RONDE VAN VLAANDEREN – TOUR DE FLANDES 2018

Este domingo 1 de abril se disputa la 102ª edición de la “Ronde Van Vlaanderen“, también conocida en España como el Tour de Flandes, la gran clásica belga de las cotas de pavé y el segundo de los monumentos ciclistas, celebrada ya la Milán-San Remo y en vísperas de la París-Roubaix, manteniendo este año un recorrido casi idéntico al de 2017, cuando se cambió la salida y se recuperó el Kapelmuur, aunque muy lejos de meta, repitiendo el final en Oudenaarde. Asimismo, antes de la prueba masculina se disputará la 15ª edición de la carrera femenina, con la llegada prevista en torno a las 15.00 h.

La edición inaugural de “De Ronde” tuvo lugar en 1913, de acuerdo a una idea de Karel Van Wijnendaele, cofundador del periodico deportivo Sportwereld, y consiguiendo la victoria Paul Deman. Después del parón causado por la 1ª Guerra Mundial, la carrera volvió con fuerza en 1919, para desde entonces disputarse ya de un modo ininterrumpido hasta nuestros días, convirtiéndose en un acontecimiento deportivo y social de primer orden, con cientos de miles de espectadores en las cunetas y el país prácticamente paralizado durante ese día, pendiente de la carrera. Ya en el siglo XXI los cambios principales han sido el estreno de la carrera femenina, celebrada por 1ª vez en 2004, y la llegada en Oudenaarde en lugar de Meerbeke a partir de 2012.

En la categoría masculina, los grandes dominadores del palmarés son los ciclistas belgas, con un total de 69 victorias y una aplastante mayoría de triunfos flamencos sobre valones, con sólo Claude Criquielion consiguiendo vencer en territorio “enemigo”, en 1987. La enorme dificultad de la prueba, tanto por su dureza como por la complejidad táctica y la suerte necesaria para no sufrir pinchazos ni caídas, ha provocado que ningún corredor haya conseguido vencer en más de 3 ocasiones, estando empatados Achiel BuysseFiorenzo MagniEric LemanJohan Museeuw, Tom Boonen y Fabian Cancellara, aunque en el caso de Museew, el “León de Flandes”, habría que añadir otros 5 podios, siendo el corredor con mayor protagonismo en la historia de la prueba.

En cuanto a los ciclistas españoles, el Tour de Flandes es una carrera “maldita”, ya que no sólo no se ha producido ninguna victoria sino que además tan sólo un corredor ha conseguido terminar en el podio: Juan Antonio Flecha, 3º en 2008 tras los belgas Stijn Devolder y Nick Nuyens, este último ganador en 2011. De hecho, exceptuando al mencionado Flecha, únicamente ha habido otro español que ha finalizado en el top-ten: Imanol Erviti, 7º en la última edición.

El año pasado, en una edición espectacular, el triunfo fue para el belga Philippe Gilbert (Quick Step), que se impuso en Oudenaarde merced a una impresionante cabalgada de 55 km en solitario, tras haberse escapado del grupo cabecero, formado en el Kapelmuur gracias a la aceleración de Boonen, con un ataque en el 2º paso por el Kwaremont, llegando finalmente a meta con medio minuto de ventaja sobre Van Avermaet, Terpstra y Van Baarle, mientras que la mala suerte se cebó con Sagan, que sufrió una caída en plena persecución al engancharse con la chaqueta de un aficionado, viéndose también afectado Naesen.

Gilbert en la subida al Paterberg, camino de su victoria en 2017. Foto de Tim de Waele / TDWSport.com, galería en Cyclingnews

Recorridos

A nivel de recorrido, las señas de identidad del Tour de Flandes son el largo kilometraje, normalmente superando los 250 km, y los mencionados “muros” de pavé, subidas cortas pero de gran dureza al estar adoquinadas y tener fuertes rampas, que durante el recorrido se alternan con cotas asfaltadas y tramos de pavé llanos, aunque no tan complicados como los de la París-Roubaix. A eso hay que añadirle un trazado “ratonero”, con múltiples cruces y cambios de carretera, y un habitual mal tiempo (aunque en los últimos años no ha sido así), por lo que el resultado suele ser una carrera durísima, exigiendo un gran fondo y mucha concentración por parte de los corredores, además de suerte para evitar las caídas y pinchazos.

No obstante, las cotas concretas y la llegada han variado mucho a lo largo de su historia, siendo el recorrido más cambiante de los monumentos ciclistas junto al Giro de Lombardía. De hecho, los muros que se suben actualmente no se estrenaron como mínimo hasta la década de los 50 y la mayoría a partir de los 70, como Oude Kwaremont y Koppenberg, subidos por 1ª vez en 1974 y 1976 respectivamente. En cuanto a la llegada, se alternó durante mucho tiempo entre Gante y varias localidades cercanas, como Mariakerke, Evergem y sobre todo Wetteren, hasta que en 1973 se estableció en Meerbeke, junto a la ciudad de Ninove. El comienzo no ha sufrido tantas variaciones, con sólo 4 cambios: Gante como inicio hasta 1976, Sint-Niklaas de 1977 a 1997, Brujas desde 1998 hasta 2016 y Antwerpen los 2 últimos años.

Sin embargo, después de mucho tiempo con recorridos similares, con algunas variaciones en el trazado intermedio, como la inclusión o no del Koppenberg, pero manteniendo la misma salida, llegada y Kapelmuur + Bosberg como cotas finales, en 2012 se cambió el final a Oudenaarde, una noticia que desde el primer momento generó mucha polémica, sobre todo por la eliminación del “Muro de la Capilla”, el Kapelmuur, estrenado en 1950 y que a partir de la década de los 70 y la colocación de la meta en Meerbeke se había convertido en la subida icónica de la prueba, con momentos inolvidables como el duelo Cancellara vs Boonen en 2010, y Bosberg, muro final desde 1988, pasando a ser últimas cotas Kwaremont y Paterberg, teniendo que afrontarse ambas en 3 ocasiones durante los 80 km finales al realizarse varios bucles al sur de la localidad de Oudenaarde.

El nuevo trazado provocó un “terremoto” entre corredores, periodistas y aficionados, sobre todo en Bélgica. Y si bien hubo opiniones de todo tipo, la mayoría fue muy crítica con el cambio, aunque reconociendo que el nuevo recorrido era muy duro, probablemente más que el anterior al eliminarse parte del llano que había antes de las últimas cotas. Incluso hubo declaraciones de Cancellara un mes antes de la prueba diciendo que “la gente está asustada” por este recorrido. El gran nº de opiniones negativas provocó que con la presentación oficial de la carrera los organizadores explicaran los motivos para un cambio tan drástico, principalmente la búsqueda de una mayor afluencia de público en la parte final, con la posibilidad de ver a los ciclistas en 3 ocasiones sin moverse del sitio … aunque parece claro que la cuestión monetaria influyó tanto o más que ese argumento.

De todos modos, pese a la concentración de cotas en el tramo final, el total era inferior (16 frente a 18) y la distancia de la última a meta similar (13,3 km vs. 11,8), por lo que seguía siendo una prueba para ciclistas completos, que rindieran bien tanto en subida como en el llano. A la hora de la verdad la carrera fue decepcionante, si bien es cierto que estuvo muy condicionada por la caída de Cancellara. En 2013 fue más entretenida, sobre todo los 20 km finales, pero la batalla volvió a quedar para las últimas cotas, lo que provocó que en 2014 modificaran la ruta intermedia, eliminando uno de los bucles con Hotond-Kwaremont-Paterberg, y acercando el Koppenberg a meta, quedando a 44 km en vez de a los 64 de años anteriores, siendo un trazado menos repetitivo y que ha funcionado mejor, con una gran hora final de carrera en las últimas ediciones.

Los últimos cambios importantes llegaron el año pasado, saliendo desde Amberes (Antwerpen), al norte de Bélgica, en lugar del clásico inicio en Brujas, provocando que el primer tercio del recorrido fuera distinto. Y también se varió la parte central, destacando la recuperación del Muur, que no se incluía desde 2011, aunque eliminándose a cambio otras zonas, quedando el mismo número de cotas pero con menos tramos de pavé llanos, para ya en la parte final repetir los últimos 75 km de la ruta de 2016, con llegada en Oudenaarde después de 261 km (más la neutralizada inicial).

Recorrido Tour de Flandes 2018

Rutómetro y horarios / Libro de ruta / Guía técnica / Puntos claveVídeo bucle final

Las cotas a superar:

1. Oude Kwaremont (km 121,2):  2200 m – 4 %  (máx. 11,6%).  Pavé 1500 m
2. Kortekeer (km 131,7):  1000 m – 6,4 %  (máx. 17%) -> fotos
3. Edelare (km 138,7):  1500 m – 4,2 %  (max. 7%). 
4. Wolvenberg (km 142,2):  645 m – 7,9 %  (máx. 17,3%)   
5. Leberg (km 151):  950 m – 4,2 %  (máx. 13,8%).
6. Berendries (km 155,1):  940 m – 7 %  (máx. 12,3%) -> fotos
7. Tenbosse (km 160,1):  450 m – 6,9 %  (máx. 8,7%)
–. Parikeberg (km 162,9):  800 m – 4,5 %  (máx. 10%)
8. Muur – Kapelmuur (km 170,4):  1100 m – 7,8 %  (máx. 19,8%).  Pavé 475 m
9. Pottelberg (km 184,5):  1300 m – 6,5 %  (máx. 7,5%)  *en realidad es más blando
10. Kanarieberg (km 194,9):  1000 mts – 7,7 %  (máx. 14%)  -> fotos
–.  Hotond (km 200,1):  800 m – 6 %  (máx. 9%).
11. Oude Kwaremont (km 209,9):  2200 m – 4 %  (máx. 11,6%).  Pavé 1500 m
12. Paterberg (km 213,3):  360 mts – 12,9 %  (máx. 20,3%).  Pavé 360 m
13. Koppenberg (km 220):  600 m – 11,6 %  (máx. 22%).  Pavé 600 m -> fotos
14. Steenbeekdries (km 225,4):  700 mts – 5,3 %  (máx. 6,7%).  Pavé 700 m -> fotos
15. Taaienberg (km 227,8):  530 m – 6,6 %  (máx. 15,8%).  Pavé 500 m -> fotos
16. Kruisberg + Hotond (km 239,1):  2500 m – 5 %  (máx. 9%).  Pavé 450 m
17. Oude Kwaremont (km 248):  2200 m – 4 %  (máx. 11,6%).  Pavé 1500 m -> fotos
18. Paterberg (km 251,5):  360 mts – 12,9 %  (máx. 20,3%).  Pavé 360 m -> fotos

Tramos llanos de pavé:

1. Lippenhovestraat (km 87,4):  1300 m
2. Paddestraat (km 88,8):  1500 m  *según la web, 2300 m
3. Holleweg (km 142,3):  1500 m    
4. Haaghoek (km 148):  2000 m      
5. Mariaborrestraat (km 224):  2000 m      
–. Oudestraat (km 234):  450 m

Como decíamos al inicio, el trazado de este año es muy similar al de la última edición, repitiendo de hecho la ciudad de salida, que fue una de las novedades de 2017, la llegada y los últimos 125 km de la ruta, así como casi todas las cotas y tramos de pavé (excepto la subida adoquinada al Eikenberg, que debido a las obras en la carretera sustituye por la cota asfaltada de Edelare), si bien pequeños cambios en la 1ª  del recorrido hacen que el kilometraje total sea algo superior, alcanzándose los 265 km (más los 9 de neutralizada inicial).

De este modo, la prueba comenzará en la mencionada localidad de Amberes, capital de la provincia homónima, siguiendo una ruta casi siempre en dirección suroeste durante los primeros 100 km, en busca del primer paso por Oudenaarde, ya en la provincia de Flandes Oriental, con los sectores de pavé llanos de Lippenhovestraat y Paddestraat, ambos rondando el km y medio, como dificultades principales, aunque como siempre ojo también a las posibles caídas y montoneras en zonas aparentemente más sencillas, que en anteriores ediciones ya afectaron a varios de los favoritos, así como al viento, que según las previsiones soplará de costado, aunque sin mucha fuerza.

Después de la travesía por Oudenaarde y el avituallamiento cambia el terreno, con el primer paso por Kwaremont seguido por Kortekeer, Edelare y Wolvenberg, siendo esta última cota la de mayor pendiente pero destacando Kwaremont por su mayor longitud y superficie adoquinada, aunque Kortekeer, si bien asfaltado, también tiene su dificultad, siendo además una vía muy estrecha. Después de Wolvenberg será el turno para dos tramos llanos de pavé, Holleweg y Haaghoek, afrontando a continuación las cotas de Leberg, Berendries, Tenbosse y Parikeberg, dirigiéndose hacia el este en busca del Kapelmuur, en Geraardsbergen, todo un mito de la prueba y donde destaca el medio km adoquinado a más del 9% de media, con puntas que rondan el 20%, pudiendo seleccionar el grupo si el ritmo es elevado, como ocurrió en 2017.

El “Muro de la Capilla”, con medio km adoquinado y máximas del 20%. Perfil climbbybike.com

.

No obstante, una vez coronado y de regreso hacia los alrededores de Oudenaarde, hay un largo tramo sin a priori dificultades reseñables, pudiendo haber reagrupamientos, con casi 20 km hasta la siguiente subida, Pottelberg, que fue una de las novedades de 2017, con 1,3 km al 6,5% según cifras oficiales, si bien de acuerdo a los mapas es bastante más suave, aunque con un terreno previo que pica hacia arriba. Justo a continuación llegará el 2º avituallamiento, para tras un suave descenso afrontar la cota de Kanariebeg, con un km al 8%, seguida por una zona relativamente sencilla, aunque incluyendo la subida a Hotond, no marcada en este primer paso, de vuelta a las cercanías de Berchem.

Superado el km 200 de la carrera se entrará en la parte decisiva, con 8 cotas en los últimos 55 km, empezando por el encadenado Kwaremont + Paterberg. El “viejo” Kwaremont (el nuevo es la ctra. principal, completamente asfaltada) es una subida en general tendida, salvo por un tramo central con rampas de hasta el 11%, pero cuya dureza viene por sus 1500 m de pavé, longitud suficiente para provocar una buena escabechina si hay ataques, siendo de hecho la cota donde se ha producido la mayor selección en los últimos años. Tras una zona de falsos llanos y su descenso llega el Paterberg, también adoquinado pero de características opuestas: con sólo 360 m  pero a casi el 13% de media y alcanzando máximas del 20%, siendo una cota para los corredores explosivos.

Oude Kwaremont, con 1,5 km de pavé, se subirá de nuevo en 3 ocasiones. Perfil de climbbybike.com

La siguiente ascensión es la más temida de la prueba: el polémico Koppenberg, con 600 m a casi el 12% de media y puntas del 22%, estando en la lista de rampas máximas en carrera. A pesar de su distancia a meta, ha sido decisivo en varias ediciones, rompiendo el grupo e incluso provocando que los corredores tuvieran que poner “pie a tierra” debido al pavé y la pendiente, ya que además al tener forma de trinchera -> galería de fotos, no hay escapatoria, por lo que si un corredor se cruza provoca un tapón, como ocurrió en 2006, cuando un traspiés de Flecha hizo que la mayoría tuvieran que subir a pie, algo que también sucedió en 2008 debido a la lluvia (incluso a pesar de haberse arreglado el pavé el año antes). Más grave fue lo ocurrido en 1987, cuando J.Skibby fue atropellado por el coche del director de carrera, un incidente que provocó su eliminación de la prueba durante 15 años, acrecentando su leyenda negra.

El corto pero brutal Koppenberg, adoquinado y con rampas de hasta el 22%. Perfil climbbybike.com

Superada esta dura cota llegará un largo tramo de pavé, el Mariaborrestraat, que incluye la subida a Steenbeekdries, seguido por el Taaienberg, el muro fetiche de Boonen, con 500 m de pavé y una rampa máximas del 16%. Después de esta cota habrá una zona más sencilla, con 20 km en los que los corredores sólo se encontrarán la subida a Kruisberg-Hotond, en la localidad de Ronse, con 2,5 km al 5% e incluyendo un pequeño tramo de pavé, antes de afrontar por 2ª vez la secuencia Kwaremont + Paterberg, que a estas alturas de carrera, con más de 240 km en las piernas, se hace durísima. Una vez coronado Paterberg restarán sólo 13 km para el final, siendo en general un terreno llano y sin dificultades, incluyendo largas rectas, aunque al llegar la carrera rota suelen verse bonitas persecuciones hasta meta, situada de nuevo en las cercanías de Oudenaarde, sin llegar a entrar en la localidad.

El Paterberg, última subida de la prueba. Foto de Spotter2

No cabe duda de que se trata de un recorrido de gran fondo, con 265 km y multitud de cotas y tramos de pavé, que además se concentran en la 2ª mitad de la prueba, con los 18 muros en los últimos 145 km de la ruta. Y al igual que en los últimos años, tiene el acierto de no ser tan repetitivo como en 2012-2013, al no hacer dos bucles seguidos con Hotond-Kwaremont-Paterberg, acercando en su lugar el Koppenberg a meta e incluyendo también el Taaienberg en esa parte final. Y aunque a casi 100 km de la llegada, buena noticia que de nuevo se incluya una subida tan icónica como el Kapelmuur, lo que no quita para que se eche en falta una mejor continuidad entre esta cota y la siguiente, Pottelberg, situada a casi 20 km de distancia.

Un perfil detallado del recorrido de esta edición, por @LasterketaBurua

Sobre posibles alternativas manteniendo el final en Oudenaarde (se ha confirmado que será la llegada hasta 2023, como mínimo), cabría la opción de un último tramo más atractivo, sin que el encadenado de Kwaremont + Paterberg se llevara todo el protagonismo y circulando por carreteras más secundarias antes de meta. Por ejemplo, después del Paterberg se podrían incluir la cota asfaltada de Kortekeer y el tramo de pavé de Marriaborrestraat, llegando a Oudenaarde por el sureste, quedando 25 km finales a priori espectaculares. Y también se podría mejorar la continuidad previa al 2º paso por Kwaremont, por ejemplo con Kruisberg y Kraai o el Knokteberg, habiendo múltiples opciones.

En cuanto al recorrido de la prueba femenina, también será muy similar al de 2017, con salida y llegada en Oudenaarde -> mapa y perfil, realizando un primer bucle al noreste de la localidad, incluyendo 3 sectores adoquinados, antes de regresar al punto de inicio, para a partir de ahí ir hacia el sureste, enlazando varias cotas y zonas de pavé en busca de Geraadsbergen y el mítico Kapelmuur, donde cambiará el sentido de la ruta para volver hacia Oudenaarde, con una última parte idéntica a la prueba masculina al incluir Kruisberg-Hotond, Kwaremont y Paterberg antes del llano final. En total, 151 km, con 11 cotas (una menos que en la pasada edición) y 5 tramos de pavé llanos.

Un perfil detallado de la carrera femenina, por @LasterketaBurua

– – – – –

Participación

Como es habitual en esta prueba, la lista de participantes tiene un nivel magnífico, contando con todos los grandes “pedruscómanos” en activo, si bien con la notable ausencia de Tom Boonen, triple vencedor de la prueba y que se retiró del ciclismo profesional a finales de la pasada temporada, lo que unido a la retirada de Cancellara en 2016 ha dejado a la prueba “huérfana” de sus últimos 2 grandes dominadores … aunque hay varios que aspiran a ocupar ese puesto. En total, serán de la partida 25 equipos, los 18 World Tour y 7 Continentales Profesionales, completando un pelotón de 175 corredores (salvo bajas de última hora).

Aunque la carrera se presenta muy abierta, por estado de forma y antecedentes a priori los grandes favoritos a la victoria son Peter Sagan (Bora), ganador en 2016 y 2º en 2013, rozando también el podio en 2015, y que viene de imponerse en Gante-Wevelgem, aunque en las demás clásicas ha dejado dudas; Greg Van Avermaet (BMC), podio en 3 de las 4 últimas ediciones, al igual que este año en Harelbeke, si bien su temporada de clásicas está por ahora muy lejos de lo visto en su triunfal 2017; y Philippe Gilbert (Quick Step), vigente ganador de la prueba y podio en otras 2 ediciones, algo que este año ha logrado en Murcia, Harelbeke y Le Samyn, además de hacer una gran labor de equipo en la reciente Gante Wevelgem.

Precisamente el tema del equipo puede ser clave en el desarrollo de la carrera, con Quick Step teniendo también las bazas de Niki Terpstra, podio en 2015 y 2017, habiendo ganado este año Harelbeke y Le Samyn; Zdenek Stybar, top-10 varias ediciones, al igual que en las 4 últimas clásicas que ha disputado, aunque en principio tiene más opciones en la París-Roubaix; Yves Lampaert, reciente ganador de Dwars Door Vlanderen, y el joven Florian Senechal, 2º en DDWV. También parten en un 2º escalón de favoritos Tiesj Benoot (Lotto Soudal), 5º en 2015 y este año vencedor de Strade Bianche, habiéndose mostrado también muy fuerte en Tirreno, Harelbeke y DDW; Michal Kwiatkowski (Team Sky), protagonista en la edición de 2016, si bien al final se hundió, y que en este 2018 ha ganado Volta al Algarve y Tirreno Adriático; Sep Vanmarcke (Cannondale), podio en 2014 y 2016, al igual que este año en Omloop H.Nieuwsblad y Dwars D.Vlaanderen, aunque le cuesta mucho rematar; y Oliver Naesen (Ag2r la Mondiale), campeón belga y que busca resarcirse de su mala suerte en la última edición, habiendo destacado esta temporada en Harelbeke y Gante Wevelgem, aunque llega tras una caída en Dwars.

Otros corredores importantes: Alexander Kristoff (UAE Emirates), entre los 5 primeros desde 2013, ganando en 2015; Jasper Stuyven, top-10 en sus últimas cuatro clásicas, John Degenkolb, 7º en varias ediciones, y el joven Mads Pedersen, 5º en Dwars D.V. (Trek); Gianni Moscon, podio Lombardía y Tramuntana, Luke Rowe, 5º en 2016, Dylan Van Baarle, entre los 6 primeros los 2 últimos años, Ian Stannard (Sky); Wout Van Aert (Verandas), campeón de ciclocross y podio en Strade Bianche; Matteo Trentin, Luke Durbridge y Mathew Hayman (Mitchelton); Vincenzo Nibali, ganador de los 2 últimos monumentos, Lombardía y San Remo, Sonny Colbrelli, podio Kuurne y Dubai, Heinrich Haussler, 2º en 2009 y 6º en 2013 (Bahrain); Boasson Hagen, 4º en DDV, y Julien Vermote (Dimension Data); Michael Valgren, ganador de Omloop Het Nieuwsblad, Alexey Lutsenko, ganador en Omán, Magnus C. Nielsen, 2º en Dubai, y Oscar Gatto (Astana); Jurgen Roelandts, podio en 2013 y 5º en San Remo, Jean P.Drucker y Stefan Küng (BMC); Tony Gallopin (Ag2r), ganador Besseges y 2º en la Provenza; Daniel Oss y Marcus Burghardt, a priori los gregarios más fuertes de Sagan (Bora); Sacha Modolo, 6º el año pasado, Matti Breschel, top-ten en varias ediciones, y Sebastian Langeveld, también múltiple top-10 (Cannondale); Mike Teunissen, reciente 2º en DDV, Edward Theuns y Kragh Andersen (Sunweb); Arnaud Demare (FDJ), podio este año Kuurne, Harelbeke y Gante; Andrea Pasqualon, Van Keirsbulck, Yoann Offredo y Frederick Backaert (Wanty); Christophe Laporte, 3 triunfos este año y 4º en Gante, y Van Lerberghe (Cofidis); Viacheslav Kuznetsov, Tony Martin y Baptiste Planckaert (Katusha); Nelson Oliveira y Jassa Sutterlin (Movistar);  Timo Roosen (Lotto Jumbo) y Jens Debusschere (Lotto Soudal);

En cuanto a los españoles, habrá 6 corredores, destacando  Imanol Erviti (Movistar), 7º en 2016, cuando también fue top-10 en Roubaix, y el joven Ivan Cortina (Bahrain), aunque no ha empezado la temporada al mismo nivel de 2017. Por otro lado, una pena la ausencia de Alejandro Valverde, rozando el top-ten en Dwars Door Vlaanderen pero que no estará en De Ronde por decisión del equipo, habiendo regresado a España para correr el GP Miguel Indurain.

– – – – –

Sobre la retransmisión televisiva, la carrera se emitirá completa en España a través de Eurosport, con la salida lanzada a las 10.45 h, mientras que Teledeporte conectará a las 13.15 h, pudiendo además verse en “streaming” -> enlaces steephill / procyclinglive, estando la llegada prevista sobre las 17.00 h según el horario intermedio.

– – – – –

Anuncios

Un comentario en “RONDE VAN VLAANDEREN – TOUR DE FLANDES 2018

  1. Enlazamos un vídeo con la retransmisión de la prueba (últimos 105 km), con un gran Niki Terpstra logrando su 2º monumento, ampliando el dominio de Quick Step esta primavera, y el jovencísimo Pedersen haciendo un carrerón. Y muy bien también Cortina, dejándose ver:

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s