Tour Jacques Brel

LA CIUDAD Y LA CANCIÓN, LA BICICLETA Y LA GUITARRA.

Jacques Brel, fotografía de gimnasiomoderno.edu.co

A los quince años, me compré una bici. Y daba vueltas al Boulevard Mettewie en Bruselas. Solía, entonces, caer cuando tenía un gusto a sangre en la garganta, porque ya no podía más. Y no quería otra cosa en la vida que caer porque ya no podía más.” Europe 1, 5 de mayo de 1968.

Son palabras de Jacques Brel, uno de los tres belgas mundialmente conocidos en la segunda mitad de siglo XX. Compartió con Merckx el amor al trabajo, al esfuerzo y a la bicicleta; y con Tintin, el protagonista del famoso comic de Hergé, la pasión por los viajes, las aventuras y los aviones.

En mitad de la guerra, sus inquietudes juveniles, su romanticismo y su bicicleta daban vueltas sin parar hasta que el cuerpo decía basta. En poco tiempo la guitarra ocupó el lugar de la bici. Con la misma obstinación, u obsesión, que dedicó a dar vueltas en la bicicleta, realizó su trabajo. Primero con giras interminables de dos o tres funciones diarias –aunque sin hacer bises, porque decía que a nadie en su trabajo le pedían que continuara cuando ya había terminado su jornada-, luego en el cine y el musical.

Brel, en la tragicómica –como casi toda su obra– canción “La Statue”, nos advierte del peligro que se corre cuando se homenajea por sus cualidades morales a desconocidos. Así que intentaremos a partir de ahora hablar sólo de su producción artística, no vaya a ser que le asignemos alguna virtud de la que carecía y se enfade con nosotros, como el protagonista de dicha canción lo hace con sus homenajeadores.

Partiendo de sus canciones, plantearemos un pequeño juego: hacer un recorrido para gran vuelta que tenga todas las salidas y llegadas en ciudades, pueblos o comarcas nombrados en su repertorio. Así, trazaremos un viaje imaginario por la geografía de las canciones de Brel a la vez que buscamos hermosos paisajes y opciones para el desarrollo de posibles etapas. Sólo seleccionaremos lugares citados en canciones y sólo seleccionaremos canciones que citen ciudades, de modo que resultará inevitable que en el camino se queden sin visitar muchas ciudades, carreteras y melodías de Brel. En este recorrido nos acompañarán: militares, jóvenes enamorados, nacionalistas, viejos enamorados, nativas polinesias lascivas, juerguistas, toreros, señores con bastón y bombín, maridos sumisos, hombres infieles, esposas sumisas, mujeres que esperan, mujeres infieles, hombres que esperan, burgueses, curas, marinos, borrachos, aventureros, cantantes en tugurios y parte de la familia del cantante… ¿Estáis preparados?

Preparad las maletas y el pasaporte. Ante ustedes el mapa general del recorrido, al que aún le falta la sorpresa final en forma de epílogo:

Debido a la gran extensión del artículo, al incluir además de los perfiles y la explicación de las etapas las canciones de Brel que las inspiran, hemos dividido el recorrido en 2 partes: en esta primera, las etapas 1ª a 9ª, predominando las cronos y las etapas llanas, aunque incluyendo diversas “encerronas”; y en la segunda, que publicaremos en los próximos días, las etapas 10ª a 21ª, con la media y alta montaña, y el epílogo. Esperamos que os guste.

– – – – –

Etapas 1ª a 9ª


Sábado, 1ª etapa:  CRI  Bruselas  8,6 km.  Mapa

El primer día tenemos una pequeña crono urbana de 8,6 km en la ciudad de su infancia. Salimos de Place Brouckère, pasamos por Place Sainte-Catherine y a través de algunas calles de pavés llegamos a la enorme recta del Boulevard de Leopoldo II, pasamos junto a la Basílica de Koekelberg y le damos una vuelta al Boulevard Mettewie, donde los rodadores podrán acoplarse para vencer sus ligeras pendientes. Al ser sólo una vuelta, no esperamos que nadie llegue a sentir gusto a sangre en la garganta como el Brel adolescente. En todo caso, la longitud es suficiente para que se marquen las primeras diferencias.

Las dos plazas que se recorren de salida son nombradas en la canción “Bruxelles”, donde hace un retrato imaginario de la capital durante la belle époque. En la misma canción también aparece la Place Sainte-Justine, pero ésa sólo la podíamos encontrar en su imaginación. No es la única licencia artística que se toma en “Bruxelles”.

– – – – –

Domingo, 2ª etapa:  Bruselas – Brujas  195 km.  Mapa

Tras el primer contacto con la competición y con el universo de Brel vendría una etapa con salida en la capital belga y meta en Brujas. Para realizar este trayecto damos un rodeo por el sur, pasando por Tournai y Roubaix. Entre ambas hemos programado los siguientes tramos de pavés de la París-Roubaix: Camphin-en-Pévèle, Carrefour de l’Arbre, Gruson y de Willems à Hem. Les pavés no sólo aparece como elemento del paisaje en la ya citada “Bruxelles”, sino que incluso una de sus primeras canciones se llamaba así: “Les pavés”. “Amo los adoquines de mi calle, pequeña calle amable, donde se ve a las chicas que tienden la ropa (…)” Para esta ocasión proponemos un pavés menos amable, el de “l’enfer du Nord”. En Roubaix nos acercamos al teatro Colisée, donde Brel dio su último recital el 16 de mayo de 1967. A partir de ese momento se centró en el cine, el musical, las grabaciones de estudio, navegar, pilotar su bimotor …

Desde Roubaix se ha buscado un recorrido por carreteras secundarias y pueblos, que acerquen la carrera al público y compliquen las persecuciones a los grupos. La ciudad de Brujas es citada, al menos, en tres canciones: la nostálgica “Mon père disait”, la romántica “Marieke” y la cómica y polémica “Les F…”. Sin embargo, para ilustrar esta etapa, preferimos la canción, “Le plat pays”,que nos transporta a este país plano cruzado por los canales y los vientos.

– – – – –

Lunes, 3ª etapa:  Etapa Marieke / Brujas – Gante  210 km.  Mapa

*Faltan los 10 km iniciales, por lo que el kilometraje total sería de 210 km

Ay Marieke, Marieke
Je t’aimais tant
Entre les tours
De Bruges et Gand
Ay Marieke, Marieke
Il y a longtemps
Entre les tours
De Bruges et Gand…”

Así comienza “Marieke”, canción de 1961. En ella alterna las dos lenguas de su infancia: el francés y el neerlandés. Esta evocación del amor de juventud nos sirve de pretexto para proponer un viaje entre Brujas y Gante. Tomando partes de los trazados de la Het Volk (Omloop het Nieuwsblad) y de la Ronde Van Vlaanderen hemos compuesto un recorrido que incluye varios tramos de adoquín y catorce repechos: Kruisberg, Oude-Kwaremont, Paterberg, Koppenberg, Steenbeekdries, Taaienberg, Eikenberg, Wolvenberg, Leberg, Ten Bosse, Kapelmuur, Eikenmolen, Valkenberg y Molenberg, varios de ellos en la lista de las rampas máximas que se han superado en carrera. Será un día muy complicado, donde se puede perder mucho tiempo …  y por supuesto también se puede ganarlo.

– – – – –

Martes, 4ª etapa:  CRE  Knokke-le-Zoute – Ostende  52 km.  Mapa

Para este día proponemos una contrarreloj por equipos en la costa flamenca de cerca de una hora de duración, completamente llana y donde los equipos con buenos rodadores puedan conseguir apreciables ventajas.

La salida será desde el pueblo turístico de Knokke-le-Zoute. Este pueblo está muy ligado a la obra y vida de Brel. En el 67 grabó “La Chanson de Jacky”, en la que imaginaba sus años de decadencia futuros viviendo en Knokke. Diez años más tarde escribió una especie de secuela,“Knokke-le-Zoute tango”. En la vida real, en 1953, Brel participó en el festival de la canción de este pueblo y quedó el antepenúltimo. Al margen de su actividad musical, en 1971 eligió este pueblo para rodar allí su primer largometraje como director: “Franz”.

El recorrido se dirige hacia el oeste por Zeebruges, puerto de Brujas citado en “Mon père disait”, mientras que la meta se sitúa en Ostende. La canción “L’Ostendaise” nos mece al ritmo de la mar como le ocurre al marino que parte, mientras alguien le espera en Ostende, en tierra.

– – – – –

Miércoles, 5ª etapa:  Londres – Londres  184 km.  Mapa

*Se darían 11 vueltas a este circuito

El quinto día programamos un circuito de 16,8 km en Londres, al que se darían 11 vueltas. La salida neutralizada estaría en el Soho, frente al Palladium, donde Brel dio sus recitales. El circuito tiene su meta en Abbey Road frente a los míticos estudios. Jacques compartió época, éxito comercial y parte de su mensaje con los Beatles. En algunas imágenes de archivo se le puede ver con Ringo Starr y algunos amigos comunes. El circuito presenta una subida en su parte central, con el punto más alto en Hampstead. El desnivel por vuelta es de 140 m. Se ha procurado buscar espacios abiertos y jardines para evitar la monotonía. El desenlace está abierto, siendo la opción del sprint masivo la más probable, pero no la única.

Sobre el traslado no hay que preocuparse, en barco no es largo. Realmente Ostende y Londres están muy cerca. Ya lo decía el padre de Brel: “Es el viento del norte el que ha hundido la tierra entre Zeebruges e Inglaterra y Londres no es más que el suburbio de Brujas perdido en la mar” en la célebre “Mon père disait”:

– – – – –

Jueves, traslado en avión Londres – Berlín.

Traslado en avión, el medio de transporte favorito del  Brel adulto, quien pilotaba el suyo propio. No será un traslado más; habrá un menú especial, no apto para abstemios: “se huele la cerveza desde Londres hasta Berlín”

– – – – –

Viernes, 6ª etapa:  Berlín – Berlín  198 km. Mapa

En la capital teutona proponemos un recorrido compuesto por dos circuitos: en primer lugar, uno de poco más de 100 km que recorre las zonas rurales al oeste y sur de la ciudad. Esta ruta se realiza por caminos y carreteras secundarias, incluyendo algún tramo adoquinado. Se transita frente a los palacios de Brandenburgo en Potsdam y sus alrededores, lo que reportará imágenes de postal.

De vuelta a la gran ciudad se darán 4 vueltas a un circuito final de 23,7 km. La meta está frente a la puerta de Brandenburgo y se atraviesan los jardines de Tiergarten en dos sentidos, se hace un paso por el otro lado de la famosa puerta, cruzamos la isla de los museos, nos dirigimos hacia Alexanderplatz, y luego por la orilla del Spree pasamos frente al O2, subimos por el barrio de Friedrischain y bajamos, siempre con la torre de televisión de Alexanderplatz como referencia, para seguir nuevamente por la isla de los museos hasta la puerta de Brandenburgo. Una etapa llana con un gran interés paisajístico. Como en el caso de Londres, seguro que una victoria en Berlín estaría muy cotizada.

Brel nombra Berlín, en aquellos tiempos dividida, no sólo en “La Bière” sino también en la elegía “Fernand” con un tono completamente opuesto. Aquí, París se confunde con Berlín por lo gris y fúnebre del día. Mucho ha cambiado la imagen de la capital alemana, desde 1966.

– – – – –

Sábado, 7ª etapa:  Hamburgo – Hamburgo  173 km.  Mapa

Nueva etapa con salida y meta en la misma ciudad. La imposibilidad de encontrar localizaciones cercanas nos obliga en algunos casos a ello, aunque hemos procurado variar su configuración. Aquí hemos optado por un circuito largo de cerca de 160 km, al que sigue una sola vuelta a un circuito urbano corto, de 13 km. La etapa comienza entre campos de cultivo en la llanura costera. Luego se adentra por zonas boscosas, donde harán dos pasos por distintas laderas de la misma elevación, con lo que el público podrá ver subir dos veces a los ciclistas. De vuelta a Hamburgo se hace un circuito urbano por el centro, con especial protagonismo para su puerto. Nueva etapa llana en la que disfrutar de los paisajes.

Hamburgo es citada en varias canciones, la querencia de Brel por los puertos es más que evidente. Encontramos a la ciudad hanseática en tres canciones que se repiten en nuestro juego: “Vesoul”, “Amsterdam” y “Knokke-le-Zoute tango”. Ésta última se puede considerar como la segunda versión de la historia imaginaria del cantante decadente. Esta canción fue publicada en 1977 en el disco que grabó cuando su salud ya se resentía mucho, por eso es imposible encontrar actuaciones o videos suyos de este disco. Obsérvese que los tiempos cambiaban y ya se podía permitir utilizar ciertas expresiones vulgares.

– – – – –

Domingo, 8ª etapa:  CRI  Puerto de Ámsterdam  63 km.  Mapa

Para este día hemos reservado una crono llana con una longitud que parece de otra época, de aquella época, 63 km, con la salida y meta situadas en un muelle del puerto. La carrera comienza dando “un paseo dominical” por la capital holandesa; luego se dirige al norte, sin aislar nada, ya que pasa sobre un túnel que da salida a los barrios del norte de Ámsterdam; se vuelve a la ciudad por la costa y se describe otro circuito, esta vez al sureste de la ciudad. Al regresar por segunda vez a la ciudad se vuelve a aprovechar la presencia de un túnel para no excluir ningún barrio. Como resultado, un contrarreloj para verdaderos especialistas, que marcaría con seguridad grandes diferencias.

La ciudad de Ámsterdam da título a una sobrecogedora canción, “Amsterdam”, a veces llamada “Le port d’Amsterdam” o “Dans le port d’Amsterdam”. Tomando como base la melodía medieval inglesa Greensleeves, Brel construye una exaltación de la virilidad y del espíritu de conquista y aventura a través de la figura de los marinos del puerto de Ámsterdam. La rudeza y épica con la que los describe como verdaderos supervivientes física y emocionalmente, nos ha hecho decantarnos por hacer una etapa especialmente dura y digna en esta ciudad. En la mitología de Brel, a la figura del marinero se opone a la del burgués. Podéis encontrar muchas interpretaciones de este clásico en la red, algunas del autor y otras de otros intérpretes como Edith Piaf. Elegimos una exquisita y conmovedora adaptación al inglés. Fue grabada originalmente por Ziggy Stardust pero no fue publicada hasta un tiempo después como cara B del single Sorrow, que ahora firmaba David Bowie.

Para que no nos quedemos sin ración de Brel, haremos referencia a otra melodía, “Je ne sais pas”. El puerto de Ámsterdam es aquí el lugar donde la mujer todavía amada desaparece definitivamente de nuestra vida.

– – – – –

Lunes, 9ª etapa:  Scheveningen – Amberes  199 km.  Mapa

Continuamos nuestro periplo por los grandes puertos de Europa. El trazado de esta jornada, a orillas y a veces sobre el Mar del Norte, es muy parecido al de la primera etapa de la novedosa “World Ports Classics“. En esa prueba la carrera llegó rota, obteniendo la victoria Tom Boonen. Los diques, los canales, las exclusas, los puertos … todos estos elementos del paisaje de muchas canciones de Brel acompañarían a los ciclistas en su lucha contra el viento, siendo una etapa muy propicia para los abanicos.

La salida está en Scheveningen, barrio costero de La Haya que es citado en la ya varias veces nombrada “Mon père disait”, la canción en la que el cantante recuerda cómo su padre le advertía del tremendo poder del viento del norte sobre el  paisaje y las gentes.

El viento, será una de las constantes de esta primera mitad del Tour Jacques Brel, que finaliza aquí y que tiene en las capitales europeas y en los grandes puertos del Mar del Norte a sus principales protagonistas. Este día se sumarán dos grandes puertos: Rotterdam y Amberes. La primera ciudad es citada en “La Chanson de Van Horst” de 1972 y la segunda en “Vesoul” de 1968. Además, el puerto de Amberes fue el lugar de donde zarpó Brel en su velero con la intención de dar la vuelta al mundo. “La Chanson de Van Horst” servía de introducción para la película “Le Bar de la Fourche”, donde Brel interpretaba al aventurero Van Horst, al que daba la réplica una jovencísima Isabelle Huppert.

– – – – –

– – – – –

Anuncios

Un comentario en “Tour Jacques Brel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s