Previo TOUR DE FRANCIA 2016

CabeceraTour

El martes 20 de octubre tuvo lugar en París la presentación oficial del Tour de Francia 2016, la edición nº 103 de la “Grande Boucle”, que comenzará en el Mont Saint Michel, en el departamento de La Mancha, el sábado 2 de julio y terminará en los Campos Elíseos de París el día 24 del mismo mes, con un total de 3.519 km divididos en 21 etapas, incluyendo 2 contrarrelojes (una de ellas cronoescalada) y 10 jornadas de montaña, circulando, además de por territorio francés, por España, Andorra y Suiza.

Eso sí, al igual que en las presentaciones de años anteriores, sólo se ha desvelado de un modo detallado el recorrido de las etapas de montaña (y no todas), quedando la incógnita de como será el trazado intermedio del resto de jornadas, algo que en teoría se anunciará sólo unas semanas antes del inicio de la prueba.
map_route_tour 2016

Video presentación del recorrido  /  Dossier de prensa (PDF 13 MB)

Tour 2016_perfil general etapas 1-9

El perfil general de la primeras 9 etapas, con el paso por Macizo Central y los Pirineos

Tour 2016_perfil general etapas 10-21

Las últimas 12 etapas, con el Mont Ventoux, dos cronos y la traca final en los Alpes

El recorrido repite varias de las características vistas en las últimas ediciones, siendo de nuevo un trazado muy favorable para los escaladores, especialmente los más explosivos, debido a la abundante montaña, con multitud de etapas quebradas pero sin grandes kilometrajes y con el desgaste llegando sobre todo por la acumulación, al haber muchas jornadas exigentes pero ninguna a priori realmente agonística. No obstante, aunque pueda resultar paradójico, también supone un gran cambio en el diseño de las mismas, sobre todo respecto a 2015, al tener menos finales en alto (5 frente a los 9 del año pasado) y programar bastantes llegadas tras el descenso de un gran puerto, algo que en las últimas ediciones sólo se veía con cuentagotas. También llama la atención el tipo de puertos utilizados, sobre todo en los Alpes, siendo en general mas cortos pero con mayor pendiente de lo habitual, incluyendo varias subidas inéditas.

En cambio, donde los organizadores parecen querer enmascarar sus verdaderas intenciones, como si fuera una marcha atrás respecto a 2015 pero manteniendo en realidad su tendencia a la baja, es en las contrarrelojes, programando dos cronos individuales, una a mitad de la prueba y otra en la semana final, pero de escasa longitud, sumando apenas 54 km … de los que encima 17 son en forma de cronoescalada (aunque no pura). Y los otros 37 km tampoco son muy favorables para los especialistas, con un perfil quebrado que incluye 2 subidas que se podrían catalogar de 3ª categoría. De hecho, la escasa distancia de ambas CRI, unida a la ausencia de crono por equipos, hace que sea uno de los Tours con menos km de crono desde que se hacen este tipo de etapas, sólo por detrás de 2015 y empatado con la edición de 2014, quedando claro que a la actual dirección del Tour no le gustan las contrarrelojes.

listado etapas tour 2016

Así pues, la carrera se iniciará con una etapa en línea entre el precioso Mont Saint Michel, una isla mareal que recibe más de 3 millones de visitas al año, y Utah Beach, una de las playas donde se produjo el desembarco de Normandía en junio de 1944, el “Día D”, con el viento como mayor dificultad de la etapa, pudiendo formarse abanicos, existiendo además alto riesgo de caídas, que desgraciadamente ya protagonizaron anteriores inicios de Tour con una jornada en línea (2011, 13 y 14), siendo en cualquier caso favorable para los sprinters. La 2ª jornada unirá las localidades de Saint Lô y Cherbourg-Octeville, existiendo de nuevo la posibilidad de abanicos y con la llegada situada en la cota de la Glacerie, con 3 km al 5% aunque muy irregulares, incluyendo un tramo central a más del 10%, siendo un final muy propicio para los “up-hill finishers” y donde puede haber pequeñas diferencias entre los favoritos.

A partir de ahí la carrera tomará dirección sur, con 2 etapas en general llanas y muy largas con finales en Angers y Limoges respectivamente, si bien esta última, aunque habrá que esperar a conocer la ruta definitiva, podría incluir alguna sorpresa en el tramo final, con una cota cerca de meta y la llegada picando hacia arriba. Respecto a los antecedentes, el último final en Angers fue en 2004, con triunfo de  Boonen, mientras que en el caso de Limoges hay que remontarse al 2000, con victoria de Agnolutto, aunque más recientemente esta ciudad también ha albergado varias etapas de la París-Niza, la última de ellas en la edición de 2010 -> clasificación, con triunfo de Bonnet después de que una caída a medio km de meta descontrolara el sprint del grupo.

En la 5ª jornada, larga etapa de media montaña en el Macizo Central, teniendo que superar en los últimos 35 km los puertos de Pas de Peyrol, con 2 km finales al 12,5% (aunque según el perfil oficial sería más blando); Col de Perthus, irregular pero también con tramos muy exigentes; y el Col de Cére (últimos 6 km) antes de un pequeño descenso y el repecho final en la estación de esquí de Lioran, la más importante del Macizo Central. A priori, una jornada muy interesante, con buen kilometraje y un estupendo encadenado donde si hay batalla desde lejos alguno de los favoritos que hayan llegado cortos de forma lo pueden pasar muy mal. Señalar que la única llegada previa en Lioran tuvo lugar en la mítica edición de 1975, con victoria de etapa para Pollentier y Merckx manteniendo el liderato -> clasificación, aunque el recorrido previo era distinto.

PROFIL_5_Peyrol_Perthus_Lioran

La parte final de la 5ª etapa, con Peyrol, Perthus y Font de Cere antes de meta

En la 6ª jornada, en vísperas del tríptico pirenaico, etapa de casi 190 km entre Arpajon sur Cere y Montauban, con un recorrido que incluye varias cotas, sobre todo en la parte central, aunque no demasiado duras, siendo favorable para los velocistas pero sin que se pueda descartar una fuga lejana, como ya ocurrió en 1998, con triunfo para Durand. Al día siguiente será el turno para el primer gran puerto de esta edición (además de Pas de Peyrol), con el ascenso a todo un clásico, el Col d´Aspin, con 10 km finales al 7% de media y la cima a menos de 8 km del Lac de Payolle, donde estará la meta tras el descenso y un pequeño repecho, siendo una jornada sin mucha dureza global pero con 20 km finales muy atractivos. La única llegada previa en Payolle tuvo lugar en la Ruta del Sur 2014, con doblete de Movistar: victoria Jesús Herrada y Valverde 2º -> clasificación, si bien en lugar de subir el Aspin se llegaba desde el lado contrario, con un tendido ascenso desde Bagneres de Bigorre.

La 8ª etapa es una de las más exigentes de esta edición, con un inicio y final muy repetidos en la historia de la carrera, Pau y Bagneres de Luchon, pero que en esta ocasión, en lugar de la secuencia Ausbique, Tourmalet, Aspin y Peyresourde, se afrontará el Tourmalet como primer puerto, con 19 km al 7,5%, seguido por la Hourquette d´Ancizan -> perfil completo, irregular pero con tramos duros, y tras su difícil bajada Val Louron-Azet (el inicio es por otra variante), con 6 km centrales al 8,3%, y el Peyresourde, con algo más de 8 km al 7,6%, antes del descenso a meta, mejorando el encadenado habitual gracias al Col d´Azet, aunque con menos dureza al no incluir Aubisque. En cualquier caso, dependerá de la actitud de los corredores, pudiendo verse un gran espectáculo si hay ataques desde lejos … o resultar decepcionante si los favoritos, pensando en el día siguiente, lo dejan todo para el Peyresourde. El último final en Luchon tras este puerto tuvo lugar en 2012, con triunfo de Voeckler -> clasificación / vídeo, mientras que en 2014, con Balés como último puerto, se impuso Rogers -> clasificación / vídeo, en ambos casos llegando en solitario tras soltar a sus compañeros de escapada.

PROFIL_8

La 8ª etapa, con 4 buenos puertos en los últimos 120 km, incluyendo el mítico Tourmalet

La etapa siguiente, con inicio desde Vielha, en la Val d´Aran, y final en la estación de esquí de Ordino-Arcalís, en el Principado de Andorra, es a priori la reina de los Pirineos, incluyendo La Bonaigua (desde el km 5), sin grandes rampas pero bastante largo; el Port de Canto, con más de 1000 m de desnivel; y ya en Andorra, el encadenado de La Comella, con 4,3 km al 8% (aunque según los datos oficiales y este otro perfil supera ese %), y Beixalis, estrenado en la pasada Vuelta y con 3 km centrales al 11%, antes de un descenso “ratonero” y la subida final a la estación, con 10,4 km finales al 7% -> perfil y fotos. Una etapa muy exigente, con 4500 m de desnivel y 3 puertos seguidos en la parte final, lo que sumado al desgaste de las etapas previas puede provocar grandes diferencias, si bien de cara a favorecer ataques lejanos a priori hubiera sido mejor acabar en Pal o Arinsal, además de incluir la Gallina. Señalar que ésta será la 3ª llegada del Tour en Arcalís, con exhibición de Ullrich en la durísima etapa de 1997 -> clasificación / vídeo; y triunfo para Feillu en la jornada de 2009, con Contador dando el primer aviso, aunque el flojo recorrido, con Serra Seca lejos de la subida final, provocó que no hubiera casi diferencias entre los favoritos -> clasificación / vídeo.

PROFIL_9

La 9ª jornada, con gran parte de la etapa en España y el tercio final en Andorra

Después de la jornada de descanso, la carrera se reanuda con una etapa de 200 km entre Andorra y la localidad francesa de Revel, en el departamento de Haute Garonne, teniendo que superar de salida el Port d´Envalira (los primeros km se harán de un modo neutralizado) antes del larguísimo descenso hacia Ax Les Thermes, circulando después por un terreno sin grandes dificultades aunque con la cota de Saint Ferreol, con 2 km finales al 6%, a menos de 10 km de meta, pudiendo ser clave en el resultado final, como ya ocurrió en la etapa de 2010, con triunfo para Vinokourov -> clasificación / vídeo. La jornada siguiente, con salida desde la localidad amurallada de Carcassonne, declarada Patrimonio de la Humanidad, y llegada en la ciudad de Montpellier, es a priori muy favorable para los sprinters, aunque de todos modos habrá que esperar a conocer el trazado definitivo.

El 14 de julio, día de la fiesta nacional francesa al conmemorar el aniversario de la toma de la Bastilla, será el turno para “el gigante de la Provenza”, el colosal Mont Ventoux -> altimetríaperfil oficial (el kilometraje es de 2013), que con 16 km finales al 8,5%, incluyendo un tramo de 9 km al 9% hasta Chalet Reynard, es uno de los puertos más duros que se han afrontado en carrera, siendo la 2ª subida francesa con mayor coef. APM, sólo por detrás del Galibier. Además hay que añadir el viento que sopla en la parte alta, sin vegetación y con un “paisaje lunar”, haciendo que sea difícil circular en solitario, aunque por otro lado ésto dificulta los ataques. En cualquier caso, una etapa importante, donde pese al poco desgaste previo quién tenga un mal día puede perder mucho tiempo en meta. Respecto a los antecedentes, ha habido 9 finales en el Mont Ventoux -> historia en el Tour, el último en 2013, con una larga etapa en la que se impuso Froome -> clasificación / vídeo, con sólo Quintana llegando a menos de un minuto.

Mont Ventoux

El impresionante Mont Ventoux, final de la 12ª etapa. Perfil de APM-Pedalier

Al día siguiente, otra etapa a priori clave, en este caso una crono individual de 37 km entre la localidad de Bourg Saint Andeol y la “Caverne de Pont d´Arc“, cerca de la población homónima y en el entorno de las “Gorges de l´Ardeche”, teniendo que superar de inicio una subida con casi 7 km al 5%, para después del paso por Saint Remeze y una zona de falsos llanos encarar la bajada de Serre Toure, con 2,6 km a casi el 9%, y ya en el final, tras el paso por Vallon Pont d´Arc, afrontar 3,5 km de subida al 5%. En definitiva, una contrarreloj exigente, tanto por el perfil quebrado como por su situación en la prueba, después de la jornada del Ventoux, y siendo favorable para los corredores completos, si bien dado que la otra CRI es una cronoescalada se echa de menos una longitud superior, rondando los 50-55 km, y un perfil más llano, para que los especialistas también tuvieran su oportunidad y la carrera estuviera más equilibrada, lo que además podría provocar una mayor combatividad de los escaladores.

PROFIL_13

La crono de Pont d´Arc, en la jornada 13ª, con un inicio y final cuesta arriba

Superada la contrarreloj, la etapa 14ª será una de las últimas oportunidades para los velocistas, con algo más de 200 km entre Montelimar, en el departamento de Drôme, y el parque zoológico de “Le Parc des Oiseaux“, en las cercanías de Villars les Dombes, la “tierra de los 1000 lagos”, que si bien se estrena como llegada en el Tour ya ha sido protagonista en las últimas ediciones de Dauphiné, con una crono en 2013 en la que se impuso Tony Martin, con Dennis 2º, y siendo final de una etapa en línea este año, con victoria para  Bouhanni al sprint -> clasificación / vídeo.

La jornada siguiente, entre las localidades de Bourg en Bresse y Culoz, en el departamento de Ain, es a priori una de las más interesantes de esta edición, con un novedoso recorrido en el Jura que incluye multitud de pequeños puertos, entre los que destacan Berthiand, con 6 km a más del 8%; Sappel, 9 km al 5,5% de media; Pisseloup, con 6 km al 5%; y Rochette, con un tramo de 4 km al 6%; antes del doble paso por Grand Colombier, estrenado en el Tour en 2012 y que se subirá primero por la vertiente N (últimos 12 km), irregular pero con tramos duros, en total 12,5 km al 7%; y tras el fuerte descenso y un primer paso por meta encarar la vertiente S hasta la cota 880 m, con un tramo de 7 km al 8,5%, desviándose hacia Anglefort para repetir el final del anterior descenso y llegar a meta tras 8 km de llano. Una etapa muy difícil de controlar, pudiendo verse una gran batalla a poco que los ciclistas se muestren combativos, aunque con la “espina” de que los organizadores han vuelto a esquivar la vertiente más dura del puerto, con 4,5 km al 12%. Señalar que si bien Culoz se estrena como meta, es llegada habitual en el Tour de L´Ain, con victorias de Taaramae en 2009 y Poels en 2010.

PROFIL_15

La 15ª etapa, con un sube y baja constante antes del doble paso por Grand Colombier

Tras la etapa de Culoz y en vísperas de la jornada de descanso, turno para una etapa de más de 200 km con llegada en Berna, capital de Suiza, con un trazado que si bien no incluye puertos de entidad sí es relativamente quebrado, incluyendo varios repechos en la parte final que harán muy complicado que haya sprint masivo, siendo una jornada propicia para los clasicómanos. Después del día de descanso, el Tour se reanudará con una etapa de montaña íntegramente suiza, con Saanenmoser, 6,5 km al 5%, y Col des Mosses (desde km 12,7), antes del llano previo al Col la Forclaz, con 13 km de subida muy constantes al 8%, volviendo a ser incluído en el Tour tras casi 40 años desde de su último paso, en 1977, y el ascenso a Finhaut Emosson -> otro perfil, con 6,5 km finales constantes al 9-10% hasta alcanzar la presa, para unas cifras totales de 10,5 km al 8,4%. Una llegada muy exigente, con un duro encadenado final donde si hay buen ritmo en ambos puertos las diferencias en meta pueden ser considerables, con el único antecedente de Dauphiné 2014 -> clasificación / vídeo, con triunfo para Westra y Contador haciéndose con el liderato tras un ataque en la parte final.

PROFIL_17

La etapa suiza (17ª), con el tremendo encadenado final de Forclaz-Emosson

La 18ª jornada, con una cronoescalada de 17 km entre las localidades de Sallanches y Megeve, en el departamento de Haute Savoie, es probablemente la mayor sorpresa de este recorrido, ya que hasta el día de la presentación todos los rumores indicaban que iba ser una etapa en línea. No obstante, aunque predomina la subida, no es exactamente una cronoescalada pura, con 4 km llanos antes del inicio de la cota de Domancy, famosa por el espectacular Mundial de 1980, con exhibición de Hinault -> clasificaciónvídeo. Una vez en la carretera principal la pendiente será más suave, si bien al tomar el desvío hacia Choseaux habrá de nuevo varios tramos exigentes, coronando la ascensión a 2,5 km de Megeve, con bajada hasta la línea de meta. A priori, una etapa importante para la general, aunque teniendo en cuenta el global de la prueba hubiera sido más lógico una crono llana, o manteniendo la salida y llegada dar un rodeo inicial para que el kilometraje fuera superior.

PROFIL_18_Megeve

La cronoescalada de Sallanches-Megeve, en la 18ª jornada

Al día siguiente continúa la montaña, con una etapa entre Albertville  sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1992, y la estación de esquí de Le Bettex, junto a Saint Gervais, en las “faldas” del Mont Blanc, incluyendo el Collet de Tamié, muy cercano al más conocido Col de Tamié, y la Forclaz de Montmin, con 3 km finales al 10%, antes del encadenado de la Forclaz de Queige (vertiente norte), con 5,6 km al 8%, y el inédito Signal de Bisanne (cota 1720 m) -> perfil oficial, con 12,4 km al 8,2% y que se podría considerar la “cara b” de Saisies, por cuya cima se pasará en el descenso, tras un repecho. La bajada llevará a los corredores hasta el falso llano de Megéve, retomando después el descenso en busca de Le Bettex por Amerands, con 2,7 km iniciales al 11% antes de una zona central más tendida, volviendo la dureza en el tramo final con 4 km al 8,6% -> perfil desde cota 870 m, para un total de casi 10 km al 8%, pudiendo hacer mucho daño si se sube a tope desde el inicio, sobre todo si ha habido batalla en Bisanne. La anterior llegada del Tour en Le Bettex data de 1990, con triunfo para Claveyrolat -> clasificación, si bien hace sólo unos meses fue meta en Dauphiné 2015, subiendo también por Amerands (aunque haciendo después un rodeo) y con victoria para Froome por delante de Van Garderen -> clasificación / vídeo.

PROFIL_19

La 19ª etapa, con el estreno de Bisanne y llegada en St. Gervais / Le Bettex

Y como última oportunidad para ver cambios en la general, salvo gran sorpresa en París, nueva jornada de montaña en la Alta Saboya, con el Col de Aravis, 7 km al 7% de media,  y el Col de la Colombiere (desde Saint Jean de Sixt), con 12 km al 5,8% de media, en el primer tercio de la etapa, para tras una zonal llana afrontar el Col de la Ramaz, 14 km al 7%, incluyendo 2,5 km centrales al 10%, y Joux Plane, que con 11,6 km al 8,5%, rondando el 9-10% en su parte final, puede destrozar el grupo a poco que el ritmo sea elevado, restando desde la cima 12 km hasta meta, con el traicionero repecho de Ranfolly antes de un peligroso descenso, que dejará a los corredores ya en Morzine, con la llegada picando hacia arriba. Una jornada muy atractiva, con terreno inicial para fugas y dos grandes puertos de paso en su 2ª mitad, destacando el regreso del mítico Joux Plane, ausente desde la etapa de 2006 en la que Landis asombró con su cabalgada desde Saisies -> clasificación / vídeo … pero dando después positivo por testosterona. Ese mismo recorrido, aunque con diferente salida, ya se había utilizado 6 años antes, en una de las mejores etapas del año 2000, con ataque lejano de Pantani y Escartín e hundimientos inesperados en el Joux Plane, consiguiendo el triunfo Virenque tras una caída de Heras.

PROFIL_20

La última jornada de montaña (20ª), con la Ramaz y el regreso del Joux Plane

No obstante, hay una llegada más reciente en Morzine con el Joux Plane como último puerto, en Dauphiné 2012, consiguiendo la victoria Quintana con apenas 22 años -> clasificación / vídeo, aunque Wiggins mantuvo sin problemas el liderato. Volviendo al recorrido del Tour 2016, superados los Alpes y tras un largo traslado en avión, ya solo restará la clásica etapa con meta en los Campos Elíseos de París, en esta ocasión con salida desde Chantilly y estando programadas como mínimo 8 vueltas completas (podrían ser más) al circuito final, siendo en cualquier caso una jornada muy favorable para los velocistas y que servirá de homenaje para todos los ciclistas que hayan logrado completar las 3 semanas de carrera.

Globalmente, un recorrido muy duro, siendo a priori el más exigente de los últimos años al estar plagado de etapas montañosas, la mayoría de ellas con bastantes puertos. De hecho, aunque solo hay 2 grandes colosos, Mont Ventoux y Tourmalet, los corredores tendrán que superar otros 4 HC, Joux Plane, Bisanne, Forclaz y Emosson (estos 2 últimos muy justos), y una cantidad enorme de Primeras, con un total 24 puertos por encima de los 120 APM, si bien algunos de ellos es más realista catalogarlos de 2ª. Un aspecto muy positivo es que esa dureza no se centra sólo en los finales (aún habiendo varios muy exigentes), sino que hay varias etapas con un diseño muy interesante y donde el protagonismo recae en los puertos de paso, como las jornadas de Lioran, Bagneres de Luchon, Culoz y Morzine, existiendo además una buena combinación entre puertos clásicos, subidas que se recuperan tras muchos de ausencia y ascensiones inéditas, aunque por otro lado se echa en falta alguno de los colosos de los Alpes, que curiosamente sí se afrontarán en el Giro.

Sin embargo, en el lado negativo, está de nuevo la poca longitud de las cronos, que como decíamos al inicio apenas suman 54 km, siendo uno de los Tours con menos km de CRI, así como su trazado, poco propicio para los rodadores (sobre todo Megeve, pero también en parte Pont d´Arc); y colocación, después de sendas etapas de montaña, lo que provoca que el recorrido esté muy desequilibrado hacia los escaladores, algo que no sólo resulta injusto, al favorecer demasiado a un tipo de corredor y perjudicar a otro, sino que va en contra de la tradición de la prueba, donde históricamente había que ser un corredor completo, destacando en todos los terrenos o arrasar en alguno de ellos, para poder optar a la general. Además, la ausencia de CRI llana puede provocar un mayor conservadurismo en la montaña, con los escaladores no necesitando a priori recuperar tiempo (aunque también dependerá de las circunstancias de carrera, como caídas, abanicos, fugas-bidón, etc).

En ese sentido, parece que a los organizadores no les importa que se desaprovechen las etapas, pensando más en las audiencias televisivas y en la promoción que hagan los medios que en el propio espectáculo deportivo. Y es que aparte del tema de las cronos, la cantidad de etapas de montaña, sobre todo en los Alpes, y su mala colocación en el caso de los Pirineos, hacen que en varias ocasiones se “estorben” unas a otras, pudiendo provocar que los corredores piensen más en guardar fuerzas para el día siguiente en vez de en atacar, algo que se podría haber solucionado, al menos en parte, quitando una de las jornadas de montaña y cargando más las restantes, lo que además arreglaría otro de los fallos del trazado: la ausencia de etapas de gran fondo, no habiendo ninguna jornada de montaña  que supere los 190 km ni se acerque a los 5000 m de desnivel, echándose en falta una verdadera etapa reina.

De todos modos, más allá de estas pegas, creemos que el recorrido supone un gran avance respecto al de 2015, especialmente por el aumento de CRI (aunque sigue siendo muy insuficiente), la reducción en los finales en alto y la presencia de una montaña dura y variada, con bastantes etapas donde hay un buen terreno para la batalla desde lejos, pudiendo verse un gran espectáculo en caso de que los ciclistas se muestren combativos. Como siempre, ellos tendrán como siempre la última palabra.

Anuncios

7 comentarios en “Previo TOUR DE FRANCIA 2016

  1. Un tour muy interesante,la montaña mejor distribuida que el año pasado,pero pocos kms contrarreloj,una cronoescalada que no será muy decisiva ,se echa en falta una etapa de gran fondo y kilometraje en la cordillera que sea,meter dos etapas de 146 kms en los alpes por muy exigentes que sean me parece indigno de la historia y su prestigio,no entiendo porque siguen con esa fórmula,ahora creo que lo de incluir puertos inéditos está genial;la etapa de Arcalís me encanta,y eso de dejar fuera el pavé y los muros finales es un acierto,en términos generales un tour que ofrecerá gran espectáculo,ideal para Froome pero que a mi juicio no perjudica ni a Contador ni a Quintana,espero que al final vaya Aru como todo apunta

  2. Pingback: re-Producciones del Eo presenta… Tour de Francia 2016 (et.15) | Terras do Eo, "la pequeña gran montaña"

  3. El anónimo era yo, en general me gusta la montaña, aunque las etapas finales les falta longitud, le hecho en falta una etapa de gran fondo como las de hace tiempo, y en efecto los 37 km contrareloj escasos, aunque mejora mucho el ridículo tour del año pasado. Rompe la tendencia hacia un tour del tipo guillen sobre todo por los puertos de paso y las bajadas en descenso.

  4. No tiene comparacion la subida de mont Ventoux con ninguno de los unipuertos de Guillen, empezando por APM 400 , aiguendo por la longuitud , seguido por la caracteristicas, realmente lastimoso

  5. Gracias a todos por los comentarios.

    Aunque todavía no están en la web oficial, desde hace unos días ya se conocen los perfiles de todas las etapas del Tour 2016: http://www.velo-club.net/route/world-tour/world-tour-news/105315-tour-de-france-2016-parcours-et-profils-des-etapes

    De todos modos, en las etapas “misteriosas” no hay grandes sorpresas, confirmándose la cota de St. Ferreol en la llegada a Revel (10ª), así como los finales quebrados en Limoges (4ª), con repecho de meta, y Berna (16ª), con una pequeña cota a 1,5 km de la llegada, pudiendo dar juego en la lucha por la etapa, aunque de cara a la general no tienen a priori suficiente dureza como para haya diferencias entre los favoritos.

    Cuando se acerque la disputa de la carrera publicaremos un análisis más detallado, ya con la historia de la prueba, recorrido definitivo y participación.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s