GIRO DE ITALIA 2011 – 3ª SEMANA

Las demás entradas sobre el Giro 2011:

– – – – –

Análisis de las etapas 16ª a 21ª


16ª ETAPA (Martes 24 Mayo):  BELLUNO – NEVEGAL  (C.R.I.)  (12,7 km).  Rutómetro / Últimos km

Dificultades montañosas:

Después de la segunda jornada de descanso la carrera se reanuda con una dura cronoescalada de 12,7 km, con salida en Belluno y llegada en la estación de esquí de Alpe del Nevegal, una subida inédita en el Giro desde hace más de 40 años y que cuenta con 5,4 km centrales al 10% de media.

El inicio del recorrido, por las calles de Belluno, es llano y de suave bajada (con varias curvas complicadas), pero tras superar el Ponte della Victoria, sobre el río Piave, el terreno empieza a picar hacia arriba en busca del cruce hacia Nevegal y la carretera SP31, en perfectas condiciones hasta la cima. Pese a que el inicio de la subida tiene casi un km al 6% las rampas suavizan enseguida, pasando a ser un falso llano hasta Caleipo-Sossai, km 5,3 de la etapa y donde estará colocado el único punto de cronometraje intermedio.

A partir de ahí la subida muestra su verdadera exigencia, con una recta que va ganando inclinación hasta situarse por encima del 10% … pendiente que se mantendrá muy constante durante los siguientes 4,5 km. Y es que la principal característica de todo el tramo central es su regularidad, sin rampas excesivas (aunque con puntas del 14%) pero tampoco descansillos, de hecho no baja nunca del 8%. Lo más duro son dos tramos de 500 m por encima del 12%, siendo especialmente escénico el primero (km 6,5 a 7 de la crono) gracias a varias herraduras enlazadas.

Poco antes del km 10 la subida pierde dureza, situándose en torno al 7% durante casi un km aunque con una última rampa al 10% antes de alcanzar la zona amesetada de Piano Nevegal y convertirse en un falso llano. Desde ese punto hasta alcanzar la línea de meta, colocada en la Piazzale del Nevegal, ya no hay especiales dificultades, si bien el esfuerzo previo puede hacer que los 400 m finales al 6% se le atraganten a más de un corredor.

Debido a los falsos llanos de la primera parte del recorrido no se trata de una cronoescalada “pura”, lo que da opciones a los rodadores, pero de todos modos la gran dureza de los km centrales hace que a priori sea una etapa algo más favorable para los escaladores. En cualquier caso, el corto kilometraje no hace preveer grandes diferencias entre los favoritos.

En los últimos años es muy habitual la presencia de cronoescaladas en el Giro. De hecho de las últimas 5 ediciones, contando 2011, tan sólo en 2009 no hubo una contrarreloj de este tipo (aunque a cambio hubo una crono mixta realmente dura). Además se da la circunstancia de que los kilometrajes han sido casi idénticos, siempre entre 12,6 y 12,9 km, siendo demasiada casualidad como para que no sea algo buscado a propósito por los organizadores. Incluso este año está colocada exactamente en el mismo lugar que en 2010: etapa 16ª y justo a continuación de la jornada de descanso.

Es un tipo de etapa muy vistoso y que aporta variedad al recorrido, pero teniendo en cuenta la escasez de km de crono individual en el global de la carrera, sobre todo en esta edición y en la de 2010, parece un capricho ya que resultaba más necesario una crono larga y favorable a los rodadores para equilibrar el recorrido. Una solución podría haber sido mantener el mismo trazado inicial pero sin acabar arriba, continuando hasta Belluno para completar una crono mixta de unos 40 km. O si no al menos haber dado un pequeño rodeo para que la contrarreloj superara los 20 km.

Respecto a la subida a Nevegal, decíamos anteriormente que lleva casi 40 años inédita en el Giro, pero hay que precisar que eso sólo sucede en el Giro masculino, ya que en el Giro femenino, Giro Donne, si se ha subido de un modo más reciente, la última ocasión en el año 2001 con victoria para Nicole Brändli -> clasificación, triple ganadora de la carrera. Por otro lado, desde 1954 se disputa un rally todos los años -> vídeo desde el interior de unos de los coches.

En el Giro masculino el último antecedente data de 1968, habiéndose afrontado previamente en 1962 y 1963. En esas 2 primeras ocasiones fue final de etapa, con victoria para los italianos Guido Carlesi y Arnaldo Pambianco respectivamente, pero en 1968 ya se utilizó como puerto de paso hasta la cota 1020 m. Es una opción muy interesante y que ójala se aproveche en próximas ediciones, ya que se podría subir por la misma vertiente de la crono de este año, bajar por la NE (o alguna de sus variantes) y acabar en Belluno o Ponte Nelle Alpi, incluso sería factible hacer un circuito con varios pasos por Nevegal y sin apenas terreno llano.

También cabría la posibilidad de acabar en alto … con una subida más dura que la que se hará este año, ya que la carretera continúa durante varios km hasta llegar al refugio de La Casera, a 1400 m de altitud y donde hay espacio más que suficiente para albergar la llegada.  La ascensión total sería de 15,9 km al 6,6% -> perfil, frente a los 10,8 km al 6,5 % que hay terminando en la estación.

– – – – –

17ª ETAPA (Miércoles 25 Mayo):  FELTRE – TIRANO  (230 km).  RutómetroÚltimos km

Dificultades montañosas:

.

Una de las etapas más largas de todas la carrera, con 230 km y llegada en Tirano después de un trazado de media montaña en el que destaca el encadenado Passo del Tonale + Aprica, dos puertos clásicos del Giro.

La parte inicial del recorrido no tiene dificultades reseñables, pero poco después del km 60 los corredores tendrán que afrontar la ascensión a Vigolo Vattaro, no marcada como puerto pero que con un tramo de 2,5 km al 8 % podría puntuar perfectamente de 3ª. Terminada la bajada, en la ciudad de Trento, hay 25 km llanos antes de que la carretera empiece a picar hacia arriba, con 45 km muy “pestosos” hasta llegar al inicio real del Passo del Tonale: el puerto más duro de la etapa con 15,2 km al 6 % de media. De todos modos no tiene rampas muy exigentes, por lo que dependerá mucho del ritmo con el que se suba. El Passo Tonale fue final de la penúltima etapa del año pasado -> clasificación, aunque subiendo por la vertiente contraria y después del Passo di Gavia.

Una vez coronado, largo y tendido descenso pasando por las localidades de Ponte di Legno (inicio del Passo di Gavia sur), Vezza di Oglio y Edolo, donde comenzará el último puerto de la jornada, Aprica por la vertiente este. A pesar de ser una subida muy tendida, con sólo un km por encima del 6 %, en otras ediciones ha hecho muchísimo daño al ir justo a continuación del mítico Mortirolo, siendo testigo de varias de las mejores etapas de los últimos 20 años, ya fuera como llegada o como puerto de paso (en el análisis de la etapa del Giro 2010 hay enlaces sobre ello). Este año sin embargo, más alla de seleccionar una posible escapada, no parece que su ascensión vaya a tener demasiada influencia en la general.

Más decisivo puede resultar su complicado descenso. Y es que si bien los primeros km son por buena carretera, una vez se toma el desvío hacia Stazzona la carretera se estrecha y el trazado se vuelve muy sinuoso, con varias curvas muy complicadas hasta alcanzar esta localidad. Desde el final de la bajada hasta la línea de meta restarán 7 km casi completamente llanos. 

Una jornada muy favorable para las escapadas de corredores de buen nivel pero que ya lleven mucho tiempo perdido en la general. En cuanto a los favoritos, a priori etapa de transición … salvo que alguien intente sorprender en el descenso de Aprica.

Será la 3ª ocasión en que el Giro termine una etapa en la localidad de Tirano, con los antecedentes de 1967 y 2008. El recorrido original de 1967 era muy diferente al de esta edición, ya que estaban programados el Passo Palade y el imponente Passo dello Stelvio … pero las condiciones meteorológicas obligaron a cambiar totalmente la ruta, haciendo finalmente el mismo encadenado de este año, Tonale + Aprica, con victoria para Marcello Mugnaini. En cuanto a la etapa de 2008, también se llegó previo paso por Aprica, aunque antes se habían ascendido nada menos que el Gavia y el Mortirolo.

Volviendo al Giro 2011, esta es una de las etapas que ha sufrido más cambios desde la presentación, con hasta 3 recorridos distintos (que sepamos). De hecho inicialmente ni siquiera acababa en Tirano, sino en Sondrio previo paso por el repecho de Tresivio (1,9 km iniciales del perfil), con un total de 246 km. A las pocas semanas se anunció el primer cambio, consistente en subir Teglio después de Aprica y quedando un encadenado final muy interesante. Este recorrido se confirmó en la primera actualización de perfiles en la Gazzetta, a mediados de marzo … pero cuando publicaron los perfiles definitivos se habían eliminado los dos últimos puertos y la llegada había cambiado a Tirano, quedando una etapa algo más blanda y corta.

El recorrido original de la etapa, bajando Aprica por Tresenda y con el repecho de Tresivio antes del final en Sondrio.

Por si solo era más interesante el recorrido original y sobre todo el que incluía Teglio, siendo etapas muy dificíles de controlar por el pelotón y con km finales donde poder ver lucha entre los favoritos. Sin embargo en el global de la carrera quizás lo más acertado hubiera sido una etapa llana y algo más corta, para que no hubiera tantas jornadas seguidas de montaña o crono y además evitar abandonos masivos después de la primera mitad del Giro. Al final ha quedado una etapa “ni chicha ni limoná”.

En cualquier caso, una alternativa espectacular sin necesidad de aumentar el kilometraje habría sido estrenar el durísimo Monte Padrio a continuación de Tonale, con un fuerte descenso final hacia Tirano por Trivigno norte -> alternativa Tonale + Padrio. La bajada no sería desconocida, ya que es la misma (salvo los km iniciales) que se hizo en la etapa de 2010 antes de afrontar el Mortirolo. Con Monte Padrio podría haber espectáculo tanto en la subida como en su complicado descenso, siendo justo el tipo de etapa que le falta a este Giro: alta montaña sin final en alto. También sería factible subir Trivigno por Aprica, afrontando después la bajada ya mencionada hacia Tirano.

Otra opción más modesta (aunque se podría combinar con las anteriores) sería subir Aprica por la variante de Santicolo, una buena emboscada estrenada en la jornada de 2010 y que cuenta con un km a casi el 12%.

– – – – –

18ª ETAPA (Jueves 26 Mayo):  MORBEGNO – SAN PELLEGRINO TERME  (151 km).  Rutómetro / Mapa del puerto / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Bérgamo Alta, np (km 88,8):  375 m – 1,6 km – 6,3 %

.

Etapa muy corta entre las localidades de Morbegno y San Pellegrino Terme, con un recorrido en su  mayor parte llano pero que incluye un puerto de mediana dificultad, el Passo di Ganda, a sólo 30 km de la línea de meta.

La primera mitad de la etapa es casi totalmente llana, circulando durante muchos km por la orilla este del Lago Lecco. Será poco antes del km 90 cuando llegue la primer subida de cierta dificultad de la jornada: la ascensión al casco viejo de la ciudad de Bérgamo. Este repecho es bastante habitual en el Giro, con pasos recientes en las ediciones de 2007 y 2009 … y en ambos casos justo antes de la llegada en el propio Bérgamo.

Después del descenso hay 20 km llanos hasta la localidad de Gazzaniga, donde se girará hacia el oeste para afrontar el Passo di Ganda, un puerto catalogado de 2ª pero con suficiente dureza para romper la carrera si hay batalla, destacando su tramo final: 2,4 km a casi el 10 % de media y con rampas máximas del 15%. En total, 9,2 km de subida al 7,3 %.

Una vez coronado, pequeño descenso antes de un tramo llano hasta llegar a Aviatico, como se ve en el perfil de cyclingcols. Superada esa localidad se reanuda la bajada (hasta el km 4) pero de un modo muy irregular, con tramos llanos e incluso algunos repechos intercalados, como la subida a Cornalba. No será hasta poco antes de Serina cuando el descenso (desde el km 13) se vuelva más constante en busca de Fonte Bracca y la carretera principal, aunque los km previos al cruce ya tienen muy poco pendiente. Desde ahí hasta la línea de San Pellegrini Terme meta restarán apenas 4,6 km llanos.

Los 40 km finales de la etapa, con el puerto de Ganda y el irregular descenso hasta meta. *El llano y posterior descenso del km 33-34 es un fallo del programa, esa parte es de bajada suave.

Una etapa no muy dura pero interesante, con 40 km finales en los que se puede ver un buen espectáculo en la lucha por la etapa … y esperemos también que con movimientos de los primeros de la general, ya sea en la subida a Ganda o en el complicado terreno posterior.

De todos modos el diseño de la etapa es bastante mejorable. La cercanía de la salida y la llegada (apenas a 60 km por el camino más directo) obliga a dar varios rodeos para que no quede una jornada demasiado corta, pero ese kilometraje “extra” se podría haber añadido entero antes del puerto y no con algunos rodeos posteriores: bajando Ganda por la carretera más directa a San Pellegrino la cima quedaría a 23 km de meta. También era factible añadir algún repecho duro en la parte final, como Bracca-Fieno (2,3 km – 6,5 %), manteniendo una distancia menor a meta que en la etapa origjnal -> final alternativo.

En cualquier caso, lo que resulta decepcionante no es  el final sino el recorrido previo, ya que entre Morbegno y San Pellegrino hay un auténtico coloso que habría transformado la etapa en una jornada clave para la general: el Passo di San Marco, 26 km al 6,6 % de media … a pesar de un descansillo intermedio. Tras su vertiginoso descenso se podría haber añadido Dossena, terminando su bajada justo en San Pellegrino Terme (plano). Este encadenado ya se hizo en la etapa de 2007 que finalizaba en Morbegno y acabo resultando una jornada espectacular -> clasificación.

Etapa alternativa con Triangia (2), Caspano (2), San Marco (Es) y Dossena (2).

Teniendo en cuenta la dureza global del Giro quizás sería excesivo, pero hubiera quedado perfecto en caso de convertir alguna de las etapas de la última semana en una jornada llana, o al menos quitando algún puerto en etapas con menos “potencial”, como Mottarone en la jornada de Macugnaga.

– – – – –

19ª ETAPA (Viernes 27 Mayo):  BERGAMO – MACUGNAGA  (209 km).  Rutómetro / Mapa de los puertos / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Dagnente-Ghevio -sigue subiendo-, np (km 109):  400 m – 4,4 km – 4,5 %
  • Castiglione, np (km 183,7):  488 m – 3 km – 7,8 %
  • Macugnaga, 3ª (Meta):  1.360 m – 20,25 km – 4,5 %

.

Nueva jornada de montaña, en este caso con salida en Bérgamo y final en la inédita y larga ascensión a Macugnaga, muy cerca de la frontera con suiza, previo paso por el irregular Puerto de Mottarone.

