VUELTA A BURGOS 2019

Esta semana, entre el martes 13 y el sábado 17 de agosto, se disputa la 41ª edición de la Vuelta Ciclista a Burgos, una de las carreras por etapas con mayor tradición y prestigio de todas las que se celebran en España, además de la última gran prueba antes de La Vuelta, El recorrido es casi idéntico al de las últimas ediciones, destacando de nuevo las subidas finales a Picón Blanco y las Lagunas de Neila.

Los orígenes de la ronda burgalesa datan de los años 40, con dos tempranas ediciones en 1946 y 1947, con victorias para Bernardo Capó y Bernardo Ruiz respectivamente, si bien la carrera sufrió después un parón de más de 30 años hasta 1981, cuando resurgió con fuerza, disputándose ya de un modo ininterrumpido desde entonces hasta la actualidad, a pesar de las dificultades sufridas en los últimos años.

Sin lugar a dudas, la época de oro de la carrera se vivió en la década de los 90, con los mejores ciclistas de ese momento, tanto españoles como extranjeros, participando en la prueba y además implicados al máximo, dando como resultado un palmarés de auténtico lujo: Marino Lejarreta, Pedro Delgado, Abraham Olano, Tony Rominger, Alex Zülle, Laurent Jalabert, etc… triunfaron en esta carrera, y otros grandes grandes campeones como Miguel Indurain y Gianni Bugno también estuvieron en el podio final.

Sin embargo, a partir del 2000 empezó a perder protagonismo, con la puntilla del nacimiento del Uci Protour en 2005, que rebajó su categoría dejándola fuera de la lista de las principales pruebas por etapas, perjudicando la participación. Desde entonces la carrera tuvo muchos problemas para salir adelante, llegando a estar en peligro de desaparición, ya que al efecto negativo del Uci ProTour se unió la crisis económica y la dificultad para encontrar patrocinadores. En ese sentido, los organizadores (actualmente la Diputación) se merecen un reconocimiento por haberla mantenido a flote, con mención especial para Gregorio Moreno, director de la prueba durante 17 años y tristemente fallecido en 2008.

Afortunadamente, en las últimos ediciones ha mejorado la situación, incluído el tema de la participación, ya que si bien casi todos los años seguían corriendo algunos de los mejores ciclistas españoles, utilizando la carrera como preparación para La Vuelta, también se han vuelto a ver grandes figuras extranjeras de un modo habitual. En cualquier caso, los dominadores del palmarés son los españoles, con 26 triunfos en la general, destacando Marino Lejarreta, con 4 victorias casi consecutivas a finales de los 80 / principios de los 90 (1986, 87, 88 y 90), sobresalen también los dobletes de Abraham Olano (1998-99), Alejandro Valverde (2004-07) y Nairo Quintana (2013-14).

En la pasada edición la victoria fue para el colombiano Ivan Sosa (Androni Giocattoli), que gracias a su triunfo el último día en las Lagunas de Neila se impuso en la general a su compatriota Miguel A. López (Astana), que habia sido el vencedor en Picón Blanco, completando el podio David de la Cruz (Sky), ya a casi un minuto de Sosa -> clasificación / vídeo. Destacar también a Francesco Gavazzi, Matteo Moschetti y Carlos Barbero, ganadores de las otras 3 etapas.

Podio de 2018: Sosa, López y De la Cruz. Foto Santi Otero / EFE, crónica en Marca

Recorrido

En cuanto a los recorridos, al igual que sucede con el Santuario del Acebo en la Vuelta a Asturias o el Collado Bermejo en la Vuelta a Murcia, el emblema de la prueba son Las Lagunas de Neila, acogiendo el final de la etapa reina desde 1985 a 2016, si bien utilizando distintas vertientes (salvo el duro km y medio final, compartido por todas): durante mucho tiempo subiendo por la carretera vieja desde Quintanar, pero adoptando la vertiente del Corral de los Perros a partir de 2008, realizando un doble paso (el 1º hasta el Portón), para en 2017 recuperar la subida clásica en una etapa más blanda que años anteriores.

Sobre el resto de jornadas, durante la última década han predominado las llegadas en repecho, especialmente los finales en el Castillo de Burgos (incluído como cota de paso cuando ha habido CRE) y la Ciudad Romana de Clunia, al sureste de la provincia, siendo en ese sentido trazados llamativos pero bastante repetitivos, sin aprovechar realmente las posibilidades de media montaña que ofrece la provincia, además de echarse en falta una crono individual, relativamente habitual hasta 2009 pero desde entonces incluída sólo en 2014, para que el recorrido fuera más equilibrado.

No obstante, en la edición de 2017 se produjo una importante novedad: el estreno de Picón Blanco, junto a Espinosa de los Monteros, siendo una subida aun más exigente que Las Lagunas, con algo más de 8 km superando el 9% de media, lo que unido a la dureza del recorrido previo, con La Mazorra y múltiples pequeños puertos, hizo que se convirtiera en la etapa reina, repitiendo en 2018 y este año, aunque con una ruta previa más blanda.

Como decíamos al inicio, el recorrido de este año es muy similar al de 2017 y 2018, repitiendo tanto la mayoría de llegadas, con 4 de las 5 vistas en esas ediciones, como la estructura, con las etapas colocadas exactamente en el mismo orden a lo largo de la prueba, siendo el único final distinto el de la 2ª jornada, que acaba en la Villa de Lerma en lugar de Castrojeriz. Aparte de esa llegada, lo que sí varían son las salidas (excepto la de 1ª jornada), así como parte de los trazados intermedios, habiendo perdido dureza respecto al año pasado la etapa inaugural del Castillo, al no incluir Altotero, mientras que las jornadas de Clunia, Picón y Neila sí repiten sus características, lo que hace que a nivel global los pros y contras sean básicamente los mismos.

Así pues, la carrera se inicia con una etapa circular en torno a la capital, con un largo bucle al oeste de la ciudad antes de afrontar en la parte final un doble paso por el alto del Castillo de Burgos, el 2º como llegada, marcando las primeras diferencias y otorgando el maillot de líder. La 2ª etapa, en la que se promociona las Edades del Hombre, es la principal novedad, acabando en Lerma, un final que no se veía desde 2016, tras un repecho empedrado. Y como siempre en Burgos, ojo al viento. La jornada siguiente es la reina, con 150 km entre Sedano, en el Geoparque de Las Loras, y la base militar abandonada de Picón Blanco, que con varios km a más del 10% y puntas del 17% puede destrozar el grupo si hay buen ritmo. En la 4ª etapa, salida desde Atapuerca y nuevo final en repecho, en este caso junto a los restos de la Ciudad Romana de Clunia, con 2 km al 5% y una ruta previa rompepiernas, existiendo además posibilidad de abanicos. Y como cierre de la prueba, el clásico final junto a las Lagunas de Neila, subiendo por la carretera vieja de Quintanar, con los últimos 2,7 km al 10,5%, tras una ruta similar a la de los últimos años.

Globalmente, un trazado llamativo, sobre todo por las llegadas en Picón Blanco y Lagunas de Neila, pero habiendo también alicientes en el resto de jornadas, tanto a nivel deportivo como de promoción de la provincia, apostando de nuevo por lugares de gran importancia cultural y/o turística. La parte negativa es la excesiva repetición. Y no solo respecto al recorrido de otros años sino en el tipo de etapas, con 2 llegadas en alto y 3 finales en repecho, lo que unido a la ausencia de crono hace que esté muy desequilibrado, echándose además en falta una etapa propicia para ataques lejanos. Y había solución: una CRI en la 1ª o 2ª etapa (en Lerma ya se hizo en 2006) y utilizar las Lagunas de Neila como puerto de paso, hasta el Portón o Rozavientos, el último día, acabando en Quintanar tras el descenso. De este modo habría un final duro, 2 llegadas en repecho, una CRI y un final tras bajada, siendo mucho más variado.

En cualquier caso, como siempre la última palabra será de los corredores. Y si se muestren combativos y ambiciosos desde el primer día, sin esperar a los últimos km de las etapas, podrá verse un bonito espectáculo. Por otro lado, ojo también a las condiciones meteorológicas, tanto el viento, que en casi todas las ediciones de la Vuelta a Burgos suele hacer de las suyas, como posibles tormentas, que la pasada semana fueron abundantes en la provincia.

Aclarar que los perfiles que hay a continuación no son los oficiales, muy poco detallados tanto a nivel orógráfico como de localidades de paso, sino que están realizados por Procycling Stats con el editor de perfiles de La Flamme Rouge. De todos modos, los gráficos oficiales pueden consultarse en los links que hay en los enunciados de las etapas, donde también están enlazados los rutómetros.

Análisis de las etapas


1ª ETAPA (Martes 13 de agosto): BURGOS (Catedral) – BURGOS (Castillo) (162 km). Rutómetro / Perfil oficial / Últimos kmSalida – Llegada

Al igual que en 2013 y 2014, así como en las 2 últimas ediciones, la prueba comienza con una etapa circular en torno a la capital, realizando en este caso un largo bucle por la zona oeste de la provincia, en general llano aunque con algunas cotas de 1-2 km al 5%, para ya en los últimos km la doble subida al Castillo, la 2ª como final de etapa. El ascenso se inicia con un giro a la derecha por la C/ San Miguel, con 150 m al 10%, para seguir por la C/ de Alvar Fañez y con un tramo junto a la muralla, con zonas de pavé hasta alcanzar el alto. Las cifras totales son modestas, 950 m al 5,5% de media, pero su irregularidad, los cambios de ritmo debido a varias curvas cerradas y el pavé la hacen más dura de lo que aparenta, marcando diferencias.

La subida al Castillo, recuperada en 2011 después de llevar más de 10 años inédita en el ciclismo profesional, se ha convertido en un clásico de la prueba, ya sea como llegada, con victorias para “Purito” Rodríguez, Dani Moreno, Simoni Ponzi, Juanjo Lobato, Mikel Landa y Francesco Gavazzi respectivamente, o como cota de paso, incluyéndose en las CRE de 2014 y 2015, aunque por otra vertiente. También se subió en la Vuelta a España 2013, con triunfo para Mollema tras el descenso, y 2015, en el último tercio de una crono individual con victoria de Dumoulin.

– – – – –

2ª ETAPA (Miércoles 14 agosto): EDADES DEL HOMBRE“, GUMIEL DE IZÁN – LERMA (155 km). Rutómetro / Perfil oficial / Últimos kmSalida – Llegada

En vísperas de la jornada reina, etapa básicamente llana, aunque con algunas subidas cortas, entre Gumiel de Izán, al sur de la provincia, y la Villa de Lerma, declarada Bien de Interés Cultural y donde este año se celebra la XXIV edición de la exposición “Edades del Hombre”, que patrocina la etapa. Lo más reseñable del trazado intermedio es el uso de carreteras secundarias, con tramos estrechos y algunas zonas muy expuestas al viento, que podría hacer de las suyas.

Ya en el medio km final, se entrará en el casco viejo de Lerma a través del Arco de la Cárcel (ojo al estrechamiento) para afrontar la subida empedrada de la Calle Mayor, con 350 m al 6% de media, los últimos 150 m al 8%, hasta la Plaza Mayor, una de las más grandes de España y donde estará la meta junto al Palacio Ducal, restaurado hace unos años y convertido en Parador Nacional.

El repecho final por la C/ Mayor de Lerma, de unos 300 m

Respecto a los antecedentes, en los últimos 20 años ha habido 3 llegadas en Lerma (sin contar esta edición), con una crono individual en 2006, en la que se impuso Iván Gutiérrez, y etapas en línea en 2012 y 2016, con triunfos de Matti Breschel y Nathan Haas respectivamente, si bien en 2012 se llegaba a Lerma por el este, con un repecho final distinto, mientras que en la CRI de 2006 y la etapa de 2016 sí se subía el repecho empedrado de este año.

– – – – –

3ª ETAPA (Jueves 15 de agosto): GEOPARQUE DE LAS LORAS (Sargentes de la Lora) – PICÓN BLANCO (150 km). Rutómetro Perfil oficial / Últimos km / Salida – Llegada

A priori, la etapa reina, con 150 km entre el pueblo de Sargentes de la Lora, en el Geoparque de las Loras, al noroeste de la provincia, y la base militar abandonada de Picón Blanco, ya muy cerca de Cantabria y a la que se accede tras una dura subida de algo más de 8 km. Previamente los corredores tendrán que superar otros 4 puertos, La Mota, Escaleron, Ailanes y el Alto de Retuerta, todos ellos de 3ª, destacando por su cercanía al ascenso final la subida a Retuerta, una cota en general modesta pero con 800 m finales al 10%, coronándose a 27 km de la llegada.

La vertiente sur del Alto de Retuerta. Perfil Recorridos Ciclistas Cantabria

El suave descenso de Retuerta dará paso a una zona de falsos llanos hasta llegar a la localidad de Espinosa de los Monteros, inicio del duro ascenso final, con unas cifras de 8,5 km a más del 9% de media, incluyendo km enteros al 12% y rampas máximas de hasta el 17% -> perfil y fotos, lo que unido al desgaste previo puede provocar grandes diferencias en meta a poco que el ritmo sea elevado, quedando la general ya muy definida, aunque todavía restarán 2 etapas donde puede haber cambios en la clasificación.

El duro ascenso a Picón Blanco. Perfil de APM, click para ver descripción

El estreno de esta subida, largamente esperado ya que la base lleva abandonada muchos años y en la cima hay bastante espacio, tuvo lugar en 2017, en una etapa exigente y viéndose una bonita subida final, con triunfo de Landa y De la Cruz 2º. Tras el éxito cosechado repitió en 2018, si bien en una jornada más blanda, imponiéndose “Supermán” López por delante de Ivan Sosa, aunque este último se tomó la revancha en la etapa de las Lagunas de Neila.

Esperemos que en los próximos años también se aproveche esta subida en la Vuelta a España, pudiendo incluir previamente puertos como La Sía, Lunada y Estacas. La guinda sería que algún día se asfalte el tramo de pista que hay entre la cima de Picón Blanco y La Sía, permitiendo que pudiera utilizarse como puerto de paso y favoreciendo que la carrera se rompiera desde lejos, con más tiempo de batalla entre los favoritos.

– – – – –

4ª ETAPA (Viernes 16 de agosto): BURGOS ORIGEN Y DESTINO“, ATAPUERCA – CLUNIA (174 km). Rutómetro Perfil oficial / Últimos km / Salida – Llegada

Tras la jornada de Picón Blanco y en vísperas de las Lagunas de Neila, etapa de 174 km entre la localidad de Atapuerca, cerca del famoso yacimiento, cuna de los primeros europeos, y los restos arqueológicos de la ciudad romana de Clunia, junto al pueblo de Peñalba de Castro, contando con un recorrido “trampa”, ya que además de las cotas en el tramo central de la ruta, con el enlazado de Majadal, Quintanilla del Coco y Tejada, se atraviesan algunas zonas muy expuestas en los últimos 50 km, con peligro de abanicos a poco que sople el viento, por lo que los corredores que aspiren a la general deberán estar atentos.

Ya en los últimos km, tras el paso por Peñaranda de Duero, se afrontará la subida final a Clunia, con una 1ª rampa relativamente dura pero que enseguida suaviza convirtiéndose en un falso llano, hasta que al llegar a Peñalba de Castro y volver a girar a la izquierda la pendiente aumenta de golpe, con rampas en torno al 10%, aunque suavizando de nuevo en la parte final, con una recta de meta donde suele haber viento de cara. En total, 2 km al 5% de media, siendo una llegada favorable para los “up-hill finishers” y clasicómanos.

Los últimos 5 km, con el ascenso final a la ciudad romana de Clunia

La llegada en Clunia se recuperó en 2011 después de más de 10 años desde su anterior inclusión (en el año 2000), convirtiéndose desde entonces en un final muy habitual, repitiendo en 2012, 2013, 2015, 2017 y 2018, con triunfos de Dani Moreno, Paul Martens, Jens Keukeleire y Carlos Barbero (3) respectivamente. Señalar que en la mayoría de los casos el pelotón ya llegó partido al inicio de la subida final, debido a los abanicos y caídas provocados por el viento.

– – – – –

5ª ETAPA (Sábado 17 agosto): SANTO DOMINGO DE SILOS – LAGUNAS DE NEILA (146 km).  Rutómetro Perfil oficial / Últimos km / Salida – Llegada

Como despedida de la prueba, el clásico final en las Lagunas de Neila, repitiendo la subida tradicional desde Quintanar de la Sierra, muy irregular pero con tramos duros, tanto a mitad de la subida como sobre todo en la parte final, con los últimos 2,7 km al 10,5% de media, incluyendo puntas del 17%. Previamente, los corredores tendrán que realizar un bucle inicial en torno a Salas, incluyendo una subida no puntuada, dando después un rodeo al suroeste de Quintanar con los puertos de El Cerro y Collado Vilviestre, aunque son de escasa dureza, por lo que la batalla entre los favoritos quedará de nuevo para la subida final.

Perfil de la subida (hasta km 13,6) / Gráfico detallado y fotos

Lagunas de Neila por ctra. vieja desde Quintanar (meta km 13,5). Perfil Josemi Ochoa, click descripción

Sobre los antecedentes, si bien las Lagunas son una llegada fija en la prueba, desde 2008 a 2016 no se subió por esta vertiente, sino por la ctra. del Corral de los Perros, realizando un primer paso hasta el Portón (llamado Rozavientos por los organizadores, pero ese es un cruce inferior) y el 2º hasta la cima, utilizando esta vertiente de Quintanar como descenso -> últimos 65 km. Y calcando la etapa desde 2012 en adelante, con doble paso el Cargadero y uno por Vilviestre antes del doble paso por Collado sur + Lagunas, con triunfos de Chaves, Quintana (2), Moreno y Pardilla. En 2017 y 2018, ya con la ruta más blanda, se impusieron López y Sosa.

La ruta clásica desde 2008 a 2016, con mayor dureza y doble paso por las Lagunas (el 1º hasta cruce Portón)

En cuanto a posibles alternativas, se podría haber aprovechado que con Picón Blanco ya hay un final duro para hacer que esta jornada tuviera diferentes características. Por ejemplo, se podría acabar en Quintanar tras el descenso, subiendo antes por la vertiente de Corral de los Perros o bien por el Collado hasta cruce de Rozavientos (cota 1600 m), aunque este tramo necesita reasfaltado. Otra opción sería mantener la ruta original, subiendo por Quintanar, pero al llegar al Portón bajar por donde se subía otros años, regresando después por el Collado. Hay múltiples posibilidades.

Las otras vertientes de Lagunas de Neila:

– – – – –

Participación

Después de lo ocurrido en 2016, cuando se dobló el número de equipos al pasar de 11 a 21 (13 de ellos World Tour), en esta edición la prueba se ve afectada por la coincidencia con varias carreras, principalmente Binck Bank Tour, aunque en menor medida que el año pasado, habiendo un aumento en el nº de equipos, que se eleva a 18 frente a los 15 que hubo en la pasada edición, si bien de nuevo con sólo 4 de la máxima categoría.

No obstante, hay varias figuras de primer nivel, destacando la presencia del vencedor del Giro, Richard Carapaz, y su compañero de equipo Carlos Betancur (Movistar), así como la de Ivan Sosa, vigente ganador, contando con David De La Cruz como la otra baza de Ineos, estando también el campeón del mundo en 2013, Rui Costa (UAE), para un pelotón de 125 corredores, 21 menos que en la última edición.

equipos burgos 2019

.

– – – – – –

En cuanto a la retransmisión televisiva, la carrera podrá verse través de múltiples canales, incluyendo Teledeporte, Castilla y León TV (en La 8 Tv), Televisión de Galicia y Euskal Televista (EITB), así como en streaming en la propia web oficial, con la llegada de todas las etapas prevista en torno a las 16.45 h, según el horario intermedio.

3 comentarios en “VUELTA A BURGOS 2019

  1. Hola Tobon. Muy de acuerdo en que deberían aprovechar mejor la comarca de Las Merindades, pudiendo hacerse bonitas etapas de media montaña.

    Hace unos años propusimos varias etapas en la zona, con finales en Espinosa de los Monteros (opcional E.E. de Lunada), con el encadenado Ro, Carel y Cabrío; y Villarcayo, tocando también la comarca de Páramos: https://plataformarecorridosciclistas.org/2009/04/20/etapas-en-burgos/


    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .