GIRO DE ITALIA 2012 – 1ª SEMANA

Las demás entradas sobre el Giro 2012:

  • Etapas reinas (Cortina d´Ampezzo y Stelvio, antes de la presentación oficial)
  • Previo (análisis general y enlaces a perfiles de etapas y puertos, en 2011)

– – – – –

Análisis de las etapas 1ª a 8ª


1ª ETAPA (Sábado 5 Mayo):  HERNING – HERNING  (8,7 km)  (C.R.I.).  Rutómetro / Últimos km

El Giro de Italia 2012 se inicia con una contrarreloj individual de 8,7 km en la ciudad de Herning, en Dinamarca, con un trazado casi completamente llano y muy técnico, sobre todo en los primeros 2/3 del recorrido, que incluyen multitud de curvas cerradas y pocas rectas largas. El tercio final ya es más sencillo, sin tantos cambios de ritmo y muy favorable para los rodadores.

Por si sola, una etapa atractiva (aunque con un trazado un tanto enrevesado) y un modo muy interesante de empezar la carrera. Sin embargo, teniendo en cuenta el resto del recorrido, con sólo otra C.R.I. y de apenas 30 km, creemos que habría sido más lógico programar una crono más larga, en torno a los 20 km, para equilibrar al menos un poco la carrera … además de “forzar” a los escaladores a ser más ofensivos.

Otra opción sería intercambiar la modalidad de la crono con la jornada de Verona, convirtiendo esta etapa en una contrarreloj por equipos (aunque variando un poco el trazado) y  la de Verona en una individual. Tendría la pega de que el orden de salida de la C.R.I. estaría muy condicionado por la C.R.E. inicial, al no haber etapas selectivas entremedias, pero sería un mal menor frente al beneficio de aumentar los km de crono individual, sumando junto a la crono final 63 km: una cantidad mucho más lógica para una carrera de 3 semanas que los actuales 39 km, especialmente con una montaña tan dura como la de este Giro.

– – – – –

2ª ETAPA (Domingo 6 Mayo):  HERNING – HERNING  (206 km).  Rutómetro / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Lemvig Osterbjerg, 4ª (km 117,9):  47 m – 1 km – 4,5 %

La primera etapa en línea vuelve a tener la salida y llega en Herning, con un recorrido casi completamente llano de más de 200 km, realizando un bucle en sentido contrario a las agujas del reloj al oeste y norte de la localidad. En la zona central hay un pequeño repecho marcado de 4º categoría, para poder otorgar el primer liderato de la montaña. Ya en los últimos km se hace un primer paso por la línea de meta, con un circuito final de 12,4 km por la ciudad.

Una jornada totalmente favorable a los sprinters, con a priori la única dificultad de rodar durante unos 50 km muy cerca de la costa y en paralelo al Mar del Norte, con el consiguiente peligro de viento de costado. De todos modos, resulta un poco extraño que la etapa no se haga en sentido contrario, yendo primero hacia el norte y afrontando luego la zona paralela al mar, ya que eso hubiera acercado el tramo propicio para los abanicos a meta.

– – – – –

3ª ETAPA (Lunes 7 Mayo):  HORSENS – HORSENS  (190 km).  Rutómetro / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Ejer Bavnehoj, 4ª (km 103,8):  159 m – 5,4 km – 1,6 %

Tercera etapa y de nuevo con salida y llegada en una misma población, en este caso la ciudad de Horsens. Durante la etapa se harán 2 grandes bucles, primero al sur de la localidad y luego al norte, antes de afrontar un circuito final de 14,3 km al que los corredores tendrán que dar 3 vueltas y media.

Tanto este circuito como el resto de la etapa es bastante llano, si bien los organizadores han marcado un falso llano a mitad de la ruta como una cota de 4ª categoría, para que pueda haber lucha por la clasificación de la montaña. En cualquier caso y al igual que lo jornada previa, una etapa completamente favorable para los sprinters puros, aunque los favoritos no pueden despistarse al existir de nuevo cierto peligro de abanicos, si bien con menos probabilidades que en la etapa de Herning.

– – – – –

JORNADA DE DESCANSO (Martes 8 Mayo).

Traslado de Dinamarca a Italia

– – – – –

4ª ETAPA (Miércoles 9 Mayo):  VERONA – VERONA  (C.R.E.)  (33,2 km).  Rutómetro / Últimos km

Tras el periplo danés, la primera etapa en suelo italiano será una contrarreloj por equipos en la ciudad de Verona. La salida está situada junto a la magnífica basílica de San Zeno, desde donde los corredores emprenderán la marcha hacia el noroeste, donde realizarán un bucle antes de regresar a Verona y terminar en la amplísima Plaza Bra junto al Arena, tras 33,2 km.

El recorrido no es especialmente técnico, al realizarse en su práctica totalidad por amplias carreteras y sin demasiados giros bruscos, salvo en la parte intermedia donde se realizan cambios de carretera por tramos más comarcales. Por tanto, crono propicia para los equipos con potentes rodadores, donde en cualquier caso las diferencias no deberían ser excesivas al tratarse de una C.R.E. con un kilometraje moderado.

En cuanto a posibles alternativas, como decíamos en el análisis global y en la crono de Herning, se podía haber convertido esta crono por equipos en una individual (dejando la inicial como C.R.E.), haciendo que el recorrido global de la carrera estuviera algo más equilibrado, aparte de ser más justo al ganar importancia el rendimiento individual frente a la fortaleza de los equipos.

– – – – –

5ª ETAPA (Jueves 10 Mayo):  MODENA – FANO  (209 km).  Rutómetro / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Gabicce Monte, 4ª (km 174):  109 m – 2 km – 4,8 %

Etapa absolutamente rectilínea, que va desde Modena hasta Fano, junto al Mar Adriático, atravesando importantes localidades como Bologna, Rimini y Pesaro. Entre estas dos últimas se atraviesan una serie de repechos, el primero de ellos puntuado de 4ª categoría, que pueden aportar algo de emoción al desarrollo de la etapa, aunque tras ellos restarán aún 13 km totalmente llanos hasta la línea de meta, por lo que parece una etapa muy favorable para los velocistas, la 3ª en lo que va de carrera.

Los anteriores finales en esta localidad fueron en 1962 y 1983, con victorias para los italianos Giuseppe Tonucci y Paolo Rosola respectivamente.

– – – – –

6ª ETAPA (Viernes 11 Mayo):  URBINO – PORTO SANT´ ELPIDIO  (210 km).  Rutómetro / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Convento Santa Vittoria, np (km 31,3):  433 m – 4,5 km – 6,2 %
  • Montecarotto, np (km 60,6):  332 m – 4 km – 4 %
  • Staffolo, np (km 81,6):  431 m – 4,8 km – 5,9 %
  • Cingoli, 3ª (km 95,4):  746 m – 8,8 km – 5,8 %
  • Passo della Capella, 2ª (km 118):  772 m – 7,25 km – 7,1 %
  • Montelupone (*no es seguro que suban esta vertiente), 3ª (km 154,7):  251 m – 4,6 km – 4,4 %
  • Morrovalle, np (km 162,4):  249 m – 3 km – 5 %
  • Luminaro, np (km 171):  200 m – 1,5 km – 8 %
  • Montegranaro, 3ª (km 176,5):  241 m – 1,15 km – 14,4 %
  • Santa Lucía, np (km 186,2):  160 m – 1,6 km – 8,5 %

.

En la 6ª jornada llega la primera etapa con elevaciones montañosas de cierta entidad. Una etapa íntegra por la región de Las Marcas, con un diseño extraño, incluso innovador, y que puede dar bastante juego.

El primer tercio del recorrido es muy quebrado, propicio para la formación de fugas y con varias cotas que podrían haber puntuado perfectamente para la clasificación de la montaña. Ya en la parte central los corredores tendrán que superar el encadenado de Staffolo + Cingoli, este último marcado de 3ª categoría con casi 9 km al 5,8 % de media, antes de encontrarse con la trampa de sterrato de este Giro, en la dura ascensión al Passo della Capella, que aunque quede lejos de meta debería crear una primera selección. La subida tiene rampas muy duras, con puntas de hasta el 16 % y 2 km centrales a más del 10 %, lo que unido a su superficie sin asfaltar (salvo el inicio y final de la ascensión) la convierten en un puerto muy serio.

La parte final de Capella (antes del cruce ya hay 2,8 km de subida), con casi 3 km sin asfaltar y rampas del 16%.

Después de coronar y tras terminar el descenso llegará un terreno muy favorable en dirección a la costa, pasando muy cerca de Macerata, para afrontar el corto y explosivo Montelupone, donde ganara Purito por partida doble en la Tirreno-Adriático (si bien no está confirmado que vaya a ser la misma vertiente, ya que la organización le otorga un 15% de máxima y la carretera por donde se sube en Tirreno alcanza el 21%), seguido inmediatamente de la cota de Morrovalle. Posteriormente se enlazan otras dos subidas, Luminaro y Montegranaro, esta última con 1,15 km al 14,4 % de pendiente media, entrando en  la lista de km más duros en competición. Después de estas subidas todavía restará una última cota importante, Santa Lucía, a 24 km de meta, antes de entrar en Sant´ Elpidio y dar un rodeo por la ciudad, con la meta situada en la amplia avenida de Trieste junto al mar Adriático.

Los últimos 42 km, con varias cotas, incluyendo el muro de Montegranaro, pero una parte final llana.

Esta etapa ha sido quizás la más polémica de las presentadas inicialmente … y la que más cambios ha sufrido desde entonces. En un principio contaba con otro muro de sterrato, llamado Pittino Maddonella -> galería fotográfica, situado justo antes del Passo della Capella y con rampas todavía más explosivas que éste, superando el 23% de máxima. La organización lo eliminó alegando problemas de seguridad en su acceso por parte de un gran pelotón (aunque de haber dificultades estas ya se conocían cuando se presentó el recorrido), modificando totalmente el planteamiento de la jornada, ya que tras Capella han incluído una serie de muros que no estaban en la etapa original, minimizando por tanto el papel del sterrato y transformando la etapa en una de media montaña más estandarizada.

La etapa anunciada en la presentación, con el muro de Pitino Maddonella y una parte final diferente, sin Montegranaro.

Y el cambio de estructura no sería necesariamente malo de por sí, ya que la etapa original tenía varios inconvenientes, como la falta de continuidad en la dureza tras Pitino-Capella y 25 km finales muy sencillos y favorables para el pelotón. Pero la etapa, tal y como ha quedado finalmente, sigue teniendo una serie de fallos que consideramos inexplicables:

-En primer lugar el llano desde Capella hasta Montelupone, fácilmente evitable con la inclusión de algunas cotas que, si bien no son muy duras, podían dificultar los reagrupamientos tras el tramo de sterrato.

-Tras Montegranaro, en vez de dirigirse directamente hacia Porto Sant Elpidio a través de Sant Elpidio a Mare para así acortar la distancia de los muros a meta, se cambia de dirección hacia el norte, llegando prácticamente hasta Civitanova Marche. De hacer la aproximación por Sant Elpidio a Mare incluso existe la posibilidad de incluir otra cota, la de Montegranese, con un final muy explosivo.

-Pero además, la etapa no finaliza en la entrada a Porto Sant Elpidio, sino que se da un rodeo por los alrededores de la localidad, alejando los puertos 12 km de meta y perjudicando posibles ataques previos.

Con las sugerencias que hemos apuntado, la etapa quedaría de esta forma en sus kilómetros finales, con más continuidad en la dureza, favoreciendo los ataques, y con la última cota a menos de 10 km para la línea de meta:

Recorrido alternativo para la 2ª mitad de la etapa, sin apenas llano y con Montegranese como última cota. Click para ver el mapa.

En cualquier caso y pese a los problemas comentados, la etapa que se hará finalmente puede resultar muy entretenida si los corredores se muestran combativos, con terreno inicial para fugas, Capella para seleccionar el pelotón y 55 km finales estilo clásica, aunque el trazado llano de los últimos km dificulta que pueda llegar un corredor en solitario. Por otro lado, atención a la posibilidad de fuga-bidón, una circunstancia que ya se produjo en el Giro 2010, en la etapa de L´Aquila, y marcó el desarrollo posterior de la carrera.

El único antecedente de una llegada en Porto Sant´Elpidio data de 1992, con victoria al sprint de Mario Cipollini, el corredor con más victorias de etapa en la historia del Giro (42), si bien en aquella ocasión el recorrido era casi completamente llano, con Macerata como única subida reseñable.

Por otro lado, si exceptuamos la edición de 2007, este será el 7º año consecutivo en el que los organizadores incluyan tramos de tierra en el Giro: en 2005 el impresionante Colle delle Finestre, dando como resultado un auténtico etapón; en 2006 el Monte Catria; en 2008 la cronoescalada a Plan de Corones (ya estaba programado como final de una etapa en línea en 2006 pero se suspendió la subida, terminando en el Passo Furcia); en 2009 repitió Monte Catria, aunque por la vertiente contraria; en 2010 hubo 19 km de “sterrato” camino de Montalcino, en una de las jornadas más épicas de los últimos años, y de nuevo cronoescalada a Corones; y el año pasado etapa de Orvieto, tramo final de la subida a Gardeccia y de nuevo Finestre … además del espectacular Monte Crostis, programado como puerto previo al Zoncolan y cuyo paso se suprimió a última hora por presiones de la UCI y de los directores de los equipos.

De todos estas etapas, quizás la más parecida a la jornada de este año sea la de Orvieto 2011 -> clasificación, con un recorrido de media montaña y el puerto con “sterrato”, Croce di Fighine, lejos de meta, si bien tenía otras zonas de tierra más cerca de la llegada (además de un repecho final, ya en un tramo asfaltado). En cualquier caso, hubo varios corredores importantes que por diversas razones perdieron mucho tiempo en meta, algo que no se puede descartar este año aunque el terreno posterior es más propicio para los reagrupamientos. Como curiosidad, el recorrido de la etapa de 2011 también fue cambiado antes de la disputa de la carrera, pero al contrario que en esta edición no se eliminaron tramos de tierra sino que se añadieron.

– – – – –

7ª ETAPA (Sábado 12 Mayo):  RECANATI – ROCCA DI CAMBIO  (205 km)  Rutómetro / Últimos km

Dificultades montañosas:

  • Macerata -de derecha a izquierda desde el km 3,6-, np (km 16,8):  291 m – 3 km – 6,6 %
  • Montemonaco -sin el último km-, np (km 79,6):  936 m – 9 km – 4,8 %
  • Valico Pescolle, np (km 90):  960 m – 3,9 km – 6,2 %
  • Colle Galluccio -hasta el km 5,5-, 3ª (km 101,7):  1.190 m – 5,6 km – 5,4 %
  • Valico di Rocca di Cambio (km 201,5):  1.386 m – 15,7 km – 4,75 %
  • Rocca di Cambio, 2ª (Meta):  1.392 – 1,63 km – 5,6 %

.

El fin de semana llegan los dos primeros finales en alto de esta edición, aunque en ambos casos la meta no está colocada exactamente en la cima del puerto sino al poco de coronar.

El Giro suele programar unos primeros contactos con la montaña suaves y al igual que Montevergine, un clásico de los últimos años, Rocca di Cambio es un puerto largo y tendido, algo más corto que aquel pero rondando casi siempre la misma media del 5 %, con unas cifras totales de 15,7 km al 4,8 % y sin un solo km que se acerque al 7%, siendo a priori una ascensión más favorable para corredores potentes que para auténticos escaladores.

La larga pero tendida ascensión a Rocca di Cambio, con un tramo de 13 km al 5,2 %. Click para ver el mapa.

Al llegar al puerto se realizará una breve bajada de poco más de 2 km para encarar el repecho final, de 1,6 km a una pendiente un poco más elevada que el resto del puerto, a prácticamente el 6 %, con un tramo de rampas más duras ya dentro del último km (100 m al 10 %), siendo un final de etapa muy propicio para los “up-hill finishers”.

Los últimos km de la etapa, con la corta bajada desde el puerto y el repecho final.

Antes de Rocca di Cambio se afrontará un terreno bastante quebrado, donde destaca la subida al Colle Galluccio, marcado de 3ª categoría (si bien las ascensiones previas, sobre todo Montemonaco, también tienen dureza suficiente como para haber puntuado para la clasificación de la montaña), pero posteriormente suaviza camino de la ciudad de L’Aquila. Por tanto, se trata de una etapa pensada para que todo se decida en la parte final y los favoritos lleguen en un pañuelo, sin apenas diferencias entre ellos.

Será la 4ª ocasión en que Rocca di Cambio albergue un final de etapa, aunque ya hacía más de 30 años desde el último antecedente, en 1968, de grato recuerdo para el ciclismo español gracias a la victoria de Luis Pedro Santamarina mediante una escapada lejana.

– – – – –

8ª ETAPA (Domingo 13 Mayo):  SULMONA – LAGO LACENO  (229 km).  RutómetroÚltimos km

Dificultades montañosas:

  • Svincola di Castelpetroso, np (km 82,7):  745 m – 9,6 km – 2,8 %
  • San Giorgio del Sanno, np (km 164,3):  402 m – 8 km – 3 %
  • Montemiletto, np (km 176,1):  558 m – 8,2 km – 3,6 %
  • Castelrotto, np (km 181):  623 m – 2,8 km – 5,3 %  (*sigue subiendo de un modo tendido)
  • Colle Molella, 2ª (km 224,6):  1.087 m – 9,55 km – 6,2 %

.

Con esta jornada, los corredores habrán afrontado 4 días seguidos con etapas por encima de los 200 km; esta en concreto consta de 229, siendo una de las etapas más largas de esta edición, por lo que puede suponer una gran dificultad añadida.

El terreno es incómodo desde el comienzo, dando el pistoletazo de salida el largo y tendido puerto de Cinque Miglia (incomprensiblemente no puntuado), que propiciará la formación de escapadas, dando paso a una zona “pestosa”, con varios pequeños puertos, antes de una parte central más sencilla, si bien la ruta volverá a complicarse con la irregular ascensión “en escalera” hasta Montemarano, con varias bajadas intercaladas.

El tercio final de la etapa, sin apenas llano y con un terreno muy rompepiernas antes de Lago Laceno.

En cualquier caso, toda la atención recaerá sobre el explosivo Colle Molella, que cuenta con un terreno de aproximación con rampas en torno al 4 % de pendiente media, para afrontar a continuación la parte más dura, 3,2 km centrales al 10 %, a la que seguirá otro kilómetro más suave hasta coronar. Desde la cima restarán sólo 4,4 km para la línea de meta, los primeros 600-700 m de tendida bajada pero el resto casi completamente llanos y por buena carretera -> perfil tramo final.

Los últimos 14 km, con la dura subida al Colle Molella y el llano hasta meta. Click para ver el mapa.

Un test ya bastante serio para los favoritos, con una dura subida final que les llegará con muchos km y desgaste en las piernas, siendo probable que algunos corredores importantes se queden cortados durante la ascensión y pierdan tiempo en meta. Por otro lado, tampoco se puede descartar que triunfe una escapada lejana, y atención a la posibilidad de fuga-bidón si se filtra alguno de los “segundos espadas”.

El final en Lago Laceno lo recordarán muchos aficionados por aquel magnífico Giro 1998 que Zülle comenzó dominando, dando aquí el primer golpe de autoridad sobre la mesa al vencer en solitario y con diferencias relativamente grandes sobre el resto de favoritos, con sólo 13 corredores en menos de un minuto. Eso si, el recorrido previo tenía puertos más duros, incluyendo Monte Taburno y Monte Terminio. Lago Laceno también fue final de etapa en 1976, con victoria para Roger De Vlaeminck, llegando un grupo de 17 corredores en el mismo tiempo.

– – – – –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s