes puertos, además de una estructura donde las etapas se estorbaban entre sí, con las llegadas en alto como final de bloque, perjudicando los ataques en las jornadas previas.

El trazado de 2009 fue aún más original … pero también más decepcionante, ya que tenía ideas interesantes pero muy mal ejecutadas (en nuestra opinión): etapas de montaña sin finales duros pero con demasiado llano entre puertos o hasta meta, y una última jornada decisiva de montaña en vez de crono pero con final en alto y encima unipuerto. De hecho, en la mayoría de etapas había opciones mejores que las programadas. Además la carrera estaba descompensada, con una 2ª semana muy floja y un total de CRI muy escaso, apenas 56 km. En el lado positivo destaca el etapón de Le Grand Bornand -> resultado / vídeo, que provocó enormes diferencias (el 10º a más de 6 minutos)  y fue la mejor jornada de todas las GV en la temporada 2009.

Comparado con 2009, el recorrido de 2010 supuso un gran avance: no más de 2 etapas llanas seguidas, mucha media montaña y alta montaña muy variada, además de incluir una etapa con pavé, siendo globalmente un trazado muy duro. Pero no todo era positivo: de nuevo muy pocos km de crono, un diseño mejorable en algunas etapas y ni un sólo gran puerto novedoso, algo que si habían aportado ediciones previas. A la hora de la verdad la pobre actitud de los favoritos en etapas clave hizo que la prueba resultara decepcionante, aunque también hubo alguna jornada espectacular, como Saint Jean de Maurienne -> resultado, con el grupo roto a 40 km de meta en las rampas de la Madeleine, y la etapa de pavé, que lamentablemente no se ha vuelto a incluir desde entonces.

El recorrido de 2011 se podía dividir en 2 partes: una 1ª mitad donde abundaban las jornadas más o menos llanas pero con final en repecho, y una 2ª mitad donde se acumulaban todas las etapas decisivas, con un exceso de finales en duros (4 llegadas HC/1ª muy duro) y apenas 42,5 km de CRI, una cifra ridícula para un GV y que encima no llegaba hasta el penúltimo día. Esta descompensación, unida a una actitud “amarrategui” de la mayoría de favoritos, hizo que las 2 primeras semanas fueran muy aburridas, además de producirse muchas caídas … aunque la emocionante semana final, con espectaculares ataques lejanos de Contador y Andy Schleck, salvó en parte la prueba.

El trazado de 2012 fue un cambio radical, reduciéndose la cantidad y dureza de finales en alto, recayendo el protagonismo en los puertos de paso, y aumentando los km de crono gracias a 2 CRI largas (algo que no sucedía desde 2007), ademas de tener las etapas decisivas más repartidas. Sin embargo, pese a que la idea general era buena fallaba la ejecución, con un orden de las etapas y diseño de las mismas mejorable -> alternativas. A la hora de la verdad la carrera tuvo 2 partes muy diferentes: una 1ª mitad muy entretenida y con ataques lejanos de los favoritos en varias etapas … pero una 2ª con Pirineos decepcionantes y notándose mucho la ausencia de Contador y los hermanos Schleck, con un exagerado dominio de Sky y la general decidida muy pronto.

– – – – –

Recorrido del Tour 2013

Vídeo-presentación oficial / Libro de ruta definitivo (archivo PDF)

El recorrido de este año supone una nueva vuelta de tuerca, dando marcha atrás a parte de los cambios que se vieron en 2012: aumenta la dureza de los finales en alto, con 3 llegadas en HC; se reducen los km de CRI, pasando de 101 a 65 km, aunque manteniendo 2 cronos individuales (la 2ª mixta al incluir 2 puertos); y la media montaña pierde relevancia, con varias etapas pero en general poco selectivas.

No obstante, pese a que la estructura general si se asemeja bastante a la tradición del Tour (salvo por una última etapa decisiva de montaña en lugar de CRI), con 2 cronos individuales y una por equipos, y protagonismo para la alta montaña, con 2 bloques en Pirineos y Alpes, este último muy duro, resulta sorprendente que en la edición nº 100 haya más novedades que homenajes a la historia de la carrera. Y es que por primera vez el Tour de Francia viajará hasta la preciosa isla de Córcega, donde se disputarán las 3 primeras etapas -> vídeo, para tras 21 jornadas y 3405 km finalizar en los Campos Elíseos de París, la llegada habitual … pero en esta ocasión programada como etapa nocturna (los km finales).

En lo relativo a los puertos, las grandes novedades serán el estreno de la dura subida a Crêt de Chatillón (Semnoz), muy cerca de Annecy; así como la utilización por 1ª vez de Alpe d´Huez como puerto de paso, hasta el Col de Sarenne, en una etapa que finalizará en la estación de sky tras realizar una 2ª subida, siendo la jornada más mediática del recorrido aunque no la más dura. Por otro lado, todas las etapas tendrán lugar en territorio francés, algo que no sucedía desde el año 2003.

listado etapas tour 2013

Así pues, la carrera se inicia en Córcega, con una etapa inagural muy llana entre Porto Vecchio y Calvi, al norte y sur de la isla respectivamente, circulando durante gran parte de la ruta en paralelo al mar y siendo una jornada muy favorable para los sprinters, con el doble premio de etapa y liderato para el ganador. La 2ª jornada es más corta pero con un trazado más duro, incluyendo en la parte central el encadenado de Serra + Vizzavona, y con la cota de Salario (1 km al 9%) a 12 km de meta -> tracks parte final. Al día siguiente hay nueva etapa de media montaña, también rondando los 150 km pero con los puertos más repartidos a lo largo de la ruta, incluyendo el Col de Marsolino (3,3 km al 8,1%) a sólo 13 km de meta, si bien el terreno previo, muy “pestoso” al incluir varios repechos y carreteras plagadas de curvas -> últimos 95 km, puede deparar alguna sorpresa.

En la jornada siguiente, después del traslado a la Francia continental, le tocará el turno a una contrarreloj por equipos con salida y llegada en Niza, aunque por su escasa longitud, apenas 25 km, no deberían marcarse grandes diferencias entre la mayoría de escuadras. La 5ª etapa, con final en Marsella, es una de las más largas de toda la prueba (229 km), y cuenta con un recorrido “rompepiernas”, con las cotas de La Bastide y La Gineste en la parte final -> últimos 85 km, aunque son subidas muy tendidas, habiendo opciones tanto para los velocistas completos como para las escapadas lejanas. La 6ª jornada, que llevará a los corredores hasta Montpellier, es muy llana, siendo a priori una de los etapas más favorables para los sprinters puros. La etapa siguiente, con llegada en Albi, tendrá un recorrido más complicado al atravesar el Macizo Central, con el Col des 13 Vents, Croix de Mounis, Quintaine y Teillet como cotas puntuables, esta última a 35 km de meta, siendo una jornada propicia para las escapadas (ojo a la posibilidad de fuga-bidón).

El fin de semana llegará la alta montaña, con 2 interesantes etapas en los Pirineos. La primera de ellas, en la 8ª jornada, termina en la estación de esquí de Ax 3 Domaines, con 7,8 km al 8,2% de media, previo paso por el espectacular Pailheres, con 15,3 km al 8% y preciosos paisajes, un encadenado que se ha convertido en todo un clásico de la prueba, siendo la 4ª vez que se incluye desde el estreno de Pailheres en 2003. El último antecedente data de 2010, con victoria para Riblon -> clasificación / vídeo y escasas diferencias entre los favoritos, con A. Schleck y Contador “jugando al ratón y al gato” en la subida final. Al día siguiente, justo antes de la 1ª jornada de descanso, etapa con final en Bagneres de Bigorre y 5 puertos de dificultad media en el recorrido, destacando el tríptico de Peyresourde, con 13 km al 7% de media, Azet (desde Genos) y Hourquette d´Ancizan, 4 km iniciales al 8,8%, restando 30 km desde la cima de este último a meta, la mayoría de ellos de bajada, pudiendo ser una jornada muy entretenida si los corredores se muestran combativos y hay ataques de los favoritos.

El perfil general de las etapa de media y alta montaña de la 1ª semana

Después de la jornada de descanso y el largo traslado a Saint Nazaire, en la región de Pays de la Loire, la prueba se reanudará con una etapa llana (aunque con pequeños repechos) con llegada en Saint Malo, siendo una jornada muy propicia para los sprinters. Sin embargo, al día siguiente, hay una etapa clave para la general: una contrarreloj individual de 33 km con final en el precioso Mont Saint Michel, en la región de Baja Normandía y situado en una isla mareal. No obstante, a pesar de ser una etapa muy favorable para los rodadores potentes y especialistas contra el crono, las diferencias entre los primeros no deberían ser sean muy grandes, ya que el kilometraje es más corto de la habitual.

Superada la crono la carrera tomará dirección sureste, atravesando la zona central de Francia con 3 jornadas sin grandes dificultades seguidas. La 1ª de ellas, en la etapa 12ª, acabará en la localidad de Tours tras 218 km, una localidad famosa por ser la llegada de la clasica centenaria París-Tours, si bien la meta no estará situada en la Avenida de Grammont sino junto al Parque de Exposiciones. Al día siguiente, nueva jornada llana, en este caso con final en Saint Amand de Montrond, aunque los favoritos no pueden despistarse debido al peligro de abanicos, siendo en cualquier caso un día propicio para los sprinters. La etapa 14ª, con llegada en Lyon, es más complicada, ya que si bien no incluye grandes puertos tiene un recorrido rompepiernas, destacando por su dureza las cotas de Bourg Thizy y Pilon (aunque no pasan de 3ª) y por su cercanía a meta Croix-Rousse y La Duchère, siendo un día favorable para los clasicómanos.

