GIRO DE ITALIA 2018 – Recorrido

logo giro italia 2018

Las demás entradas sobre el Giro de Italia 2018:

  • Previo (un pequeño análisis del recorrido tras la presentación, a finales de 2017).
  • Historia (evolución de la prueba, grandes dominadores, recorridos, puertos míticos, últimas ediciones).
  • Participación (análisis de la participación, incluyendo ránking de favoritos y velocistas).
  • 2ª Semana (las  etapas 10ª a 15ª, con los perfiles, puertos, antecedentes, alternativas).
  • 3ª Semana (etapas 16ª a 21ª, con los perfiles, mapas, puertos, antecedentes, etc).

– – – – –

Como decíamos en la entrada previa, este año se cumple la 101ª edición de la prueba, con un sorprendente inicio en la ciudad de Jerusalén, en Israel, el viernes 4 de mayo y final en Roma, la capital de Italia, el domingo 28 del mismo mes, para un total de 21 etapas y 3.563 km, destacando en el apartado montañoso 2 bloques: la dura llegada al Zoncolan seguida por la jornada dolomítica de Sappada, y en los últimos días las etapas de Jafferau, previo paso por Finestre, y Cervinia, con 3 puertos finales encadenados. Además de esta etapas habrá otras 4 llegadas en subidas HC o 1ª, si bien la mayoría en jornadas básicamente unipuerto, aunque con subida finales muy largas, mientras que los rodadores contarán con 2 cronos individuales, pero sumando únicamente 44 km, la cifra más baja desde 2012.

Promo oficial  /  Vídeo presentación del recorrido

PRIMERA SEMANA

De este modo, la prueba comienza con la mencionada CRI de 10 km en Jerusalén, atravesando la parte oeste de la ciudad con un trazado muy técnico, incluyendo múltiples curvas y repechos, dos de ellos en la parte final, siendo favorable para los corredores “explosivos”. Un inicio muy polémico, tanto por la lejanía a Italia, siendo la 1ª vez que una GV comienza fuera de Europa, como por el país y la ciudad escogida, originando protestas, tanto de grupos de derechos humanos como de los propios aficionados … e incluso problemas entre RCS y las autoridades locales, con el gobierno israelí exigiendo que la nomenclatura oficial fuera “Jerusalem” a secas, en lugar de como se mencionó en la presentación y mapa inicial: “West Jerusalem”. Volviendo al tema deportivo, al día siguiente de la CRI etapa llana de casi 170 km entre las ciudades de Haifa y Tel Aviv, al noroeste del país, circulando durante gran parte de la ruta en paralelo al mar Mediterráneo. Y como despedida de Israel, en vísperas de la 1ª jornada de descanso, una de las etapas más largas de esta edición, con 230 km entre las localidades de Beerseba y Eilat, junto al mar Rojo, en el extremo sur del país, atravesando el desierto del Néguev, por lo que el viento puede ser un factor clave, haciendo que los favoritos a la general no puedan despistarse, aunque siendo en cualquier caso un día favorable para los velocistas.

La CRI inaugural en Jerusalén, con un recorrido muy técnico

Después del largo traslado hasta la isla de Sicilia, al sur de Italia, la prueba se reanudará con una etapa muy quebrada de 190 km entre Catania, la 2ª ciudad más poblada de la isla, y Caltagirone, habiendo un  sube y baja constante durante toda la ruta, que incluye múltiples repechos, varios de ellos dentro de los últimos km, con un muro final de 700 al 11% que irá precedido por un ascenso de 7 km al 4% hasta San Bartolomeo y dos subidas cortas ya en Caltagirone -> plano 10 km finales, siendo un día favorable para escapadas y donde además de la lucha por la etapa pueden haber pequeñas diferencias entre los favoritos. Señalar que el último tramo es distinto al anunciado originalmente, que no incluía el rodeo por la localidad ni el muro final, habiéndose suprimido a cambio el repecho tras Vizzini. Al día siguiente continúa la media montaña, en este caso en una etapa más corta y de menor desnivel pero concentrando las cotas en la 2ª mitad, atravesando el Valle del Belice con el encadenado de Poggioreale, una subida irregular pero con tramos duros, y Cretto Grande antes del repecho final en Santa Ninfa, con 1,4 km al 6,1%, incluyendo puntas del 12%, y que se corona a sólo 700 m de la llegada, restando una zona de falsos llanos hasta meta -> últimos km / plano, en un día en el que se rendirá homenaje a las víctimas del terremoto de 1968, donde hubo 400 muertos.

La 1ª de las 3 jornadas en Sicilia, con un perfil quebrado y final en repecho

Como cierre al tríptico siciliano, será el turno para la 1ª gran subida de esta edición: el Observatorio Astrofísico del Monte Etna, famoso por ser uno de los volcanes más activos de Europa. Por la vertiente que se subirá en este Giro, inédita en profesionales, cuenta con 19,7 km al 6,4% (sin incluir el suave ascenso previo a Belpasso, con 14,7 km al 3,3%), aunque extrañamente sólo han marcado como puerto los últimos 15 km, desde Ragalna -> perfil oficial / plano, siendo en cualquier caso una subida irregular, alternando zonas duras, como el km al 9,5% que hay a 10 de meta y un tramo de 700 m al 12% a 5 km de la llegada, con descansillos, siendo el final muy tendido. Aclarar que tanto la ruta previa, quebrada pero sin puertos, como la subida al Etna es diferente a la anunciada en noviembre, ya que en la parte inicial se ha eliminado el ascenso a la cota superior de Enna, con 5,5 km al 6% (aproximadamente) y la subida final se hapartido en 2, Belpasso y el propio Etna, en lugar de hacer todo el ascenso seguido, con 1600 m de desnivel en 30 km. Un auténtico coloso, ya que además se atravesaba Ragalna por una variante con un km al 12%, algo que los organizadores también han evitado en la ruta definitiva, quizás pensando que un ascenso así era demasiado duro para el 6º día de carrera.

La 6ª etapa, con el duro ascenso final al Monte Etna por una vertiente inédita

Sobre los antecedentes, hasta ahora ha habido 4 llegadas en las laderas del Monte Etna, 2 de ellas bastante recientes aunque con un final distinto, acabando en el Refugio Sapienza (al noreste del Observatorio): 2011, con subida por la vertiente de Nicolosi y venciendo Contador -> clasificación / vídeo, si bien la sanción por el positivo del Tour 2010 hizo que la victoria fuera para Rujano; y 2017, pasando también por Nicolosi pero subiendo desde ahí por Vía Catania, con % irregulares, ganando Polanc tras ser el más fuerte de la escapada -> clasificación / vídeo, mientras que entre los favoritos la etapa resultó decepcionante, perjudicando el viento de cara. Esperemos que en 2018, siendo una subida menos expuesta, la actitud de los corredores sea más combativa que la del año pasado.

Después de la jornada del Etna, traslado a la región de Calabria, en el extremo sur de la península itálica, para afrontar una etapa de 160 km entre Pizzo y Praia a Mare, teniendo un perfil básicamente llano junto a la costa del mar Tirreno, aunque con algunos repechos, el último, San Nicola Arcella, a 15 km de meta, si bien es demasiado tendido (4 km al 3,6%) como para evitar el sprint. Un recorrido más blando que la etapa de 2016, que además de varios puertos incluía el muro de Via Fortino en los últimos 10 km, ganando Ulissi y con liderato para Dumoulin -> clasificación / vídeo. Este año, tras Praia a Mare será el turno para una etapa de 210 km con final en Santuario de Montevergine, junto a Mercogliano, con una 1ª mitad de la ruta bastante quebrada, incluyendo 2 puertos (aunque no puntúan), antes de un largo tramo llano previo a Salerno, donde la ruta empezará a picar hacia arriba en busca de Celzi, con 3,5 km al 6-7%, y la subida final a Montevergine, plagada de “herraduras” pero tendida y por buena carretera, con 17 km al 5% de media y sin rampas duras, siendo difícil que haya diferencias entre favoritos. Señalar que de las 5 llegadas previas, 4 han sido en los últimos 17 años, con triunfo de Cunego en 2004, Di Luca en 2001 – 2007 y De Clercq en 2011 -> clasificación / vídeo, en este último caso llegando juntos todos los aspirantes a la general. En ese sentido, sería interesante probar algo distinto, pudiendo acabar en Mercogliano tras una dura ruta de media montaña.

La jornada de Montevergine (8ª), con una subida final larga pero muy tendida

En vísperas del día de descanso, nuevo final en alto, en esta ocasión en el macizo del Gran Sasso, en los Abruzzos, tras una etapa de 225 km en la que los corredores tendrán que superar la variante de Rionero Sannítico, más suave que el auténtico puerto, y Roccaraso, con 5 km iniciales al 7,5% de media, antes de la travesía por Popoli y el larguísimo ascenso en escalera hasta Campo Imperatore, donde estará la meta, destacando el primer tramo de subida, Calascio, con 12 km constantes al 6-7%, y sobre todo la parte final, con los últimos 4 km a más del 8%, si bien antes es muy irregular -> perfil desde Sto. Stefano. En resumen, una jornada “pajajera”, donde el kilometraje y la dureza del final pueden pasar factura, dependiendo también del ritmo y las condiciones meteorológicas, con el viento y el frío pudiendo ser claves al atravesarse zonas muy expuestas durante los últimos 35 km. Estrenado en 1971, con triunfo de López Carril, esta será la 4ª ocasión en que Campo Imperatore acoja una llegada del Giro de Italia, con el último antecedente en el año 1999, en una etapa de 250 km en la que se impuso Pantani, con Jiménez 2º -> vídeo, si bien el año pasado fue final de la última jornada del Giro sub-23, con triunfo de Hindley. Volviendo a la etapa de 2018, se podría haber endurecido el recorrido con el puerto de Rionero Sannítico en vez de la ctra. que lo esquiva e incluyendo Capo di Valle justo antes de Calascio, mejorando la continuidad entre las subidas.

La maratoniana etapa del Gran Sasso (9ª), en los Abruzzos, pondrá fin a la 1ª semana

SEGUNDA SEMANA

Después de la jornada de descanso, turno para la etapa más larga de esta edición, con 240 km entre las localidades de Penne y Gualdo Tadino, teniendo además un recorrido quebrado, incluyendo de inicio Fonte della Creta, un puerto inédito con 15,2 km al 6% y cuya cima está pasado el Hotel Rigopiano, donde una avalancha causó 29 muertos en enero de 2017, y Bruzzolana, con algo más de 6 km al 5,6%. No obstante, el tercio final de la ruta es más sencillo, destacando sólo la cota de Annifo, con 1,6 km al 7% y coronándose a 31 km de meta -> últimos 50 km, siendo una etapa muy exigente pero con pocas probabilidades de batalla entre los favoritos a la general, aunque eso sí, ojo tanto a las sorpresas que suele haber tras día de descanso como a la posibilidad de fuga-bidón si ningún equipo puede controlar, como ya ocurrió en la maratoniana etapa de L’Aquila 2010 -> clasificación, en la que una escapada llegó con 13 minutos de ventaja sobre el grupo de favoritos, siendo clave en el desarrollo posterior de la prueba, una de las GV más espectaculares de las últimas décadas.

La 10ª etapa, la más larga de este edición y con un inicio muy complicado

En la jornada 13ª continúa la media montaña, en este caso con una etapa más corta y que si bien vuelve a tener los puertos, Passo del Cornello (que sustituye al más duro Termine) y Valico di Pietra Rossa / Cingoli, lejos de meta incluye múltiples repechos en los últimos 30 km: Filottrano, con 1,6 km al 8,7%, siendo la localidad natal de Michele Scarponi y donde fue atropellado mortalmente hace un año; San Paterniano, con km inicial al 9% y seguido por zona de falsos llanos; y Osimo, donde estará la llegada tras un complicado final -> plano, que incluye un muro adoquinado de 300 m con rampas del 16%, seguido por el descenso a la parte baja del municipio y una subida de 1,45 km al 8% de media (incluyendo un tramo de 500 m al 12,4%) que se adentra en el casco antiguo de Osimo, coronándose a 300 m de meta y con el final sobre pavé. Una jornada para los up-hill finishers, con los antecedentes de 1987, ganando Robert Forest tras ser el más fuerte de la escapada, y 1994, con etapa y liderato para Moreno Argentin -> clasificación / vídeo, en su última victoria como profesional.

La jornada 11ª, con llegada en Osimo tras una parte final plagada de repechos

Las 2 etapas siguientes, con meta en Imola y Nervessa della Battaglia respectivamente, tienen características similares entre sí, con recorridos llanos durante casi toda la ruta pero incluyendo un bucle final con una pequeña subida escalonada: Tre Monti en el caso de Imola, con 1,5 km iniciales al 7,3%, coronándose a 8 km de la meta en el Autódromo Enzo y Dino Ferrari, donde hubo carreras de Fórmula 1 desde 1980 hasta 2006; y Montello camino de Nervessa della Battaglia, aunque siendo un repecho más suave y a mayor distancia de meta, con la cima a casi 20 km, todo apunta a que la etapa se resolverá con un sprint masivo. Respecto a los antecedentes, Imola ha albergado varios Campeonatos de Italia y el Mundial de 1968, con exhibición de Adorni -> clasificación / vídeo – resumen, que llegó a meta con casi 10 minutos sobre el 2º, Van Springel. Ese mismo año también acogió un final en el Giro, con victoria para Marino Basso, habiendo después llegadas en 1992 -> crónica / clasificación; venciendo Pagnin tras ataque de Chioccioli que puso en jaque a Banesto; y 2015, imponiéndose Zakarin tras ser el más fuerte de la escapada -> clasificación / vídeo, si bien eran etapas más duras que la de este año, sobre todo la de 2015, con 9 puertos, incluyendo un cuádruple paso por Tre Monti, siendo decepcionante que en esta ocasión sólo haya una subida.

El fin de semana regresa la montaña, con una etapa de 186 km en los Alpes Cárnicos, incluyendo subidas cortas pero muy empinadas, como Ragogna, con 2,8 km a más del 10%; Avaglio, que tiene km y medio central al 13%; Passo Duron, con 4,3 km al 10% de media; y Sella Valcalda, 3 km centrales al 8,6%, antes del Monte Zoncolan, con unas cifras que asustan: 10 km al 12% de media y una parte central muy sostenida por encima del 15%, alcanzando puntas de hasta 22%, estando de hecho en el top-5 de puertos más duros en carrera, así como en listas de km con mayor % y rampas máximas, lo que unido al desgaste previo puede acabar provocando grandes diferencias en meta, algo que ya ocurrió en la etapa de 2010, con este mismo encadenado y triunfo de Basso -> vídeo, aunque Arroyo, que llegó a casi 4 minutos, logró salvar la maglia hasta la jornada de Aprica, donde sucumbió antes los Loquigas. No obstante, el resto de llegadas al Zoncolan, subido por 1ª vez por Ovaro en 2007, logrando la victoria Simoni -> vídeo (quién ya había ganado en 2003, cuando se estrenó por Sutrio), no han generado el mismo espectáculo, siendo la más decepcionante 2014 -> clasificación / vídeo, con los 6 primeros de la general casi juntos y un mal comportamiento del público, siendo el perjudicado Bongiorno, al que casi tiraron al suelo cuando estaba disputando la victoria con Rogers. Aún más polémica, aunque por diferente motivo, fue etapa de 2011, donde se suprimió el Monte Crostis por presiones de los equipos y la UCI, sustituyéndolo Tualis … que tampoco se subió debido a las protestas de los aficionados tras lo ocurrido con Crostis. Finalmente todo quedó para el Zoncolan, donde hubo doblete español -> clasificación / vídeo, con triunfo de Antón y Contador 2º.

Superada la jornada del Zoncolan y en vísperas del día de descanso, turno para la etapa dolomítica, con 176 km entre Tolmezzo y la pequeña localidad de Sappada, al noroeste de Belluno, incluyendo de salida el largo e irregular ascenso al Passo Mauria por Sella Corso, donde puede haber una buena lucha por formar la escapada, para tras su descenso y repecho de Pieve di Cadore afrontar un falso llano ascendente en dirección al Passo Tre Croci, con 8 km al 7,2%, otras ediciones el puerto previo a Tre Cime di Lavaredo, pero que en esta ocasión se seguirá por la carretera principal en busca de Auronzo di Cadore, entrando a partir de ahí en la zona “caliente” de la etapa, con encadenaddo del Passo San Antonio, 6 km centrales al 9,5%, y Costalissoio, 2,6 km iniciales 10,5%, antes de subida a Sappada  en general suave pero con un tramo central al 8% que hará daño a los que lleguen más justos de fuerzas. En resumen, un trazado novedoso, con gran encadenado final y que si bien deja de lado los colosos dolomíticos puede dar mucho juego a poco que los corredores sean combativos. La única llegada previa en Sappada data del Giro 1987 … y fue decisiva para la general, con Roche desbancando del liderato a su compañero de equipo Visentini, que perdió casi 7 minutos respecto al ganador de la etapa, Van der Velde -> clasificación / vídeo. Eso sí, hay que aclarar que la ruta previa era muy distinta, con Forcella di Monte Rest y Sella Valcalda antes de la vertiente este de Cima Sappada (desde el km 21), con la meta 3 km después de coronar el puerto.

G18_T15_Sappada_alt

En cuanto a las posibles alternativas a la ruta de este año, si bien el inicio y final son muy interesantes, incluyendo el estreno de San Antonio sur y Costalissoio, queda la espina del tramo central de la etapa, pudiendo haber encadenado Cibiana, Staulanza y Passo Giau antes de Tre Croci -> mapa y perfil (el pico del km 28 es un túnel). O con menor kilometraje, eliminar el paso por Cortina d’Ampezzo y Tre Croci, incluyendo en su lugar el Passo del Pura y Sella di Razzo antes de San Antonio, lo que mejoraría la continuidad entre los puertos. De todos modos, terreno hay en la etapa original para ver un gran espectáculo.

TERCERA SEMANA

Después de la jornada de descanso y el traslado hacia Trento, la prueba continúa con una crono individual de 34 km entre esta localidad y Rovereto, teniendo un perfil en general llano y que tras abandonar la ciudad incluye largas rectas hasta pasado el km 20 de la ruta, aunque con una parte final más revirada y que incluye pequeños repechos, el más duro poco antes de Nogaredo, donde estárá el 2º punto de cronometraje, siendo en cualquier caso una etapa favorable para los rodadores potentes, aunque siendo la única CRI larga de la prueba se echa en falta un kilometraje superior, rondando al menos los 45 km para equilibrar la montaña.

La etapa 17ª unirá Riva del Garda e Iseo, junto al lago homónimo, afrontando de inicio Molina di Ledro, extrañamente no puntuado, y a mitad de la ruta Lodrino y Polaveno, para ya en los últimos 55 km entrar en una zona más llana con paso por múltiples localidades, incluyendo un circuito final de 24 km en torno a Iseo, en un día propicio para los velocistas pero sin que pueda descartarse una escapada. En cuanto a los favoritos a la general, jornada de transición en vísperas de un duro tríptico montañoso. No obstante, aunque ronda los 200 km, la jornada que inagura el bloque es la más sencilla, ya que salvo por la cota de Novello, con 5,4 km al 4,6%, es básicamente unipuerto, con final en la estación de esquí de Pratonevoso tras una subida de 14 km al 6,9% (sin contar falso llano previo), destacando un tramo de 4 km al 8% en la 1ª mitad del puerto, cuyos últimos km son en general más tendidos, por lo que quién quiera hacer daño no puede esperar al final. Curiosamente, aunque el Giro ya ha llegado 2 veces a Pratonevoso, 1996 y 2000, con triunfos de Tonkov y Garzelli respectivamente, el final más reciente fue en el Tour 2008, en una etapa que incluía el Agnello (aunque lejos de meta y por su vertiente francesa, más blanda que la italiana) y donde triunfó la escapada, con victoria de Gerrans y Egoi Martínez 2º -> clasificación / vídeo, mientras que entre los favoritos, si bien no hubo grandes diferencias, Franck Schleck le arrebató el liderato a Evans.

La 19ª etapa, entre Venaria Reale y el Monte Jafferau, es globalmente la más dura de la prueba, con 4600 m de desnivel en 180 km, incluyendo de inicio el irregular Colle del Lys, con un tramo central de 5,6 km a más del 7%, para tras un fuerte descenso hacia el valle de Susa y 30 km llanos afrontar el espectacular Colle Finestre -> fotos, muy constante, teniendo 18,5 km al 9,2% de media, y con últimos 8 km de sterrato” (en buen estado), siendo además la Cima Coppi de este Giro, con 2178 m. Una vez coronado, rápido descenso hacia Pourrieres y el Colle Sestriere, en general tendido y por buena carretera, aunque con un tramo de 5,5 km al 6,3% cerca de la cima. En otras ediciones ha sido final de etapa, pero en este caso estará a 43 km de meta, con una larga bajada hasta Oulx, aunque excepto el primer tramo muy suave, dando paso a 13 km de falso llano ascendente en busca de Bardonecchia, donde tras rodeo por la localidad se afrontará la subida a Jafferau -> plano, con cifras de 7 km al 9,2% y lo más exigente justo al final -> perfil detallado (hasta cota 1905 m), aunque su propia dureza, unida al terreno entre Sestriere y Bardonecchia, perjudicial para corredores en solitario, puede frenar los ataques lejanos, con los favoritos esperando a Jafferau en lugar de moverse en Finestre. De todos modos, incluso si los corredores desaprovechan el puertos, el desgaste se notará en la subida final.

Respecto a los antecedentes de Jafferau, se estrenó como llegada en 1972, con un ataque de Jose Manuel Fuente, “el Tarangu”, en Sestriere poniendo contra las cuerdas a Merckx, aunque éste se rehizo en la subida final, en aquella época sin asfaltar, atrapando a Fuente a 1 km de la cima y ganando la etapa -> clasificación / vídeo, siendo a la postre el vencedor final de la carrera. Ya más recientemente fue final en 2013, coincidiendo con un temporal de nieve que provocó la supresión de Sestriere -> ruta definitiva, aunque Jafferau se subió sin problemas -> clasificación / vídeo, imponiéndose Santambrogio … antes de dar positivo por EPO, yendo la victoria a Nibali. En cuanto a los puertos previos, Finestre se ha subido en 3 ediciones: 2005, coronando Di Luca; 2011, Kiryienka escapado; y 2015 -> vídeo, siendo Landa 1º en la cima, en todos los casos acabando la etapa en Sestriere, con victorias de Rujano, el propio Kiryienka y Fabio Aru respectivamente, viéndose un gran espectáculo en 2005, con Savoldelli contra las cuerdas, aunque logró salvar el liderato, y 2015, de nuevo con el líder, en este caso Contador, sufriendo mucho, pero sabiendo administrar su ventaja para mantener la maglia.

Volviendo al Giro de este año, la última etapa de montaña unirá Susa y la estación de esquí de Breuil-Cervinia, en la región del Valle de Aosta, pudiendo dividirse en 2 partes muy diferentes: los primeros 130 km, básicamente llanos, y los últimos 85 km, donde se acumulan 3400 m de desnivel gracias al encadenado del Col de Tsecore, inédito en el Giro y con 16 km al 7,7% de media, destacando un tramo de 3 km al 11,4% cerca de la cima; el más conocido Col de Saint Pantaléon, con cifras de 16,5 km al 7,2% de media, los 2 últimos al 9%; y la subida final a Cervinia, que si bien al llegar desde Saint Pantaléon no se hace entera roza los 1000 de desnivel en 18 km, incluyendo un tramo de 8,5 km al 7% antes del falso llano de la cima, aunque por buena carretera y en general sin grandes rampas, dependiendo mucho de si hay batalla previa para hacer daño, pudiendo ser una etapa preciosa si los favoritos se mueven desde lejos … o decepcionante si esperan al final. En cualquier caso, el desgaste acumulado, tanto de la propia etapa como de los días previos, pasará factura, pudiendo haber hundimientos inesperados.

De las 4 llegadas anteriores en Cervinia, 2 de ellas, 1997 y 2015, tenían un recorrido similar al de este año, con largo kilometraje y 3 puertos finales encadenados, si bien en el primer caso se subía Champremiere (cota 1390 m) en lugar de Tsecore, y en el segundo se afrontaba Saint Barthelemy. No obstante, la mayor diferencia estuvo en la actitud de los corredores, con Gotti dando un vuelco a la general en 1997 tras atacar en Saint Pantaleón -> clasificación / vídeo, mientras que en 2015 fue la única etapa que resultó peor de lo esperado, aunque influyendo también el viento de cara, con los favoritos esperando a la subida final, donde eso sí, hubo bastantes ataques, imponiéndose Aru -> vídeo. Las otras 2 llegadas tuvieron lugar en 1960, con triunfo para Kazianka, y 2012, en una etapa a finales de 2ª semana que incluía el Col de Joux antes de Cervinia entero, con 25 km de subida, venciendo Amador gracias a una escapada -> clasificación / vídeo, mientras que en la lucha por la general, si bien no hubo grandes diferencias, Hesjedal se hizo con el liderato, desbancando a “Purito”.

Y como final del Giro 2018, después de un largo traslado desde Aosta a la ciudad de Roma, etapa corta y llana en la capital, con un circuito de 11,5 km al que tendrán que dar 10 vueltas, incluyendo varias curvas cerradas como mayor dificultad (conociendo los antecedentes, no sería raro que los equipos presionen para “neutralizar” los tiempos y que no cuenten para la general), y la meta situada en las cercanías del famoso Coliseo tras una recta de 700 m con la superficie adoquinada, aunque en buenas condiciones, siendo un día muy favorable para los sprinters y que servirá de homenaje para todos los corredores que hayan logrado completar las 3 semanas de carreras.

– – – – –

Aunque varias etapas pueden dar juego, principalmente Sappada y las dos únicas jornadas de auténtica alta montaña de la carrera, Jafferau y Cervinia, globalmente nos parece un trazado decepcionante, con exceso de finales en alto duros, teniendo 7 llegadas en HC/1ª, más otras 4 en pequeñas subidas; carencia de grandes puertos de paso, incluídos sólo en las últimas etapas; media montaña poco rompedora, salvo Sappada; y escasa contrarreloj, sumando apenas 44 km, quedando un recorrido desequilibrado. Sean cuáles sean los motivos de este trazado (probablemente económicos, así como buscar la participación de Froome), una pena que los organizadores hayan abandonado la senda de 2015-2016, ediciones que acabaron resultando espectaculares, optando en su lugar por un recorrido con bastantes similitudes al de 2014. No obstante, como siempre la última palabra será de los corredores. Y si se muestran combativos, atacando desde lejos en lugar de esperar a las subidas finales, podrá verse una bonita carrera.

Tema aparte es la salida desde Israel, que incluso obviando el tema político, no tiene ningún sentido a nivel deportivo. Si se trata de buscar inicios exóticos, hay países mucho más cercanos a Italia que además de reducir el traslado podrían ofrecer opciones de etapa muy interesantes y novedosas, como los países balcánicos. Y sí lo único que importa es el dinero, seguro que hay otras zonas de Europa que estarían dispuestas a invertir una buena cantidad por albergar el inicio de la prueba. Es cierto que sólo es una pequeña parte del recorrido, y que además entre las 3 etapas al menos han incluído una CRI, pero “subastar” de este modo la salida de la carrera deja muy a las claras las prioridades de los organizadores.

– – – – –

Anuncios

2 comentarios en “GIRO DE ITALIA 2018 – Recorrido

  1. Al margen del Giro (que dicho sea de paso yo tampoco le veo sentido salir de Israel) comentar que hoy viernes ha comenzado la Vuelta a Aragón 2018 que retorna a la competición tras 13 años, hecho del cual me alegro bastante. Es de categoría 2.1 y tiene como favoritos según he podido leer a Marc Soler y Jaime Roson.

    La primera etapa salió de Teruel y acabó en Caspe en la subida al castillo (2,2 km al 3,4%) y la ganó Jon Aberasturi del Euskadi Murias con 1 segundo de ventaja sobre el resto. Las etapas se pueden seguir por Aragon TV.

    – mañana sábado 2º etapa: Huesca – Zaragoza (llana)
    – el domingo 3º y última etapa: Sabiñanigo – Cerler/Ampriu (etapa reina)

    Adjunto una página donde se pueden ver los perfiles de la carrera y la lista de dorsales por si alguien quiere verlos http://www.zikloland.com/vuelta-aragon-tres-dias-retorno-previa-dorsales/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s