TOUR DE ROMANDIA 2013

Durante esta semana, del 23 al 28 de abril, se disputa la 67ª edición del Tour de Romandía, una prueba por etapas de categoría World Tour que tiene lugar en la región francófona de Suiza, en la parte más occidental del país, y que nació en 1947 para celebrar el 50 aniversario de la Unión Ciclista Suiza, siendo junto con la propia Vuelta a Suiza las 2 grandes carreras por etapas del “país de los Alpes”.

Su situación en el calendario, finalizada la temporada de clásicas y con el Giro de Italia en el horizonte, hace que sea una prueba muy interesante para corredores con estados de forma y objetivos muy diferentes, ya sea aquellos que terminan su 1ª parte de la temporada después de haber hecho a tope las clásicas de las Árdenas o las pruebas por etapas de una semana, como los que buscan afinar su forma de cara a la inminente “corsa rosa” o incluso aquellos que van más cortos de preparación pensando en el aún lejano Tour de Francia.

Históricamente su gran “enemigo” ha sido la Vuelta a España, al repartirse los corredores entre ambas carreras debido a su total coincidencia de fechas. Sin embargo, esta situación cambió en 1995, cuando la Vuelta se trasladó de los meses de abril-mayo a sus actuales fechas del mes de septiembre, saliendo beneficiadas ambas pruebas.

Al contrario que en la mayoría de carreras, no hay un país cuyos ciclistas dominen claramente el palmarés, aunque si destacan Italia, Suiza y Francia, con 13, 12 y 10 triunfos respectivamente. De hecho, en los últimos6  años el triunfo ha sido para corredores de 6 nacionalidades distintas. El “record-man” de la prueba es el irlandés Stephen Roche, con 3 victorias en la década de los 80 (1983, 1984 y 1987), la última de ellas en la espectacular temporada en la que también se adjudicó Giro, Tour y Mundial, “la triple corona“, algo que sólo Eddy Merck y el propio Roche han conseguido.

En cuanto a los corredores españoles, cabe señalar las victorias en la general de Francisco Galdós (1975) y más recientemente Abraham Olano (1996). También subió a lo más alto del podio Alejandro Valverde, en la edición de 2010, pero debido a su posterior sanción por 2 años ese resultado fue anulado, pasando el triunfo a manos del 2º en la general, Simon Spilak.

El año pasado el triunfo fue para el inglés Bradley Wiggins, que tras ganar la 1ª etapa en línea se hizo con el liderato, soltándolo sólo en la 5ª jornada para volver a recuperarlo en la contrarreloj final, en la que además obtuvo la victoria pese a tener una avería mecánica. Le acompañaron en el podio Andrew Talanski y Rui Costa, a 12 y 36 segundos respectivamente, con Richie Porte y Michael Rogers en 4º y 5º lugar, en una edición dominada por el equipo Sky.

El podio de 2012, con Wiggins acompañado por Talansky y R.Costa. Foto tourderomandie.ch

– – – – –

A nivel de recorridos, en los últimos años han predominado los trazados nerviosos y de media montaña, con pequeños puertos cerca de meta y circuitos en la mayoría de las etapas, repitiendo bastante las localidades de paso de una edición a otra, pero normalmente incluyendo también una etapa de alta montaña con grandes puertos, aunque salvo excepciones, como este mismo año, bastante corta; y una crono individual de distancia media (en torno a los 20 km), cerrando la prueba de 2002 a 2007, en una de las jornadas centrales de 2008 a 2011 y de nuevo como etapa final en los 2 últimos años.

Sin embargo, a las jornadas de media montaña les ha faltado dureza para resultar selectivas, dando lugar a etapas entretenidas pero donde no suele haber diferencias entre los favoritos, siendo mucho más decisiva la etapa de alta montaña y sobre todo la contrarreloj. Además, aunque es cierto que la carrera se disputa en una zona relativamente pequeña, resulta decepcionante que los organizadores no aprovechen mejor su gran riqueza orográfica. En general, se podría comparar con la Vuelta al País Vasco, si bien la Itzulia, pese a no incluir grandes puertos, suele ser globalmente más dura, con menos oportunidades para los sprinters que Romandía..

– – – – –

Recorrido 2013

Romandie_map2013

Video presentación del recorrido

El trazado de este año, con inicio en Le Chable y final en la ciudad de Ginebra, mantiene, en general, las constantes de ediciones anteriores, sobre todo 2012, aunque si tiene algunos cambios que lo hacen a priori un recorrido más interesante.

De este modo, la carrera empieza de nuevo con un prólogo, aunque más duro de lo habitual al ser en forma de cronoescalada, seguido por abundante media montaña, con 3 etapas consecutivas que incluyen un último puerto a distancias que varían entre los 41 y los 17 km a meta, destacando la llegada en Grenchen tras Plagne en la 2ª etapa; una atractiva jornada de alta montaña el penúltimo día, con 4000 m de desnivel y final en Les Diablerets tras superar todo un HC como el Col de la Croix, además de otros 3 puertos; y una crono final de casi 19 km con salida y llegada en Ginebra, si bien, al revés que la contrarreloj del año pasado, su perfil es muy llano.

En definitiva, un recorrido variado, pudiendo brillar corredores de características diferentes y con terreno para mover la carrera desde lejos, sobre todo en la jornada de Les Diablerets, siendo bastante equilibrado y sin que haya una etapa que condicione tanto el resto de la prueba como sucedía con la dura CRI de la pasada edición. Sin embargo, más allá de la jornada reina, se echa en falta otra etapa de montaña selectiva de verdad, que podría haber sido la de Grenchen variando el trazado intermedio. Por otro lado, tampoco estaría mal que la crono estuviera antes de la alta montaña, para que los favoritos no pudieran especular, aunque al ser una CRI llana no resulta tan perjudicial su colocación, pudiendo forzar que los escaladores tengan que ser ofensivos.

En cualquier caso, como siempre la última palabra será de los corredores. Ójala muestren una actitud combativa y ambiciosa, aprovechando al máximo el terreno por el que circulará la prueba y ofreciendo un buen espectáculo a los aficionados.

En lo relativo a la información oficial, cabe destacar positivamente los rutómetros, mapas y videos con la ruta de la etapas, pero sin embargo los perfiles son muy poco realistas. Lo peor es la incomprensible catalogación de los puertos, no ya respecto a otras pruebas o lo que pensamos sería lógico, sino dentro de la propia carrera e incluso en una misma jornada. Como ejemplo, en la etapa de Grenchen se deja sin puntuar Grattes, más duro que puertos marcados de 2ª en otras jornadas. O la etapa reina, donde las 4 subidas están marcadas de 1ª pese a tener una dureza muy diferente.

– – – – –

Análisis de las etapas


1ª PROLOGO (Martes 23 Abril):  LE CHABLE – BRUSON (CRI) (7,45 km).  Rutómetro / Vídeo 3D

Dificultades montañosas:

  • Mayens de Bruson, 3ª (Meta):  1.100 m – 2,65 km – 7,5 %

Como es tradición en el Tour de Romandía, la carrera se inicia con un prólogo, aunque en este caso más largo de lo habitual, con 7,5 km entre Le Chable y Mayens de Bruson, en el cantón de Valais, y un duro trazado que incluye una subida final de 2,6 km al 7-8 %, pudiendo considerarse perfectamente una cronoescalada.

Un modo llamativo de comenzar la prueba, forzando que los favoritos tengan que implicarse desde el primer día, si bien dada la poca distancia no debe haber grandes diferencias. En cualquier caso, una jornada favorable para que los corredores explosivos y que rinden bien tanto en el llano como en las subidas impongan su ley.

En años anteriores la prueba ya se inició con un prólogo, si bien prácticamente llano y con una longitud de apenas 3-4 km, por lo que sus resultados no son extrapolables para esta edición. En cualquier caso, las victorias fueron para Marco Pinotti, Jonathan Castroviejo y Geraint Thomas respectivamente.

– – – – –

1ª ETAPA (Miércoles 24 Abril):  SAINT MAURICE – RENENS (176,8 km).  Rutómetro / Vídeo 3D

Dificultades montañosas:

  • La Rasse, np (km 5,6):  627 m – 1,6 km – 9,4 %
  • Châtel St. Dennis, 3ª (km 50,9):  820 m – 12,2 km – 3,4 %
  • Martherenges, 3ª (km 82,4):  813 m – 4,6 km – 6,5 %
  • Col du Mollendruz, 2ª (km 135,5):  1.174 m – 14,9 km – 3,4 %

La 1ª etapa en línea unirá Saint Maurice, en el cantón de Valais, y Renens, al oeste de la ciudad de Lausana, junta al lago Leman, con un trazado de media montaña que incluye 3 subidas puntuables, la última de ellas, el irregular Col du Mollendruz, a 41 km de meta, la mayoría de bajada o falso llano descendente (aunque incluyendo un repecho poco antes de Cossonay), pero con los últimos 17-18 km ya en general llanos.

Mollendruz, el último puerto aunque a más de 40 km de meta.

A priori, una jornada favorable para los velocistas que superen bien la media montaña, siendo muy probable que se resuelva mediante un sprint (aunque no 100 % masivo), dada la poca dureza de los puertos y su lejanía a meta, si bien tampoco puede descartarse completamente la posibilidad de una escapada.

El tercio final de la etapa, con el Col du Mollendruz y el llano hasta meta. Click para ver el mapa.

En cuanto  a las posibles alternativas, cabría la opción de subir el Col des Etroits o el espectacular Col de l´Aiguillon antes de Mollendruz por Mt. Orzeires, una vertiente algo más rompedora que la original. También se podría reducir el llano final, ya que en la etapa programada se hará un rodeo de varios km por la ciudad, pero de todos modos seguiría habiendo mucha distancia hasta meta. En cualquier caso, siendo la 1ª etapa en línea tampoco parece mala idea dar una oportunidad a los sprinters.

– – – – –

2ª ETAPA (Jueves 25 Abril):  PRILLY – GRENCHEN (190,3 km).  Rutómetro / Vídeo 3D

Dificultades montañosas:

  • Chaumont, 2ª (km 88,5):  1.188 m – 3,1 km – 11,6 %
  • Col d´Orvin -los 3,3 km finales-, np (km 107):  903 m – 3,3 km – 3,6 %
  • Luterkofen, np (km 142):  560 m – 1,7 km – 6,3 %
  • Plagne, 3ª (km 173):  862 m – 10,5 km – 3,9 %

Nueva etapa de media montaña, en este caso con salida desde Prilly, en la ciudad de Lausana, y final en la localidad de Grenchen, ya en la zona norte del país, en el cantón de Solothurn/Soleure cerca de la frontera con Alemania, siendo de hecho el idoma oficial. Los ciclistas tendrán que superar 3 puertos de bastante dureza (sobre todo 2 de ellos) … e inexplicable catalogación por parte de los organizadores.

El primer tercio de la etapa, en dirección norte, no tiene dificultades reseñables, pero tras alcanzar el lago Neuchatel y circular durante varios km en paralelo a su orilla se tomará un desvío hacia el oeste para afrontar la subida a Rochefort-Les Grattes, con 4,5 km cercanos al 8%, pero que sin embargo no está marcado como puerto cuando se podría considerar perfectamente un 2ª. Una vez coronado y tras varios km de falso llano habrá una corta bajada hasta Valagnin, localidad donde la ruta empezará a picar hacia arriba en busca del muro de Chaumont, que con 3 km a casi el 12 % de media puede romper el grupo a poco que el ritmo sea elevado, aunque habrá que ver si de verdad hay ganas de batalla en el pelotón a más de 100 km de meta.

La parte central de la etapa, con los puertos de Les Grattes y Chaumont antes del primer paso por Grenchen. Click para ver el mapa.

Tras el descenso de Chaumont hay varios repechos hasta alcanzar el Col d´Orvin (por esta vertiente muy tendido), que da paso a una larga bajada, aunque con otro repecho intercalado, en busca de Bozingen, en las cercanías de la ciudad de Biel. A partir de ahí hay varios km llanos hasta Grenchen, donde tras un primer paso por la línea de meta se iniciará un bucle al sureste de la localidad, sin grandes puertos pero atravesando un terreno “pestoso” que incluye varios repechos, destacando la subida previa a Luterkofen, con 1,7 km al 6,3 % de media.

Los últimos 60 km, con un doble bucle en torno a Grenchen y la cota de Plagne a 17 km de meta. Click para ver el mapa.

No obstante, será tras volver a Grenchen y hacer un 2º paso por meta cuando la ruta se endurezca de verdad con la subida “en escalera” a Plagne, con un primer y último tramo bastante exigentes separados por un llano intermedio, siendo lo más realista considerarlo un 2ª o como mínimo dos 3ª consecutivos: Romont, con 5,1 km al 5,9%, y el tramo final desde Vauffelin hasta Plagne, con 2 km al 7,5% hasta alcanzar la localidad homónima, para un engañoso total de 10,5 km al 4% de media según las cifras oficiales.

La irregular subida a Plagne. *El inicio, hasta Allerheiligen, es por otra variante.

Desde la cima restarán 17 km para el final de la etapa, los primeros 6 de bajada (los 3,6 km iniciales del perfil, después se sigue por una vía mas secundaria), incluyendo un último tramo de carretera estrecha y elevada pendiente -> visionar en streetview hasta alcanzar Bozingen; y los últimos 11 km completamente llanos, con la línea de meta situada tras una curva a izquierdas y una recta final de 400 m.

Una etapa imprevisible, con una parte central dura y un último puerto con rampas suficientes para seleccionar el pelotón y la posible escapada si los corredores se muestran combativos, pudiendo verse 25 km finales muy entretenidos. Y ojo a la 2ª mitad del descenso de Plagne, por una carretera  muy secundaria atravesando un bosque. Esperemos que la catalogación a la baja de los puertos no haga que los favoritos a la general “pasen” de la etapa.

Sin embargo, pese a que el recorrido da opciones de batalla, resulta decepcionante teniendo en cuenta las posibilidades de la zona. Y es que con un simple cambio, subir Plagne por la vertiente contraria, se habría eliminado el llano antes de meta, además de ser una subida más dura, con 5,6 km al 7,4%. Antes hay muchas opciones, por ejemplo Chaumont SO, una vertiente menos extrema pero con mayor desnivel, y a continuación encarar la parte central de Chasseral (del km 13 al 6,8) y hacer un primer paso por Plagne, ganando continuidad. Se podría terminar directamente en Gretchen, sin doble paso, pero se perdería el sprint intermedio de la etapa original.

Alternativa desde Areuse, con Les Grattes, Chaumont, Chasseral (hasta cota 1135 m) y doble subida a Plagne, manteniendo un doble paso por Gretchen.

Haciendo un cambio más extremo, se podría incluir el impresionante Weissenstein como último puerto, con la meta situada a 15 km del final del descenso, sólo los últimos 9 realmente llanos. Por otro lado, el encadenado más espectacular seria afrontar Weissenstein sur (por donde se bajaría en la anterior propuesta), con 6 km finales a casi el 12%, y regresar a Gretchen por el también durísimo Grenchenberg, con 5 km iniciales a más del 10%, pero no conocemos el estado de la carretera de este último.

– – – – –

3ª ETAPA (Viernes 26 Abril):  PAYERNE – PAYERNE (181 km).  Rutómetro / Vídeo 3D

Dificultades montañosas:

  • Vallamand, np (km 32):  516 m – 1 km – 8,3 %
  • Villars Bramand, 2ª (km 74,6):  811 m – 6,7 km – 5 %
  • Villars le Comte, 2ª (km 92,8):  759 m – 5 km – 5,2 %
  • Sassel, 3ª (km 140,4):  634 m – 2,6 km – 5,9 %  *sigue subiendo
  • Châbles, 3ª (km 163,7):  600 m – 2,7 km – 5,5 %
  • Aumont, np (km 170,3):  605 m – 1,6 km – 6,5 %

En vísperas de la jornada reina continúa la media montaña con una etapa circular en torno a la localidad de Payerne, en el cantón de Vaud, con 3 bucles distintos alrededor de esta población que incluyen un total de 4 ascensiones puntuables, la última de ellas, Chables, a 17 km de meta, aunque hay un repecho posterior bastante duro que también puede propiciar ataques.

El primer circuito, al noreste de la localidad, es el más sencillo, incluyendo varios repechos pero muy tendidos a excepción de la subida a Vallamand desde el lago Morat, con 1 km superando el 8 %. Poco después de esta población se iniciará el regreso a Payerne para hacer un primer paso por la línea de meta y encarar otro circuito distinto. Este bucle, al oeste de Payerne, tiene un recorrido más exigente, con el encadenado de Villars Bramand y Villars le Comte. La 1ª de las cotas es en general tendida, pero cuenta con un último km al 8 %, mientras que la 2ª tiene 2,8 km finales al 6,5 %. De todos modos, no dejan de ser ascensiones muy modestas.

El 2º bucle alrededor de Payerne, con las cotas de Villars Bramand y Villars le Comte. Click para ver el mapa.

Superados estos 2 puertos y tras una zona llana se hará el 2º paso por la línea de meta, iniciando un último circuito de 53 km al oeste de Payerne. Los primeros km no tienen dificultades, pero al dejar atrás la localidad de Granges Pres Marnand dará comienzo la cota de Sassel, con casi 5 km al 4,4 %, si bien la pancarta de puerto estará colocada antes, a la altura del pueblo. Terminada la subida hay un tramo de falsos llanos antes del revirado descenso, con varias curvas de herradura, hacia Yvonand y el lago Neuchatel, dando paso a 5 km llanos antes de la cota de Chables, con 2,7 km al 5,5 % de media. De ahí hasta el final de la etapa restarán 17 km, la mayoría llanos … pero incluyendo el repecho de Aumont, que con 1,6 km al 6,5 % puede ser clave en la resolución de la jornada, aunque tras su descenso hay terreno para reagrupamientos, con la meta situada tras una recta de 1,4 km.

El último de los 3 circuitos en torno a Payerne, con las cotas de Sassel, Chable y Aumont. Click para ver el mapa.

Cabe señalar que, al contrario que en la etapa previa, las catalogaciones de los puertos están infladas, teniendo menos dureza de lo que aparenta el exagerado perfil oficial. En cualquier caso, se trata de una jornada rompepiernas, con posibilidades tanto para los velocistas como para los corredores que busquen la escapada lejana, o incluso aquellos que intenten sorprender en las últimas cotas, con 45 km finales que pueden dar bastante juego de cara a la lucha por la etapa.

– – – – –

4ª ETAPA (Sábado 27 Abril):  MARLY – LES DIABLERETS (188,5 km).  Rutómetro / Vídeo 3D

Dificultades montañosas:

  • Giffers, np (km 4,3):  761 m – 4,3 km – 3,1 %
  • Col des Mosses, 1ª (km 66,1):  1,445 m – 13,8 km – 4 %
  • Col de la Croix -desde el km 16,5-, 1ª (km 89):  1.752 m – 8,2 km – 7,2 km
  • Pas de Morgins -del km 12,4 al 4,4, a Troistorrents se llega por otra vía, 1ª (km 135,7):  1.279 m – 15,8 km – 5,4 %
  • Col de la Croix, 1ª (km 178,8):  1.752 m – 23,5 km – 5,7 %

El penúltimo día de carrera llega la etapa reina, con casi 190 km de duro recorrido entre Marly, en el cantón de Friburgo, y la estación de esquí de Les Diablerets, en el cantón de Vaud, incluyendo 4 puertos en orden creciente de dificultad y acumulando en total más de 4000 m  de desnivel.

Los primeros 40 km, más allá del repecho inicial de Giffers, no tienen apenas dificultades, pero tras el paso por la localidad de Montbovon la carretera empieza a picar hacia arriba en busca de Les Moulis y el Col des Mosses, una subida larga pero con descansillos y sin grandes rampas, por lo que sería más realista considerarlo un 2ª. Como curiosidad, decir que ha sido incluído varias veces en el Tour de Francia, la última en la famosa etapa de 2009 con llegada en Verbier en la que Contador dio una gran exhibición -> clasificación / vídeo.

El Col des Mosses, primer puerto de la etapa. Click para ver galería fotográfica.

Tras su descenso (hasta el cruce del Col du Pillon) y varios km de falso llano ascendente se alcanzará la población de Les Diablerets, en las laderas de la montaña homónima, haciendo un primer paso por la línea de meta. A la salida de esta localidad comenzará la verdadera subida al Col de la Croix norte, con 8 km al 7,5 % de media -> perfil desde Les Diablerets. La subida no tiene rampas especialmente duras pero es muy constante, pudiendo hacer daño si el ritmo es elevado.

La vertiente norte del Col de la Croix. Click para ver galería fotográfica.

Después de coronar, a 100 km del final de la etapa, largo descenso hasta la localidad de Ollon, donde estará situado el avituallamiento, dando paso a un tramo de 10 km llanos en dirección a Monthey, población de inicio del siguiente puerto de la jornada, Pas de Morgins. Tal y como se subirá en la etapa la ascensión está “partida” en dos, con un pequeño descenso intermedio, los que hace que sus cifras totales, 15,8 km al 5,4% de media, sean engañosas, escondiendo tramos bastante duros, con una zona de 6 km al 7,5% en su 2ª mitad -> perfil completo.

Los 70 km finales, con Pas de Morgins y el Col de la Croix antes del descenso a meta. Click para ver el mapa.

Hay que decir que en realidad no se alcanzará la cima de Morgins, sino que la subida terminará en el cruce con la vía principal, cota 1280 m, dando paso a un fuerte descenso (desde el km 3,6) de vuelta hacia Monthey, para tras 5 km llegar a Bex, último sprint intermedio y localidad de inicio del Col de la Croix suroeste. Se trata de una subida larga y con mucho desnivel pero irregular en su pendiente, lo que hace que la media se quede por debajo del 6%, con unas cifras oficiales de 23,5 km al 5,7%. Los tramos más duros están casi al inicio, con 7 km al 8,5% antes de Gryon, y llegando a la cima, con 4 km finales cercanos al 9%. De hecho, aunque lo han catalogado igual que a Mosses (!), se podría considerar un Especial, si bien es cierto que los descansillos permiten recuperar.

El Col de la Croix SO, con más de 1300 m de desnivel y tramos  duros aunque también descansillos

El rápido descenso del Col de la Croix (hasta el km 9), utilizado como subida en el primer paso, terminará a unos 2 km de la línea de meta, con un rodeo final por la localidad de Les Diablerets que incluye un repecho de 500 m al 5 % a sólo 800 m de la llegada, con una suave bajada desde ese punto hasta casi meta que incluye bastante curveo, aunque los 300 m finales si son llanos de acuerdo al rutómetro.

Una etapa para corredores de fondo, con un desnivel acumulado muy respetable y un puerto final que tiene dureza para romper totalmente la carrera si hay batalla, pudiendo verse bonitas persecuciones hasta meta. No obstante, las características de La Croix, con un inicio y final duros pero una parte central muy tendida, y el hecho de que los puertos previos no sean rompedores, hacen que el desarrollo dependa muchísimo de la actitud de los ciclistas, de tal modo que si la carrera se lanza desde lejos se verá un gran espectáculo, pero también con el riesgo de que suceda lo contrario: que los favoritos se muestran conservadores y la lucha quede sólo para los km finales del último puerto y el descenso hasta meta.

En ese sentido, aunque el recorrido original es muy exigente, creemos que el diseño era mejorable. Y sin necesidad de cambios bruscos: subir el Col de la Croix por Ollon, con un desnivel parecido pero en 4 km menos, para un total de 19,5 km al 7%. Los organizadores conocen esta vertiente, ya que la utilizaran como descenso en la etapa original. Antes cabría la opción de endurecer la ruta añadiendo Les Giettes (hasta el km 2,2), una subida con 3,5 km iniciales al 10% que podría provocar una escabechina a poco que el ritmo fuera elevado, eliminando gregarios y forzando a los favoritos a dar la cara a mayor distancia de meta.

Alternativa añadiendo Giettes antes de Morgins y haciendo la subida final por la vertiente de Ollon.

Quedaría una etapa muy dura pero no exagerada, con el encadenado de Giettes + Morgins para seleccionar el grupo y una subida final propicia para que la carrera fuera ya rota a más de 20 km de meta. De todos modos, como siempre la última palabra es de los corredores. Y aunque el diseño original sea discutible, terreno hay de sobra para que se vea una gran etapa si se muestran combativos.

– – – – –

5ª ETAPA (Domingo 28 Abril):  GENEVE – GENEVE (CRI) (18,7 km).  Rutómetro / Vídeo 3D

05_map

Como sucedió en 2012 y en bastantes ocasiones a lo largo de la pasada década, el Tour de Romandía 2013 se despide con una contrarreloj individual, en este caso con salida y llegada en los alrededores de Ginebra, con un trazado paralelo al lago Leman que incluye 2 pasos por la salida y por la llegada, al hacer un doble “ida y vuelta” durante los casi 19 km de la etapa.

El recorrido no tiene dificultades reseñables, siendo muy llano y sin apenas curvas más allá de los 2 giros de 180º, por lo que en principio se presenta muy favorable para los especialistas contra el crono capaces de mover grandes desarrollos, siendo una jornada clave a poco que la general esté apretada.

Comparada con las contrarrelojs de anteriores ediciones, el kilometraje es relativamente parecido, pero sin embargo el trazado es mucho más llano, sobre todo respecto a la CRI de Crans Montaña 2012, en la que obtuvo la victoria Bradley Wiggins, con 2 de los favoritos este año, Talansky y Porte, llegando en 2º y tercer lugar respectivamente. El propio Porte ya fue el ganador de la crono de 2010, por delante de Alejandro Valverde, mientras que en 2011 terminó 2º, sólo superado por David Zabriskie.

En cuanto a su colocación, como decíamos en el análisis global creemos que sería mejor que estuviera antes de la montaña y no después, para que los favoritos no pudieran especular. Pero también es cierto que al ser llana no resulta a priori tan perjudicial como si tuviera un trazado más duro (el propio Tour de Romandía 2012 o la Vuelta al País Vasco), ya que si los escaladores quieren tener opciones de pelear por la general deberán conseguir un “colchón” de tiempo en la montaña.

– – – – –

Participación

Como es habitual en esta carrera, la lista de participantes es de gran nivel, incluyendo este año tanto a tanto figuras consagradas como a varios de los jóvenes llamados a dominar las vueltas por etapas en los próximos años. La principal ausencia es Bradley Wiggins, que no defenderá su victoria de 2012.

A priori, el favorito nº 1 es el keniata Chris Froome, que tras su gran aparición en la Vuelta a España 2011 y su confirmación el año pasado en el Tour de Francia, lleva una temporada 2013 excepcional, arrasando en casi todas las pruebas por etapas en las que ha participado: 1º y ganador de etapa en el Tour de Omán y en el Critérium Internacional, y 2º y vencedor también de una etapa en la Tirreno-Adriático, sólo superado en la general por Nibali.

Y ya no es sólo su gran nivel, si que tiene a su favor a un potente equipo Sky, que el año pasado dominó la prueba con “mano de hierrro” (aunque no todos los corredores repiten). Además de Froome destacan Richie Porte, 4º en 2012 y que al igual que Froome lleva un inicio de 2013 espectacular, ganando la general y 2 etapas en la París Niza y siendo 2º en el Critérium y en País Vasco; el español David López, un escalador contrastado que está siendo un gregario de lujo en los puertos; y un todoterreno como Vasiliy Kiriyenka, capaz de rendir a gran nivel tanto en el llano como en las etapas de montaña.

En principio, los 2 equipos con más potencial para poder luchar contra los Sky son Movistar, que cuenta entre sus filas con Alejandro Valverde, ganador en 2010 (aunque oficialmente no consta en el palmarés debido a una sanción posterior), 3º en 2006 y 4º en 2009, y que llega en buena forma tras conseguir 2 podios en las Árdenas, Rui Costa, 3º el año pasado y vencedor de la Klásica de Amorebieta, Rubén Plaza, reciente ganador de la Vuelta a CAstilla y León, Eros Capecchi y el veterano Sylvester Szmyd, 7º el año pasado; y Garmin-Sharp, en el que destaca el joven Andrew Talansky, 2º en la última edición y que tanto en la Vuelta a España como en su inicio de 2013, con 2º puesto incluído en la París-Niza, se está confirmando como toda una realidad, Ryder Hesjedal, vigente ganador del Giro y que tras un comienzo de 2013 algo flojo viene de realizar una magnífica Lieja-Bastoña-Lieja, Tom Danielson, rondando el top-10 en la Volta a Catalunya y en País Vasco, y Peter Stetina, 4º en el Tour de Langkawi.

También cabe destacar a los corredores del equipo Ag2r, que si bien pueden sufrir en la crono no sería extraño que fueran los grandes animadores en las etapas de media y alta montaña: Jean Cristophe Peraud, 5º en el Critérium y anteriormente podio en el Tour del Mediterráneo y en la País-Niza; el prometedor Carlos Alberto Betancur, en plena forma tras ser podio en Flecha Valona y 4º en Lieja, siendo el primero en desatar las hostilidades tanto en Huy como en Saint Nicolas, ademas de tener una gran actuación en País Vasco; Rinaldo Nocentini, podio en Strade Bianche y Camaiore, 5º en Omán y 10º en la Flecha Valona; el veterano John Gadret, top-ten en la Itzulia y en el Criterium Internacional; y Maxime Bouet, que tras ganar la 1ª etapa del Giro del Trentino mediante una fuga-bidón se lo puso muy difícil a los favoritos, acabando finalmente 3ª.

Otros corredores que aspiran a los primeros puestos: Robert Gesink, 6º en la Volta a Catalunya y muy cerca del podio en Murcia, el jovencísimo Wilco Kelderman, gran contrarrelojista, y Steven Kruijswijk, la revelación en 2011 aunque desde entonces no ha vuelto a alcanzar ese nivel (Blanco); Jurgen Van den Broeck (Lotto-Belisol), 2º en la Rutal del Sol y uno de los corredores más combativos en la Volta; el prometedor Thibaut Pinout, que ya rozó el top-10 el año pasado, y Pierrick Fedrigo, reciente ganador de la Paris-Camembert (FDJ); Roman Kreuziger, vencedor en 2009 y 2º en 2008, además de ser otras 2 veces 6º, y que viene de ganar la Amstel Gold Race (Saxo-Tinkoff); Tony Martin, 2º en 2010 y 8º en 2009, el gran favorito para la crono de Ginebra, no en vano este año lleva 3 de 3 (Algarve, Tirreno e Itzulia), y Peter Velits, top-10 en la París-Niza (Omega-Pharma); Simon Spilak, vencedor oficial en 2010 y este año 1º en el GP de Estella, 4º en Pais Vasco y 6º en la París-Niza, y Dani Moreno, ganador de la Flecha Valona (Katusha); Damiano Cunego (Lampre-Merida), 2º en 2005 y este año en la Semana Coppi Bartali, si bien sus últimas carreras han resultado decepcionantes; Igor Antón (Euskaltel), vencedor de la etapa reina en 2007 y 2010 (tras la descalificación de Valverde) y que además de ser 2º en Estella viene de hacer buenas actuaciones en las Árdenas; Lieuwe Westra, podio en Algarve y 6º en la París-Niza, Jose Rujano y Wout Poels, top-10 en Tirreno y País Vasco (Vacansoleil); Pierre Rolland (Europcar), ganador del Circuito de la Sarthe y podio en la París-Camembert; Tiago Machado, 6º en 2010 y hace unas semanas rozando el podio en Los 3 Días de Flandes, y Robert Kiserlovski, ambos del equipo Radioshack Leopard; Janez Brajkovic (Astaná), 4 veces top-ten, incluídos los 3 últimos años; Ivan Basso (Cannondale), aunque no dio buenas sensaciones en el Giro del Trentino Johann Tschopp (IAM), 6º en el Tour de Omán y también top-10 en el Criterium;  Steve Morabito y el veterano Marco Pinotti, podio en 2008, 4º en 2011 y 7º en 2010 (BMC).

Respecto a los clasicómanos y corredores “cazaetapas”, además de algunos ya mencionados destacan Michael Albassini, el veloz corredor de Orica GreenEdge; Enrico Gasparotto (Astana), top ten en Amstel y en Lieja;  el joven Moreno Moser (Cannondale), brillante ganador de la Strade Bianche; y Gianni Meersman (Omega Pharma), vencedor de 2 etapas en la pasada Volta a Catalunya.

En cuanto a los sprinters, sobresale sin duda Mark Cavendish (Omega Pharma), el mejor velocista de los últimos años y ya con 8 victorias en lo que va de temporada, aunque intentarán ponérselo difícil Mathew Goss, ganador de etapa en Tirreno, Michael Matthews, 2º en La Rioja, y Svein Tuft (Orica GreenEdge); Francesco Gavazzi (Astana); y los jóvenes Elia Viviani (Cannondale), con varios puestos de honor este año aunque le está faltando rematar, Giacomo Nizzolo (Radioshack Leopard), y Juan José Lobato (Euskaltel).

– – – – –

En cuanto a la retransmisión televisiva, la carrera se podrá ver en directo a través del canal autonómico vasco Euskal Televista, tanto por los medios tradicionales como en su página web a partir de las 16.20 h -> EITB.com.

– – – – –

Anuncios

7 comentarios en “TOUR DE ROMANDIA 2013

  1. Magnífico trabajo como siempre. Un pequeño lapsus que he visto: Ruben Plaza ha ganado la vuelta a Castilla y León. Ha sido Nairo Quintana el que ha ganado la Vuelta al Pais Vasco.

    Saludos

  2. Me parece demasiado optimista el análisis que hacéis, yo diría que el recorrido es muy malo. Las tres primeras etapas en línea no son de media montaña, no llega ni a 1/4 de montaña y encima calcadas para mal. La etapa reina tiene un diseño muy mejorable y luego lo de siempre, la CRI como última etapa, para terminar de joder el recorrido.

  3. Hola Miguel.

    La etapa de ayer puede ser dudosa, al fin y al cabo los puertos eran muy blandos y quizás lo más realista sea considerarla sólo rompepiernas. Pero las 2 primeras etapas si nos parecen claramente de media montaña. Otra cosa es que los puertos estuvieran muy lejos de meta o el diseño fuera mejorable, pero llanas no eran.

    En el caso concreto de la etapa de Grenchen, aunque la zona daba para más los puertos si eran bastante duros, algo que quedó tapado con una catalogación incomprensible. Les Grattes, con 4,4 km al 7,7 %, es un 2ª claro y sin embargo no estaba marcado como puerto. Chaumont, con 3 km a casi el 12 %, se podría considerar un 1ª. Y Plagne, o son dos 3ª si se parte la subida o si se cuenta entera lo suyo habría sido marcarlo de 2ª. No sería raro que muchos corredores al ver las catalogaciones originales pensaran que la etapa era blanda, y ya en la ruta darse cuenta de que en realidad se podria haber hecho bastante daño si se hubiera atacado antes o con mayor convicción.

    Por eso somos tan pesados criticando el tema de las categorías, porque aunque es algo aparentemente secundario puede condicionar la actitud de los corredores, además de engañar injustamente a los aficionados. Y teniendo en cuenta que en la mayoría de pruebas los puertos estan muy inflados (sin ir mas lejos, en la 3ª etapa de esta carrera) y los corredores ya han asumido que salvo en las GV un 2ª es normalmente “poca cosa”, si de repente se hace todo lo contrario no es de extrañar que los favoritos pasen de la etapa. Y aún así hubo movimientos de corredores importantes, aunque muy tarde.

    De todos modos, ya hemos dicho en el análisis que faltaba otra etapa de montaña selectiva de verdad, para que la lucha por la general no quedara reducida a la etapa reina y las cronos. En cuanto al diseño de esa etapa reina, es cierto que era mejorable. Y además de un modo sencillo. Pero la ruta original tampoco esta nada mal, con dureza para que la carrera salte por los aires si los corredores se muestran combativos. Respecto a la CRI, a nosotros tampoco nos gusta su colocación, pero siendo llana creemos no condiciona tan negativamente como si hubiera sido más montañosa, ya que en ese caso ni siquiera los escaladores tendrían necesidad de moverse antes.

    Un saludo.

  4. Debido a la previsión de nevadas a partir de las 17h, la organización ha decidido cambiar el puerto final, subiendo por la carretera de Aigle hasta Les Diablerets (primeros 20 km del perfil) en lugar del 2º paso por el Col de la Croix -> nuevo perfil de la etapa / rutómetro

    Lo extraño es que si han hecho el primer paso por el Col de la Croix y no ha habido mayores incidentes. Si ya se sabía que podía nevar a partir de media tarde, ¿por qué no simplemente adelantar 1h la salida?.

  5. Hola Ciclistico83

    Cuando publicamos un análisis con la carrera ya empezada es simplemente porque no nos ha dado tiempo a acabarlo antes. A lo mejor viendo la entrada no lo parece, pero se tarda mucho en hacer análisis de este estilo, con la historia, participación y recorrido detallado, sobre todo si se sacan los tracks de zonas concretas de cada etapa.

    De todos modos, cuando se publicó esta entrada sobre Romandía sólo se habia disputado el prólogo. Y si lo dices por las Grandes Vueltas, los previos de los recorridos de Giro, Tour y Vuelta están en el blog desde hace bastantes meses.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s