GIRO DE ITALIA 2020 – Recorrido

Las demás entradas sobre el Giro de Italia 2020:

  • Historia (análisis general, orígenes, evolución, ciclistas, puertos míticos, recorridos, últimas ediciones).

– – – – –

Como decíamos en el artículo previo, este año se disputa la 103ª edición de la prueba, con salida desde Monreale (Sicilia) el 3 de octubre y final en la ciudad de Milán el 25 del mismo mes … si el coronavirus lo permite, cuya pandemia, al igual que ha ocurrido con otras pruebas, ha marcado la carrera ya desde mucho antes de su inicio, provocando tanto el cambio de fechas, 5 meses más tarde de lo habitual, como la modificacion de la ruta original, que comenzaba en Budapest, con 3 jornadas en Hungría antes del traslado hasta Sicilia. Pero tras el estallido del virus se aplazó la prueba hasta otoño y se cambió la salida por un inicio en la isla, añadiendo una CRI a las 3 etapas previstas, además de otras 2 etapas ya en la Italia continental para compensar la pérdida de las jornadas húngaras.

Info en la web oficial / Video de la ruta en 3D

Se trata de un recorrido muy exigente, más que el original, que no solo empieza y termina con sendas cronos individuales, sino que tiene múltiples etapas quebradas a lo largo de toda la prueba, con muy pocas jornadas realmente llanas, incluyendo un duro final en alto ya el tercer día, el Monte Etna. Durante las 2 primeras semanas predomina la media montaña, con una gran cantidad de etapas en los Apeninos, aunque cerrando el bloque en la zona alpina, con la CRI de Valdobbiadene y la dura llegada llegada en Piancavallo; mientras que en la 3ª semana será el turno para alta montaña, con hasta 3 etapas que rondan o superan los 5000 m de desnivel: Madonna di Campiglio, Lago di Cancano y Sestriere, en las 2 últimas destacando los colosos Passo Stelvio (Cima Coppi) y Colle Agnello.

Clasificando las etapas por sus características, se podría decir que hay 3 cronos, todas ellas individuales, sumando 65 km de contrarreloj; 5 etapas de alta montaña, contando como tales las 3 jornadas con grandes puertos de paso y los 2 finales en alto duros; 8 etapas de media montaña, aunque de características muy diferentes entre sí, con algunas teniendo puertos durante casi toda la ruta y otras solo en la parte final; y 4 jornadas llanas, para un total de casi 3500 km, aunque se supera claramente esta cifra si se añaden los tramos neutralizados en el inicio de las etapas.

PRIMERA SEMANA

Así pues, la carrera se inicia con la mencionado contrarreloj de 15 km entre Monreale y Palermo, al noroeste de la isla de Sicilia, incluyendo un corto pero duro repecho justo de salida y luego 3 km de fuerte bajada, dando paso a una larga recta con tendencia favorable en busca de la Via Roma de Palermo, con los últimos 5,5 km de callejeo por la ciudad, ya con un perfil llano, siendo una CRI muy técnica y donde se alcanzarán grandes velocidades antes de la entrada en Palermo. La 2ª etapa tiene un recorrido quebrado, con 150 km entre Alcamo y Agrigento, sede del Mundial 1994 (19 vueltas) -> clasificación / vídeo, con triunfo de Leblanc Volviendo al Giro, al inicio de la ruta hay 4 cotas seguidas, aunque solo puntúa Santa Ninfa, para tras una zona central llana volver a ondularse en el último tramo, con repecho final incluído, estando la meta tras una subida de 4,5 km al 5%, teniendo 2,5 km centrales a más del 6%, en una jornada propicia para los clasicómanos y especialistas de las llegadas en repecho.

Al día siguiente, turno para el primer gran puerto de este Giro, con la llegada en el Monte Etna, a 1800 m. La ruta previa, con salida desde Enna, incluye otros 4 puertos, no habiendo casi llano en los 70 km finales, destacando el enlazado de Fornazzo, aunque los organizadores no han puntuado ninguno. En cuanto a la subida final (últimos 20 km), en las laderas del volcán activo más grande de Europa, se afrontará por la vertiente noreste: Linguaglossa – Piano Provenzana, con 1250 m de desnivel y lo más duro en la últimos km, con un tramo de 2,5 km al 9,5%, para unas cifras totales de 19 km al 6,6%, pudiendo hacer mucho daño a los favoritos que lleguen cortos de forma. Señalar que si bien el Etna es un clásico en los últimos años, con 3 finales la pasada década, fueron subidas distintas, tanto la vertiente como el lugar de la meta, ganando Rujano en 2011 -> clasificación / vídeo, tras la sanción a Contador por el Tour 2010; Polanc en 2017 -> clasificación / vídeo, con el rosa para Jungels; y Chaves en 2018 -> clasificación / vídeo, con el liderato para su compañero de equipo Yates.

La 4ª jornada, última en Sicilia, une las localidades de Catania y Villafranca Tirrena, al este de la isla, con 140 km y al ascenso a mitad de la ruta a Portella Mandrazzi, una subida larga aunque muy tendida, para tras su descenso dar paso a 40 km básicamente llanos en busca de la meta, siendo un día para los velocistas. La 5ª etapa, ya en la Italia continental, cuenta con un trazado muy exigente, con 225 km entre Mileto y Camigliatello Silano, en la Calabria, teniendo un recorrido de media montaña plagado de puertos y repechos, sin apenas respiro a partir del km 85 de la ruta. Destaca a mitad del recorrido el Monte Trearie y en la parte final el Valico di Montescuro, que tiene 23 km a casi el 6% de media, incluyendo un tramo central muy duro, con 1,5 km al 11,5%, estabilizándose luego en torno al 6% hasta llegar a la cima, a sólo 12 km de meta, la mayoría de suave descenso aunque con el tramo final picando hacia arriba. En total, una jornada que supera los 4700 m de desnivel acumulado, siendo un día propicio para las fugas.

La jornada siguiente cuenta con 190 km entre Castrovillari y Matera, teniendo 2 puertos de salida sin marcar, Campotenesse, con 11,5 km a casi el 5%, y Croce Pantana, con el irregular descenso de este último dando paso a una zona llana. Ya en los últimos 30 km se endurece la ruta con Milotta (4,7 km a casi el 7%) y el final en escalera en Matera, con varios repechos enlazados hasta meta, si bien en general suaves, con solo San Vito, 750 m al 6,3%, teniendo dureza. Esta llegada, aunque con ruta previa distinta, se vio en 2013, ganando Degenkolb. La 7ª etapa, con 143 km entre Matera y Brindisi, en la Apulia, no tiene ninguna subida reseñable, aunque ojo al viento y la posibilidad de abanicos, atravesando zonas muy expuestas, en un día para los sprinters pero donde los favoritos no pueden despistarse. La 8ª jornada, con 200 km entre Giovinazzo y Vieste, en el Gargano, se puede dividir en 2 partes: los primeros 90 km, muy llanos, y los últimos 110 km, donde se encadenan puertos y repechos, destacando el Monte Sant’Angelo, con 8,5% iniciales al 7%, mientras que en la parte final se dan 2 vueltas (no completas) a un circuito en Vieste, con el muro de la Chiesuola, 1 km al 9,3%, como mayor dificultad, en una etapa para clasicómanos.

En vísperas de la 1ª jornada de descanso, etapa de media montaña en los Abruzos, con casi 210 km entre San Salvo y Roccaraso / Aremogna, en provincia de L’Aquila. Salvo por el repecho inicial, los primeros 60 km no tienen mayores dificultades, pero a partir de ahí la ruta se complica con Guardiagrele y sobre todo Passo Lanciano, parte del colosal Blockhaus y que por esta vertiente tiene 12,7 km a casi el 7% de media, incluyendo un tramo de 500 m al 12%, y dando paso a un vertiginoso descenso en busca de Scafa, localidad de inicio del Passo San Leonardo, un ascenso muy largo con casi 1300 m de desnivel acumulado, pero sin rampas duras. Una vez coronado, suave bajada en dirección a Cansano y el Bosco di Sant’Antonio (desde el cruce), con 10 km al 5%, seguido por zona una amesetada, con paso por Rivisondoli y Roccaraso antes de afrontar el ascenso a Aremogna -> otro perfil (desde km 10), con 4,5 km iniciales al 6%, descansillo y muro final con el últimokm al 10,5%, siendo la puntilla para los corredores que lleguen justos de fuerzas. El último antecedente de Aremogna fue en 2016 -> clasificación, con triunfo de Wellens y Dumoulin líder, aunque el recorrido previo era distinto.

SEGUNDA SEMANA

Tras el día de descanso, etapa de media montaña entre Lanciano y Tortoreto, que si bien durante los primeros 110 km no incluye grandes dificultades, salvo el duro paso por Chieti, luego está plagada de “muros” durante los últimos 60 km de la ruta, con hasta 5 subidas que tienen puntas cercanas al 20% … o superándolo, como Controguerra, que entra en la lista de rampas máximas, si bien la cota más dura globalmente es Colonnella, con 2,5 km finales al 10%, aunque por su cercanía a meta la más decisiva puede ser Tortoreto, coronándose a 11 km de la llegada en su 2º paso (desde San Giuseppe), con un revirado descenso antes del llano final. Una jornada que recuerda a las etapas de muros de la Tirreno Adriático, pudiendo dar mucho juego si los corredores se muestran combativos. La jornada siguiente es a priori más sencilla, con 180 km entre Porto Sant’ElpidioRimini, circulando durante gran parte de la ruta en paralelo al mar, con un perfil en general llano si bien con un tramo quebrado entre el km 105 y el 160, aunque todo lo que no sea un sprint masivo sería una gran sorpresa.

En la 12ª etapa regresa la media montaña, con más de 200 km y un “serrucho” de puertos de dificultad media en torno a Cesenatico, calcando la ruta de la marcha Gran Fondo Nove Colli, una de las más famosas de Italia, habiendo solo llano al inicio y final del recorrido. Dentro de las 8 ascensiones, las más duras son las 4 centrales: Ciola, con 3 km iniciales al 8,3%; Barbotto, que tiene 4,5 km al 8,4%, con el último al 12%; Perticara, con el muro de Monteffini (1,8 km a casi el 10%) antes de un corto descenso y una subida de 7 km irregular, con varios descansillos; y Madonna di Pugliano, con 9 km al 5,5%, aunque engañosos, con los primeros 3,5 al 8% de media; para tras la bajada de este último afrontar Siepi, con 4 km al 5%, y Gorolo, con un inicio y final exigente (puntas del 14%), coronándose a 30 km de meta, la mitad de suave descenso pero los últimos 15 llanos, pudiendo darse buenas persecuciones tanto luchando por la etapa como de cara a la general. Junto a la marcha Nove Colli, la etapa rendirá homenaje a Marco Pantani, el mejor escalador de las últimas décadas y buen conocedor de esta zona, al ser Cesenatico su localidad natal.

Al día siguiente, jornada de 192 km entre Cervia y Monselice, atravesando el valle del Po con un recorrido llano durante casi toda la ruta, pero que tras un primer paso por meta realiza un circuito con 2 buenas trampas en los últimos 35 km: los muros de Roccolo, que alterna rampones y descansillos, con 1200 m finales al 12%, y tras su descenso y llano Calaone, con 2 km al 10% y coronándose a 16 km de meta, pudiendo haber bonitas persecuciones entre los diferentes grupos. El sábado, etapa clave, con una crono individual de 34 km entre Conegliano y Valdobbiadene, en la región del Veneto, teniendo un recorrido mixto. Y es que tras un inicio llano los corredores tendrán que superar el muro de Ca’del Poggio, que con 1100 m al 12,3% está en la lista de km más duros, dando paso a una zona central algo ondulada antes la subida a Guia – Case Tormena, más tendida y tras cuya bajada solo faltará el repecho final, con 400 m al 5%. Una CRI para corredores completos, aunque siendo la principal se echa en falta mayor distancia, como si tenía la crono de 2015 -> clasificación, con los últimos 26 km idénticos pero bastante más larga, ganando Kiryenka y con liderato para Contador.

Y como cierre de la 2ª semana, etapa de montaña en la región del Friuli, con 185 km entre la base aérea de Rivolto y Piancavallo, teniendo que superar previamente los puertos de Sella Chianzutan -> perfil completo, con 8,5 km al 6-7% (sin contar falso llano inicial y final); Forcella di Monte Rest, con 6 km finales en torno al 8% y la cota previa de Forcella di Priuso, que tiene 2,5 km al 7,5% de media; y el irregular ascenso a Forcella di Pala Barzana; destacando los 4,4 km finales, al 7-8%. Terminado su descenso hay unos 20 km de falsos llanos hasta Aviano, localidad de inicio de la dura subida final a la estación de Piancavallo, con lo más exigente al inicio, 8 km al 9,3%, aunque después suaviza, para un total de 14,5 km al 7,8% de media, pudiendo hacer mucho daño si se sube a tope desde el inicio, como ya ocurrió en las 2 llegadas previas en este coloso: 1998 -> clasificaciónvídeo, con triunfo de Pantani; y en el año 2017 -> clasificación / vídeo, imponiéndose Landa, mientras que en la general Quintana le arrebató el liderato a Dumoulin … aunque el neerlandés lo recuperó en la crono final.

TERCERA SEMANA

Tras el último descanso, la prueba se reanuda con una dura etapa de media montaña entre Udine y San Daniele del Friuli, con nada menos que 230 km y teniendo que superar los puertos de Madonnina del Domm, con 10 km al 7,5% de media; Monte Spig, que tiene 5,5 km al 8%; y Monteaperta, con un tramo duro; antes de entrar en el circuito final, de 27 km y al que darán 3 vueltas, si bien no completas. La mayor dificultad del circuito, aunque no la única, es el ascenso al Monte di Ragogna, que cuenta con casi 3 km a más del 10% y rampas del 16%, teniendo además una carretera estrecha tanto de subida como bajada. Y ojo también al repecho de meta, con un km al 6,5% aunque muy engañoso, con puntas del 20%, seguido por un tramo de pavé y salida muy estrecha de San Daniele -> fotos (click en mostrar), afrontando unos km después la subida al castillo de Susans, con 800 m al 8-9%. En definitiva, una etapa que es una buena encerrona pero con la pega de su colocación, en vísperas de 2 jornadas de alta montaña, con el riesgo de que los favoritos prefieran reservar fuerzas, algo que se podría haber solucionado poniendo el descanso tras esta etapa en vez de antes.

La etapa 17ª, con más de 200 km de Bassano del Grappa a Madonna di Campiglio, es la primera con colosos de paso en esta edición, aunque muy lejos de meta, teniendo que superar el inédito Forcella Valvona, con más de 1400 m de desnivel y 22 km al 6,6% de media; y tras su largo descenso, bajando por la vertiente que fue final de etapa en el Giro 2002 (Folgaria / Passo Coe), Monte Bondone por la vertiente de Aldeno, más irregular que la clásica de Trento pero con tramos más duros, destacando el inicio, con 2,5 km a casi el 10%, y más cerca de la cima otro tramo con 5 km al 9,5%, para un total de 19,5 km al 7% (sin el falso llano final). Una vez coronado, a 85 km de meta, fuerte bajada hacia Lasino y Sarche, donde comienza una subida no puntada pero durilla, con 2,5 km al 7-8%, previa a Ponte Arche, comienzo del Passo Durone, que tiene 10,4 km al 6%, destacando los 5 finales al 7%. Su descenso, mas corto pero más empinado, dará paso a casi 20 km de falso llano en busca de Pinzolo, inicio de la subida a la estación de Maddona di Campiglio, sin grandes rampas y por buena ctra, con 10 km iniciales al 6-7%, aunque el final suaviza, con 2,5 km a menos del 3%, por lo que quién quiera hacer daño tendrá que atacar antes.

Sobre los antecedentes de Madonna di Campiglio ha acogido otras 2 llegadas: en 1999 -> clasificación – vídeo, con Pantani como protagonista absoluto -> crónica de ese Giro (y la temporada 2000), al ganar la etapa … y ser expulsado a la mañana siguiente del Giro por superar el 50% de hematocrito; y en 2015 -> clasificación – vídeo, con triunfo de Landa y Contador líder, en una etapa con el Passo Daone, una “pared” con 8 km al 9,5% de media, antes de la subida final, que terminaba en una cota superior, Patascoss, al añadir 3 km más a casi el 7%, aunque con tramos del 12%. Respecto a las alternativas para la etapa de este año, lo ideal habría sido sustituir Durone por el Passo Daone, ya que aparte de ser más duro encadena mejor con Campiglio, reduciendo el falso llano entre puertos. No obstante, el mayor inconveniente para que se aproveche la etapa es su colocación.

Y es que al día siguiente llega la etapa reina, con 207 km entre Pinzolo y el Lago di Cancano, teniendo que superar 3 grandes puertos antes de la subida final. De salida, Campo Carlo Magno, que en realidad es la subida a Madonna di Campiglio más otros 2,6 km hasta la cima del puerto, dando paso a un fuerte descenso y un tramo de valle en busca del Passo Castrin, con inicio tendido pero que tras un descansillo central, con bajada incluída, tiene 8,8 km al 9,1%. Una vez coronado, largo e irregular descenso hasta las cercanías de Merano seguido por un terreno “pestoso”, con varios repechos y tendencia ascendente, en busca del Passo dello Stelvio -> perfil oficial / historia / fotos, con más de 1800 m de desnivel y 23 km al 7,8%, siendo muy constante al 8-9% durante los 17 km finales, que incluyen 48 “tornanti” hasta alcanzar los 2758 m, siendo la Cima Coppi del Giro. Y ojo a la fuerte bajada hacia Bormio, plagada de curvas aunque por buena carretera, dando paso a 7 km llanos hasta Isolaccia Valdidentro, comienzo de la subida a Torri di Fraele -> perfiles / fotos, muy escénica, de nuevo con múltiples “herraduras” y que tiene 8,5 km al 7% de media, coronandose a 2 km de la llegada junto al Lago di Cancano -> últimos km, a casi 2000 m de altitud.

Una etapa brutal, que podría entrar sin problemas en la lísta de etapas más duras de la historia, con buen kilometraje, mucho desgaste, rondando los 5500 m de desnivel, y el espectacular Stelvio, uno de los puertos más exigentes afrontados en carrera, en el lugar justo para romper y que se puedan ver muchos km de batalla entre los favoritos, con el remate de la subida al Lago di Cancano, que con todo el desgaste previo puede hacer mucho daño, siendo la puntilla para los que lleguen justos de fuerzas. Lo único malo, el rodeo llano antes de esa subida, siendo evitable yendo por la vertiente más directa (Premadio), aunque si los corredores se muestran ambiciosos no debería afectar. Al día siguiente jornada llana, a priori de transición … pero con más de 250 km entre Morbegno y Asti, siendo la etapa más larga de este año en cualquiera de las 3 GV. De todos modos, más allá de la distancia es una etapa para los sprinters, en su única oportunidad dentro de la 2ª mitad de carrera.

Y como última jornada de alta montaña, si el tiempo lo permite, etapón de casi 200 km entre Alba y Sestriere, con un largo falso llano ascendente antes de afrontar el Colle dell’Agnello -> perfil completo / fotos, un coloso de 1800 de desnivel, con los 9 km finales al 10%, y que se corona a 2745 m de altitud, en la frontera con Francia; dando paso a un largo descenso en busca de Chateau Queyras y el precioso Col d’Izoard -> otro perfil / fotos, un puerto mítico de Tour y Giro, teniendo los últimos 10 km al 8,5% si se descuenta la pequeña bajada de Casse Deserte. Una vez coronado, fuerte descenso, con tramos revirados pero por buena carretera, hasta llegar a Briancon, localidad con un fuerte repecho que ha sido final de etapa en otras ocasiones, pero que esta vez será el anticipo de Montgenevre, con 7 km cercanos al 7% antes del falso llano de la cima, con una rápida bajada hasta Cesana Torinese para afrontar la subida a Sestriere -> otro perfil, que tiene 11 km a casi el 7%, aunque la media oficial es más baja, al incluir los últimos 400 m de llano en la estación de esquí.

Respecto a los antecedentes, es la 6ª vez que el Agnello se incluye en el Giro (más otras 2 en el Tour, una por vertiente), con el estreno en 1994 camino de Deux Alpes y estando más cerca de meta en 1995, 2000 y 2007, al acabar en Briancon tras el Izoard, aunque en 1995 la nieve impidió su paso, terminando en Chianale, mismo final que en 2003 tras los puertos de Esischie y Sampeyre. La jornada más reciente con el Agnello fue en 2016, con meta en Risoul, siendo tan espectacular como decisiva –> clasificaciónvídeo, con la carrera rota a más de 60 km de meta, ganando Nibali y con Chaves líder tras la caída de Kruijswijk en la bajada. En cuanto a Sestriere, ha sido final tanto en el Giro como en Tour, con etapas tan míticas como la de 1992, aunque en el Giro llegando más veces por la otra vertiente, los últimos años previo paso por Finestre: 2005, 2011 y 2015, además de la jornada de 2018 camino de Jafferau, con la exhibición de Froome. Como curiosidad, el encadenado de este año es idéntico al que propusimos en el Giro centenario por PRC, siendo un homenaje al legendario Fausto Coppi.

Volviendo a esta edición, tras la etapa de Sestriere ya solo faltará la crono final, con casi 16 km entre Cernusco sul Naviglio y Milán, capital de la Lombardía, teniendo un recorrido muy llano y favorable para los especialistas, con largas rectas donde los rodadores que hayan superado la montaña pueden imponer su ley, habiendo solo zonas de curvas al inicio y final de la ruta, con la meta situada en la preciosa “Piazza del Duomo”, junto a la Catedral. Un modo atractivo de terminar la carrera, con una crono que puede resultar decisiva para el podio si las diferencias son pequeñas, aunque a priori se echa en falta un kilometraje algo superior, como sí tenía la CRI final de 2012 -> clasificación y más recientemente 2017 -> clasificación, con casi 30 km y en ambos casos con vuelco en la general, con Hesjedal arrebatándole el rosa a “Purito” y Dumoulin a Quintana respectivamente. En 2019 la última crono sí tuvo una distancia similar a la de este año, pero celebrándose en Verona, con Carapaz manteniendo el liderato, si bien Roglic desbancó a Landa del tercer puesto.

Globalmente, un recorrido muy duro, tanto por la enorme cantidad de etapas quebradas, predominando la media montaña en las 2 primeras semanas y la alta montaña en la última, como por la exigencia de las mismas. Y no solo a nivel orográfico, con multitud de puertos, varios de ellos colosales, sino también por los kilometrajes, con 7 etapas de montaña superando los 200 km (más una llana de 250 km), algo nada habitual en las GV actuales. Y a esto hay que añadir las 3 contrarrelojes, que si bien no son largas están distribuidas de un modo estratégico: al inicio, acabando la 2ª semana y como final de carrera. Sobre el diseño, es de agradecer que no abusan del final en alto duro, con solo 2 llegadas de este tipo (hay otros 4 finales en alto, pero más blandos), recayendo en su lugar el protagonismo en los puertos de paso, tanto pequeñas subidas como grandes ascensiones, y con varios enlazados muy buenos, habiendo terreno de sobra para mover la carrera desde lejos.

No obstante, creemos que también hay aspectos negativos, echándose de menos que la crono principal fuera un poco más larga, para equilibrar la prueba, asi como la inclusión del Passo Daone en la etapa de Madonna di Campiglio, bastando con eliminar uno de los pasos por Ragogna el día previo para que no aumentara la dureza global. En cuanto a la estructura, haber concentrado tanto la alta montaña en la 3ª semana puede afectar negativamente al desarrollo de la prueba, con los favoritos buscando reservar fuerzas, no aprovechando las 2 primeras semanas ni el inicio de la 3ª por miedo a hundirse los últimos días. Por otro lado, ójala haya suerte con las condiciones meteorológicas, ya que en puertos de tanta altitud como el Agnello y Stelvio hay gran riesgo de nevadas, máxime con las fechas de este año, lo que obligaría a cambiar la ruta, algo nada sencillo en el caso de la etapa del Agnello.

– – – – –

Un comentario en “GIRO DE ITALIA 2020 – Recorrido

  1. Al final ha habido varios cambios de recorrido en las últimas etapas. Y no por la nieve:

    En la jornada 19ª, tras las protestas de varios equipos por la longitud de la etapa y la lluvia, habiendo un plante en la salida, los organizadores han terminado aceptando que la etapa se reduzca a la mitad, partiendo de Abbiategraso, a 124 km de Asti: https://twitter.com/giroditalia/status/1319616710396227585

    En la etapa 20ª, debido a las restricciones por el estado de emergencia sanitario decretado en Francia, se elimina el paso por el Agnello, Izoard y Montgenevre, haciendo en su lugar un triple paso por Sestriere, el 1º por la vertiente este (Perosa Argentina) y los 2 últimos por la suroeste (Sauze di Cesane):

    Una alternativa decepcionante, ya que podrían haber incluído Montoso (9 km finales al 9-10%) y Pramartino (4,6 km al 10,5%) antes de la 1ª subida a Sestriere, favoreciendo la batalla desde lejos. Y a cambio eliminar el último paso.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .