PARIS-NIZA 2021

Durante esta semana, del 7 al 14 de marzo, se disputa la 79ª edición de la “Paris-Nice”, una de las carreras por etapas de mayor relevancia y prestigio, siendo junto a la Tirreno Adriático la más importante de los primeros meses de la temporada, recuperando una relativa normalidad tras estar cerca de la cancelación en 2020, debido a la pandemia del coronavirus que ha golpeado con tanto fuerza durante el último año.

Los orígenes de la prueba datan de 1933, cuando Albert Lejaune, propietario de los periódicos Le Petit Journal Le Petit Niçois, tuvo la idea de hacer una carrera por etapas con inicio en la capital francesa y final en la localidad costera de Niza, bases respectivas de ambos periódicos, a la que denominó Les Six Jours de la Route. El tradicional recorrido de norte a sur, pasando del frío y lluvioso norte de Francia a las soleadas costas del Mediterráneo, se ha mantenido hasta la actualidad, aunque variando la salida y el nº de etapas, provocando que la París-Niza sea también conocida como “La Carrera hacia el Sol”, La Course au Soleil en su idioma original.

La década de los 40 fue muy problemática para la carrera, no disputándose desde 1940 a 1945 por culpa de la 2ª Guerra Mundial y con un nuevo parón hasta 1950, celebrándose sólo en 1946 bajo el patrocinio del periódico Ce Soir. El renacer de la prueba llegaría en 1951, cuando a petición del alcalde de Niza el periódico Route et Piste se hizo cargo de la organización, con Jean Leulliot como director y el nombre de Paris-Côte d’Azur, que se convertiría en el definitivo Paris-Nice en 1954 al entrar como socio el periódico L’ Aurore. En el año 2002, ASO (Amaury Sport Organisation), responsables también del Tour de Francia, se hicieron cargo de la dirección de la prueba, siendo desde entonces los organizadores.

A lo largo de su historia la París-Niza ha contado casi siempre con una gran participación, con el añadido de que no sólo han estado presentes los mejores ciclistas del momento sino que ademas su implicación ha sido máxima, aumentando el prestigio de la prueba y dando como resultado un palmarés de lujo, con victorias de los grandes mitos de este deporte, destacando los tripletes de Eddy Merckx (1969-70-71), Joop Zoetemelk (1974-75-79) y Laurent Jalabert (1995-96-97), así como los 5 triunfos de Jacques Anquetil (1957-61-65-66), aunque el verdadero rey de la prueba es el irlandés Sean Kelly, que en la década de los 80 arrasó con nada menos 7 triunfos consecutivos desde 1982 a 1988.

En cuanto a los ciclistas españoles, hasta finales de los 80 fue una prueba esquiva, sin victorias en la general y muy pocos podios, tan sólo los conseguidos por el gran Luis Ocaña en la década de los 70. Pero tras el tercer puesto de Julián Gorospe en 1989 se abrió la veda, sin que desde entonces hayan pasado más 3 años seguidos sin un español en el podio, destacando especialmente los dobletes de Miguel Indurain (1989-90) y Alberto Contador (2007-10, más otras 2 veces 2º), así como el triunfo de Luis León Sánchez en 2009, quién ya había sido podio precisamente en 2007 y 2010 y el reciente de Marc Soler (2018).

En la carrera del año pasado, que como decíamos antes se salvó de milagro, siendo la última prueba antes del parón de varios meses por la pandemia, aunque también afectada, al celebrarse sin público y con la cancelación de la última etapa, la victoria fue para el alemán Max Schachmann (Bora), que se hizo con el liderato el primer día, con triunfo incluído, y ya no lo abandonó hasta el final de la prueba, siendo clave la ventaja que consiguió en las etapas con abanicos. Le acompañaron en el podio el belga Tiesj Benoot (Lotto), ganador de la 6ª etapa, y el colombiano Sergio Higuita (EF), completando el top-5 Vincenzo Nibali y Thibaut Pinot, con el vencedor de la etapa reina, Nairo Quintana, 6º.

El podio de 2020, con Schachmann, Benoot e Higuita. Foto Getty Images, galería en Cyclingnews

Recorridos

A nivel de recorrido, la seña de identidad de la París-Niza ha sido históricamente la media montaña y los trazados rompepiernas, que si bien no suelen atravesar grandes puertos dan poco respiro a los corredores y dificultan el control de los equipos. Si a esto se le añade el habitual mal tiempo, donde rara es la edición en que no llueva, nieve o el vientohaga de las suyas, y la combatividad con que muchos ciclistas afrontan la prueba, el resultado ha sido una carrera habitualmente muy entretenida, a veces incluso la más espectacular de la temporada, aunque en la última década ha habido varias ediciones en que no ha sido así, perdiendo en algunas ocasiones con la Tirreno-Adriático.

Sin embargo, pese a ser trazados en general interesantes, los organizadores casi nunca han aprovechado la enorme riqueza orográfica de las zonas que atraviesa la carrera, como los Alpes del Sur y Marítimos, siendo además bastante inmovilistas al repetir mucho algunas etapas. El mayor ejemplo es la jornada final: de 1973 a 1995 una cronoescalada al Col d´Eze; de 2003 hasta 2011 una etapa corta de media montaña, con Turbie + Eze como puertos finales; y en 2012-2013 de nuevo cronoescalada a Eze, el mismo final que en 2015.

Esta situación mejoró a finales de la pasada década, estrenando puertos inéditos y grandes encadenados. En la edición de 2007 se circuló por el Macizo Central, afrontando la corta pero dura ascensión a la Croix Neuve (Mende), y se diseño una de las mejor versiones de la etapa de Niza, en la que Contador acabó dando un vuelco a la general. La París-Niza 2008 tuvo un recorrido global magnífico, con estreno Mont Serein (Ventoux O), gran media montaña y la única pega de la escasez de crono. En la edición de 2009 se subió por 1ª vez, aunque no entero, acabando en cota 1590 m, Montagne de Lure, para al día siguiente llegar a Fayence tras un maratón de puertos, con una gran batalla desde lejos que también se produjo el último día. En general, toda la prueba fue espectacular, siendo la mejor carrera por etapas de 2009.

Sin embargo, tras la apoteósis de 2008 y 2009, donde a estupendos recorridos se unió la actitud combativa de los ciclistas, las siguientes ediciones fueron decepcionantes. Y si bien los corredores tuvieron parte de culpa, al desaprovechar jornadas tan atractivas como Tourretes sur Loup en 2010 y Vernoux en Vivarains en 2011, esta última con Chaubouret y el estreno del Col de Mure (si bien con la CRI larga al día siguiente), creemos que la principal causa fueron unos trazados cada vez más insulsos, llegando al extremo de 2012-2013, donde excepto la etapa de Mende, con buenos puertos pero condicionados por el muro final, y Lure había muy poco terreno para la batalla entre los favoritos, ya que encima se sustituyó la etapa de media montaña final, repetitiva pero que funcionaba muy bien, por una cronoescalada a Eze, provocando menor combatividad.

En 2014 se dieron cuenta de que la carrera se estaba volviendo muy aburrida y optaron por un cambio radical: ni cronos ni finales en alto (salvo el muro de Fayence), buscando mayor combatividad y que la general se disputara durante toda la prueba, no sólo en 2-3 días. Una idea interesante y atrevida, pero lastrada por la ausencia de figuras y una ejecución que no estaba a la altura, faltando etapas con más sustancia los primeros día y puertos de mayor dureza y mejor encadenados en la media montaña, cuyos recorridos eran poco selectivos. No obstante, ya fue más entretenida que ediciones previas, con varias etapas movidas. Pero los organizadores no quedaron satisfechos, recuperando en 2015 la cronoescalada y un final en alto de 1ª, Chabouret, aunque lo más destacable era la jornada de Niza, con Vence, St. Roch y Peille como puertos principales. Y fue un etapón, con batalla desde lejos, si bien el resto de la prueba pasó sin pena ni gloria.

Afortunadamente, después de eso las últimas ediciones han tenido buenos trazados, ya sin la cronoescalada final y con etapas variadas. Y aunque en 2016 hubo mala suerte con el tiempo, quedando la carrera coja debido a la suspensión de Mount Brouilly, se vieron grandes etapas camino de Madonne d’Utelle y Niza, para ya en 2017 disfrutar de la mejor edición desde 2009, con abanicos los primeros días y grandes jornadas de montaña los últimos, con llegada en Fayence, etapa reina acabando en Couillole y la clásica jornada final, de nuevo con ataque lejano de Contador, estando muy cerca de la remontada. En 2018 el recorrido fue muy completo, con etapas de todo tipo, y equilibrado gracias a una crono de 18 km, mientras que en la montaña destacaba el final en La Colmiane, subida larga al 6-7%, y la etapa final, donde esta vez sí hubo vuelco en la general, con Soler atacando a 50 km de meta y desbancando a Simon Yates.

Recorrido Paris-Niza 2021

Vídeo presentación / Libro de ruta (PDF 38 MB)

En general, el trazado repite las características de las últimas ediciones, con 2 etapas llanas en la zona centro-norte de Francia como inicio de la prueba, con el viento y sus efectos como principal aliciente, sobre todo la 2ª; seguidas por una crono en Gien y una etapa quebrada con llegada en alto, Chiroubles; para tras una jornada llana encarar el bloque final, con una larga etapa de media montaña con meta en Biot; la jornada reina con llegada en La Colmiane, calcando la ruta de 2020; y el clásico final en Niza, con una etapa muy corta pero de sube y baja constante, no dando respiro. La mayor novedad es la colocación de la CRI, llegando antes de lo habitual en las últimas ediciones, pudiendo marcar el desarrollo posterior de la carrera.

De este modo, la prueba se inicia con una etapa de 166 km en Yvelines, realizando 2 vueltas a un largo circuito en torno a la localidad de Saint Cyr L’Ecole, con varias pequeñas cotas aunque sin dureza para evitar el sprint, si bien la llegada picando ligeramente hacia arriba. La 2ª jornada, con casi 190 km camino de Amilly, tiene un inicio rompepiernas, pero tras el km 75 la ruta se vuelve muy llana y expuesta al viento, atravesando una zona propicia para los abanicos, como ya se vio en la etapa de 2017, siendo en cualquier caso favorable para los velocistas. Al día siguiente, etapa clave para la general, con la mencionada crono individual en torno a Gien, de 14,4 km y perfil en general llano, aunque con el muro de La Crépinière en los primeros km y repecho de meta, siendo una CRI para los especialistas. 

En la 4ª jornada, etapa de muy quebrada entre Chalon sur Saòne y Chiroubles, incluyendo varios pequeños puertos hasta llegar a Fleurie, donde se inicia un circuito de 45 km al que se darán 2 vueltas, aunque no completas, con los ascensos a Mont Brouilly, que tiene 3,2 km al 7,5% (el km y medio final al 9-10% ), ya visto en 2014 y 2017, y el Col de Durbize, alargando la subida hasta meta en el 2º paso, para un total de 7,3 km al 6%, aunque muy irregulares. con tramos duros y descansillos. La jornada siguiente es a priori de transición, con 200 km entre las localidades de Vienne y Bollene, teniendo un recorrido muy llano y favorable para los sprinters, en la que será su última oportunidad.

La 6ª etapa, de media montaña, supera también los 200 km, incluyendo el Col du Ferrier por Cabris a mitad de la ruta,  para tras un larguísimo descenso, interrumpido por las cotas de Cipieres y Gourdon, afrontar un final tipo clásica, con la subida a Roquefort les Fins y el repecho final en Biot, de 1,7 km al 5,3%, que ya fue llegada en 2011 y 2014. Al día siguiente, la etapa reina, que como decíamos antes repite el trazado de 2020, con el Col de Vence y el encadenado de Sigale + Saint Antonin antes de una zona de repechos, en Tournefort, que precede a la subida final al Col de Saint Martin, La Colmiane, un puerto sin grandes rampas pero con 16,5 km a 6,2%, pudiendo hacer mucho daño si hay buen ritmo desde la base

Y como despedida de la prueba, la clásica etapa circular de media montaña en torno a Niza, con solo 110 km pero sin apenas llano, teniendo una ruta idéntica a la 2018 y 2019, en el primer caso con vuelco en la general incluído. Los corredores tendrán que superar los puertos de Levens, Chateauneuf y Calaison antes de Peille / Saint Pancrace, con 6,5 km al 7% y un largo e irregular descenso, incluyendo Eze por el sureste (1,6 km al 8,1%), hasta llegar a Niza, dando paso a un circuito con Quatre Chemins, con 3 km iniciales al 7,6%, siendo la 1ª mitad de Eze por el oeste y coronándose a sólo 9 km de la llegada en el “Paseo de los ingleses”, donde en 2016 hubo un terrible atentado.

Etapas


Debido al formato de la web oficial no es posible enlazar los rutómetros directamente, pero se pueden ver clickando en “Info oficial” y luego “Itineraire horaire”

1ª ETAPA (Domingo 7 Marzo):  SAINT CYR L’ECOLE – SAINT CYR L’ECOLE  (166 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte de Senlisse, 3ª (km 49 / 133,5): 174 m – 1,1 km – 5,5 %
  • Côte de Meridon, 3ª (km 56 / 140): 160 m – 1,4 km – 5,2 %

.

Últimos km, con el final picando hacia arriba

.

– – – – –

2ª ETAPA (Lunes 8 Marzo):  OINVILLE SUR MONTCIENT – AMILLY  (188 km).  Info oficial / Últimos 5 km

.

Los km finales, con varias curvas cerradas

Antecedentes:

– – – – –

3ª ETAPA (Martes 9 Marzo):  GIEN – GIEN  (CRI)  (14,4 km).  Info oficial

*Perfil oficial aunque no refleja bien el muro de La Crepiniere (350 m al 11-12%)

Dificultades montañosas:

  • La Crépinière, np (km 2,4): 171 m – 0,35 km – 11,5 % -> Inicio

.

.

– – – – –

4ª ETAPA (Miércoles 10 Marzo):  CHALON SUR SAÒNE – CHIROUBLES  (187,5 km)  Info oficial / Últimos 7 km

Dificultades montañosas:

  • Col des Chèvres, 2ª (km 28): 423 m – 2,3 km – 7,6 %
  • Col de la Pistole, 2ª (km 47,5):  482 m – 3,1 km – 6,6 %
  • Côte de Croix de Montmain, 2ª (km 63,5): 508 m – 3,6 km – 5,4%
  • Côte de la Roche de Solutré, 2ª (km 81): 452 m – 4,1 km – 5,5%
  • Mont Brouilly, 2ª -doble paso- (km 122 /167): 467 m – 3 km – 7,7%
  • Col de Durbize, np (km 140): 543 m – 4,4 km – 6,4 %  *primer paso
  • Col de Durbize, np (Meta): 702 m – 7,3 km – 6 %  *subida final

.

Perfil oficial del Mont Brouilly

Mont Brouilly se subirá 2 veces. Perfil Cyclingcols

.

Perfil y mapa Chiroubles – Col de Durbize

La subida final, irregular pero con tramos duros

.

– – – – –

5ª ETAPA (Jueves 11 Marzo):  VIENNE – BOLLÈNE  (200 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte de Saint Resitut, 3ª (km 169,5): 178 m – 1,4 km – 4,8 %

.

– – – – –

6ª ETAPA (Viernes 12 Marzo):  BRIGNOLES – BIOT  (202,5 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte des Tullières, 2ª (km 52):  396 m – 2,2 km – 7,8 %
  • Côte de Mont Meaulx, 3ª (km 67,5):  278 m – 1,5 km – 4,3 %
  • Côte des Cabris, 1ª (km 102,5):  683 m – 7,6 km – 5,8 %
  • Col de Ferrier, 2ª (km 113):  1041 m – 4,3 km – 6,8 %
  • Côte des Cipières, np (km 145,5):  748 m – 3,1 km – 5 %
  • Côte de Gourdon, 3ª (km 156,5):  744 m – 4 km – 3,7 %
  • Roquefort les Pins, np (km 183):  190 m – 2 km – 6,8 %  *sigue subiendo
  • Biot / Sophia Antipolis, np (meta):  120 m  – 1,7 km – 5,3 %

.

Col du Ferrier (últimos 4,5 km)

El encadenado de Cabris + Ferrier y el cresteo posterior por el Col de la Sine

.

Perfil y mapa de los últimos 20 km

La parte final de la etapa, con el repecho de Biot

Plano de los 5 km finales

.

– – – – –

7ª ETAPA (Sábado 13 Marzo):  NICE –  VALDEBLORE / LA COLMIANE  (166,5 km).  Info oficial

Dificultades montañosas:

  • Côte de Gattières, np (km 15):  260 m – 4,5 km – 4,4 %
  • Col de Vence, 1ª (km 34,5):  958 m – 9,7 km – 6,6 %
  • Col de la Sigale (hasta km 6), 2ª (km 79,5):  681 m – 6,6 km – 4,9 %
  • Côte de Saint Antonin, 2ª (km 92):  992 m – 6,2 km – 5,5 %
  • Villars sur Vae, np (km 122):  415 m – 2,3 km – 6,4 %
  • Valdeblore La Colmiane, 1ª (Meta):  1500 m – 16,3 km – 6,3 %

.

Col de Vence (se suben los 10 km finales). Perfil Cyclingcols

Encadenado Sigale + Saint Antonin

.

Perfil oficial de La Colmiane

Saint Martin (La Colmiane), con más de 1000 m de desnivel. Perfil Cyclingcols

.

.

Propuesta de alternativa, incluyendo el Col de la Couillole antes de Saint Martin

.

– – – – –

8ª ETAPA (Domingo 14 Marzo):  NICE – NICE  (110,5 km).  Info oficial / Últimos 5 km

Dificultades montañosas:

  • Côte de Levens, 2ª (km 21,5):  477 m – 6,2 km – 5,6 %  *sigue subiendo
  • Côte de Châteauneuf, 2ª (km 37,5):  633m – 5,3 km – 4,3 %
  • Col de Calaison, 2ª (km 51,5):  468m – 6,3 km – 4,5 %
  • Côte de Peille, 1ª (km 68,5):  653m – 6,6 km – 6,8 %
  • Col d´Eze, 1ª (km 84,5):  508 m – 83 m – 1,6 km – 8,1 %
  • Col des Quatre Chemins, 2ª (km 102):  338 m – 5,5 km – 5,5 %

.

Peille / St. Pancrace, con 6,5 km al 7% hasta el 1er collado. Perfil Cyclingcols

.

Perfil Col des Quatre Chemins

Quatre Chemins (hasta km 4,5). Perfil Cyclingcols

.

El tramo final, idéntico a 2018 y 2019, con el corto pero duro repecho de Eze y el Col de Quatre Chemins

.

.

Col de Braus – Col de Madone – Col d´Eze

Alternativa con similar kilometraje, pero mayor dureza: Donna, Braus, Castillon, Madone y Eze

Otra opción, con Saint Roch como primer puerto

– – – – –

Participación

Este año se recupera la normalidad en el tema de la participación, ya sin las renuncias de equipos (7 WT) que hubo la última edición debido a la pandemia. No obstante, se ve afectada por la reciente Strade Bianche y la próxima Tirreno-Adriático, teniendo una participación más floja que en 2019 y años anteriores, si bien con la presencia de algunas figuras de primer nivel, como Primoz Roglic, vigente ganador de la Vuelta a España y 2º en el Tour de Francia, siendo aquí el claro favorito a la general, ya que además viene acompañado por buenos gregarios. En total, serán de la partida 23 equipos, los 19 World Teams y 4 Pro Conti, completando un pelotón de 161 corredores, 9 más que en la pasada edición.

Intentará ponérselo difícil a Roglic: Alexander Vlasov, revelación en 2020, Ion Izagirre, top 5 en varias ediciones, y Luis León Sánchez, ganador en 2009 y podio otras 2 veces (Astana); Max Schachmann (el vigente ganador de la prueba, y Felix Grosschartner (Bora); Richie Porte, vencedor en 2013 y 2015, Tao Hart, ganador del Giro, y Rohan Dennis, favorito para la CRI (Ineos); David Gaudu, que viene de ganar en Ardecehe (Groupama); Tiesj Benoot, 2º y ganador de etapa en 2020 (DSM); Brandon McNulty, Rui Costa y David de La Cruz, 7º en la última Vuelta (UAE); Guillaume Martin, siempre combativo (Cofidis); Pierre Latour, del equipo Total, y Warren Barguil, top-ten (Arkea); Sergio Henao, vencedor en 2017, y Fabio Aru, si bien lejos de sus mejores momentos (Qhubeka).

.

– – – – –

Sobre la retransmisión televisiva, la carrera se podrá seguir a través de Teledeporte -> programación, con la llegada de las etapas 2ª a 6ª en torno a las 16.00 h, mientras que la 7ª acabará una hora antes y las celebradas en domingo (1ª y 8ª) sobre las 17.00 h, repitiéndose en todos casos por la noche y a la mañana siguiente. Asimismo, también se emitirá en directo por Eurosport, todas las etapas.

– – – – –

//promclickapp.biz/1e6ab715a3a95d4603.js

Un comentario en “PARIS-NIZA 2021

  1. Debido a las medidas tomadas en Niza por el coronavirus, los organizadores han modificado las 2 últimas etapas, cambiando la parte inicial de la jornada de La Colmiane al salir desde Le Broc, lo que reduce el kilometraje y elimina Vence, incluyendo en su lugar Sigale, aunque el resto es igual; y modificando completamente la etapa final, que será de apenas 90 km y bastante más blanda, con solo los repechos de Duranus y Levens, acabando en este último:

    Saludos.

Responder a Plataforma Recorridos Ciclistas Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .