PARIS-NIZA 2020

Durante esta semana, entre el 8 y el 15 de marzo, se disputa la 78ª edición de la “Paris-Nice”, una de las carreras por etapas de mayor relevancia y prestigio, siendo junto a la Tirreno Adriático, este año suspendida, la más importante de los primeros meses de la temporada. Esta edición viene marcada por la epidemia del coronavirus, que si bien no ha provocado su cancelación, como en el caso de la prueba italiana, sí ha afectado mucho a la participación, como analizaremos más adelante.

Los orígenes de la prueba datan de 1933, cuando Albert Lejaune, propietario de los periódicos Le Petit Journal Le Petit Niçois, tuvo la idea hacer una carrera ciclista por etapas con inicio en la capital francesa y final en la localidad costera de Niza, bases respectivas de ambos periódicos, a la que denominó Les Six Jours de la Route. El tradicional recorrido de norte a sur, pasando del frío y lluvioso norte de Francia a las soleadas costas del Mediterráneo, se ha mantenido hasta la actualidad, aunque variando la salida y el nº de etapas, provocando que la París-Niza sea también conocida como “La Carrera hacia el Sol”, La Course au Soleil en su idioma original.

La década de los 40 fue muy problemática para la carrera, no disputándose desde 1940 a 1945 por culpa de la 2ª Guerra Mundial y con un nuevo parón hasta 1950, celebrándose sólo en 1946 bajo el patrocinio del periódico Ce Soir. El renacer de la prueba llegaría en 1951, cuando a petición del alcalde de Niza el periódico Route et Piste se hizo cargo de la organización, con Jean Leulliot como director y el nombre de Paris-Côte d’Azur, que se convertiría en el definitivo Paris-Nice en 1954 al entrar como socio el periódico L’ Aurore. En el año 2002, ASO (Amaury Sport Organisation), responsables también del Tour de Francia, se hicieron cargo de la dirección de la prueba, siendo desde entonces los organizadores.

A lo largo de su historia la París-Niza ha contado casi siempre con una gran participación, con el añadido de que no sólo han estado presentes los mejores ciclistas del momento sino que ademas su implicación ha sido máxima, aumentando el prestigio de la prueba y dando como resultado un palmarés de lujo, con victorias de los grandes mitos de este deporte, destacando los tripletes de Eddy Merckx (1969-70-71), Joop Zoetemelk (1974-75-79) y Laurent Jalabert (1995-96-97), así como los 5 triunfos de Jacques Anquetil (1957-61-65-66), aunque el verdadero rey de la prueba es el irlandés Sean Kelly, que en la década de los 80 arrasó con nada menos 7 triunfos consecutivos desde 1982 a 1988.

En cuanto a los ciclistas españoles, hasta finales de los 80 fue una prueba esquiva, sin victorias en la general y muy pocos podios, tan sólo los conseguidos por el gran Luis Ocaña en la década de los 70. Pero tras el tercer puesto de Julián Gorospe en 1989 se abrió la veda, sin que desde entonces hayan pasado más 3 años seguidos sin un español en el podio, destacando especialmente los dobletes de Miguel Indurain (1989-90) y Alberto Contador (2007-10, más otras 2 veces 2º), así como el triunfo de Luis León Sánchez en 2009, quién ya había sido podio precisamente en 2007 y 2010 y el reciente de Marc Soler (2018).

El año pasado se impuso el colombiano Egan Bernal (Sky), que tras mostrarse muy sólido los primeros días, brillando en los abanicos y en la CRI, se hizo con el liderato en la etapa reina del Turini, puerto que se recuperaba tras 4 décadas desde su última subida en el Tour. 2º fue su compatriota Nairo Quintana (Movistar), que intentó el vuelco en la general con un ataque lejano el último día, aunque el equipo Sky controló la situación, completando el podio Michał Kwiatkowski, ganador de la regularidad. Destacar también a Dylan Groenewegen (Jumbo) y Sam Bennett (Bora), vencedores de 2 etapas cada uno.

El podio de 2019, con Bernal, Quintana y Kwiatkowski. Foto Getty Images, galería en Cyclingnews

Recorridos

A nivel de recorrido, la seña de identidad de la París-Niza ha sido históricamente la media montaña y los trazados rompepiernas, que si bien no suelen atravesar grandes puertos dan poco respiro a los corredores y dificultan el control de los equipos. Si a esto se le añade el habitual mal tiempo, donde rara es la edición en que no llueva, nieve o el viento haga de las suyas, y la combatividad con que muchos ciclistas afrontan la prueba, el resultado ha sido una carrera habitualmente muy entretenida, a veces incluso la más espectacular de la temporada, aunque en la última década ha habido varias ediciones en que no ha sido así, perdiendo en algunas ocasiones con la Tirreno-Adriático.

Sin embargo, pese a ser trazados en general interesantes, los organizadores casi nunca han aprovechado la enorme riqueza orográfica de las zonas que atraviesa la carrera, como los Alpes del Sur y Marítimos, siendo además bastante inmovilistas al repetir mucho algunas etapas. El mayor ejemplo es la jornada final: de 1973 a 1995 una cronoescalada al Col d´Eze; de 2003 hasta 2011 una etapa corta de media montaña, con Turbie + Eze como puertos finales; y en 2012-2013 de nuevo cronoescalada a Eze, el mismo final que en 2015.

Esta situación mejoró a finales de la pasada década, estrenando puertos inéditos y grandes encadenados. En la edición de 2007 se circuló por el Macizo Central, afrontando la corta pero dura ascensión a la Croix Neuve (Mende), y se diseño una de las mejor versiones de la etapa de Niza, en la que Contador acabó dando un vuelco a la general. La París-Niza 2008 tuvo un recorrido global magnífico, con estreno Mont Serein (Ventoux O), gran media montaña y la única pega de la escasez de crono. En la edición de 2009 se subió por 1ª vez, aunque no entero, acabando en cota 1590 m, Montagne de Lure, para al día siguiente llegar a Fayence tras un maratón de puertos, con una gran batalla desde lejos que también se produjo el último día. En general, toda la prueba fue espectacular, siendo la mejor carrera por etapas de 2009.

Sin embargo, tras la apoteósis de 2008 y 2009, donde a estupendos recorridos se unió la actitud combativa de los ciclistas, las siguientes ediciones fueron decepcionantes. Y si bien los corredores tuvieron parte de culpa, al desaprovechar jornadas tan atractivas como Tourretes sur Loup en 2010 y Vernoux en Vivarains en 2011, esta última con Chaubouret y el estreno del Col de Mure (si bien con la CRI larga al día siguiente), creemos que la principal causa fueron unos trazados cada vez más insulsos, llegando al extremo de 2012-2013, donde excepto la etapa de Mende, con buenos puertos pero condicionados por el muro final, y Lure había muy poco terreno para la batalla entre los favoritos, ya que encima se sustituyó la etapa de media montaña final, repetitiva pero que funcionaba muy bien, por una cronoescalada a Eze, provocando menor combatividad.

En 2014 se dieron cuenta de que la carrera se estaba volviendo muy aburrida y optaron por un cambio radical: ni cronos ni finales en alto (salvo el muro de Fayence), buscando mayor combatividad y que la general se disputara durante toda la prueba, no sólo en 2-3 días. Una idea interesante y atrevida, pero lastrada por la ausencia de figuras y una ejecución que no estaba a la altura, faltando etapas con más sustancia los primeros día y puertos de mayor dureza y mejor encadenados en la media montaña, cuyos recorridos eran poco selectivos. No obstante, ya fue más entretenida que ediciones previas, con varias etapas movidas. Pero los organizadores no quedaron satisfechos, recuperando en 2015 la cronoescalada y un final en alto de 1ª, Chabouret, aunque lo más destacable era la jornada de Niza, con Vence, St. Roch y Peille como puertos principales. Y fue un etapón, con batalla desde lejos, si bien el resto de la prueba pasó sin pena ni gloria.

Afortunadamente, después de eso las últimas ediciones han tenido buenos trazados, ya sin la cronoescalada final y con etapas variadas. Y aunque en 2016 hubo mala suerte con el tiempo, quedando la carrera coja debido a la suspensión de Mount Brouilly, se vieron grandes etapas camino de Madonne d’Utelle y Niza, para ya en 2017 disfrutar de la mejor edición desde 2009, con abanicos los primeros días y grandes jornadas de montaña los últimos, con llegada en Fayence, etapa reina acabando en Couillole y la clásica jornada final, de nuevo con ataque lejano de Contador, estando muy cerca de la remontada. En 2018 el recorrido fue muy completo, con etapas de todo tipo, y equilibrado gracias a una crono de 18 km, mientras que en la montaña destacaba el final en La Colmiane, subida larga al 6-7%, y la etapa final, donde esta vez sí hubo vuelco en la general, con Soler atacando a 50 km de meta y desbancando a Simon Yates.

Recorrido Paris-Niza 2020

Vídeo presentación / Libro de ruta (PDF 69 MB)

En líneas generales, el trazado repite las características de los últimos años, con varias etapas para velocistas los primeros días, aunque con un duro repecho cerca de meta en la jornada inaugural de Plaisir, recorriendo la zona centro-norte de Francia camino de las llegadas en Chalette sur Loing y La Châtre respectivamente, con el viento y la posible formación de abanicos, que ya causaron estragos en ediciones previas, como mayor aliciente, por lo que los favoritos no pueden despistarse.

A mitad de la prueba, crono individual de 15 km y perfil quebrado en St. Amand Montrond, seguida por una larga etapa (227 km) con meta en Saint André, quedando la montaña para los 3 últimos días, con una etapa tipo clásica en Apt, incluyendo múltiples pequeños puertos, precediendo a la jornada reina con llegada en La Colmiane (Saint Martin), subida de 16 km que como decíamos antes fue meta hace dos años, y la etapa final en torno a la ciudad de Niza, muy corta y con un trazado circular.

Esa última etapa es la mayor novedad, ya que si bien mantiene inicio, final y distancia, cambia los puertos respecto a ediciones anteriores (solo repite Chateauneuf pero en sentido contrario), dejando fuera el clásico Col de Eze, que se subirá en el Tour, y con el tendido Aspremont como última subida, resultando a priori decepcionante para lo que se podría hacer en la zona, lo que no quita para que pueda ser una jornada muy entretenida si hay batalla desde lejos.

Etapas


Debido al formato de la web oficial no es posible enlazar los rutómetros directamente, pero se pueden ver clickando en “Info oficial” y luego “Itineraire horaire”

1ª ETAPA (Domingo 8 Marzo):  PLAISIR – PLAISIR  (154 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte de Menuls, 3ª (km 9):  190 m – 1,2 km – 5,7 %
  • Côte de Neauphle le Chateau, 3ª (km 82 / 149,5):  179 m – 1,4 km – 7,8 %

.

Galería de imágenes de la cota

La parte final, con un traicionero repecho que tiene 400 m de pavé

.

– – – – –

2ª ETAPA (Lunes 9 Marzo):  SAINT GERMAIN EN LAYE – CHALETTE SUR LOING  (166,5 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte des Loges, 3ª (km 22,5):  158 m – 1,4 km – 5 %
  • Côte de Bouville, 3ª (km 65,5):  134 m – 1,4 km – 4 %
  • Côte du Pressoir, 3ª (km 74):  131 m – 1,1 km – 5,9 %

.

– – – – –

3ª ETAPA (Martes 10 Marzo):  CHALETTE SUR LOING – LA CHÂTRE  (212,5 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte de la Chapelotte, 3ª (km 88):  375 m – 2,8 km – 4,6 %

.

– – – – –

4ª ETAPA (Miércoles 11 Marzo):  SAINT AMAND MONTROND – SAINT AMAND MONTROND  (CRI)  (15,5 km)  Info oficial

 

mapa etapa 4 paris nice 2020

Dificultades montañosas:

  • Côte du Fer à Cheval, np (km 2):  260 m – 2 km – 4,3 %
  • Côte du Chemin Jeune, np (km 6):  285 m – 1,7 km – 6,3 %  *sigue subiendo

.

Mapa y perfil interactivo

El traicionero recorrido de la crono, con 2 repechos en la 1ª mitad

Antecedentes:

– – – – –

5ª ETAPA (Jueves 12 Marzo):  GANNAT – SAINT GERMAIN EN LAYE  (227 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte de Busset, 3ª (km 23,5):  490 m – 3,4 km – 5,9 %
  • Côte du Cheval Rigon, 3ª (km 39):  594 m – 5,7 km – 3,9 %
  • Col du Beau Louis, np (km 51):  822 m – 5,5 km – 3,6 %
  • Côte du Trèves, 3ª (km 167):  382 m – 3 km – 5,2 %
  • Côte du Saint Prim, 3ª (km 183):  279 m – 1,4 km – 8,3 %

.

Mapa y perfil de los 80 km finales

Los últimos 80 km, con la bajada de Ste. Catherine antes de las cotas de Treves y St. Prim, siendo los 40 km finales en general llanos pero con el suave repecho de St. Julien a 17 km de La Cote St. André

.

– – – – –

6ª ETAPA (Viernes 13 Marzo):  SORGUES – APT  (161,5 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte de Saumane de Vaucluse, 3ª (km 28,5):  370 m – 4,2 km – 5,1 %
  • Col de Murs, 2ª (km 47,5):  627 m – 10,4 km – 4,3 %
  • Côte des Gordes, 3ª (km 68):  298 m – 2,3 km – 6,5 %
  • Col du Pointu (4 km finales), 3ª (km 100,5):  627 m – 3,5 km – 5,4 %
  • Côte de Apt -doble paso-, np (km 114,5 / 158,5):  350 m – 1,5 km – 8,1 %
  • Côte de Caseneuve, 3ª (km 124,5):  534 m – 5,1 km – 4,2 %  *sigue subiendo
  • Côte de Auribeau, 2ª (km 148,5):  493 m – 4,5 km – 5,8 %  *sigue subiendo

.

Auribeau, con 4,5 km centrales a casi el 6%. Perfil de Cyclingcols

Descenso de la cota de Auribeau

.

Los últimos km, con un buen repecho (1,5 km al 8%) muy cerca de meta

.

Perfil y mapa de los 50 km finales

Los últimos 50 km, con los ascensos a Caseneuve y Auribeau, más el doble paso por la cota de Apt

.

– – – – –

7ª ETAPA (Sábado 14 Marzo):  SAINT GERMAIN EN LAYE –  SAINT GERMAIN EN LAYE (138,5 km).  Info oficial

Dificultades montañosas:

  • Côte de Gattieres, np (km 15):  260 m – 4,5 km – 4,4 %
  • Col de Vence, 1ª (km 34,5):  958 m – 9,7 km – 6,6 %
  • Col de la Sigale (hasta km 6), 2ª (km 79,5):  681 m – 6,6 km – 4,9 %
  • Côte de Saint Antonin, 2ª (km 92):  992 m – 6,2 km – 5,5 %
  • Villars sur Vae, np (km 122):  415 m – 2,3 km – 6,4 %
  • Valdeblore La Colmiane, 1ª (Meta):  1500 m – 16,3 km – 6,3 %

.

El Col de Vence (se suben los 10 km finales). Perfil Cyclingcols

Encadenado Sigale + Saint Antonin

.

Perfil oficial de La Colmiane

Saint Martin (La Colmiane), con más de 1000 m de desnivel. Perfil de Cyclingcols

.

.

Propuesta de alternativa, incluyendo el Col de la Couillole antes de Saint Martin

.

– – – – –

8ª ETAPA (Domingo 15 Marzo):  NICE – NICE  (113,5 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Col de la Porte, 1ª (km 51):  1061 m – 13,1 km – 4,7 %
  • Côte de Berre les Alpes, 2ª (km 70):  607 m – 3,9 km – 6,1 %
  • Côte de Châteauneuf, 1ª (km 84):  630 m – 6,5 km – 6,6 %
  • Côte de Aspremont, 3ª (km 95):  533 m – 3,9 km – 3,7 %

.

Otro perfil Col de la Porte

El gráfico oficial del Col de la Porte, con 5 km finales al 7,5 %

Descenso de La Porte

.

Perfil del Col de Châteauneuf

La vertiente este de Châteauneuf

Descenso de Châteauneuf

.

.

Col de Braus – Col de Madone – Col d´Eze

Alternativa con similar kilometraje, pero mayor dureza: Donna, Braus, Castillon, Madone y Eze

Otra opción, con Saint Roch como primer puerto

– – – – –

Participación

Como decíamos al inicio, este año la participación se ve muy afectada por la epidemia del coronavirus , que de hecho ha provocado la suspensión de todas las carreras italianas del mes de marzo, y las decisiones que han tomado los equipos al respecto, con hasta 7 World Tour que han rechazado participar en la prueba (Astana, CCC, Ineos, Jumbo, Mitchelton, Movistar, UAE), aunque los otros 12 sí estarán en la carrera. La reacción de los organizadores ha sido dar 2 invitaciones extra para Continentales Profesionales y aumentar el número de ciclistas por equipo, pasando de 7 a 8. En total, serán de la partida 19 escuadras, completando un pelotón de 152 corredores, 9 menos que en la pasada edición.

Teniendo en cuenta su estado de forma, habiendo arrasado en las carreras previas, y las bajas de última hora, como la de Roglic, el gran favorito es Nairo Quintana (Arkea Samsic), 2º el año pasado y que viene de ganar el Tour de la Provenza y el Tour de Haut Var, en ambos casos imponiéndose además en la etapa reina, con exhibición incluída en Chalet Reynard (Mont Ventoux) y Col de Eze. Su gran rival puede ser Julian Alaphilippe (Deceuninck), al que el recorrido le viene perfecto … salvo por la llegada en La Colmiane, donde en 2018 perdió sus opciones en la general, aunque desde entonces ha mejorado en montaña, si bien es posible que llegue algo corto de forma.

Otros corredores que podrían luchar por la general: Sergio Higuita, vencedor del Tour de Colombia, Michael Woods, vigente ganador Milán-Turín, y Tejay Van Garderen (Education First); Thibaut Pinot, novato en esta carrera, y Rudy Molard, 7º en 2019 (Groupama); Vincenzo Nibali, reciente podio en la Drome Classic, y Richie Porte, doble ganador de la prueba, en 2013 y 2015, siendo este año el vencedor en Down Under y 3º en Haut Var (Trek Segafredo); Max Schachmann, 2º en Volta al Algarve, y Patrick Konrad, 7º en 2018 (Bora); Dylan Teuns, 5º en Andalucía y Com. Valenciana, similar en Niza en 2018, y Pello Bilbao, 6º en Vuelta Andalucía (Astana); Pierre Latour y Romain Bardet, 5º la útima edición y este año 2º en Haut Var (Ag2r la Mondiale); Tiesj Benoot (Sunweb), 4º en 2019 en Suiza; Warren Barguil, 2º en Drome y 4º en Ardeche, y Diego Rosa, podio en Laigueglia y rozándolo en Tramuntana (Arkea Samsic); Bob Jungels (Deceuninck), 8º el año pasado; Guillaume Martin (Cofidis), podio en Ardeche y 4º en Drome; y Roman Kreuziger (NTT Cycling).

En cuanto a los velocistas, destacan Pascal Ackermann, con 13 triunfos la pasada temporada, y Peter Sagan, que vuelve a la carrera donde se dio a conocer al gran público (Bora); Sam Bennett, también con 13 victorias en 2019 (Deceuninck); Caleb Ewan, ya con 3 victorias este año año,y John Degenkolb (Lotto); Elia Viviani (Cofidis), que busca estrenarse con su nuevo equipo; Nacer Bouhanni, que lleva 2 victorias este año, y Daniel Mclay (Arkea); Giacomo Nizzolo, 2º en la reciente Kuurne, y Max Walscheid (NTT); Michael Matthews, ganador de 3 etapas en ediciones anteriores, y Cees Bol, que viene de ganar etapa en Algarve (Sunweb); Tom Van Asbroeck y Rudy Barbier, que brilló en Vuelta a San Juan (Israel); Jasper Stuyven, reciente ganador OHN, y Edward Theuns (Trek), vencedor Primus Classic; Bryan Coquard (BB Hotels), con 8 triunfos en 2019; Nicolo Bonifazio (Total), 7 victorias el año pasado; Marc Sarreu (Groupama), ganador 4 clásicas francesas 2019; y Andrea Pasqualon (Circus Wanty);

– – – – –

Sobre la retransmisión televisiva, la carrera se podrá seguir a través de Teledeporte -> programación, con la llegada de las etapas de “entre semana” sobre las 16.25 h, mientras que las de sábado y domingo (1ª, 7ª y 8ª) acabarán una hora y media antes, en torno a las 14.55 h, repitiéndose en ambos casos la emisión por la noche y a la mañana siguiente. Asimismo, también se emitirá en directo por Eurosport, incluída la 1ª jornada, que en el canal normal de Teledeporte se dará en diferido (vía online sí se podrá ver en directo).

Un comentario en “PARIS-NIZA 2020

  1. Debido a la situación provocada por la epidemia del coronavirus, la 7ª jornada, con llegada en La Colmiane, será la última de la prueba, suspendiéndose la etapa del domingo en Niza. Enlazamos el comunicado de los organizadores en la cuenta de twitter de la carrera (click para ver el hilo completo):

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .