Clásica Cantabria Infinita

Palacio de La Magdalena. Foto de Spain.info.

Palacio de La Magdalena, final de la carrera. Foto de Spain.info.

Entradas relacionadas: Clásica Camino de Santiago, Clásica Bilbao Bizkaia, Clásica de Barcelona, Clásica 7 Estrellas Madrid – El Escorial, La Clasicona – GP Ciudad de Gijón, GP Costa del Sol y Clásica de Laciana.

Seguimos con las propuestas de clásicas volviendo al norte, en este caso a Cantabria, para presentar un duro y variado recorrido entre Santoña y Santader con montañas, dunas, playas, acantilados y palacios. Cantabria es otro paraíso ciclista que combina grandes y preciosos puertos como San Glorio, Lunada, La Sía, Estacas de Trueba, El Escudo o Alto Campoo en sus fronteras con la meseta, con innumerables pequeños pero duros puertos en su interior y ya más cerca de la costa, perfectos para la media montaña.

Los atractivos turísticos,estando en la costa cantábrica, están asegurados. La carrera parte del Parque Natural de las Marimas de Santoña, Victoria y Joyel, la principal zona húmeda de la Cornisa Cantárbrica y un paraíso para las aves, y es que Santoña es más que sus riquísimas anchoas.Tras Santoña y Noja se recorre la costa hasta llegar al LIC Dunas del Puntal y Estuario del Miera, en la otra orilla de la Bahía de Santander. La siguiente visita, en las faldas del Parque Natural Macizo de Peña Cabarga, se realiza al Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Se trata de una antigua mina de hierro a cielo abierto restaurada y acondicionada para acoger un zoológico diferente pues sus animales están en régimen de semilibertad.

En la Collada de Brenes, el punto a mayor altitud del recorrido, se circula por las inmediaciones del Parque Natural Saja – Besaya, el más extenso de Cantabria, que destaca especialmente por el valor de sus bosques. Posteriormente vuelven los paisajes costeros, atravesando el Parque Natural de las Dunas de Liencres que engloba no solo arena en dunas y playas, también acantilados y pinos. Ya en las calles de Santander se pasa por su Catedral de la Asunción, el Paseo y Jardines de Pereda y el Palacete del Embarcadero en el Puerto. También tienen su espacio las playas de Santander, como las de El Sardinero o la de El Camello. Como guinda del pastel queda, por supuesto, rematar la jornada llegando a la Península de la Magdalena.

El recorrido propuesto es el siguiente:

Clasica Cantabria Infinita

Plano General

Plano detalle final relieve

Perfiles de los puertos:

Perfil y plano interactivo: parte 1parte 2.

Este recorrido se puede dividir en tres grandes bloques diferenciados. El primero de ellos es el periplo costero desde Santoña hasta Astillero, que sin ser llano solo presenta una dificultad reseñable, el Alto de Las Minas, una cota irregular pero con rampas que llegan al 19% en algunos puntos. Tras girar al interior, comienza el segundo bloque, una dura sucesión de puertos no muy altos, pero en algunos casos sí muy duros, que deben acabar realizando la gran selección de la carrera al ser lo más exigente de la misma.

Detalle Cotas 1

La primera dificultad aquí es el Parque de Cabárceno, con una rampa tremenda de inicio que luego da paso a un terreno quebrado con repechos y llanos ya en las instalaciones del Parque, entre cebras, elefantes y osos. Poco después llega el Alto de La Cruz, de nuevo corto pero matador, con 1,5 km al 11,5%. Le sigue el tendido y conocido Alto de San Martín, que nos sirve para cambiar de valle en nuestra búsqueda de más dureza.

El primer puerto de segunda categoría del día es el Collado de Quintana de Toranzo. Los 3000 metros iniciales, al 11%, verán como muchos corredores se despiden por la cola del pelotón definitivamente, también porque no hay terreno para recuperar al enlazarse rápidamente con la parte final de Puerto del Portillón antes de bajar hasta Arenas de Iguña. Aquí mismo comienza el puerto más largo, de mayor altitud y más diferente a los demás, la Collada de Brenes. Se trata de una ascensión regular, con rampas sostenidas entre el 6 y el 7% durante más de 8 kilómetros. Su largo, rápido y revirado descenso da paso a una vertiente diferente (y durísima) de un puerto relativamente conocido, el Collado de Cieza, que cuenta con un inicio demoledor de 1 km al 12,9% y máximas del 20% antes de suavizar en un falso llano hasta la cima. Una corta y rápida bajada hasta Los Corrales de Buelna devuelve a los corredores a las buenas carreteras para afrontar el clásico Alto de Hijas.

Para rematar esta dura sucesión de puertos solo falta La Capía desde Puente Viesgo. De nuevo nos encontramos con otro puerto corto, pero empinadísimo, otra de las grandes trampas del día, pues esconde 1 km al 14,4%. Bajando a Vargas concluye este segundo bloque.

Detalle Cotas 2

Pero desde la cima de La Capía hasta meta todavía restan más de 60 km, con lo que pese a haber superado los puertos más duros, queda mucho por decidir con varias dificultades y trampas. Así, tras un tramo llano por Renedo, se enlazan el Alto del Churi y la Ermita de San Pantaleón. El primero se inicia con un kilómetro al 9,2% y rampas del 13%, antes de llegar al Pozón de los Dolores, donde un descanso da paso al repecho de coronar. Inmediatamente tras su bajada comienzan de nuevo las rampas,muy duras, de San Pantaleón, que será el último puerto puntuable, aunque restan muchas cuestas por superar.

La carrera se resolverá en los 35 km finales con 9 cotas, todas ellas muy cortas pues no llegan a los 1500 m, ni siquiera a un kilómetro en la mayoría de los casos, pero que esconden pendientes importantes que pueden jugar un papel importantísimo en una carrera con mucho desgaste y con poca gente en los grupos cabeceros. El primer bloque de 5 cotas empieza con la Urbanización La Mina (460 m al 11,7% y tras un descansillo 200 m al 11,5%, max. 20%), seguida inmediatamente del Alto de San Mateo (1,2 km al 7,2%) y Joya del Pas (420 m al 7,8%) + Monte Picota (1 km al 9,5%). Se llega así a las Dunas de Liencres para iniciar la subida a Liencres (760 m al 6,6%), esta algo más tendida, y se remata el encadenado con el Alto de Cotero (640 m al 8,1%).

Ocho kilómetros llanos nos llevan ya a las calles de Santander, donde aparecen las 4 últimas dificultades. Primero la subida a la Calle Camilo Alonso Vega (400 m al 10%), seguida de la más dura de estas 4, la de Santa Clotilde (560 m al 10,7%) con inicio en el Palacete del Embarcadero. Desde la Playa de la Concha se sube a la Plaza Alto de Miranda (610 m al 8%), y tras bajar se entra en la Península de la Magdalena para, pasando por las tres carabelas del Museo de la Marina, llegar a la ansiada meta en el Palacio de la Magdalena tras 300 m al 8%.

Las cotas finales de la carrera nos recuerdan en cierta medida a la Amstel Gold Race, por ser muy breves pero empinadas. Sin embargo, debido al desgaste y la selección mucho mayores que provocarían los puertos anteriores tan duros, creemos que resultarían más duras, exigentes y espectaculares, con la carrera mucho más rota y pudiéndose ver bonitas persecuciones.

Imágenes del recorrido

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

4 comentarios en “Clásica Cantabria Infinita

  1. El problema de Santander es que no tiene puertos reseñables cerca, pero si que es una zona de acantilados y de montes bajos en la que se encuentran multitud de repechos y pequeñas cota muy pestosas, que en ocasiones hacen mas daño que un puerto de 10 kms.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s