Antes de la 2ª jornada de descanso y coincidiendo con el día de la fiesta nacional francesa, el 14 de julio, se disputará la etapa más larga de esta edicion, con 242 km y final en Mont Ventoux, también conocido como “el gigante de la Provenza” y que con 21 km al 7,5% de media (los últimos 16 km al 8,5%) es uno de los puertos más duros que se han afrontado en carrera, siendo la 2ª subida francesa con mayor coef. APM que se ha pasado en el Tour. A la dureza de sus rampas hay que añadir el viento que suele soplar en los últimos km, sin vegetación y con un “paisaje lunar”, haciendo que sea difícil circular en solitario. Pese a no haber grandes subidas previas, atención al largo kilometraje, que puede provocar hundimientos si hace mucho calor. La anterior llegada fue en la 20ª etapa del Tour 2009 -> clasificación / vídeo, con victoria para Gárate y escasas diferencias entre los favoritos salvo Kloden, si bien el kilometraje era mucho más corto.

El perfil general de las etapas alpinas, que incluyen hasta 6 HC

Después del día de descanso ya no habrá tregua, con una última semana durísima que comienza con una etapa de media montaña con final en Gap y el Col de Manse a sólo 12 km de meta, la mayoría de bajada. Señalar que los 70 km finales serán idénticos a los de la etapa de 2011 -> clasificación / vídeo, con victoria de Hushovd por delante de Boasson Hagen y mucho movimiento de los favoritos, con un ataque de Contador en Manse al que dio continuidad Evans en la bajada. En la jornada 17ª se disputará la 2ª crono individual, uniendo las localidades de Embrun y Chorges con un recorrido muy exigente que incluye los puertos de Puy Sanières y Saint Apollinaire (hasta el cruce del km 8,2 + otros 3 km de “cresteo”), sin haber apenas terreno llano, siendo más favorable para los corredores completos y que lleguen en un buen estado de forma que para los rodadores.

Después de la contrarreloj volverá la alta montaña, con un duro tríptico en los Alpes a priori decisivo. La 1ª de estas jornada, en la etapa 18ª, incluirá los puertos de Manse (por una vertiente distinta a la etapa previa, Ornon y un doble paso por Alpe d´Huez, el 1º de ellos continuando la subida hasta el inédito Sarenne, para tras su largo descenso, con una 1ª mitad muy complicada, y un pequeño tramo llano afrontar la subida definitiva a la estación, con 13,8 km al 8% de media. Como decíamos anteriormente, Alpe d´Huez es la subida más icónica en la historia moderna de la carrera, con nada menos que 27 llegadas desde 1976 -> altimetrías, recorridos, vencedores y momentos míticos, varias de ellas decisivas para la clasificación final de la prueba. La subida más reciente fue en la antepenúltima etapa de 2011 -> clasificación / vídeo, con victoria para Rolland por delante de S. Sánchez y Contador, este último gran animador merced a su ataque lejano en el Galibier.

La etapa siguiente, entre Bourg d´Oisans y Le Grand Bornand, es la más dura de esta edición, superando los 200 km y con alrededor de 4900 m de desnivel acumulado, siendo una jornada propicia para corredores de fondo. Eso si, los grandes puertos, Glandon, muy irregular pero con tramos durísimos, y la Madeleine, con 19 km al 7,9% de media, están en la parte inicial de la ruta, dando paso a una zona central llana antes de las subidas a Tamié, L´Epine, con 5 km centrales al 8%, y Croix Fry, con 11,7 km al 7% de media, más modestas pero bien encadenadas, restando desde Croix Fry 13 km para la línea de meta, casi todos ellos de bajada. Un trazado muy similar al de la etapa de 2004, cambiando sólo el rodeo entre los primeros puertos (este año es más largo) y la presencia de Epine en lugar de Forclaz.

Como final del tríptico y última oportunidad para ver cambios en la general, la organización ha programado una jornada muy corta, de sólo 125 km pero con final en la estación de Semmoz, en la Crêt de Chatillón (desde el km 15,5): un duro puerto cercano a Annecy que cuenta con 10,7 km finales al 8,5% -> perfil oficial, siendo además su estreno en el Tour. Previamente los corredores tendrán que superar el Mont Revard (desde la cota 580 m), con 16 km al 5,6% de media, aunque desde el final del descenso al inicio de Chatillón hay 20 km llanos. Superada esta jornada solo quedará el clásico final en los Campos Elíseos de París, si bien con la novedad de disputarse por la tarde-noche, con la llegada prevista en torno a las 21.30 h.

Un recorrido exigente y variado, sin ninguna jornada completamente “redonda” pero si con bastantes etapas que pueden resultar importantes para la general, aunque concentrando la dureza en una semana final que salvo por la etapa de París no ofrece respiro. De todos modos, aunque está bien servido de grandes puertos, con 7 HC (3 de ellos como llegada) y otros tantos 1ª claros, a priori no es más duro que los de años anteriores, con una suma del coeficiente de los 15 puertos principales casi idéntica pero con menor kilometraje total y una media montaña más floja. En la comparativa con las demás GV, sale perdiendo en dureza con el Giro (teniendo en cuenta el recorrido programado, no el que se hizo finalmente con etapa suspendidas o modificadas por el mal tiempo) pero gana respecto a la Vuelta a España.

La tabla de los 15 puertos más duros del Tour de Francia 2013

En el tema de las contrarrelojes esta edición se sitúa en un punto intermedio, con 36 km menos de crono individual que en 2012 y estando también muy por debajo de la media histórica de la carrera … pero superando a los Tours de 2009, 2010 y 2011, aunque salvo a este último, que tenía apenas 42 km de CRI, por escasa diferencia. Por otro lado, cabe señalar la recuperación de la crono por equipos, una disciplina clásica en el Tour pero que desde la larga CRE del año 2005 sólo había estado presente en 2 ediciones.

Evolución de las cronos desde 1979. Click para las tabla con las cifras detalladas

Haciendo una valoración crítica y más subjetiva, creemos que es un recorrido interesante pero que podría haber sido mejor cuidando más los detalles, tanto en la estructura global de la prueba como sobre todo en el trazado concreto de las etapas, resultando algo decepcionante para las expectativas creadas en torno a la edición nº 100. Dentro de los aspectos positivos, destaca su gran variedad, con jornadas muy diferentes entre sí, tanto en diseño como en kilometraje (si bien en algún caso demasiado corto); el orden, sin que las etapas se estorben entre si (salvo la jornada de Semmoz); los buenos encadenados de puertos, tanto en las etapas pirenaicas como en la jornada de Alpe d´Huez y tercio final de Le Grand Bornand, dando buenas opciones para mover la carrera desde lejos; la presencia de 2 cronos individuales + una CRE, que si bien pensamos que son demasiado cortas al menos hacen que el recorrido no esté tan desequilibrado como la mayoría de GV de los últimos años; y los hermosos paisajes que se atravesarán durante la prueba, algunos inéditos en el Tour como la isla de Córcega.

En el lado negativo, no hay una auténtica etapa reina, ya que a la más dura, Le Grand Bornand, le falta continuidad entre los colosos iniciales y los 3 últimos puertos, y a la que se está vendiendo como reina, Alpe d´Huez, le falta desgaste antes de los 90 km finales, que eso sí, a priori son muy interesantes. Por otro lado, pese a la buena noticia del estreno de Chatillón, la jornada de Annecy resulta decepcionante, con un kilometraje ridículo y 20 km llanos desde el puerto previo Además, debido a su colocación y a la dureza de la subida final, puede perjudicar el desarrollo de la etapa previa, algo que se podía haber evitado cambiando el orden con Le Grand Bornand o poniendo la llegada en el propio Annecy. En lo relativo a las contrarrelojes, la CRI de Saint Michel es demasiado corta como para compensar la montaña, lo que además de desequilibrar la prueba puede provocar mayor conservadurismo, sobre todo en los Pirineos. Es cierto que hay otra CRI más, pero su trazado no favorece a los rodadores … más bien lo contrario. Por otro lado, la media montaña es muy floja, tanto en nº de etapas como en dureza de las mismas, habiendo demasiadas jornadas completamente llanas.

Respecto al inicio en Córcega, creemos que tiene su parte positiva y negativa, ya que si bien es una zona preciosa y ya era hora de que el Tour la visitara, los organizadores no han aprovechado las magníficas posibilidades (al final del enlace) que ofrece su orografía para el ciclismo, programando 3 etapas bastante insulsas para lo que se podía haber hecho en la isla. Resulta especialmente incomprensible la 1ª etapa, llana y con el único aliciente del sprint final. Si querían empezar con una etapa en línea lo lógico es que fuera más selectiva, algo factible con Teghime (hasta la cota 410 m) u otras subidas cercanas a Bastia, lo que además de darle un mayor atractivo a la jornada reduciría el peligro de caídas, al evitar que llegue un pelotón compacto a los últimos km. Y se habría mejorado uno de los puntos flacos, la escasa dureza de la media montaña.

En cualquier caso, como siempre la última palabra será de los corredores. Esperemos que se muestren combativos, con una actitud valiente y ambiciosa durante toda la carrera y brindando un bonito espectáculo a los aficionados. Aunque en algunos aspectos el recorrido pueda ser mejorable, terreno hay para ello.

.

– – – – –

Participación

Como es habitual casi todos los años, la lista de participantes de este Tour tiene a priori un nivel fantástico, estando presentes la mayoría de los grandes vueltómanos, así como los mejores velocistas y también con una destacable nómina de clasicómanos.

No obstante, también hay grandes ausencias, como el 1º y 3º de la pasada edición, Bradley Wiggins y Vincenzo Nibali, que ya tuvieron su duelo en el Giro, con victoria para Nibali y Wiggins retirándose por enfermedad. Tampoco estarán presentes varios de los colombianos que están “pegando fuerte” en los últimos años: Rigoberto Urán, 2º en el Giro, Carlos Betancur, uno de los jóvenes más prometedores del pelotón, y Sergio Henao, podio en País Vasco y Flecha Valona. Tampocó será de la partida Fabian Cancellara, que tras una temporada de clásicas excepcional, con doblete Flandes-Roubaix, centrará sus esfuerzos en el Mundial de Florencia.

*El equipo Blanco ha cambiado de patrocinador, convirtiéndose en Belkin

Al igual que sucedió en la pasada edición, la lucha por la general viene marcada de inicio por el poderío del equipo Sky, que buscará repetir victoria y sin que se pueda descartar un nuevo doblete, en este caso con Froome y Porte. No obstante, sus numerosos rivales, con los españoles Contador, “Purito” y Valverde a la cabeza, además de equipos tan potentes como Garmin y el propio Movistar, intentarán evitarlo.

Ranking de favoritos para la general:

Chris Froome (Sky)

Gran dominador de las vueltas por etapas en lo que va de año, con triunfos en Omán, Critérium, Romandía y Dauphiné (general y una etapa en todas ellas), y mostrándose muy fuerte en contrarreloj e imparable en la montaña, Froome llega como favorito nº1 al Tour, contando además con la ventaja del  potencial de su equipo. De todos modos, aunque ya sabe lo que es ocupar el podio en GV, siendo 2º en el pasado Tour y en la Vuelta 2011, hasta ahora nunca ha afrontado una prueba de este nivel con la presión de ser el favorito, lo que podría pasarle factura. Por otro lado, Nibali ya demostró en Tirreno que tanto él como su equipo pueden ser batibles cuando la carrera se descontrola y la táctica gana importante sobre el físico.

Alberto Contador (Saxo-Tinkoff)

En condiciones normales, el mejor vueltómano de los últimos años, con triunfos incluídos en los Tours de 2007 y 2009 (e inicialmente también 2010, pero esa victoria fue anulada), debería ser el gran favorito. Pero su extraño comienzo de temporada, donde solo ha conseguido una victoria, siendo además derrotado en varias ocasiones por Froome, ha sembrado la duda sobre sus opciones. No obstante, Contador ya ha demostrado que es capaz de ganar incluso sin ser el más fuerte, como en la pasada Vuelta o el Giro 2008, además de tener el coraje para “morir matando” si las cosas no le salen bien, con ataques inesperados que pueden ser la tumba para alguno de sus rivales.

Joaquim Rodríguez (Katusha)

Ganador del UCI World Tour la pasada temporada, “Purito” llega al Tour aspirando a todo, buscando repetir el podio conseguido en Giro y Vuelta 2012 … y si la carrera es propicia pisando el primer lugar del cajón. Hasta ahora sólo corrido una vez el Tour, en 2010 y acabando 7º, pero en esta ocasión se encuentra con un recorrido que en general es bueno para sus características, con el único hándicap de la crono llana de Mont St. Michel, donde es probable que pierda bastante tiempo sobre algunos de sus rivales, aunque después tiene suficiente montaña para recuperar.

Richie Porte (Sky)

El corredor australiano de Sky está siendo una de las grandes revelaciones del año, ya que si bien ya había dejada pinceladas de que estábamos ante un gran corredor, como su 7º puesto en el Giro 2010 o su victoria en Algarve 2012, hasta ahora no se había mostrado tan consistente y regular en las vueltas por etapas: general y 2 victorias en París-Niza, y 2º en País Vasco, Critérium y Dauphiné. A priori su labor será la de gregario de Froome … pero incluso en esas condiciones puede acabar perfectamente en el podio, como ya sucedió en Dauphiné y Critérium.

Alejandro Valverde (Movistar)

La relación de Valverde con el Tour es de “amor y odio”, ya que si bien ha conseguido grandes victorias de etapa, como la del año pasado en Peyragudes, e incluso vestir el amarillo, al final, ya fuera por caídas o un día malo, no ha podido pelear nunca por el podio, con un 6º puesto en 2007 como mejor posición. Este año, si consigue salvar la carrera sin incidentes, cuenta con un recorrido muy bueno para sus características, además de estar en un equipo realmente fuerte, pudiendo utilizar tácticamente a Quintana y Rui Costa para poner nerviosos a sus rivales.

Cadel Evans (BMC)

Ganador en 2011 y 2º en 2007 y 2008, Evans ha sido uno de los grandes protagonistas del Tour en la mayoría de ediciones desde 2005, cuando debutó en la prueba. Este año llega tras haber sido podio en el Giro y con ganas de resarcirse de su 7º puesto de 2012, cuando fue superado claramente por sus rivales, e incluso por su compañero de equipo Van Garderen, en las etapas de alta montaña. No obstante, con 36 años y tras una 1ª mitad de temporada algo irregular, es difícil pronosticar si luchará por el podio o tendrá un rendimiento parecido o inferior al de 2012.

Jurgen Van den Broeck (Lotto-Belisol)

El corredor del Lotto lleva varios años siendo la gran esperanza del ciclismo belga para las carreras por etapas, y aunque hasta ahora no ha logrado pisar el podio de una GV si es un valor bastante seguro de cara a entrar en el Top-10, habiendo sido 2 veces 4º en el Tour (2010 y 2012), 7º en el Giro 2008 y 8º en la Vuelta 2011. Por sus antecedentes y el nivel que ha mostrado este año, siendo podio en la Ruta del Sol, 7º en Romandía y 9º en la Volta, a priori volverá a luchar por acabar en el Top-5.

Tejay Van Garderen (BMC)

Ganador del Circuito Montañés y Tour del Porvenir, Van Garderen saltó a profesionales llamado a ser un futuro dominador de GV, muy fuerte contra el crono y de gran nivel en la montaña. Esta presión pudo afectarle en 2011 (aunque fue podio en Algarve y Colorado y 5º en California), pero el año pasado ya terminó 5º el Tour, quedando por delante del a priori líder de su equipo. Este año vuelve a partir teóricamente como gregario … pero si Evans falla Van Garderen puede tomar el relevo en la lucha por el podio.

Daniel Martin (Garmin-Sharp)

El corredor irlandés del Garmin llega al Tour pletórico de moral, habiendo completado una 1ª parte de la temporada fantástica, con triunfo en la Volta a Catalunya, en la que además se impuso en la dura etapa reina, y en la Lieja-Bastoña-Lieja, mostrando que además de ser un ciclista explosivo ha adquirido el fondo necesario para brillar en las GV. Cuenta a su favor con un gran equipo, formando con Hesjedal y Talansky un tridente que puede ser temible en las etapas de montaña.

Nairo Quintana (Movistar)

Tras asombrar en 2012 con sus victorias en Giro de Emilia, Murcia, Ruta del Sur y etapa reina de Dauphiné, Quintana ha dado un paso más esta temporada, ganando la general y una etapa en País Vasco y rozando el podio en la Volta, mostrando que con apenas 23 años ya está preparado para luchar de tú a tú con los grandes del pelotón. Inicia el Tour como gregario de Valverde … pero a poco que tenga algo de libertad puede hacer buenos destrozos en las etapas de montaña. E incluso pelear por el podio si falla el murciano.

Ryder Hesjedal (Garmin-Sharp)

Ganador del Giro de Italia 2012, Hesjedal lleva desde entonces teniendo muy mala suerte, con una caída en el Tour 2012 que le obligó a retirarse; nuevo abandono, en este caso por enfermedad, en el pasado Giro, al que había llegado en buena forma tras ser el gran animador en Lieja; y grave caída en la reciente Vuelta a Suiza cuando estaba 2º en la general. No obstante, parece recuperado. Y a poco que le respeten los infortunios buscará mejorar su 6º puest0 de 2010, o si pierde tiempo en los Pirineos ayudar a su compañero Martin en la lucha por el podio.

Bauke Mollema (Belkin)

Tras su explosión en 2010, Mollema lleva varios años siendo un ciclista importante en las carreras por etapas, destacando su 4º puesto en la Vuelta 2011 y su podio en Pais Vasco 2012, aunque con un punto de irregularidad que le hacía impredecible. Sin embargo, esta temporada parece que ha alcanzado su madurez como profesional, terminado entre los 6 primeros todas las vueltas que ha corrido salvo Tirreno, con podio incluído en Andalucía y Suiza. Tiene además a su favor un recorrido que se adapta bien a sus características, por lo que si mantiene el nivel luchará por el Top-5.

Thibaut Pinot (FDJ)

Este joven corredor, de la misma generación que Quintana, fue la gran revelación del pasado Tour, acabando 10º en la general y con victoria de etapa incluída, además de terminar 2º en la jornada más dura de los Alpes. Llega a esta edición en buena forma, tras haber sido 4º en la Vuelta a Suiza, aunque con la presión de ser la principal baza del ciclismo frances (junto con Rolland). En cualquier caso, acabe o no en los primeros puestos, da la sensación de que puede ser uno de los grandes animadores de la carrera en cuanto llegue la montaña.

Pierre Rolland (Europcar), top-10 en las 2 últimas ediciones, incluyendo en ambos casos una victoria de etapa; Andy Schleck (Radioshack Leopard), ganador en 2010 (tras la sanción a Contador) y 2º en 2009 y 2011, aunque  lleva un año de malos resultados tras su caída en la Dauphiné 2012; Andrew Talansky (Garmin Sharp), 2º en la París-Niza y 7º en la última Vuelta a España; el jovencísimo Michal Kwiatkowski (Omega Pharma), revelación de la temporada al ser 2ª en Algarve y rozar el podio en Tirreno, Amstel y Flecha Valona; Jacob Fugslang (Astana), ganador en Austria y 4º en la reciente Dauphiné; Dani Moreno (Katusha), vencedor en la Flecha Valona y podio en Dauphiné, habiendo sido 2 veces top-10 en la Vuelta a España; Rui Costa (Movistar), reciente ganador de la Vuelta a Suiza, repitiendo su triunfo de 2012, y podio en Romandía; Roman Kreuziger (Saxo-Tinkoff), vencedor este año de la Amstel Gold Race y 2 veces top-ten en el Tour, 2009 y 2010; y Robert Gesink (Belkin), 5º en 2010 y 3 veces entre los 7 primeros de la Vuelta a España.

Thomas Voeckler (Europcar), 4º en 2011 y reciente ganador de la Ruta del Sur; Haimar Zubeldia, 4 veces entre los 8 primeros, incluyendo 2 quintos puestos (2003 y 2005) y siendo 6º el año pasado, Andreas Kloden, 2º en 2004 y 2006, además de 6º en 2009, y Maxime Monfort, 6º en la Vuelta a España 2011 (Radioshack Leopard); Janez Brajkovic (Astana), 9º el año pasado; Jean Cristophe Peraud, 9º en 2011 y podio este año en París-Niza, y John Gadret, podio en el Giro 2011 -tras la sanción a Contador- (Ag2r); Rein Taaramae, 11º en 2011, Dani Navarro, ganador en Murcia y 4º en Dauphiné, y Jerôme Coppel, del equipo Cofidis; Damiano Cunego, 6º en 2011 y ganador del Giro 2004, y Przemyslaw Niemiec, 6º en el último Giro (Lampre); Michael Rogers, 9º en 2011 y triple campeón del mundo CRI, y Nicolas Roche, 7º en la Vuelta 2012 (Saxo Tinkoff); Igor Antón, 2 veces top-ten en la Vuelta, y Mikel Nieve, 3 veces 10º entre Giro y Vuelta, incluyendo el triunfo en 2 etapas reinas (Euskaltel); Laurens Ten Dam (Belkin), 8ª en la pasada Vuelta;  Thomas De Gendt, podio en el Giro 2012, y Lieuwe Westra, campeón de Holanda CRI (Vacansoleil); Tom Danielson (Garmin), 8º en 2011 y 3 veces top-ten en la Vuelta; Ruben Plaza (Movistar), que este año está completando una gran temporada, incluyendo la victoria en Castilla y León; Peter Velits, podio en la Vuelta 2010, y Tony Martin, desde 2011 el mejor contrarrelojista del mundo (Omega Pharma).

.

Clasicómanos y corredores todoterreno

Entre los clásicómanos y “cazaetapas” destacan Peter Sagan (Cannondale), ganador del maillot verde en 2012, siendo de nuevo el favorito para esta clasificación; Edvald Boasson Hagen, con muy buena punta de velocidad aunque en teoría su labor será más de equipo que de lucimiento personal, y Geraint Thomas, este año con podios en Down Under y Bayern-Rundfhart (Sky); Philippe Gilbert (BMC), vigente campeón del mundo aunque con una 1ª parte de la temporada irregular; Sylvain Chavanel, ganador de los 3 Días de la Panne, además de revalidar su título de campeón francés contra el crono, y Niki Terpstra, podio en la París-Roubaix y en los 3 Días de la Panne (Omega Pharma); Michael Albasini, fantástico en la media montaña y muy rápido en pequeños grupos, y Simon Gerrans, vencedor este año de 3 etapas, en Down Under, Volta y País Vasco, además de podio en la Amstel (Orica Greenedge); Moreno Moser (Cannondale), ganador de la Strade Bianche; Jose Joaquín Rojas (Movistar), muy regular y bueno en casi todos los terrenos, aunque le cuesta ganar; Francesco Gavazzi (Astana), sin victorias en 2013 pero rozándolo en País Vasco, Romandía y Bélgica; Ramunas Navardauskas (Garmin Sharp), con una gran actuación en el Giro; Lars Boom (Belkin), vencedor de la Ster ZLM Toer (Belkin); Enrico Gasparotto (Astana), top-10 en Amstel y Lieja; Juan Antonio Flecha (Vacansoleil); Tony Gallopin (Radioshack), 3º en el campeonato francés; y Jurgen Roelandts (Lotto Belisol), podio en Tour de Flandes.

.

Sprinters

En cuanto a las llegadas masivas, además de Sagan y Hagen destacan Mark Cavendish (Omega Pharma), el mejor sprinter puro de los últimos años y que llega al Tour tras haber arrasado en el Giro, con 5 victorias y la regularidad; Andre Greipel (Lotto Belisol), ganador de 3 etapas en el Tour 2012 y ya con 10 triunfos esta temporada, John Degenkolb, vencedor de 5 etapas en la última Vuelta a España, y Marcel Kittel, sólo superado en victorias este año por 2 cracks como Cavendish y Sagan (Argos Shimano); Nacer Bouhanni (FDJ), con sólo 22 años uno de los grandes en esta especialidad; Alexander Kristoff (Katusha), en la mejor temporada de su carrera, con 5 victorias; y Mathew Goss (Orica Greenedge), ganador de la Milán-San Remo y subcampeón del mundo en 2011, aunque parece estancado. Otros velocistas destacables: Samuel Dumoulin (Ag2r), el jovencísimo Danny Van Poppel (Vacansoleil), Julien Simon (Saur Sojasun), el veterano Daniele Bennati (Saxo Tinkoff), Roberto Ferrari (Lampre), Juan Jose Lobato (Euskaltel), la esperanza española de cara a los sprints en los próximos años, y Yukiya Arashiro (Europcar).

– – – – –

Anuncios

6 comentarios en “TOUR DE FRANCIA 2013

  1. Espectacular artículo como siempre. Solo comentar que me ha sorprendido que pongáis tan abajo a Nicolas Roche como “favorito 1 estrella” y pongáis tan arriba a Richie Porte viendo sus clasificaciones generales en otros años. Para mí el irlandés es top ten casi seguro.

    • ¿Tu viste como está siendo la temporada de Richie Porte?Ganó Paris Niza,hizo podio en País Vasco, en el Criterium Internacional,entre otras grandes carreras.Sería el líder de cualquier gran escuadra,salvo en el SKY por qué está Froome

  2. Pasa lo mismo con Tejay, o Nairo y Rui Costa, de no estar Cadel y Alejandro seguro que irían como primeras espadas. Este año tengo la sensación que van a ser los Porte, Quintana, etc los que van a animar la carrera si los dejan ir por libre.

  3. Me suena que el mismo comentó que estaba supeditado a Cadel Evans, pero también puede ser una estrategia de cara a la galería y así tener más facilidad para saltar en las etapas claves.

  4. Gracias a todos por los comentarios.

    Antonio; Nicolas Roche es un gran corredor, y como bien dices capacitado para acabar una GV en el top-ten , como ya hizo en la Vuelta 2010 (y rozó en Tour y Vuelta 2012). Pero lo pusimos con sólo una estrella porque en este Tour su rol era claramente de gregario, teniendo por encima a Contador y Kreuziger y a la par a Michael Rogers.

    En cuanto a Richie Porte, después de Froome y Nibali había sido el corredor más fuerte en pruebas por etapas en lo que va de año, por lo que consideramos justo otorgarle 4 estrellas, máxime teniendo en cuenta que Sky hizo doblete en 2012. No obstante, viendo lo que sucedió en la etapa de Bagneres de Bigorre parece que nos equivocamos ;)

    Respecto a Cadel Evans y Van Garderen, en principio el líder era Evans (al menos según las declaraciones de ambos), pero si Van Garderen se hubiera mostrado más fuerte en la 1ª mitad de carrera lo más probable es que los papeles hubieran cambiado. No obstante, dado su hundimiento en las etapas pirenaicas ahora si que el lider indiscutible es Evans, aunque tiene difícil el podio.

    Sobre Quintana, desde luego es un corredor con un potencial impresionante, ya que además de “volar” cuesta arriba baja bien y no se defiende mal en el llano. Este Tour quizás le llega un poco pronto para optar a la victoria, estando en principio supeditado a Valverde, pero en los Pirineos ya fue uno de los corredores más combativos y seguro que en los Alpes da un buen espectáculo a poco que le permitan intentarlo.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s