Durante la primera mitad del recorrido, en la que se pasará muy cerca de la ciudad de Milán, no hay ninguna dificultad orográfica. Será al llegar a Arona, a las orillas del Lago Maggiore, cuando empiece a complicarse la etapa, con la ascensión no puntuada a Ghevio por Dagnente. A partir de ahí hay algo más de 10 km de falsos llanos hasta el inicio oficial de Mottarone, una ascensión que en sus 2/3 iniciales alterna tramos muy duros con descansillos e incluso bajadas intermedias, volviéndose mucho más constante en el tramo final: 3,3 km al 9,5 %. En total, 13,8 km a casi el 7 % de media.

La última vez que se afrontó este puerto fue en el Giro 2001, con un doble paso antes de finalizar la etapa en Arona (aunque subiendo por la vertiente suroeste), adjudicándose la victoria Gilberto Simoni después de dar una auténtica exhibición en los 50 km finales -> perfil y crónica de la etapa.

Volviendo a la etapa de este año, una vez coronado Mottarone, a 74 km de meta, habrá un fuerte descenso hasta Omegna, población situada junto al Lago di Orta y que dará paso a a casi 30 km llanos en dirección a Piedimulera, donde se tomará el desvío final hacia Macugnaga. Los 3 km iniciales después del cruce son los más duros, con una media del 7,8 % y rampas máximas del 12%, pero pasado ese primer altillo la carretera se vuelve más o menos llana durante otros 3 km hasta desembocar en  una pequeña bajada, de tal modo que se podría llegar a marcar como un puerto independiente. Restando unos 20 km para el final de etapa se reanuda la ascensión, aunque con pendientes muy suaves e incluso un nuevo llano intermedio. No será hasta pasada la pequeña localidad de Ceppo Morelli cuando la subida vuelva a ganar algo de dureza y constancia, con 10,3 km finales al 5,8 %. De acuerdo al perfil de los últimos km la llegada son 500 m al 6%.

Una etapa exigente por puertos y kilometraje pero cuyo efecto dependerá mucho de la actitud de los corredores, ya que Mottarone está muy lejos de la línea de meta y la subida final no es rompedora por sí misma, siendo necesaria mucha batalla y ritmo para que pueda haber diferencias entre los primeros.

De todos modos, pese a no ser ningún coloso, la catalogación de Macugnaga como puerto de 3ª no es seria: aunque sólo fuera por su longitud y desnivel lo lógico sería catalogarlo como mínimo de 2ª … y de 1ª si se cuenta desde Piedimulera, como está marcado oficialmente. De hecho acumula la nada despreciable cifra de casi 1200 m de desnivel.

En cualquier caso, la etapa resulta bastante extraña, sobre todo a estas alturas de carrera. En la primera semana hubiera sido un buen primer contacto con la alta montaña, pero situada a sólo 2 días del final y en vísperas de la jornada de la Finestre no parece tener mucho sentido, especialmente en un recorrido con tantos finales en alto. Además hay demasiada distancia entre Mottarone y Macugnaga. Haciendo en su lugar una etapa llana (o con pequeñas ascensiones) se podrían haber cargado más el resto de etapas de la última semana, donde hay muchas jornadas de montaña pero ninguna con más de 2 puertos.

Manteniéndola como etapa de montaña una opción interesante sería acabar en los alrededores de Mottarone (Stressa, Omegna, Arona, etc), con un doble paso por el puerto sin casi llano entremedias. O terminar en Verbania después de Alpe Segletta, como en la etapa de 1992 con triunfo para Franco Chioccioli por delante de Chiapucci, Lelli y Miguel Indurain, a la postre vencedor de la carrera.

– – – – –

20ª ETAPA (Sábado 28 Mayo):  VERBANIA – SESTRIERE  (242 km).  Rutómetro / Mapa de los puertos / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Sestrière, 2ª (Meta):  2.035 m – 9,2 km – 5,4 %  (*sin contar falso llano previo)

.

La última oportunidad para los escaladores, con una larguísima etapa que incluye en su parte final el espectacular Colle delle Finestre, una subida con casi 1700 m de desnivel y 8 km sin asfaltar, y la ascensión final a Sestriere, una llegada clásica de Giro y Tour.

Los primeros 195 km, más allá de alguna travesía urbana (principalmente Torino), no tienen ninguna dificultad reseñable, siendo casi totalmente llanos. Pero al llegar a la localidad de Susa y girar hacia el sur cambia por completo el terreno, iniciándose la subida a uno de los puertos más impresionantes de Europa, el Colle delle Finestre: 18,5 km al 9,2 % según cifras oficiales. De acuerdo al perfil de APM sería un pelín más blando (19 km al 8,8%), pero en cualquier caso también entraría en el “top 10” de los puertos más duros en carrera, acercándose a los 500 de coeficiente.

Lo más exigente de la subida está justo el inicio, con un km a casi el 11% de media y rampas máximas del 14 %. Una vez superada Meana di Susa la carretera se estrecha y se adentra en un tupido bosque, a la vez que el trazado se vuelve muy revirado, llegando a  haber casi 30 herraduras en un tramo de apenas 3 km. La pendiente de toda esta zona arbolada es muy regular, siempre en torno al 9%. Pasado el km 10 de ascensión, en el Colleto di Meana, se acaba el asfalto … pero no el puerto. Y es que todavía restarán casi 8 km de pista de tierra, “sterrato”, con una pendiente siempre constante en torno al 9-10%, no habiendo grandes rampas pero tampoco descansillos. Ya en la parte final las vistas son espectaculares, con la carretera “trepando” por la montaña a base de herraduras hasta alcanzar la cima, a casi 2200 m de altitud y junto a una antigua fortaleza.

El estreno de este puerto en profesionales, en la penúltima etapa del Giro 2005, supuso la recuperación de los tramos de tierra en el Giro, ausentes en la carrera desde la subida al Gavia de 1996 y que sin embargo los actuales organizadores han recuperado como una de las señas de identidad de la prueba, estando presentes en casi todas las ediciones desde 2005 hasta la actualidad, con la única excepción de 2007.

Volviendo a la etapa de este año, después de coronar Finestre hay un rápido descenso (imagen aérea de los primeros km), ya por una carretera perfectamente asfaltada, hasta llegar a la localidad de Pourrieres, dando paso a 7 km de falso llano ascendente en busca de Pragelato y la auténtica subida a Sestrière: 9,2 km al 5,4% de media, siendo lo más exigente un tramo de 5,5 km al 6,3 % cerca del final, aunque los últimos 1200 m vuelven a ser muy tendidos e incluso prácticamente llanos justo en la recta de meta. Una ascensión suave y por buena carretera que dependerá mucho de lo que haya pasado antes para hacer daño.

Una etapa muy dura, tanto por el largo kilometraje como por la presencia de un puerto como la Finestre, y con un encadenado final perfecto para que se pueda ver lucha entre los favoritos durante muchos km: Especial de paso (aunque en el Giro no exista la categoría de ES) y subida final más suave. Eso si, salvo el propio inicio de Finestre no hay zonas muy rompedoras por lo que será vital una actitud ambiciosa de los favoritos para seleccionar de verdad el grupo. Terreno hay para que se puedan producir vuelcos en la general.

Las laderas del Colle delle Finestre repletas de público durante la subida de 2005.

La penúltima etapa del Giro 2005 también tenía este encadenado final (si bien con un paso previo por Sestriere) y acabó resultando espectacular, con la carrera completamente rota desde los primeros km de la Finestre y con todos los puestos del podium en juego, de hecho durante la subida llegó a haber cambio “virtual” del líder …

La penúltima etapa del Giro 2005, con el mismo encadenado Finestre + Sestriere pero con un paso previo por Sestriere completo.

Aparte de esa jornada, Sestriere ha sido final de algunas de las mejores etapas de la historia del ciclismo, aunque llegando por la vertiente contraria y en el Tour de Francia, como la espectacular victoria de Fausto Coppi en 1952 -> clasificación, con diferencias enormes en meta;  la impresionante cabalgada de Claudio Chiapucci en 1992 -> clasificación, en una de las etapas más duras de la historia, con 250 km y la friolera de 6.500 m de desnivel acumulado, cifra nunca superada; o la primera gran demostración en montaña de Lance Armstrong, en 1999 -> clasificación. En el Giro de Italia destaca la durísima contrarreloj de 55 km con salida desde Pinerolo en 1993 -> clasificación (etapa 19ª), con victoria para Miguel Indurain.

Volviendo a la etapa de este año, pese a que el recorrido de los últimos 50 km es muy bueno, se echa de menos un puerto previo, como si había en 2005. Es cierto que el largo kilometraje también puede hacer la función de desgaste, pero una ascensión anterior a la Finestre hubiera permitido más movimientos tácticos y que el pelotón no llegara compacto a los últimos 50 km. En ese sentido hubiera sido muy interesante añadir Moncenisio por Novalesa, una subida con 5,5 km finales al 10 % y que ya se rumoreó para la etapa de 2005, siendo finalmente estrenada en el Giro 2009, en la jornada con final en Pinerolo. Eso sí, sería necesario cambiar el inicio, ya que el kilometraje saliendo desde Verbania sería excesivo.

Recorrido alternativo para la etapa de este año (a partir de Torino), con Moncenisio antes de Finestre. El kilometraje total saliendo desde Borgomanero sería de 235 km.

.

– – – – –

21ª ETAPA (Domingo 29 Mayo):  MILANO – MILANO  (C.R.I.)  (26 km).  Rutómetro / Últimos km

*El perfil no se corresponde con lo que se hará finalmente, ya que el recorrido de la contrarreloj ha variado hasta quedarse en sólo 26 km.

El Giro 2011 se despide con una contrarreloj individual de 26 km totalmente llana por las calles de Milán, con salida en Fiera Milano y terminando en la impresionante Piazza Duomo, la plaza de la catedral de Milán.

Los primeros 9 km de la etapa, hasta el punto de cronometraje de Vía Sempione, son muy técnicos, teniendo los corredores que afrontar muchas curvas cerradas. A partir de ahí el trazado se vuelve muy rectilíneo, con otros 9 km en los que sólo hay 2 curvas más o menos cerradas, siendo un tramo muy favorable para los rodadores de potencia. Al llegar al segundo punto de kilometraje, Corso Sempione, restarán 8 km para el final de etapa en los que se atravesará el casco antiguo de la ciudad, con un trazado de nuevo muy revirado, especialmente en el último km (con hasta 6 curvas complicadas).

Panorámica de la Plaza del Duomo en Milán, final de la contrarreloj y del Giro.

Por kilometraje, trazado y colocación en la carrera no parece probable que haya grandes diferencias entre los favoritos, aunque no deja de ser un modo muy atractivo de finalizar la carrera … y decisivo en caso de que la general estuviera realmente apretada.

Será el tercer año consecutivo en que el Giro termine con una contrarreloj, después de las cronos finales de Verona 2010, Roma 2009 y el propio Milán en 2008, todas por debajo de los 30 km y sin que se produjeran cambios importantes en la clasificación.

Volviendo a la contrarreloj de este año, el recorrido ha cambiado varias veces. Inicialmente era de casi 33 km, pero cuando se actualizaron los perfiles paso a tener 31,5 km (el perfil superior). Parecía la distancia definitiva … pero en plena disputa de la carrera saltó la noticia de que se reducía en 5,5 km, quedando finalmente en 26 km.

Parece que el último cambio ha sido impuesto por las autoridades locales, para no perturbar en exceso el tráfico y la movilidad por la ciudad, ya que la etapa coincide con una jornada electoral. Pero incluso habiendo mantenido la distancia original sería una contrarreloj demasiado corta para el global de la carrera, donde tan solo hay otra crono individual … y finalizando en un puerto de 1ª, Nevegal, por lo que no es precisamente favorable a los rodadores. Esto hace que el Giro 2011 esté muy desequilibrado, con abundante y dura montaña (incluyendo 7 finales en alto) pero apenas 58 km contra el crono, 19 de ellos por equipos. Además, al estar las 2 cronos individuales en la última semana, su efecto sobre la carrera es todavía más reducido.

Nos parece un gran acierto que los organizadores del Giro quieran recuperar la épica en el ciclismo, con recorridos más duros de lo habitual y superficies alternativas al asfalto, pero por eso mismo resulta incomprensible esta moda de programar “mini-cronos” en las 2 últimas ediciones. Claro que no son los únicos, ya que Tour y Vuelta siguen la misma tendencia, de hecho este año no habrá ni una sola crono individual de más de 50 km en las tres grandes … ni siquiera llegan a esa distancia en el total de cada carrera, ya que Tour y Vuelta sólo han programado una etapa de este tipo y las 2 del Giro son muy cortas.

El ganador de una gran vuelta debería demostrar ser el más fuerte, tanto físicamente como tácticamente, en todos los terrenos, no sólo cuando la carretera se pone cuesta arriba. Y si tanto les molestan las cronos a los organizadores, lo lógico sería reducir también los finales en alto duros, para que tuvieran opciones corredores de diferentes características, teniendo que moverse desde lejos para ganar tiempo.

– – – – –

Anuncios

6 comentarios en “GIRO DE ITALIA 2011 – 3ª SEMANA

  1. Hola

    En vuestra alternativa para endurecer la etapa de Áprica habláis de subir el Monte Padrio al terminar de bajar el Tonale ¿Donde enlazaría la bajada de este puerto con el trazado de la etapa de Áprica del año pasado? ¿En la cima de Trivigno?

    Y aprovechando que hablamos de esta zona quería preguntaros si sabéis qué hizo exactamente la carrera en su edición de 1994 para bajar desde el Válico Santa Cristina a Áprica ¿Fue todo descenso hasta la meta y entrada en la localidad por su lado este?

    Gracias y felicidades por vuestro trabajo

    Un saludo

    • Muchas gracias Lorenzo.

      La bajada de Monte Padrio enlazaría con el trazado del año pasado medio km después de la cima del puerto de Trivigno, sobre la cota 1600 m aproximadamente. En esta imagen se ven casi todas las carreteras de la zona -> mapa.

      En la etapa de 1994 Santa Cristina se bajó por la vertiente sur, uniéndose con la carretera de Aprica a 1,4 km de meta (el cruce esta marcado como Bv.Mortirolo en este perfil), de tal modo que el final de etapa picaba hacia arriba.

      Un saludo.

  2. Es realmente curiosa y rica en ascensiones toda esa montaña

    ¿Tenéis hecho algún especial analizando todas las ascensiones diferentes que se pueden realizar en ella (Tomando como límites Monno, Edolo, Aprica y Mazzo por acotar)?

    Un saludo

    • Hola Lorenzo.

      La verdad es que las posibilidades de esta zona son enormes, pudiendo hacer múltiples combinaciones. De hecho el propio Mortirolo/Passo di Foppa tiene 2 vertientes inéditas en buen estado: la de Grosio, que se bajará en el próximo Giro Donne, y la carretera que va “cresteando” desde la cima hasta el Monte Padrio.

      Me temo que hasta ahora no hemos hecho ningún especial, sólo el análisis de la etapa de este Giro y la de 2010. De todos modos, en cyclingcols puedes ver la mayoría de subidas de la zona: http://www.cyclingcols.com/asp/mapcol.asp?m=16 (en la parte superior)

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s