CRITERIUM DE DAUPHINE 2020

Durante esta semana, del 12 al 16 de agosto, se disputa la 72ª edición del “Critérium du Dauphiné”, una de las carreras por etapas más importantes de la temporada y conocida históricamente como la antesala del Tour de Francia, cuya próxima edición comienza el 29 de agosto. Junto al cambio de fecha, motivado por la pandemia del coronavirus, la novedad es la reducción del nº de etapas, pasando de las 8 habituales a solo 5, todas de montaña y con final en alto, siendo un recorrido tan llamativo como desequilibrado, muy favorable para los escaladores.

Creada en 1947 por Georges Cazeneuve y organizada hasta hace pocos años por el periódico “Le Dauphiné Libéré“, esta prueba siempre ha estado condicionada por dos aspectos principales: la zona donde se celebra, el Delfinado, una región histórica francesa situada en los Alpes y que se corresponde en su mayoría con los actuales departamentos de Isère, la Drôme y Hautes-Alpes; y su mencionada situación en el calendario, disputándose sólo unas semanas antes del inicio del Tour.

Durante mucho tiempo el nombre oficial de la carrera fue “Critérium du Dauphiné Liberé”, al ser organizada por el diario del mismo nombre, pero en 2010 pasó a manos de ASOAmaury Sports Organization, los mismos organizadores del Tour de Francia, París-Roubaix, Lieja-Bastoña-Lieja y París-Niza (esta última desde 2002), entre otras carreras, además de otras competiciones deportivas como el rally Dakar, perdiendo el apellido de Liberé y quedándose en Critérium del Dauphiné, a secas.

La unión de duros recorridos con ser una prueba que tradicionalmente ha servido como preparación para el Tour ha dado lugar a un palmarés impresionante, incluyendo a todos los corredores que han vencido en 5 ocasiones la “Grande Boucle”: Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Indurain. También figuraba hasta unos años Lance Armstrong, pero su sanción a perpetuidad ha hecho que las 2 ediciones en que logró inicialmente la victoria, 2002 y 2003, queden vacantes de ganador, al igual que todas las demás pruebas que venció entre 1998 y 2005.

Los grandes dominadores son los ciclistas franceses, con 31 victorias, destacando Nello Lauredi (1950, 51 y 54), el “tejón” Bernard Hinault (1977, 79 y 81) y Charly Mottet (1987, 89 y 92), con 3 triunfos, al igual que Luis Ocaña (1970, 72 y 73) y recientemente Chris Froome (2013, 15 y 16). En podios también sobresale Bernard Thévenet, con 2 victorias, 3 segundos y un 3º en la década de los 70. En cuanto a los españoles, es una de las pruebas internacionales más propicias, ya que además de Ocaña e Indurain han logrado la victoria Valentín Uriona (1964), Iván Mayo (2004), Íñigo Landaluze (2005) y Alejandro Valverde (2008-09), destacando también los 3 podios de Alberto Contador (2009-10-14), siendo el 2º país más laureado, con 10 triunfos en la general.

El año pasado la victoria fue para el danés Jakob Fuglsang (Astana), que logró su 2º triunfo en la general de la prueba, tras el de 2017, siendo el más regular en la montaña, seguido por Tejay Van Garderen (EF), que ya había sido 2º en 2015, y Emanuel Buchmann (Bora), completando el top-5 Wout Poels, ganador de la etapa reina y Thibaut Pinot, todos a menos de 35 segundos. Destacar también a Wout Van Aert, vencedor de 2 etapas y la regularidad. Y un recuerdo muy especial para Bjorg Lambrecht, ganador de los jóvenes y que falleció 2 meses después por una caída en el Tour de Polonia. DEP.

Podio de 2019: Fuglsang, TVG y Buchmann. Foto Getty Images, galería Cyclingnews

Recorridos

Como decíamos anteriormente, los recorridos de Dauphiné han sido normalmente muy exigentes, siendo una de las pruebas que históricamente más ha apostado por la alta montaña. De hecho, normalmente había una etapa reina con similar dureza a la de las Grandes Vueltas, aparte de varias jornadas con final en alto duro o algún HC de paso cerca de meta. Además ha mantenido un buen balance entre puertos míticos (Mont Ventoux, Galibier, Croix de Fer, etc) y otro menos conocidos pero también de mucha exigencia, aprovechando zonas bastante olvidadas por el Tour de Francia, como los alrededores de Grenoble.

Los organizadores tampoco tenían ningún complejo en incluir prácticamente todos los años una larga crono individual, normalmente superando los 40 km, además de una crono corta en forma de prólogo para abrir la carrera. Esto daba como resultado trazados duros pero equilibrados entre croners y escaladores, dando oportunidades de lucimiento a corredores de características muy diferentes. Incluso en una época reciente, con la disminución de los km contrarreloj en las GV, ha habido ediciones con parecida o incluso superior cantidad de CRI en sólo 8 días que las 3 semanas completas de Giro, Tour y Vuelta.

No obstante, centrándonos en los recorridos de la prueba a partir de 2008, no todo era tan positivo, ya que a pesar de haber jornadas muy atractivas por sí solas su colocación no era a priori la más acertada, siendo el mayor problema la distribución de las etapas montañosas: amontonadas en la 2ª mitad del recorrido y con un orden que no beneficiaba que fueran aprovechadas por los corredores. Creemos que hubiera sido mejor repartirlas un poco más o incluso sustituir alguna de ellas por una etapa llana o de media montaña, a cambio de cargar más el resto.

Sin embargo, a partir de 2011, ya con ASO al mando, empezó a cambiar el tipo de recorrido, en algunas cuestiones para bien y otras para mal, pero en cualquier caso abandonando sus características históricas (en varios aspectos calcando lo que luego han hecho en el Tour). Ese año el gran cambio fue la estructura, con las etapas clave más distribuidas a lo largo de la prueba, algo a priori positivo pero estropeado por el abuso de finales en alto, con 4 llegadas de este tipo (3 en la subida más dura del día), quedando la lucha por la general reducida a los km finales. En 2012 el recorrido tenía más variedad, pero estaba muy desequilibrado en favor de los croners, con 60 km de CRI y sólo una etapa con grandes puertos cerca de meta, quedando la general casi decidida desde la 4ª jornada. Y tampoco ayudó el exagerado dominio de Sky, que controló la prueba a su antojo.

En 2013 aumentó el protagonismo para la media montaña, sin apenas jornadas llanas, y redujeron los km de crono a la mitad, a la vez que se mantenía una dureza limitada en la alta montaña, con un máximo de 2 grandes puertos por etapa, habiendo alicientes casi todos los días pero echándose de menos una gran etapa reina que pusiera la guinda a la prueba. En 2014 también abundó la media montaña, con pequeños puertos cerca de meta casi todas las jornadas, pero incluyendo además un final en Col du Beal y una dura etapa reina, con el encadenado Forclaz + Finhaut-Emosson, mientras que sólo hubo 10 km de crono. A la hora de la verdad, gracias al duelo Froome vs. Contador y la sorprendente etapa final -> vídeo, la carrera fue espectacular, siendo votada en la encuesta del blog como la mejor prueba por etapas de 2014, junto a la Vuelta a España.

En 2015 se mantuvo el protagonismo de la media montaña, si bien, en lugar de repartir las etapas duras a lo largo de la prueba, como en 2014, estaban concentradas en los últimos días, con 4 jornadas seguidas de montaña, todas con final en alto, llamando también la atención la ausencia de crono individual, siendo sustituída por una crono por equipos … algo similar a lo ocurrido en el Tour de ese año, donde no había CRI larga, aunque el gancho más descarado era la etapa de Pra Loup, idéntica en ambas carreras. En 2016 siguieron los experimentos en el tema de las cronos, con un “prólogo-escalada” como única contrarreloj de la prueba, mientras que la montaña siguió siendo abundante, aunque en etapas cortas y sin grandes colosos, con la excepción de la Madeleine camino de Meribel, echándose en falta alguna jornada para fondistas.

Recorrido Dauphine 2020

Vídeo presentación de la ruta / Anuncio promocional

Como decíamos al inicio, la mayor novedad en el recorrido final de este año es la reducción de etapas, pasando de 8 a 5, con los organizadores habiendo tomado esta decisión por su nueva ubicación en el calendario, en pleno mes de agosto, un cambio de fechas provocado por la pandemia que tuvo el ciclismo paralizado durante 4 meses. De hecho, en el trazado que se anunció originalmente, que iba a disputarse del 31 de mayo al 7 de junio, sí había 8 etapas, habiéndose eliminado para el definitivo la jornada de St. Vallier, tipo clásica, y Bourg en Péage, la única para sprinters, además de convertir las 2 primeras en una sola al combinar la salida de Clermont Ferrand con la llegada en St .Christo en Jarez, en vez de la meta en Lyon, con 2 cotas en la parte final, y el inicio de St. Germain au Mont d’Or respectivamente.

De este modo, la carrera se inicia con una etapa de media montaña muy larga, de casi 220 km, con la mencionada llegada en Saint Christo en Jarez, destacando en la parte inicial el Col du Beal, con más de 1000 m de desnivel, y ya en el último tramo un circuito de 35 km en torno a esa localidad, con una subida larga pero tendida, el Col de la Gachet, antes del muro final de 200 m al 12%, siendo una llegada para “up-hill finishers” y corredores explosivos. La 2ª etapa, por el contrario, es la más corta de esta edición, con solo 135 km, si bien no está exenta de dureza, incluyendo en los últimos 45 km el puerto de Montaud (marcado como Maillet), con 6 km al 8%, y la subida final al Col de Porte, irregular pero con tramos muy duros, para unas cifras totales de 17 km al 6,3% que no le hacen justicia al puerto, ya que sin contar el descansillo central la media ronda el 7,5%.

En la 3ª jornada más montaña, con 157 km entre Corenc y Saint Martin de Belleville, incluyendo el Col de la Madeleine por Montgellafrey, vertiente inédita que tiene 19 km al 8%, siendo aún más dura que la tradicional. Después de coronar, larguísimo descenso en busca de Moutiers y la subida final a St. Martin de Belleville, en la cota 1420 m de Val Thorens, un ascenso que alterna zonas exigentes y descansillos para un total de 15 km al 6% de media. La 4ª etapa es a priori la reina, con un bucle inicial en torno a Ugine con 5 puertos en 80 km, destacando Plan Bois, con 6,5 km al 9,5%, y Croix Fry. Ya en el tercio final de la ruta, tras el paso por Villard sur Doron, será el turno para Signal de Bisanne, todo un HC con 12,4 km al 8,2%, y el altipuerto de Megève, una subida tendida, con 7,5 km al 5%, pero que hará daño si la carrera llega rota, estilo Aprica.

Y como despedida de la prueba, etapa circular en Megève, teniendo una estructura similar a la jornada previa, con un primer bucle que incluye otros 5 puertos, entre ellos el precioso encadenado de Romme + Colombier, con varios km al 10% en ambas subidas. Después de este circuito, ya dentro de los 50 km finales, se hará otro bucle más corto con el descenso de St. Gervais les Bains antes de un nuevo paso por Domancy, cota famosa por el Mundial de Sallanches 1980, y el enlazado de Cordon, con 4,7 km al 8%, con un nuevo ascenso al altipuerto de Megève, pudiendo considerarse un solo puerto de 20 km al 4,5%, aunque siendo una media muy engañosa, al haber 2 km de descenso entre ambos.

En resumen, un trazado exigente y muy llamativo, cumpliendo sin duda lo que dice la frase promocional de la carrera: “un concentrado de montaña”. No obstante, a la hora de una valoración crítica depende de si se hace de cada etapa individualmente, con encadenados interesantes y gran cantidad de puertos de paso, varios muy duros y/o novedosos … o del global, que resulta muy desequilibrado y repetitivo, con las 5 jornadas de montaña y todas acabando en alto, siendo las 2 últimas parecidas, con similar estructura y mismo final, algo que se podría haber “camuflado” haciendo una cronoescalada, si bien lo que se echa en falta es una crono llana, para equilibrar la prueba y que la montaña fuera aprovechada al máximo.

De todos modos, como siempre la última palabra es de los corredores. Y terreno hay para ver una carrera espectacular a poco que se muestren combativos, aprovechando los puertos de paso en vez de esperar a los finales. Por otro lado, queremos aclarar el tema de los perfiles: algunos son de Cyclingcols, los que tienen su sello, y otros de elaboración propia pero con el mismo formato, tanto por homenajear a esa web, la más completa sobre puertos a nivel europeo, como por un futuro artículo imitando en Galicia el recorrido original de esta Dauphiné, al estilo de otras entradas como Giro 2006 y 2011 en España.

Etapas


1ª ETAPA (Miércoles 12 agosto):  CLERMONT FERRAND – SAINT CHRISTO EN JAREZ (218,5 km).  Info oficial / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Côte du Château d’Aulteribe, 4ª (km 32,5):  435 m – 1 km – 8,2 %
  • Col du Béal, 2ª (km 68,5): 1.390 m – 10,2 km – 5,6 %  *sin contar inicio
  • Côte de Courreau, 4ª (km 93):  1.062 m – 4 km – 5,7 %
  • Côte de Saint Head, 4ª (km 167,5):  788 m – 2,9 km – 4,3 %  *sigue subiendo
  • Montée Andrei Kivilev, 4ª (km 182,5):  737 m – 3,8 km – 3,8 %  *sigue subiendo
  • Côte de Leymieux, 4ª (km 207,5):  485 m – 2 km – 5,5 %  *sigue subiendo
  • Col de la Gachet, 4ª (km 217):  733 m – 3,8 km – 3,8 %  *sigue subiendo

.

El Col du Beal, con 10 km finales al 5-6%. Perfil editado de Cyclingcols

.

El suave ascenso al Col de la Gachet y el muro final en St. Christo en Jarez. Perfil de elaboración propia, homenajeando el estilo de Cyclingcols

.

– – – – –

2ª ETAPA (Jueves 13 agosto):  VIENNE – COL DE PORTE  (135 km).  Info oficial

Dificultades montañosas:

  • Côte de Virville, 3ª (km 50):  589 m – 4,1 km – 5,5 %
  • Côte de Roybon, 4ª (km 56,5):  634 m – 1,5 km – 7,1 %
  • Côte de Maillet, 1ª (km 98,5):  686 m – 6,2 km – 8 %
  • Col de Porte, HC (Meta):  1.331 m – 17,5 km – 6,2 %

.

El ascenso a Maillet (Montaud)

Descenso de Maillet / Montaud

.

Todas las vertientes de Porte

Porte, con inicio y parte central muy dura

.

– – – – –

3ª ETAPA (Viernes 14 agosto):  CORENC – SAINT MARTIN DE BELLEVILLE  (157 km).  Info oficial / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Col de la Madeleine, HC (km 105):  2000 m – 17,3 km – 8,3 %  *falta inicio
  • Saint Martin de Belleville, 1ª (Meta):  1.419 m – 14,8 km – 6 %

.

Puertos más duros en carrera

El colosal puerto de la Madeleine por Montgellafrey

Descenso del Col de la Madeleine

.

Saint Martin Belleville, en la subida a Val Thorens

.

– – – – –

4ª ETAPA (Sábado 15 agosto):  UGINE – MEGÈVE  (153,5 km).  Info oficial / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Col du Marais, np (km 18):  843 m – 10,2 km – 3,2 %
  • Col de Plan Bois, 1ª (km 28):  1299 m – 6,2 km – 9,5 %
  • Col de la Croix Fry, 1ª (km 28):  1477 m – 6,6 km – 7,9 %
  • Col des Aravis, 3ª (km 50,5):  1484 m – 4,3 km – 5,5 %
  • Côte d’Hery sur Ugine, 2ª (km 69): 1006 m – 2,7 km – 8,8%
  • Montee de Bisanne, HC (km 120):  1723 m – 12,4 km – 8,2 %
  • Altiport de Megève, 2ª (Meta): 1458 m – 7,4 km – 4,7 %

.

El inédito Plan Bois, una encerrona

Descenso de Plan Bois (hasta Manigod)

.

El duro ascenso a Signal de Bisanne hasta el cruce con Saisies

Descenso de Saisies (falta desde Bisanne al cruce)

.

El ascenso al altipuerto de Megeve. Perfil editado de Cyclingcols, meta en cota 1460 m

.

– – – – –

5ª ETAPA (Domingo 16 agosto):  MEGÈVE – MEGÈVE  (153,5 km).  Info oficial / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Côte de Domancy, 2ª (km 16,5):  785 m – 2,5 km – 9,4 %
  • Col de Romme, HC (km 46):  1294 m – 8,8 km – 8,9 %
  • Col de la Colombiere, 1ª (km 60): 1610 m – 7,5 km – 8,5 %
  • Col des Aravis, 2ª (km 85):  1487 m – 10,5 km – 5,1 %
  • Côte de le Frassette, 4ª (km 98,5):  1050 m – 2 km – 6,1 %
  • Côte de Domancy, 2ª (km 186,5):  785 m – 2,5 km – 9,4 %
  • Côte de Gordon, 2ª (km 186,5):  941 m – 4,6 km – 8,2 %
  • Altiport de Megève, 2ª (Meta): 1458 m – 9 km – 4,6 %

.

Perfil Col de Romme / Col de la Colombiere

El impresionante encadenado de Romme + Colombiere. Perfil de APM / Ziklo

Bajada de Colombiere (hasta km 14,7)

.

Perfil Domancy / Cordon / Megeve

La parte final de la etapa, con el enlazado de Domancy, Cordon y de nuevo Megeve

.

– – – – –

Participación

Si ya normalmente la participación es muy buena, la de esta edición es directamente espectacular, contando con la mayoría de grandes vueltómanos del pelotón, incluídos 7 ganadores de GV, más otros 7 que han terminado en el podio, así como el top-10 al completo del último Tour. Y ojo también al listado de clasicómanos, con 5 ganadores de uno o más monumentos. En total, estarán presentes 23 equipos, los 20 World Tour y 3 Continentales Profesionales, completando un pelotón de 161 corredores, 7 más que en la pasada edición. A esta fabulosa participación ha ayudado la no coincidencia con Tirreno Adriático, carrera con la que otros años se repartía las figuras.

A priori, todo apunta a un duelo entre Jumbo e Ineos, contando ambos equipos con favoritos para la general, segundos espadas y gregarios fortísimos. En la escuadra holandesa destaca Primoz Roglic, que viene de ganar 2 etapas y la general en Ain; Tom Dumoulin, ya recuperado tras varias lesiones; Steven Kruijswijk, podio en el último Tour; y Wout Van Aert, ganador Milán-San Remo y Strade Bianche; mientras que en Ineos el líder es Egan Bernal, reciente vencedor en Occitania y 2º en Ain, teniendo como escuderos a Geraint Thomas, ganador en 2018; Pavel Sivakov, 2º en Occitania; y Chris Froome, vencedor de esta carrera en 3 ocasiones, aunque no está en su mejor momento.

No obstante, dado el gran nivel de la participación tampoco se puede descartar que se la lleve un tercero, con especial atención para Tadej Pogacar (UAE); podio en la Vuelta y con 5 victorias este año; Nairo Quintana (Arkea), también con 5 triunfos en 2020 y reciente podio en Tour de Ain; Thibaut Pinot (Groupama), 5º en la última edición; Mikel Landa (Bahrain), podio Andalucía y Burgos; Emanuel Buchman (Bora), 3º la pasada edición; Romain Bardet (Ag2r), 2º en 2016; Miguel A. López (Astaná), 5º en la última Vuelta; Adam Yates (Mitchelton), 2º en 2018 y ganador UAE; Richie Porte (Trek), 2º en dos ocasiones; Dan Martin (Israel), podio también 2 ediciones; Alejandro Valverde (Movistar), doble ganador de la prueba, aunque no parece llegar bien; Sergio Higuita, ganador Colombia y 2º en París-Niza, Rigoberto Urán, si bien es su primera carrera tras reanudar la temporada, y Daniel F. Martínez (EF), 2º en Colombia, ganando la etapa reina.

– – – – –

En cuanto a la retransmisión televisiva, la carrera se podrá ver en España tanto en Teledeporte como en Eurosport, así como en diversas páginas de “streaming” -> enlaces en steephill, con la llegada de las 3 primeras etapas prevista en torno a las 16.25 h y las 2 últimas sobre las 16.50 h, según el horario intermedio. En el caso de Teledeporte, se repetirán además por la noche y a la mañana siguiente.

– – – – –

2 comentarios en “CRITERIUM DE DAUPHINE 2020

    • Hola Claver, gracias por el comentario.

      Muy de acuerdo en que es una pena que no se vaya a ver Romme-Colombiere por televisión. Habiendo ya un final en Megeve, lo lógico hubiera sido que la etapa tuviera una llegada distinta, por ejemplo acabando en Le Grand Bornand o en Saint Jean de Sixt tras el descenso, dándole el protagonismo al encadenado.

      Sobre las cronos, en ASO parecen obsesionados con reducir su importancia, llegando al extremo de esta Dauphiné sin crono. Y no tienen la excusa de la reducción de etapas, ya que en el trazado original tampoco la había. Una lástima: no solo es injusto para los rodadores, sino que además perjudican al espectáculo de la carrera.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .